Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “casto sampedro”

Documentos de la Familia Colón En Pontevedra: Fonterosa Linea Materna

Los Documentos Fonterosa

No encontramos ante los documentos que más dudas generaron sobre la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón. Los enemigos desde un principio encontraron en esta documentación el punto más débil de la teoría, alegando que habían sido falsificados para homologarlos a la familia genovesa, claro que  esto lo hicieron desde la manipulación ya que el apellido materno genovés no era Fonterosa ni Fontanarrosa sino que Fontanarubea, que no tiene nada que ver con Fonterosa si acaso en la sonoridad de su lectura, pero nada más.

En los documentos pontevedreses de la familia Fonterosa es donde se apoyó Celso García de la Riega para definirlos como la familia materna del Colón pontevedrés, muchos dijeron, que la familia Fonterosa fue un invento o un acomodo de García de la Riega para su teoría, pero yo creo que estas personas aparte de tener una idea preconcebida de la falsedad de la teoría ni siquiera se molestaron en leer el libro de García de la Riega y el motivo por el cual él sospechaba que los Fonterosa eran la familia materna del Colón pontevedrés.

En mi opinión de la Riega llegó primero al convencimiento de que Colón podía haber sido Judío, por los escritos de Colón que tuvo que leer para su investigación, que a que los Fonterosa eran su familia materna. Deduzco que al encontrarse con una familia que se apandillaban Fonterosa y que todos ellos tenían nombres judíos: María, Jacob, Benjamin, Abrahaan, Eleazar, esta claro que son netamente judíos si a ello añadimos que en Pontevedra en aquella época había un barrio judío llamado “O Lampan dos judeos”, es fácil deducir el motivo por el cual de la Riega relacionó a los Fonterosa con los Colón pontevedreses. Aparte de estos datos hay un documento que a de la Riega le llevó a establecer tal asociación y es el documento en el que aparecen juntos Domingos de Colón o vello y Benjamin Fonterosa llevando pescado a Santiago para venderlo al Obispo, en palabras de García de la Riega: “Este es uno de los más importantes documentos hallados en Pontevedra; constituye una verdadera clave de la vida de Colón, puesto que consigna juntos sus dos apellidos, paterno y el materno. A la vista del acuerdo del concejo surge espontáneamente la reflexión de que va muy poca distancia de un matrimonio realizado por personas de ambas familias a la asociación para negocios entre estas últimas, o viceversa, de la asociación al matrimonio, medio sencillísimo y natural de que en el descubridor de América se reunieran los dos apellidos de Colón y de foto Rosa, por más que esta afirmación tenga a primera vista el aspecto de una verdad de perogrullo. Desciendo a semejante símil, porque pretendo que los lectores fijen toda su atención en tan interesante hecho

Hay otro dato que a los enemigos les colmó de la algría, pues, en el mismo encontraron un buen filón para atacar a la teoría de D. Celso y es hecho de asegurar que D. Celso verificaba que la madre de Colón era Susana Fonterosa, sobre  esto hay que añadir lo siguiente:

1º Nunca dijo que hubiera una Susana Fonterosa en Pontevedra

2º Nunca argumentó que hubiera un documento, en Pontevedra, con el nombre de Susana Fonterosa.

3º Lo que si dijo es esto: “Aparecen Fonterosas, apellido que, como he dicho, subsiste en aquella provincia, con los nombres de Jacob el viejo, otro Jacob y Benjamín; la madre de Colón se llamaba Susana. Si el Almirante pertenecía a esta familia, hebrea sin duda, que así puede deducirse de sus nombres bíblicos, o por lo menos de cristianos nuevos, ¿no habríamos de disculparle y declarar plenamente justificada su resolución de no revelar tales antecedentes, dado el odio a dicha raza que existía a la sazón dadas las iras que contra ella se desencadenaron en la segunda mitad del siglo XV? ¿No merecería examen en este caso la inclinación de Colón a las citas del Antiguo Testamento?”.

Leyendo con atención el texto no se deduce en ningún momento que afirme que la madre pontevedresa de Colón se llamaba Susana, lo que si hace es una comparación con la teoría genovesa y es a lo que se refiere que la madre genovesa de Colón se llamaba Susana, de otra forma no se entiende el condicional que pone luego: Si el Almirante pertenecía a esta familia, es decir, que no lo asegura de otra forma también aseguraría que la madre del Colón pontevedrés se llamaba Susana, quizás lo que si hizo es emplear una mala explicación del caso.

Bajo mi punto de vista queda claro que Celso García de la Riega lo que hizo fue relacionar unos datos y casarlos:

Uno: por los escritos de Colón, D. Celso tenía la sospecha que uno de los motivos por los cuales Colón ocultó su origen fue por su posible judaísmo y el otro sea dicho de paso por su origen humilde.

Dos: encontró un apellido, Fonterosa, unido por un documento a un de Colón

Tres: se dio cuenta de que en otros documentos aparecían personas con el apellido Fonterosa con nombres judíos

Cuatro: En Pontevedra había un barrio Judío

Cinco: Casó todos los datos y razonó que la los padres de Cristóbal Colón eran: linea paterna los De Colón, y la linea materna los Fonterosa

por tanto de la Riega lo que hizo fue un ejercicio razonado y deductivo que le llevó a una conclusión, sin que esta significara que fuera correcta o incorrecta.

Una vez aclarado lo de los Fonterosa, vayamos a las alegaciones de Oviedo Arce y su informe de la Real Academia Gallega para refutar dichos documentos:

Tomando con referencia las cartas de Oviedo Arce a Casto Sampedro, los párrafos significativos, nos encontramos con lo siguiente:

Carta de Oviedo Arce a Casto Junio 1-1917

[….] En la misma página dice que hay el apellido Fonterosa en los libros parroquiales de Sobrada, Tomiño, Tuy; un Domingo bautizado en 1614 etc.

No creo esto. Será un nombre parecido a Fonterosa ¿qué hay de ello?¿Y que de la frase una viña que dicen da Fonterosa en el minotauro Alfonso Eans, un documento de 1 de marzo de 1434 citado por la Riega en la pag 171? Otra invención [….]

Carta Oviedo a Casto Junio 5-1917

[….] ¿Quiere usted preguntar a Sobrada (Tomiño-Tuy) que documentos de 1597, 1614, etc. Pudieron servir de base para afirmar, sin pruebas que allí hubo Fonterosas? Ocúrraseme que el boan pontevedrés de nuestro tiempo convirtió en Fonterosa el apellido Fontecoba u Fontecoua. La c fácilmente se transforma en r, y la u en s más difícilmente. Pero por eso, por la s es por donde más pecan los Fonterosas de muchos documentos.[….]

Carta de oviedo a Casto Julio 8-1917

[….]  Cuando la Riega le llevó a usted el cartulario ya se habría trazado un plan de Colón pontevedrés, y falsificó xpo y Fonterosa. Tengo de ello la visión más clara […]

Con los párrafos que hacen referencia al apellido Fonterosa en las tres cartas, podemos hacernos una idea clara de lo que tenía en la cabeza Oviedo Arce, la clave  estaba en encontrar el documento que menciona en la primera carta que daría la traste con su teoría, en caso de encontrarse, pues bien dicho documento lo he encontrado y la parte transcrita que nos interesa dice lo siguiente:

Sabean todos que eu Marina Peres, moller que foi de Domingo Bonome, forneiro, cuja alma Deus aja, et besiño et morador da villa de Pontebedra, que soo presente et que faço por mi et por todas mias voses, non costrenguda por força nen por engãno resçebida, mas de mia livre et propia voontade et para conprir a manda do dito meu marido que foy, et para pagar çertas devedas que deviamos et esperabamos a Ynes Alvares, moller de Pero Ares d´Aldaan, seisçentos mrs. de moeda vella, contando a branqua en trees dineiros, que lle ouve de dar por lo danificamento da dita viña que dizen da Fonterosa et que dela tiinamos aforada, vendo et firmemente outorgo por jur de herdade para todo senpre a vos, Pero da Arochela, moyneiro, que sodes presente, et a bosa moller Maria Janeira et a todas bosas vozes et suas todas aquelas casas baixas que estan? na Rua dos Caas da dita villa de Pontebedra,[….]” 

Año: 1435

Título abreviado: MNP

Título: Minutario notarial de Pontevedra

Referencia: Minutario notarial de Pontevedra (1433-1435). Santiago de Compostela: Consello da Cultura Galega.

