Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivar en la categoría “Cosas Sobre y De Cristóbal Colón”

¿Cristóbal Colón era extranjero? II

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova.
El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Comenzamos el segundo y último post sobre ¿Colón extranjero?.

En el primero analizamos como no se había podido probar que Colón tuviera su origen en Génova o en la Liguría ya que no se había encontrado ningún familiar en dicha zona, tanto por parte de Fernando Colón, hijo del Almirante, como por parte de Balatassare Colombo uno de los litigantes en el pleito de sucesión.

Pasaremos a analizar la diferente documentación que hay y que no hay al respecto de su extranjería.

Lo primero que llama la atención en Cristóbal Colón es que no tuviera la más mínima intención de obtener “Carta de naturaleza” documento imprescindible para obtener los mismos derechos que los súbditos y naturales del reino.

Pues bien, Cristóbal Colón, “extranjero indeterminado”, se vio colmado de las más altas dignidades que en Castilla podían serle concedidas sin tener necesidad de dicha naturalización y lo mismo sucedió con su hermano Bartolomé. Unicamente Diego, el más joven, llegó a obtener en 1504 la carta de naturaleza que tramitó porque, ambicionando la concesión de un obispado, que no le fue otorgado, le resultaba imprescindible.

los dos italianos amigos de Colón, colaboradores ambos en sus empresas náuticas y financieras, el florentino Gianotto (Juanoto) Berardi y el genovés Francesco Rivarolo (Riberol) decidieron naturalizarse castellanos.

Veamos cómo se halla redactada la cédula de nacionalidad de Berardi:
-Carta de naturaleza en los reinos de la Corona de Castilla a favor del “florentino” Juanoto Berardi, banquero de Cristóbal Colón fechada en Segovia a 10 de julio de 1494:

Juanote Berardi.–Naturaleza:

«Don Fernando e doña Ysabel etc. Por quanto vos Juanote Berardi florentín, estante en estos nuestros reynos, nos hesistes relaçion por vuestra petiçion diziendo: que vos soys natural de la çibdad de Florencia, e ha dies años e más tienpo que estays en estos nuestros reynos e quereys venir e morar en ellos e ser nuestro natural dellos; e nos suplicastes e pedistes por merçed que vos hiziesemos natural destos nuestros reynos, para que pudiésedes gozar de todas las graçias, franquezas, libertades, esençiones, preheminençias e perrogativas de que gozan e pueden gozar los otros nuestros subditos e naturales…»

Hay muchos ejemplos de genoveses, florentinos, venecianos .. que obtuvieron carta de naturaleza ejemplos: Agustín Spínola Marco del Castillo, Clérigo del Castillo, Nicolao Nero Baltasar Rey,Damián Negrón, Antonio Rodolfi, Andrea de Odón, Pablo Landi, Bailía Salvago, Antonio Salvago…….

La cuestión es ¿Por qué Cristóbal Colón no hizo carta de naturaleza?. Dice José María Lancho Abogado experto en patrimonio histórico y en derecho tecnológico, y como él muchos otros historiadores:

En el caso de Colón, la condición legal de castellano está exhaustivamente trazada en un haz de documentos jurídicos que parten de las Capitulaciones de Santa Fe, documento básico que recoge las garantías reales a las propuestas de Colón y que tenían, como uno de sus efectos jurídicos fundamentales, que naturalizaban, en todo caso, a Colón como castellano. El tipo de ennoblecimiento de Colón tenía efectos directos en esa naturalización y él mismo se preocupó en que no dieran lugar a duda alguna”.

Esta explicación podría bastar pero claro se entra en una contradicción aparente, o al menos a mi me lo parece, y es la siguiente en los pleitos colombinos, 1508, restitución de los títulos y derechos para Diego Colón hijo.

El fiscal real Pedro Ruiz, en nombre de la Corona, defendía las prerrogativas de ésta contra el segundo almirante don Diego Colón, que pretendía corresponderle suceder por derecho propio a su padre en todo aquello que por los Reyes te había sido concedido. El Consejo declaró lo que le pertenecía y debía pertenecer “por virtud de las capitulaciones e asiento que con SS. AA. fizo don Cristóbal“, y no conforme don Diego se comenzó el proceso.