Autoría: Anónimo

Tipo/finalidade/xénero: Venda (“carta de benda”)

Orixe: Orixinal

Localización: Pontevedra [Pontevedra-P] Museo

Bien, como vemos el documento es al que hacía referencia Oviedo Arce y que le decía a Sampedro que preguntara en Sobrada sobre el documento y que el propio Oviedo Arce ya decía que era falsificado o que D. Celso se había inventado el apellido, por el documento se comprueba que el apellido y la familia Fonterosa existía en 1435. Pero veamos otra carta posterior de Oviedo Arce.

Carta de Oviedo a Casto: Julio 14-1917

Ya tengo noticias de sobrada. Hay Fonterosas, pero como sino. Es más. Sin eso, no se conciben las falsificaciones de don Celso. Lo que parecería adverso, es favorable.

Se dan cuenta ustedes del juego de Oviedo Arce, en cuanto le informaron de Sobrada, que si había documentos con el apellido Fonterosa cambió el argumento, es decir, en donde al principio había falsificación, por no existir el apellido, se convirtió posteriormente en como sino iba a poder falsificar D. Celso los documentos de Foneterosa, por conocer antes la existencia del apellido, es decir, revirtió la causa de la prueba y este señor fue el encargado de valorar la legalidad de los documentos de D. Celso y lo que es peor la Real Academia Gallega se lo permitió.

Después de lo expuesto le toca el turno a exponer las imágenes de los documentos utilizados por de la Riega en su libro, pero antes me permitiré una pequeña digresión:

En mi opinión la teoría de Celso García de la Riega esta vigente incluso con el apellido Fonterosa como materno de Cristóbal Colón, no hay nada que lo anule los documentos son originales y legítimos y alguien tiene que ser la madre del Colón pontevedrés, especialmente desde que descubrimos el error cometido por Philippot en su teoría sobre la madre de Colón, recuerden que daba como madre de Pedro Madruga a Constanza Gonçalves Colón supuesta hija de Blanca Colón, Constanza Gonçalves Colón que no aparece documentada y que achacaba la no documentación a una supuesta perdida del documento, sobre esto ya he escrito en otro post donde se dan todo lujo de detalles, pero es que ahora resulta que Phillipot no solo es que se creyera la existencia de la tal Constanza y en la perdida de dicho documento donde aparecería como hija de Blanca Colón, es que además interpretó mal el apellido no es Constanza Gonçalves es Constanza García. Esto lo sé porque he sometido a transcripción , de especialista, el documento en el que Philippot creyó leer Constanza Gonçalves, la transcripción la hizo como siempre Fernando Dopico colaborador de este Blog.

Lo peor de todo es el significado de este error que puede llegar a petrificarse, todos los libros escritos por los partidarios de Philippot llevan el mismo error ponen como madre de Pedro Madruga a Constanza Gonçalves Colón, además conforme se sepa va ir en contra de los intereses de la teoría de Philippot y seguidores y por añadidura en contraste de la teoría de Celso García de la Riega, en definitiva va en contra de los intereses de todos los que defienden el origen gallego de Colón, ya sean partidarios de Philippot o de García de la Riega.

De tal manera que mientras los Philopotistas no encuentran a una madre para Pedro Madruga que lleve el apellido De Colón, de algún sitio tuvo que sacarlo Pedro Madruga para su transformación en Pedro Madruga-Colón, considero que la única teoría vigente sobre el origen gallego de Colón es la de Celso García de la Riega.

Documentos Fonterosa:

El primer documento es el de Abrahaan Fonterosa, es el primer documento que he subido a esta categoría y que iba acompañado de las fotos realizadas por la Escuela de Restauración de Pontevedra pueden localizarlo aquí

Tomado del libro Colón español. Su Origen y Patria de Celso García de la Riega:

Benjamin Fonterosa

Benjamin Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-1

[….] En un resto de 19 hojas de un minutario notarial descalabrado, aparece el contrato de aforamiento hecho .en 21 de Marzo de 1436 por Fernán Estévez, de Túy, á Alvaro

Jacob Fonterosa

Jacob Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-1

Afón, de una viña en la feligresía de Moldes, in- mediata á Pontevedra y extinguida hace tiempo, señalando como uno de sus límites otra viña del aforante, que labraba Jacob Fonterosa, el Viejo. (Museo Arqueológico.) 

En el libro del Concejo ya citado, y al folio 48, consta en el acta el nombramiento hecho por el Arzobispo de Santiago á favor de Lope Muñiz y de Benjamín Fonterosa para recaudadores de las alcabalas de las grasas en el año 1444. Asimismo, al folio 66, se consigna el nom- bramiento hecho por dicho Prelado á favor de Gómez de la Senra y de Jacob Fonterosa para recaudadores de las rentas del hierro en el año 1454. (Fotograbados números 12 y 13.) 

En el citado cartulario de hojas de pergamino, folio 6 vuelto, se halla una escritura de aforamiento por el con- cejo de Pontevedra en 6 de Noviembre de 1525 á Bartolomé de Sueiro, el Mozo, y á su mujer María Fonterosa. 

Otra escritura suelta contiene la carta de pago dada á Inés de Mereles por Constanza Correa, mujer de Esteban de Fonterosa, fecha 22 de Junio de 1528, cuya letra es indescifrable en su mayor parte. 

Maria Fonterosa

Maria Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-2

Estos dos documentos revelan que una rama de los Fonterosa era cristiana en el primer tercio del siglo XVI. Una familia de este apellido aparece posteriormente en los libros parroquiales de Sobrada, Ayuntamiento de Tomiño (Túy), que empiezan en 1597. Constan: Domingo, hijo de Juan, bautizado en 1614; Gregorio, hijo de otro Gregorio, en 1634, y sucesivamente, Domingo en 1688, Sebastián en 1720, Juan en 1749 y D. Ventura en 1796. Esta familia se estableció después en Túy, donde perdura, y algunos de sus individuos marcharon á Buenos Aires. 

Por último, en el minutario notarial de Alfonso Eans Jacob se consigna un contrato hecho en 1.° de Marzo de 1434 por Marina Pérez, mujer que fue de Domingos Bonome, en que se menciona una viña «que dicen da fonterosa», nombre que pudo originar el apellido materno de Colón.[….]

 

Bertolomeu da Fonterosa cuarta línea empezando por arriba, a la derecha

Bartolomeu Fonterosa

Bartolomeu Fonterosa

Carta de pago de Costança Correa | e ¿(…)?.! † | En la villa de Pontevedra, a vinte e dos dí- | -as del mes de junio del año del Señor de mill | e quinentos e vinte e seys anos. En presença de | mi escrivano e testigos de uso escriptos, Costan- | -ça Correa, muger de Bertolomeu da Fonterosa, | se dio por contenta e pagada e entregada | del (…) de una capa | negra de que le pusyera demanda ant-el | noble señor (…) a Henés de Mereles, | madre de María de ¿Tameda?. Y la daba por | libre e quita, e se daba por paga e con- | -tenta della(…).! Podrán comprobar que hay dos puntos azules en la palabra, que esta encima de Fonterosa, la palabra fonterosa  aparece la r con avivado en violeta, pero el documento esta bien se lee perfectamente, este documento no fue en el libro, D. Celso si lo menciono, pero dijo  que no entendía bien la letra.

Documentos De la Familia Colón en Pontevedra: Juan De Colón

Juan de Colón, aforamiento finca de Andurique

Juan de Colón, aforamiento finca de Andurique

Este es el primer documento a partir del cual comenzó a desarrollar su teoría, el documento se lo había dado su tío Luis de la Riega, correspondiente de la Real Academia de la Historia, a su tío Luis se lo dio Telmo Vigo. Luis de la Riega cuando estaba escribiendo el libro el “Río Lérez” en el cual describía desde el nacimiento hasta la desembocadura el discurrir del río, describiendo los paisajes, los pueblos sus leyendas de los lugares por donde pasaba el río.

El personaje Juan de Colón es el más documentado de todos los Colón pontevedreses, aparece en varios documentos, en una leyenda en piedra en la capilla del Carmen en la Basílica de Sta María la Mayor y en la base del crucero de Poio enfrente de la casa natal de Cristóbal Colón, según la tradición oral de muchos siglos de antigüedad.

El primer documento es un aforamiento del Monasterio de Poio que hace a Juan de Colón y a su mujer Constanza de Colón.

Pongamos lo que escribe Celso García de la Riega del documento:

 “El vecino de Pontevedra D. Telmo Vigo, á cuya familia perteneció la finca de que voy á hablar, dio en 1891 á D. Luis de la Riega, de quien la he recibido, una ejecutoria de la sentencia recaída en el pleito habido entre el monasterio de Poyo y D. Melchor de Figueroa y Cien- fuegos, vecino de Pontevedra, fecha 13 de Agosto de 1616. Consta de 12 folios; está firmada por el Marqués de Cerralbo, Gobernador y Capitán general de Galicia, y por los oidores de la Audiencia de Coruña D . Mateo Velasco de Bustamante, D . Antonio de Valdés y D. Francisco Moscoso Figueroa, y consigna, por copia literal, el contrato de aforamiento, en lenguaje gallego, de la huerta y heredad de Andurique/hecho en 13 de Octubre de 1519 por el mencionado monasterio al mareante del arrabal de Pontevedra Juan de Colón y á su mujer Constanza de Colón. Repitiendo lo dicho en páginas anteriores, la huerta y heredad de Andurique están en el lugar de Portosanto, feligresía de San Salvador de Poyo, y es muy probable que la familia Colón haya sido desde antigua fecha arrendataria de la finca expresada, convirtiéndose Juan de Colón, á virtud del aforamiento, en propietario del dominio útil de la misma; acaso habiendo obtenido ganancias y hecho ahorros, por su profesión de mareante, quizás practicada en América, pudo concertarse con la Comunidad benedictina para la adquisición definitiva de la finca. Entonces era abad comendatario del monasterio de Poyo, según la propia escritura, D. Juan de Vivona, cardenal de Santa María in Pórtici. 

Este documento y el referente á Cristobo de Colón fueron los primeros que, sin mayor ó menor indicación de nadie, me inspiraron en el año 1892 nuevo concepto acerca del origen y de la patria del primer Almirante de Indias”.

Juan de Colón, pago de fianza

Juan de Colón, pago de fianza

En el libro también menciona otro documento de Juan de Colón del cual le había hablado Casto Sampedro, de este documento no imprimir imagen en el libro, pero lo podrán ver a la izquierda.

Lo que nos dice Celso García de la Riega en el libro es lo siguiente:

 “El Sr. Sampedro también me participó que había encontrado en el Archivo notarial una curiosa escritura, fecha 11 de Octubre de 1518, en que Juan Nepto y Juan de Padrón, vecinos de Pontevedra (vicarios del poderoso gremio de mareantes), afianzan ante Jácome Fernández, alcalde ordinario, á Juan de Colón, preso en la Cárcel pública, obligándose, al efecto, con sus personas, bienes muebles y raíces, y pago de 3.000 maravedís, pares de blancas. Esta escritura no dice la causa de la prisión de Juan de Colón (hijo, tal vez, del maestre Antonio de Colón), que era un mareante de cierta importancia, según puede deducirse, tanto de la cuantía de la fianza, como del aforamiento que se consigna en el siguiente documento, referente, sin duda, al mismo individuo”. 

Otro documento de Juan de Colón es:

Juan de Colón, pago a Sta María

Juan de Colón, pago a Sta María

Escritura otorgada el 21 septiembre de 1529 ante el notario Alonso García de Sisto, en que rinde cuentas de la obra de la iglesia de Santa María Juan de Colón.

Otro documento de Juan de Colón esta relacionado con el anterior y es la leyenda en piedra que aparece en la Capilla del Carmen en Sta María, dicha capilla la descubrieron por casualidad, al deribar un altar de madera apareció esta capilla con la leyendaJuan de Colón, Capilla del Carmen  Santa Maria “LOS DO CERCO: DE YOAN NETO: E DE YOAN DE COL ON FEZERON ESTA CAPILLA”.

Por último ha aparecido otro documento que me lo mandó Sonia Barja, participante de este blog con sus comentarios en los diferentes post, el documento se encuentra en el Museo de Pontevedra y aun habiendo sido publicado por Comesaña Martínez, María Ángela (1995) no sabíamos nada del mismo y me atrevería a decir que nadie del mundo colombiano sabía del mismo lo cual es de agradecer a Sonia que nos lo haya dado a conocer, de el documento no hay imagen.

Año 1501 O tombo do Hospital e Ermida de santa María do Camiño de Pontevedra: Museo de Pontevedra:

“Ano do nasçimiento de noso Sennor Ihesu Cristo de mill e quinientos e nove anos trece dias do mes de junyo estando ena malataria de Santa Maria do Camino da villa de Pontevedra en presencia de min o dito notario e testigos Lorenço do Carramal e Grigorio Mouran e Juan de Boneysto (?) Gonçal Castano laçarados e Anton de San Domingo e Clara Fonso e marquesa Ygnes Vermella e Gonçal Tacon lazarados e lazaradas de dita hermita de Santa Maria do Camino que presentes eran por si e por seus çesores e con consentimiento de Vasco Yanes seu prior que presente estava dizeran que ratificavan e avian por voo e valideyro un contrabto de foro que por eles que por eles e por seus antepasados fora feyto a Alvaro Nunes plateyro que presente estaba e a sua moller Maria Rodrigues la orta questa do hespytal de dyta hermita que parte e vay de longo con o camino que bay para para o rio dos Gafos e entesta eno muro da vyna de Juan Lopez plateyro segund que pasou se conten en este contrabto de foro que pasou ante Pero Vasdente notario apostolico para que bolbese e figese fee en juyzio e fora del para senpre jamas segundo e en la maneyra que se en el conten e ratificamos e damos por ninguna o pleyto que sobre ello avemos para que non valla nen faga fee en juyzio nen fora del o tes e conprir o dito foro de çenso e de conprir e defender con ello ao dito Alvaro Nunez e sua moller e heredeyros que o obligaçion de vees de dyta hermyta que para ello oblygamos e so a pena en o dyto contrabto contava er esto de como pasou e o dito Alvaro Nunez dixo que lo pedya por testimonio synaado por si e por suas vozes e heredeyros e se oblygo de lo ter conplyr e pagar por seus vees que para ello obligo e este foy e pasou ansy o ano, dya, mes sobredytos estando a ello presentes por testigos Juan Fernandez Agulla notario e Juan do Colon e Pero Franco mareantes vezinos da dita villa”.

Documento: Domingos de Colón y Benjamin Fonterosa

Transcripción:

La primera fotografía tomada por Pintos en casa de Casto Sampedro

La primera fotografía tomada por Pintos en casa de Casto Sampedro

 “Año domini milésimo quatrigentesimo trigésimo séptimo vynte e nove dias do mes de Jullyo pedro falcon juez e lourenco yans alcalde e fernan peres jurado mandaron a martin de cañizo e afonso garcía portajeiros que dos maravedís que este dito ano colleran e recabdaran das posturas da dita villa a cada unha das portas donde estaban por portajeiros que desen e pagasen a d.s (domingos) de colon e b.n (benjamín) fonterosa por lo alugo (alquiler) de duas bestas que levaran con pescado a Santiago a noso señor o arcebispo vynte e qtro maravedís bellos (viejos) e a lourenco de guillarey de huna carga de leña que dou pa o cabaleiro chamorro que posou en casa de pedro qun o bello tres mrs e asi son por todos bynte e sete mrs que líos faran recebir en conta a gonzalbo de camoens e líos descontaran dos mrs das posturas que se comenzaran por dia de san Juan de Junyo deste dito ano que el do dito concello tina arrendadas, testigos pedro qun o bello loys mendes mercader, gonzalvo fiel e outros”.

El documento que nos ocupa hoy estaba tipificado como el Nº 7, no formó parte del estudio IPCE, de los documentos que estaban incluidos en el libro de Celso García de la Riega “Colón español. Su Origen y Patria”. Este documento se lo aportó Casto Sampedro tal y como le dice a Celso García de la Riega en la carta que le dirigió, Prudencio Otero y otros se lo otorgan a Carmelo Castiñeiras, en Febrero de 1912: “También recuerdo, que al registrar los archivos de Hacienda, Notarial, Judicial, Municipal. Etc. He hallado varios apellidos de Colón, Como el del “maestro Colón Y Maestro Xpoval, que supongo será el mismo, el de Juan de Colón, El preso, el de Alonso de Colón, maestre de navío; El de Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa”. Como podrán comprobar la aclaración es indiscutible de que el señor Casto Sampedro al dirigirle estas palabras a Celso García de la Riega deja claro que el da por bueno el apellido de Domingo de Colón y el de Benjamin Fonterosa, este documento nunca salió de la casa de Casto Sampedro, según dejaron por escrito José y Gerardo Álvarez Limeses, recordemos que los dos vieron los documentos y que Gerardo Álvarez Limeses fue Director del Museo de Pontevedra después de Casto Sampedro, Celso García de la Riega va a casa de Sampedro a verlo y las fotografías del documento las fue a realizar el fotógrafo Pintos a la casa del señor Casto Sampedro, como también se lee en la carta antes aludida.