El fiscal Real argumenta:

“Lo otro y más principal, porque segund leyes del reyno, en especial por la ley del Ordenamiento de Alcalá. La dicha ley del Ordenamiento, dando concordia entre las dichas leyes, dispone que las dichas cosas de suso declaradas, sy el Rey las diere a su natural e vasallo e vecino en su reino, en tal caso vala la donación como en la escritura de privillejo lo dixere; pero si la donación o enajenación se hiziese en persona no natural ny vecino del reino o estranjero: del reino, en tal caso la donación o enajenación de las dichas cosas no vale ny debe ser guardada, de donde se concluye que pues EL DICHO DON CRISTOBAL COLON ERA ESTRANJERO, NO NATURAL NY VECINO DEL REINO NY MORADOR EN EL, según la dicha dispusyción de la dicha ley, la merced que le fué fecha, aunque fuera para syempre e para sus heredaros, no valió ny se debe guardar, que según derecho común e leyes del  Ordenamiento, para que uno se pueda decir vecino e morador, ha meneser que por diez años antes tenga casa en el reino: pues notorio es que todo esto faltó en el dicho don Cristóbal Colón, por donde ha logar la dispusyción de la dicha ley del Ordenamiento de Alcalá”.

Bueno con que versión nos quedamos con la de con solo firmar las Capitulaciones Colón ya sería natural o con la del fiscal que dice que Diego Colón no tiene derecho a la herencia de los títulos porque su padre no se naturalizó, yo creo que ni con la una ni con la otra ya que las dos son contradictorias, además si se fijan el fiscal tiene empeño en hacerlo extranjero indefinido pues como siempre que hablan de Colón extranjero nunca dicen de dónde algo fuera de lo normal en la documentación castellana, en ningún documento aparece de dónde era Colón decir extranjero y nada es practica,mente lo mismo.

Por otra parte en la Capitulación, como contrato que era, ya sea a nivel privado entre los Reyes y Colón o entre la Corona del reino y Colón en cualquiera de los dos casos debería aparecer “…Cristóbal Colón extranjero, de Genova,.. y no aparece no es así el caso de las Capitulaciones de Fernando de Magallanes y Rui Faleiro en las cuales si aparece el origen y se les denomina como “portugueses”, las capitulaciones de Colón son muy parecidas a las de Magallanes y Faleiro, por tanto en las Capitulaciones de Colón debería aparecer el origen pero es que por poner no aparece la palabra extranjero por ningún lado, esto es tremendamente inusual la única explicación sería que no era extranjero

El único documento en el que aparece Cristóbal Colón con un origen es una cédula de pago que la Reina Isabel ordena al limosnero, don Pedro de Toledo, para que entregue 30 doblas de oro, equivalente a unos 11.000 maravedíes a Colón, el escribano de dicho documento define a Colón como “el portugués”, esto es importante pues en aquella época a los gallegos, plebe, se les definía como portugueses.

Otro elemento interesante son las Cartas de Seguro

En una época en la que las represalias contra los extranjeros no era una excepción en los comportamientos sociales, no era extraño que aquellos acudieran a los monarcas con la intención de solicitar su protección. En toda Europa, peregrinos, mercaderes o navegantes se movían al amparo de unas cartas que les permitían negociar con relativa libertad, garantizándoles protección contra detenciones arbitrarias o confiscaciones de bienes. La Corona fue siempre consciente de que para fomentar las relaciones comerciales se hacía necesario proteger de alguna forma a los mercaderes extranjeros.

Pues bien Colón en los años anteriores al viaje realizó diferentes trabajos, alguno de ellos para los Reyes, como aparece en una de sus cédulas de pago citada en el post anterior, y por otra parte trabajó como vendedor de libros de imprenta en Córdoba. Lo más natural sería que siendo extranjero y trabajando para los Reyes éstos le hicieran un seguro para estar protegido, pues tampoco la tenía.

Bartolomé Colón tampoco se naturalizó y eso que lo hicieron los Reyes Capitan de la flota que le llevó a las Indias y lo nombraron Adelantado de Indias, a pesar de  estos cargos tampoco lo naturalizaron.

Sin embargo a Diego Colón si lo naturalizaron, Dicha carta está fechada en Medina del Campo, a 8 de febrero de 1504:
Don Fernando e doña Isabel, por la gracia de Dios, etc.: Por hacer bien e merced a vos don Diego Colón, hermano del Almirante don Cristóbal Colón, e acatando vuestra fidelidad e leales servicios que nos habéis fecho, e esperamos que nos faréis de aqui adelante, por la presente vos facemos natural destos nuestros reinos de Castilla e de León, para que podáis haber e hayáis cualesquier dignidades e beneficios eclesiásticos que vos fueren dados, e podáis gozar e gocéis de todas las honras e gracias e mercedes e franquezas e libertades, exenciones e perrogativas e inmunidades…”

Qué echan en falta en este documento, pues si, el origen de Diego Colón tal y como dice Antonio Rumeu de Armas en su obra El “portugués” Cristóbal Colón en Castilla puntualiza: “Era norma establecida en el derecho público castellano que en las cartas de naturaleza se hiciese constar siempre la nacionalidad de origen. En el Registro del Sello del Archivo de Simancas se conservan un centenar, por lo menos, de documentos de esta índole correspondientes al reinado de los Reyes Católicos. En todas ellas se cumple el requisito apuntado”.