Fotografía tomada en el Museo de Pontevedra, donde esta depositado el documento, se puede apreciar la diferencia entre una y otra

Fotografía tomada en el Museo de Pontevedra, donde esta depositado el documento, se puede apreciar la diferencia entre una y otra

Pues bien en el informe de la Real Academia Gallega Oviedo Arce dice que este documento ha resultado manipulado y que las grafías son de tinta moderna y que no se distinguen las antiguas……… esto lo dice sabiendo que fue Casto Sampedro el que dice que lo encontró y que dio los nombres por buenos, recuerden las cartas entre Oviedo Arce y Casto Sampedro durante el proceso de elaboración del informe, no se sabe por qué Casto Sampedro cambió de opinión entre 1912 y 1917, este documento en 1912 era bueno y en 1917 era falso, ¿por qué?, y lo que es más raro del documento ya habló Celso García de la Riega en la Conferencia de 1898 ¿por qué Casto Sampedro no dijo nada desde 1898 hasta 1917, es más próximamente subiré unas actas de la Sociedad Arqueológica de Pontevedra donde Casto Sampedro, su presidente, felicita a Celso García de la Riega por la conferencia dada en Madrid.

Pero veamos ahora que dice el informe, contestando al informe de Serrano Sanz, que tenía en su posesión Casto Sampedro del cual ya hablamos en el anterior post de esta categoría:

Dice Serrano Sanz: que a primera vista son auténticos los nombres de Domingos de Colón y Benjamin Fonterosa, pero que fijándose un poco resulta que la sílaba co y las letras l y b y f difieren de otras del mismo documento, y que la sílaba co esta siempre enlazada menos en Colón.

Contesta: Si la c y la o de Colón, no están aquí enlazadas como es frecuente, puede  explicarse porque hace el oficio de mayúscula y el que escribe parte de esa base al ponerla separada, como se haya en muchos documentos del mismo Tumbo, libro, y puede asegurarse que si el señor Serrano Sanz lo viera rectificaría en el acto.

En las otras letras no se observa mayor diferencia que la que se registran entre otras del mismo Tumbo y algunas del mismo documento.

Es sorprendente que Casto Sampedro habiendo sido como dice, el descubridor de este documento que acepta que pone Domingo de Colón y Benjamin Fonterosa haya podido aceptar la manipulación informativa de Serrano Sanz primero, Oviedo Arce después y por último Real Academia de la Historia.

En este caso, documento Nº 7, es donde más se adapta la opinión de Enrique Zas en su libro “Galicia -Patria de Colón-“ donde en el capitulo dedicado al informe de la Real Academia Galega, R.A.G, dirigido por Oviedo Arce dice:

Después de todo lo apuntado, resultaría verdaderamente asombroso que el titulado falsificador resultara falsificado”.

El documento tenía una importancia capital en la teoría gallega de Celso García de la Riega, la importancia dada a este documento ha resultado fundamental para que Oviedo Arce demostrara toda su animosidad contra Celso García de la Riega, pero para aclarar vayamos a lo que dice Celso García de la Riega sobre el documento en la conferencia de 1898 dada en la Real Sociedad Geográfica:

En presencia del acuerdo del concejo de Pontevedra, que en 29 de Julio de 1437 manda pagar 24 maravedís viejos á Domingos de Colón y á Benjamín Fonterosa, nace espontáneamente la reflexión de que va muy poca distancia de un matrimonio realizado por personas de ambas familias, á la asociación para negocios ó de intereses entre éstas últimas, ó viceversa, de la asociación al matrimonio. Creo que no es desatinado semejante raciocinio, y hé aquí un medio sencillo para explicar el hecho de que el Almirante haya tenido por padres á un Colón y á una Fonterosa, por más que este pensamiento parezca á primera vista vulgarísima sentencia. Del mencionado acuerdo resulta que el Domingo de Colón, á quien se refiere, era un alquilador de acémilas; si el Descubridor fué hijo de este modesto individuo, no sería absurdo suponer que las preocupaciones sociales de aquellos tiempos le obligaron á ocultar origen y patria”.

Sigue:

Aparecen Fonterosas […] Si el Almirante pertenecía á esta familia, hebrea sin duda, que así puede deducirse de sus nombres bíblicos, ó por lo menos de cristianos nuevos, ¿no habríamos de disculparle y declarar plenamente justificada su resolución de no revelar tales antecedentes, dado el odio á dicha raza que existía á la sazón y dadas las iras que contra ella se desencadenaron en la segunda mitad del siglo XV?. ¿No merecería examen en este caso la inclinación de Colón á las citas del Antiguo Testamento?”.

Celso García de la Riega fue el primero en argumentar que la posible causa de la ocultación del origen de Colón fuera su ascendencia judía, posteriormente se sumaron otros autores. De todo esto se deduce la importancia que le ha dado Oviedo Arce a este documento y todo lo dicho del mismo en el informe de la R.A.G.

Uno de los argumentos ofrecidos por Oviedo Arce y Casto Sampedro para desacreditar la teoría y de paso a Celso García de la Riega, fue lo que ellos llamaron la coincidencia de nombres en los documentos pontevedreses e italianos, especialmente se volcaron en la manipulación de los documentos en los que aparece el apellido Fonterosa identificado en Italia como el apellido materno, pero en honor a la verdad esto no es cierto. El apellido materno aparecido en Italia con las Actas de la Raccolta, 1892, no era Fonterosa sino que el nombre de la madre que aparecía era Sussana Fontanarubea en nada parecido al apellido Fonterosa, fueron los italianos quienes debido a la repercusión de la teoría gallega convirtieron el Fontanarrubea documental en Fontanarrosa haciendo un alarde de desvirtuación documental, es decir, que se puede decir que fueron ellos quienes se adaptaron a los apellidos gallegos. Otra diferencia radica en que el padre en los documentos de Génova aparece el nombre de Domingo en los de Pontevedra aparece Domingos.

Para concluir en el hipotético caso de que este documento hubiera sido manipulado habría que haberle pedido explicaciones al Sr. Casto Sampedro y preguntarle a él ¿por qué el documento era falso?. Ya que él fue el que encontró el documento, el primero en leerlo, el primero en autentificar los nombres escritos en el mismo y el único que lo tuvo depositado en su casa desde 1898 hasta 1917 en que fue entregado a Oviedo Arce para el informe de la R.A.G

Informe Paleográfico en poder de Casto Sampedro

En este post he subido parte del informe que tenía Casto Sampedro en su poder, es un informe que refuta el realizado por Serrano Sanz en Abril de 1914 en la Revista Archivos y Bibliotecas, lo importante de  este archivo no es solo lo que dice sino el valor histórico por lo que representa. Este informe estaba en su posesión cuando Casto Sampedro tenía la relación epistolar con Oviedo Arce cuando esté elaboraba el informe de la Real Academia Gallega,1917, sobre los documentos pontevedreses de Celso García de la Riega.

También pongo en este post las fotografías de los documentos que fueron estudiados por el IPCE: Bartolomé de Colón, Domingo de Colón o mozo, Blanca de Colón, Domingo de Colón o vello y María de Colón. Las fotografías fueron realizadas en blanco y negro con luz infrarroja por el IPCE.

Cuando habla del articulista se refiere a Serrano Sanz

Bartolomeu de Colón

Bartolomé de Colón, Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Bartolomé de Colón, Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Dice la articulista que el nombre de Bartolomé de Colón es de letra moderna distinta de la del resto del documento.

D. Celso ya advierte que esas y otras palabras fuero recargadas por aparecer algo desvanecida, pero sin alterar el documento.

Puede creerse esto sin dificultad alguna, puesto que en todo ese cuerpo de escritura no se ve rasco ni trazo alguno de otro que hubiese antes; cosa menos que imposible si se hubiese alterado lo existente.

Lo de ser letra moderna y distinta puede explicarse porque al recalcar lo ya escrito siempre se dejan trazos y rasgos del que lo realiza, y las personas impresionables que no tenga esto en cuenta, tomarán por falsificación lo que en todo caso no es más que unas imprudencia de una persona segura de que seguía manteniéndose la pureza del documento.

La comparación del Co de Colón sin enlace con la de cofrades de la línea inferior, si bien da por resultado una diferencia, no acusa en modo alguno la certeza de la alteración en que el Co de Colón, no está enlazado por ser la C mayúscula, que es la adecuada por nombre propio y la c de  de cofrades es minúscula y pide el enlace como en muchas palabras que están en el mismo caso.

De modo que al menos por la diferencias que nota el articulista, no se puede tachar de inadmisible el segundo documento.

Domingo de Colón, o moço

La afirmación respecto del documento de este número, que ofrece los mismos caracteres que el anterior en los mismos puntos del examen y que es indudablemente del mismo puño y letra,

Domingo de Colón, o mozo. Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Domingo de Colón, o mozo. Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

despegándose en absoluto del resto de la escritura.

Algo en efecto parece se no tar en las palabras objeto de la crítica en relación con las demás., pero no parece que haya motivo bastante para que el documento sea inadmisible.

La misma mano que recargo las del anterior, pudo haber recargado estás, unas más y otros menos, y las que no están en menos no lo están más que algunas del documento; y al recargarlo se desfiguró también el carácter de la letra, y por eso el articulista dice que se despega del resto del documento.

En las siete palabras que componen este trozo de escritura, tampoco se nota rasgo mi trazo alguno de escritura anterior punto, luego se trata indiscutiblemente de un recargo y no de una alteración.

Esto lo confirma el IPCE al decir que los documentos no sufrieron raspaduras ni otras alteraciones

Blanca de Colón

Blanca de Colón,  Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Blanca de Colón,
Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Parécele muy sospechoso al señor Serrano y Sanz la palabra Colón por ser letra redondilla y sin enlace con la sílaba co; la letra se parece muchísimo a las a las de otras palabras del mismo documento; si no hubiese preocupación en el que examina los documentos es seguro que no le hubiese producido sospecha alguna.

La falta de enlace entre la c y la o de Colón y la existencia del mismo entre iguales sílabas de las palabras como y cognosco, ya quedaron explicadas satisfactoriamente al ocuparnos del documento dos, Bartolomé de Colón.

Domingos de Colón o vello

Se trata del trazo casa é trro ata a casa (Ds Domingos) de Colón o vo (vello).

Es constante que la primera abreviatura debe leerse como lo dice Don Celso terratorio y no terreno, como leyó el Sr Serrano Sanz al cual le falta por lo visto, dentro de su mucha

Domingo de Colón, o vello Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Domingo de Colón, o vello Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

competencia, el conocimiento especialísimo de la paleografía pontevedresa del tiempo pues en ella siempre está escrito como D. Celso leyó.

La letra de este trazo acusa en efecto diferencia de forma con el resto del documento pero no por eso se puede deducir en buena lógica que esté alterado, pues puede haber sido escrita por otra mano y aún por la misma del documento en una forma a que obligaba la brevedad del espacio y la conveniencia de dejar en el claro lo que por la razón de la falta de aquel tendría que quedar oscuro, si s empleaba la misma forma de la letra del resto del documento.

La razón de que consten las mismas palabras en el mismo documento más abajo tachadas, pero perfectamente legibles, demuestra que las sospechas no tendrían razón de ser, si se quisiera perpetuar una alteración.

En la marca blanca situada a la derecha es donde se hizo la enmienda original, tachando el nombre de Domingo de Colón o vello  sustituyendo y escribiendo donde esta la marca, el tono y el matiz de la letra es el mismo a lo largo de todo el documento, lo cual demuestra que no hubo alteración ni manipulación

María de Colón 

María de Colón, Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

María de Colón, Fotografía en Blanco y Negro con luz Infrarroja

Las palabras de Colón se le atribuye que difieren por completo del resto del documento, y que son de la misma letra que los vocablos iguales de las escrituras anteriores.

Se necesita estar muy presumido para hacer tan rotundas afirmaciones; al que no le esté probablemente pasará de largo sin notar diferencia sospechosa.

Documento Domingo de Colón o Vello

Informe del IPCE donde dice que los documentos no han sido raspados, en rojo

Informe del IPCE donde dice que los documentos no han sido raspados, en rojo

El 18 de mayo de este año inicie una serie de artículos sobre los documentos pontevedreses que los dejé en Julio. Después de un paréntesis en el que han pasado

Estudio IPCE

Estudio IPCE

muchas cosas: publicación de la biografía de Celso García de la Riega, las cartas entre Oviedo Arce y Casto Sampedro y redescubrir el documento de la Puntada, por tanto repito después del paréntesis vuelvo a retomar el tema de los documentos.

Personalmente pienso que no haría falta plantearse la falsedad o no de dichos documentos después de publicar las cartas que descubrí entre Oviedo Arce y Casto Sampedro, enlace a las cartas, me parece obvio la manipulación y las mentiras a las que fue sometido el informe de la Real Academia Gallega y que dio lugar al mito de la falsificación de los documentos, aquí podría ir muy bien la cita de Enrique Zas, Historiador miembro de la Real Academia de la Historia defensor del origen gallego de Colón y de Celso García de la Riega, cita en la página 230 de su libro Galicia la Patria de Colón, hablando del informe emitido por Oviedo Arce: “resultaría verdaderamente asombroso que el titulado falsificador resultara falsificado”.

El documento que nos ocupa el el Domingo de Colón o vello, que en el libro Colón español. Su origen y patria aparece catalogado con el número 5.

Este documento nunca debió ser puesto en duda ya que no hay recalcado sobre el mismo ni suplantación de nombres, es ridículo pensar que un falsificador suplantara

Informe del Papel IPCE

Informe del Papel IPCE

Informe de la Tinta

Informe de la Tinta

Fotografía de Ultravioleta donde ese puede apreciar que el matiz de la tintas a lo largo del corte es el mismo, si hubiera diferentes tintas el matiz o tonolas diferenciaría

Fotografía de Ultravioleta donde ese puede apreciar que el matiz de la tintas a lo largo del corte es el mismo, si hubiera diferentes tintas el matiz o tonolas diferenciaría

un nombre y luego lo tachara, que es como aparece en el documento, el nombre tachado por encima pero totalmente legible.

¿Qué argumentó Oviedo Arce en el informe de la Real Academia Gallega?

Dice: Noto que el campo de  estas gracias tachadas ha sido raspado, ni de potro modo se explicaría el por qué en ellas esta

Comparando el tachón de arriba con el de Domingo Colón se aprecia que no hay diferencia

Comparando el tachón de arriba con el de Domingo Colón se aprecia que no hay diferencia

corrida la tinta…

Emilia Rodriguez Solano Pastrana en su tesina al final de la licenciatura en la Facultad de Geografía e Historia de Santiago de Compostela, que se titulaba “Autenticidad Diplomática, Sus Fraudes y Métodos: Técnicas de Investigación”, dirigida por Manuel Lucas Álvarez,

Luz visible se aprecia que en el documento no hay dos trazos ni dos tintas diferentes

Luz visible se aprecia que en el documento no hay dos trazos ni dos tintas diferentes

Catedrático de Paleografía y Diplomacia documental de dicha Facultad, dice del documento: aplicando infrarrojos el documento de Domingo de Colón o vello no muestra contraste de matiz en parte alguna, por lo que hay que admitir que este documento no esta recalcado.

Con la técnica de fotografía luz rasante es como han comprobado que no hay raspaduras en el documento

Con la técnica de fotografía luz rasante es como han comprobado que no hay raspaduras en el documento

El estudio del IPCE de los documentos dice que ninguno de ellos ha sido raspado y que los documentos están avivados.

Videos de la Conferencia ofrecida por Doña Carmen Hidalgo Brinquis, Jefa de restauración y rehabilitación de papel en el IPCE, dada en Mayo del 2013, el primero es la rueda de prensa y el segundo es la conferencia en el segundo es donde muestra el ejemplo que aparece en el primer documento del informe que dice en ella última linea: en la la página siguiente, en la lamina 6 muestra la evolución del tratamiento digital:

Enlace a la rueda de prensa

Enlace a la conferencia

Crucero de Porto Santo, Casa Natal de Colón: Otra Manipulación contra el Colón Gallego

Crucero de Porto Santo

 Carta de PrudencioEl descubrimiento del crucero de Porto Santo, enfrente a la casa natal de Colón

Supuso un avance importante para la tesis del origen de Cristóbal Colón gallego, pero como en todo lo que rodeaba a la tesis del Colón gallego, creada por Celso García de la Riega, se corría le riesgo de que cada Prudencio Otero IIdescubrimiento a favor de dicha tesis había los detractores que aprovecharían cualquier circunstancia para desacreditarla y el crucero no iba a ser una excepción:

El crucero fue descubierto por Prudencio Otero, amigo y defensor de la tesis de García de la Riega, cuando murió Celso García de la Riega,1914, Prudencio se ocupó de seguir el camino de García de la Riega encaminando nuevas investigaciones y tratando de rehabilitar la figura de su amigo Celso.

El descubrimiento lo relata así en su libro “España, Patria de Colón”:

Imagen del Libro Prudencio Otero

Imagen del Libro Prudencio Otero

“Como todos sabéis, hace muchos años que hay en Porto Santo una casa en ruinas, que la tradición dice que fue del descubridor del Nuevo Mundo.

Queriendo cerciorarme de si efectivamente aquella tradición tenía algún viso de verdad, averigüé quién era el propietario, con el objeto de reconocer los títulos de propiedad para ver si, por medio de esta investigación, retrotrayendo de comprador a vendedor, era posible llegar al origen.

Este trabajo, de verdadera paciencia, no me dio resultado, porque no ignoráis que la mayor parte de las adquisiciones en nuestro país se hacen verbalmente y otras por herencia, sin que conste de quién proceden ni estén inscriptas en el Registro de la Propiedad.

Abandoné ese trabajo, y sentándome en el muro que hay frente a la casa, y que tiene en medio un crucero perteneciente a la misma, ya cerca del crepúsculo vino providencialmente a mis ojos algo que se diseñaba como una inscripción entre el musgo y el liquen que contenía la base del referido crucero.

Levánteme, y con la contera de mi bastón empecé con todo cuidado a limpiarlo, y con emoción fui leyendo ”Juan Col”, pero no encontraba la terminación “on”, aunque ya no me cabía duda de que ese crucero pertenecía a Juan Colón.

Como se avecinaba la noche, retíreme para continuar el esclarecimiento completo de la inscripción en la tarde siguiente. Ya en este día tuve que ver a mi amigo Luis Gorostola, abogado y miembro de la

Croquis realizado por Gorostola

Croquis realizado por Gorostola

Sociedad Arqueológica de Pontevedra, y al comunicarle mi feliz descubrimiento, quiso adelantarse a mi propósito y se fue a Porto Santo al mediodía, y entusiasmado con el hallazgo, me envió a las dos de la tarde el facsímil que os presento, y que, sin duda ninguna, dice: ”Juan Colón.—Recuerdo.— Año 1490.”

Creo innecesario el haceros ver la importancia colosal que para nuestra tesis tiene -este hallazgo, que, unido al de la capilla que existe en la iglesia de Santa María, de esta ciudad, bastarían por sí solos para acreditar la existencia de los “Colón” en nuestro país antes del descubrimiento de América.”

Bueno pues así es como relata Prudencio Otero su descubrimiento, ¿qué sucedió entonces para que no saliera adelante semejante descubrimiento?, pues lo dicho anteriormente enseguida tuvo el ataque del descrédito mediante otra interpretación, he encontrado una carta en la cual el propio Prudencio Otero relata los hechos.

“temiendo el Sr. Otero Sánchez que la descripción fuera alterada por algún mal intencionado, inmediatamente después de haber hecho su descubrimiento, se personó en el lugar con su fotógrafo y el señor con los Gorostola, miembro de la sociedad arqueológica, abogado y un hábil dibujante, que se encargó de hacer un diseño de la inscripción mientras el fotógrafo tiraba una o más placas. Con esto creyó el Sr. Otero Sánchez que sería ya inútil cualquier maniobra de sus adversarios. Pero no fue así, la interpretación del Sr. Sampedro, comunicada enseguida a su colaborador Sr. Oviedo Arce se divulgó lo suficiente para dejar en situación desairada al Sr. Otero Sánchez, dado el gran prestigio de que gozaban sus contrincantes. Y así hemos estado durante casi 50 años. Los partidarios del Sr. Otero sosteniendo su punto de vista y los adversarios -como Astrana Marín- lo contrario; siendo de advertir. que en apoyo de los primeros se hizo correr el rumor de que la inscripción había sido alterada por la mano de un cantero.

En la obra de patrocinio Ribeiro titulada “A nacionalidade portuguesa de Cristóvam Colómbo” encontramos la transcripción de una carta dirigida al citado escritor portugués.

Pontevedra, Abril 21/1922

Sr D. Patrocinio Ribeiro-Lisboa

Mi distinguido señor:

Al regresar de un pequeño viaje, me encuentro con su muy apreciable del 18, Y siento que la falta de tiempo no me permita contestar a su pregunta con la extensión que merece.

¿quién tiene razón?

La primera fotografía que se sacó del crucero de Porto Santo, crucero perteneciente a la casa que la tradición comprobada de más de tres siglos dice que de ella salió quien descubrió las Américas fue la que figura en mi libro con el número dos. La que según yo, y conmigo están además el señor don Luis goros dólar, miembro de la Sociedad arqueológica de Pontevedra, Y el señor don Juan Fernández Gil, miembro correspondiente de la real academia de la historia Y gran calígrafo, que ha venido expresamente a verla discreción, dice, repito, “Juan Colón. Rº año 1490”.

La fotografía hecha sacar por don Castro San Pedro, Y que le envió al señor Oviedo Arce, dice “Juan de Outeiro. Rº año 1790”.

Sorprendido al ver esta fotografía me fui sin perder momento a ver el crucero, y cuál no sería mi sorpresa cuando, 20 m antes de llegar a él -estoy casi ciego-,leí sin dificultad esta última inscripción, pero al acercarme, vi que habían calcado como una teja lo que quisieron que dijese.

Esto es en síntesis lo que puedo contestar a su pregunta, el que aprovecha esta ocasión para ofrecerse de usted. con la mayor consideración atto. S.S

           q.e.s.m Prudencio Sánchez

Fotografía a la que se refiere la autor, estaba entre las pertenecías de Casto SAmpedro

Fotografía a la que se refiere la autor, estaba entre las pertenecías de Casto SAmpedro

Corroborando la aseveración de esta carta, tengo la vista una vieja fotografía encontrada en un sobre que con diversos papeles y reproducciones de documentos que apareció entre un lote de libros viejos procedentes del desmantelamiento de una biblioteca. Esta fotografía -la más perfecta que he visto de la inscripción en cuestión- muestra claramente los trazos, recalcados como una teja o cosa análoga, con la manifiesta intención de alterar a la vista el significado de la inscripción. En todo caso, en el texto reformado no dice Juan de Outeiro si no Juan Outeiro. La O de este apellido es una perfecta obra pictórica; Lo mismo que el trazo superior de la T que han colocado encima del primer palo de la N. La O convertida en U es menos perfectible.

Todo esto es una prueba más de la mala fe con que han procedido en este caso, los señores, Sampedro y Oviedo Arce.

En una de las cartas de Oviedo Arce a Sampedro publicadas en este mismo blog, en los meses de Agosto-Setiembre, ya se hace mención a la inscripción crucero y al Sr Fernández Gil que Oviedo lo menciona en una carta del 18 Julio 1917 del siguiente modo: “Lo de Fernández Gil es tan desdichado como lo de la Riega. Da vergüenza ser Académico de la Historia, y aún escritor. ¡Qué lástima de brazos se pierden, que harían un gran papel en las minas de nuestra tierra!.”

En fin sin comentarios, creo que ustedes se pueden hacer una idea de lo que sucedió históricamente con la tesis del origen de Cristóbal Colón gallego, de sus seguidores y de hasta donde fueron capaces de llegar sus detractores, que en lugar de debatir con argumentos, se dedicaron a lo más fácil: desacreditar, mentir y falsificar, sin importarles las consecuencias y siempre abusando de su posición privilegiada, por su prestigio reconocido.

Casto Sampedro y su Anti Colón Gallego V

Febrero de 1912

 

Amigo D. Celso:

Casto a Celso 1Ahí va el número de la “Correspondencia gallega” en el que no llegó usted a fijarse, según me dice. La especie de que usted es el único que posee documentos relativos a Colón, la he oido muchas veces a personas afectas a usted; y, además, se publicó más de una vez en los periódicos locales.

Ahí va también la copia del documento relativo a la prisión libertad provisional de un Juan de Colón, que pudiera ser el del foro de Andurique; Utilícelo como quiera y luego sírvase devolvérmelo.

Anteayer le entregué a Celso las cuartillas del prólogo que tuvo usted la bondad de mandarme, y ello me anima hablarle con franqueza, en vista de que los intermediarios y los amigos no suelen expresarse con la debida exactitud.

Recuerdo perfectamente haberme fijado y parado la atención en la noticia del primer documento de Colón, inmediatamente que se publicó el libro de su tío D. Luis, pues vengo leyendo con singular interés y anotando desde hace muchos años, cuánto importa o puede importar a las cosas de la tierra.

Carta Casto a Celso 2También recuerdo, que al registrar los archivos de Hacienda, Notarial, Judicial, Municipal. Etc. He hallado varios apellidos de Colón, Como el del maestro Colón Y Maestro Xpoval, que supongo será el mismo, Es de Juan de Colón, El preso, Es el de Alonso de Colón, maestre de navío; El de Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa, es de Colón de Portugal y el de Vargas de Colón, estos dos últimos del siglo XVII.

Recuerdo sí mismo haberle indicado a usted el hecho de estos hallazgos, uniéndolos al de D. Luis aunque no dándole, por el momento más que un valor relativo para los efectos de los verdaderos orígenes del gran navegante.

Recuerdo también, la existencia en Tuy de un condiscípulo mío llamado Fonterosa, indicándole a usted que don Sabino Besada, como hijo de Tuy y personas de edad, podría darle a usted noticias de dicho apellido, Y en efecto, lo interrumpo usted en el camino, según me dijo al día siguiente.

Cuando Usted publicó la conferencia leída en la Sociedad Geográfica de Madrid, me enteré con algún disgusto que los antecedentes de su notable labor no estaban expuestos con la que yo creía y sigo creyendo total exactitud; a pesar de que en una carta que conservo me hacía usted entender otra cosa. Acaso en ello habrá tenido única parte ya la confusión y fácil olvido de recuerdos e imprecisiones.

Carta Casto a Celso 3Sin embargo, No di a esto mayor importancia, como usted habría observado en nuestras diarias conversaciones en esta y en otras materias análogas, y sobre todo porque seguir facilitando a usted como facilito a todo el mundo, cuánto me caí a la mano Y pueda ser útil a los que cultivan el estudio de estar cosas.

También he notado, que coincidiendo con la repetición de la especie de que era usted el único poseedor de documentos colonianos, cuando recibía usted visitas de personas que a la vez que a saludarle, venían a enterarse de los documentos originales en que usted se fundaba, y a obtener fotografías de los mismos, nunca vino persona alguna a enterarse y a fotografiar los que esta sociedad posee y que tengo yo como principales, fuera de alguno que le pertenece a usted, Y esto lo extrañaba yo, tanto más, cuanto que encamine hacia usted a quienes no se proponían verle, Y algunos les acompañe yo mismo.

Además de estos resquemores, tenía yo la queja (por más que le haya tenido en silencio hasta ahora) de que ciertos documentos que usted utilizó en su trabajo, proceden al parecer de Joaquín Núñez, quien me los había a mi ofrecido convocación de estar yo dedicado a revisar los muchos protocolos hallados en la casa en que falleció el viejo notario don Vicente Vázquez, de cuyos documentos; a reclamarlos yo, por su tardanza de facilitarme los, me dijo que se lo sabía usted pedido y que al contestarle a ustedes quedan para mí, le dijo usted que era lo mismo que usted me los entregaría. Ya estás la hora en que no me habló usted una palabra respecto a los que tuviese, a su procedencia, a su contenido ni a su entrega más o menos tardía. Y aún recuerdo que la noticia de tales documentos se la di yo a usted en mi despacho. Desde luego no estimé en ello otra cosa que el afán de usted en contribuir al estudio a que yo me vengo también dedicando, y a la pereza y al olvido de usted en entregarme dichos documentos después de utilizados.

En obtener partido de los documentos citados formulando deducciones y afirmaciones interesantes, si, que yo no he tenido parte alguna, todo lo hizo usted y así lo vengo predicando y repitiendo a todos los que me hablan de la cuestión

[….]

Carta Casto a Celso 4Dígame usted pues, amigo D. Celso, si desde el principio hasta el fin, no he obrado con prudencia y hasta con resignación; verdad haces, que ya no pude sufrir lo de ser usted el único que tiene documentos, Y venirme los a pedir. Tal prudencia y silencio en mi evitaron cuestiones y polémicas desagradables, y que tanto gusto dan a las galerías, sin que los puntos a discutir cobren más verdad y solidez.

En resumen, creo que esta sociedad (a la cual más bien que a mi pudiera usted referirse) tiene más parte en el hallazgo de antecedentes relacionados con el origen de Colón, y en la indicación de un valor relativo, de la que usted se ha servido asignarle en la conferencia de Madrid y en el prólogo, cuyas primeras cuartillas tuvo la bondad de enviarme, y dicha parte se concreta en que yo fui quien primeramente entero a usted del hallazgo de varios documentos con el apellido Colón, relacionándolos con el publicado por don Luis; y aunque sin mayor alcance por entonces para los orígenes de Colón, se señalaba ya con interés suficiente para estar a armar el brazo y tener cuenta de todo lo que fuese apareciendo de nuevo.

Por mi estado de salud un tanto atropellado, que sólo me permite bajar al despacho de 11 a 1, así como otras ocupaciones, no pude contestar a ustedes antes, ruégole no lo tome A desconsideración.

Siempre un devoto y admirador hasta que vaya una tarde a verla a verle y charlemos un rato.

 

Aclaración:

El señor Sampedro dice hablando de los documentos: “nunca vino persona alguna a enterarse y a fotografiar los que esta sociedad posee y que tengo yo como principales, fuera de alguno que le pertenece a usted” este fuera de alguno que le pertenece a usted se refiera al de Cirstobo de Colón que era de D. Celso y que se quedó Sampedro con él junto con el de María Fonterosa que también era de D. Celso.

En cuanto a lo de Joaquín Núñez, si habría que echarle algo en cara sería al propio Joaquín Núñez no a D. Celso

Comentario:

En esta carta se deducen muchas cosas:

1º Casto Sampedro y De la Riega eran amigos, al menos hasta 1912.

2º Tenían amigos que se dedicaban a enredar a los dos

3º Siendo amigos, no se entiende la actitud de Casto Sampedro a partir de la muerte de D. Celso, 1914.

4º Muy importante, Casto Sampedro dice que descubrió el documento de Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa, este documento fue declarado por su amigo Oviedo Arce y por la Real Academia de la Historia como manipulado, raspado, y falsificado en los nombres, la pregunta es ¿ Cuándo fue raspado y falsificado? Desde luego hasta 1912 estaba correcto e impoluto según Casto Sampedro y además lo descubrió él, ¿Cómo pudo admitir que Oviedo dijera en el informe que era falso?

5º Siempre se creyó que los dos documentos mencionados por D. Casto: Maestro Colón y Xpobal, fueron descubierto después de muerto García de la Riega y que Casto Sampedro se los entregó a Prudencio Otero como nuevos, según la carta no fue así, pero lo más intrigante entonces es porque D. Celso no los mencionó en el libro de Colón español.

6º Importante, fíjense en esto:

Casto Sampedro en la carta dice:

Además de estos resquemores, tenía yo la queja (por más que le haya tenido en silencio hasta ahora) de que ciertos documentos que usted utilizó en su trabajo, proceden al parecer de Joaquín Núñez, quien me los había a mi ofrecido convocación de estar yo dedicado a revisar los muchos protocolos hallados en la casa en que falleció el viejo notario don Vicente Vázquez, de cuyos documentos; a reclamarlos yo, por su tardanza de facilitarme los, me dijo que se lo sabía usted pedido Y que al contestarle a ustedes quedan para mí, le dijo usted que era lo mismo que usted me los entregaría”

En un artículo en el progreso de 1917, https://celsogarciadelariega.wordpress.com/2013/02/22/la-patria-de-colon-v/#more-541, Casto Sampedro dice:

2º No es exacto que el señor García de la Riega haya encontrado la materia de sus investigaciones documentales en un Minutario que yo lo hubiese facilitado; era un Libro del Concejo en el que creo poder asegurar, no figuraban las alteraciones que más tarde apreciaron en su texto, llamándome entre todas la atención una mancha caída precisamente sobre lo más importante del libro, para el caso, se refiere al documento de Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa, y que hasta ahora no he podido explicar por más que lo intente. De los documentos del señor Núñez nada supe, aunque debería saberlo, hasta hace pocos meses.

Es decir, hasta 1912 no había ninguna alteración en dicho documento y además D. Casto lo da por descubierto por él y por auténtico, ¿ A qué jugo D. Casto? ¿ Por qué se implicó tanto en desprestigiar a D. Celso, su amigo?

7º En esta carta se comprueba que D. Casto se sentía despechado y ninguneado por D. Celso, ¿Podría haber sido esta la causa de su comportamiento con Oviedo y los informes? Parece que D. Casto concedía más importancia a la indicación inicial que al desarrollo de la teoría y habría que comprobar a quien creer ya que D. Celso si le dio su importancia a Casto Sampedro y a la Sociedad Arqueológica de Pontevedra, tanto en la Conferencia como en el libro Colón español como en algún artículo publicado por D. Celso sobre el origen de Colón.

Donde se contradice Casto Sampedro, con respecto a Joaquín Núñez, en la carta o en el artículo del Progreso, probablemente en el artículo haya mentido para darle más fuerza a su argumentación frente a Gerardo Álvarez Limeses.

Después de esta carta hay más luz sobre el comportamiento de Casto Sampedro.

Creo que con esta carta doy por terminada esta serie sobre Casto Sampedro y su Anti Colón Gallego, aunque tengo alguna más es más de lo mismo

Casto Sampedro y su Anti Colón Gallego IV

La Habana 8 Febrero 1927

Carta-Ramón-MarcoteMuy distinguido señor mío y estimado paisano: por la presencia me complazco en participarle que he recibido su atenta carta acuse de recibo de ser en su poder el folleto “Si Colón Español” y una colección de artículos por el señor zas, Replica a los Sres. Altolaguirre y Astrana, respectivamente, que le enviado anteriormente. Me sorprende grandemente lo que ustedes me dice en dicha carta, referente a que usted fue el creador de la tesis Colón español, pues yo creo y, como yo todos los que difundimos noblemente el origen español de Colón que, el verdadero fundador de la referida tesis fue el inolvidable D. Celso García de la Riega, por su libro interesantísimo “Colón español”, pues de otro modo es conveniente que usted aclaré terminantemente si usted cree o no que Colón haya nacido en esa bellísima ciudad de Pontevedra, la que tuve la dicha de visitar en 1925, pues a usted lo consideramos enemigo, por sus propias declaraciones anteriores, de la causa patriótica que desinteresadamente defendemos y propagamos en todo el mundo.

Con tal motivo, le ruego encarecidamente en mi carácter de presidente de la patriótica sociedad ”Comité Pro-Colón español” de esta capital, a que usted se defina de modo claro y concluyente para en el futuro considerarlo como de los nuestros, de lo cual me alegraría infinito. Así, pues, aprovecho esta oportunidad para reiterarme de usted con la más distinguida consideración y s.s.q.e.s.m

Ramón Marcote

 

Aclaración:

Ángel Altolaguirre era el presidente del comité que emitió el informe de la Real Academia de la Historia y el señor Luis Astrana es otro personaje contrario a la tesis gallega, el señor Zas replicó a los dos con argumentos favorables a la tesis gallega.

Llama la atención la posición del señor Sampedro diciendo que el era el creador de la tesis Colón gallego, nunca he entendido claramente cual era la pretensión del señor Sampedro en este tema y menos lo van a entender cuando publique la carta que ha dirigido a Celso García de la Riega, su amigo, en Febrero de 1912. Lo que si queda claro es que los defensores del Colón gallego tenían al señor Casto Sampedro por enemigo de dicha tesis

Casto Sampedro y su Anti Colón Gallego III

Carta 21-1-1927

Altolaguirre Academia ADistinguido amigo: He ido demorando el contestar a su atenta carta del 22 de Diciembre en espera de poder decirle algo respecto a la fotografía de los documentos pero en vista de lo que retrasa el obtenerlas no quiero seguir siendo descortés con usted y le pondré al corriente de nuestros trabajos.

No creo que nadie dude de la autenticidad de los documentos descubiertos por usted en que consta el apellido Colón en Galicia en los siglos XV y XVI en los enviados por usted, he podido apreciar que en efecto también es auténtico el apellido Colón no así el nombre propio que se le asigna de Bartolomé etc, que a mi juicio esta enmendado; sin duda comprendiendo que el hecho de figurar el apellido Colones en Galicia nada dice, pues sin necesidad de recurrir a la traducción del Colón en Colombo, con que figuran en Italia, existieron colones en Aragón, Valencia, Baleares, etc, se ha querido reforzar la argumentación con la igualdad de nombres, pues en efecto sería mucha coincidencia que aparecieran unidos al apellido Colón los mismos nombres de Cristóbal, Bartolomé y Domingo etc que tuvieron el Almirante y su familia.

Con el fin de agotar todos los medios de investigación y en prueba de la imparcialidad con que la Academia procede, se solicitó al Ministerio de la Guerra que por el laboratorio de ingenieros Militares que tiene aparatos adecuados se saquen fotografías ampliadas que denuncien si los documentos están alterados, ya está concebida la autorización y en cuanto nos lo comunique se harán las fotografías siendo llevados los documentos por el señor Obispo o uno de sus delegados que presenciará la operación y lo retirará pues tanto más interés que usted tenemos nosotros en que ni por un momento estén los documentos fuera de la vista del señor obispo o de su representante.

Ya le manifestaré a usted el resultado de la fotografía y si me es posible le enviaré un ejemplar si no se publican en nuestro boletín.

Altolaguirre Academia BRespeto el informe pedido por la academia a esa comisión de monumentos yo le estimaría mucho y creo que lo mismo la Academia que haga un esfuerzo y procure reunir la comisión y remitírnoslo cuanto antes y si ofrecen resistencia pasiva a reunirse dígalo de oficio y envíe su dictamen personal pues como comprenderá es de mucho interés para acumular datos para debatir supercherías.

Es suyo affmo. amigo y compañero

Ángel de Altolaguirre

Aclaración:

1º Parece que el señor Sampedro tenía mucho interés en que no se declarasen los documentos descubiertos por él con el apellido Colón como falsos, en las cartas de Oviedo Arce existe la misma preocupación por parte del señor Sampedro.

2º El señor Altolaguirre tiene un despiste que le delata, a la Academia no se llevó ningún documento de Celso García de la Riega, el señor obispo llevó los que eran de Casto Sampedro, por tanto el de Bartolomé Colón no fue llevado por el Obispo, habría que preguntarle al señor Altolaguirre donde vio el documento de Bartolomé.

Pueden leer la carta del Obispo a Gerardo Álvarez Limeses, en ella se aclaran algunas cosas, en esta url:

https://celsogarciadelariega.wordpress.com/2012/10/06/carta-del-obispo-de-madrid-alcala-leopoldo-eijo-y-garay-pidiendo-disculpas-por-los-documentos/

3º Resulta chocante que en un mismo documento, en este caso carta, diga por un lado el Sr. Altolaguirre:

Con el fin de agotar todos los medios de investigación y en prueba de la imparcialidad con que la Academia procede” y por otro diga:

procure reunir la comisión y remitírnoslo cuanto antes y si ofrecen resistencia pasiva a reunirse dígalo de oficio y envíe su dictamen personal pues como comprenderá es de mucho interés para acumular datos para debatir supercherías

Hay en estas dos frases una contradicción más que aparente, esta última frase se refiere la famoso crucero que ya pondré un post hablando de la alteración que sufrió el crucero que había enfrente a la casa natal de Colón en Poio

Casto Sampedro y su Anti Colón Gallego II

Sr Director del “Progreso”:

Casto Progreso 1Muy señor mío: puesto que el público se enteró de la polémica suscitada con ocasión del tema “Colón, ¿español?, parece que debe enterársele también de los informes y más trabajos que sobre lo mismo se vayan publicando sobre todo en Revistas especialmente consagradas a estudios históricos, y que por varias razones no llegan a sus manos; por lo menos parece que debe darse a conocer la sustancia y conclusiones que contienen.

Si usted lo estima así, puede servirse dar en el periódico de su dirección las dos siguientes noticias, tan importantes como exactas.

Una es la de que el informe redactado por D. Eladio Oviedo Arce, y aprobado unánimemente por la Real Academia gallega, confirma, según consta en el número 122 de su boletín, cuánto hemos escrito sobre la autenticidad de los documentos colonianos y su alcance para la dilucidación del tema; y aún va más allá.

Casto Progreso 2Es la otra, que D. Ángel Altolaguirre y Duval, presidente de la comisión designada por la Real Academia de la Historia para venir a esta capital y examinar los documentos, persona muy versada en estos estudios, como lo acredita con su notabilísima obra “Cristóbal Colón y Pablo del Pozzo Toscanelli” acaba de publicar en el último número del boletín de dicha academia, una justa relación e imparcial análisis, de los documentos de Italia y Pontevedra. Y prescindiendo de si son o no auténticos estos últimos, concluye a lo que tantas veces hemos repetido esto es, que continúa en pie el estado histórico constituido a favor de Génova.

Los comentarios huelgan, pero bueno es que el público les paga por sí mismo Y abra bien los ojos para lección y desengaño.

Siempre muy suyo affmo o

Casto Sampedro

Casto Progreso 3 Aclaración:

No pone fecha en la carta, pero como menciona la polémica suscitada en el periódico el “Progreso”, y nombra el boletín de la Real Academia Nº 122 tiene que ser o de Octubre o Noviembre 1917.

La fecha se corresponde cuando dejaron de mantener correspondencia sobre el informe de los documentos Oviedo Arce y Casto Sampedro, publicándose el informe en el boletín de la Real Academia Gallega.

 

Navegador de artículos