A todo esto le podemos añadir algunas frases de Colón:

-El 27 de noviembre de 1492, y mientras se exploraban las costas de Cuba, el Almirante escribe en su Diario: “Y digo que Vuestras Altezas no deben consentir que aquí trate ni faga pie ningún extranjero, salvo católicos cristianos, pues esto fué el fin y el comienzo del propósito, que fuese por acrecentamiento y gloria de la religión cristiana, ni venir a estas partes ninguno que no sea buen cristiano” .
« Diario de Navegación », dirigiéndose a los Reyes Católicos, el alto objeto de su empresa, dice : « En el Katay domina un príncipe llamado el Gran Kan, que, en nuestro romanee, significa rey de reyes ».

Podría añadir más frases pero lo dejaremos así, algunas están puestas en otros post de  este blog, pero voy a finalizar este post con algo que muy pocos saben y que fue descubierto por casualidad. En una obra de Alessandro Geraldini de Amelia primer Obispo de la catedral primada de America en Santo Domingo, sirvió a los Reyes Católicos contra Portugal, llego a ser embajador de los reyes Católicos en Francia e Inglaterra, capellán mayor de la Reina Isabel y maestro de las infantas, es decir, que aparte de  esto era coetáneo de Cristóbal Colón al cual conoció. Pues Geraldini en su obra “itinerario por las Regiones Subequinocciales” nos cuenta:

cuentan esos monstruos de la naturaleza que Colón había oido en Clivio, ciudad de Galicia, de boca de unos marineros que habían sido arrojados durante largo tiempo por esos mares , de boca de una cierta clase de hombres que navegaban por esos mares, que se vista la tierra por esas latitudes. Dicen, además, que ellos habían sido zarandeados al sur de las islas afortunadas, Que por una tempestad terrible habían visto árboles desconocidos Y que había contado a Colón que cerca existían territorios poblados

Este texto que nos relata que sitúa nada más y nada menos a Colón en Galicia, además no sería una estancia eventual pues sería muy sorprendente que tocara una vez puerto y los marineros le confiaran esa historia que podría ser la base de su empresa para ir a las Indias.

Con este post acabamos el hilo de ¿Colón extranjero?, espero haberos servido de ayuda o por lo menos de sembrar alguna duda sobre un posible origen extranjero de Colón solo acabar que tal como aparece en los documentos Colón era tratado como un “extranjero indeterminado” por tanto bien podría ser un gallego que por la forma de hablar con algún acento portugués pasara como extranjero, entre sus interlocutores,cuando en realidad era gallego

¿Cristóbal Colón era Extranjero? I

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova. El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova.
El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Este post, lo he dividido en dos partes, es uno de esos que siempre he deseado realizar y el día en que me enviaron la foto que encabeza este post lo tuve más claro. También ayudó la conversación que he tenido con Carlos, comentarista asiduo de este blog y profesional de la Historia, por e-mail sobre el asunto de la extranjería de Colón.
No cabe duda que es un post controvertido dada la documentación que hay sobre el tema, las opiniones tan dispares que hay sobre su origen y los orígenes tan dispares que se le otorgan: genovés, francés, catalán, mallorquín, ibicenco, extremeño, castellano, andaluz, polaco… y por supuesto gallego que es lo que defendemos en este blog.
La teoría gallega es la que presenta argumentos más sólidos, pero comencemos por el principio a Cristóbal Colón siempre desde que llegó se le tuvo por extranjero y hasta 14998 no hay ningún documento en el cual se haya expresado su origen aparte de extranjero, es decir, de tal ciudad o pais, creo que una denominación tan general como la de extranjero no es suficiente para determinar que Colón era ajeno a la península ibérica, yo me imagino que si soy un andaluz o castellano del siglo XV y oigo hablar a un gallego con pronunciación portuguesa y con palabras ajenas a su idioma enseguida lo primero que me pasaría por la cabeza es que esta persona es extranjera, no se parece en nada a como se habla en Castilla y Andalucía, pero con esto seguiremos luego comencemos:

ARGUMNETOS A FAVOR DE COLÓN EXTRANJERO:
Personas que conocían a Colón decían que era: genovés, Milán, Saona, Ligur
Pedro Mártir de Anglería decía que era Ligur, Fernández de Oviedo decía que era genovés, el P. las Casas, que tuvo con él la mayor intimidad ; y debo hacer notar que ninguno de ellos afirma que Colón fuese genovés, por haber tenido a la vista documento alguno que lo comprobase o, cuando menos, porque él se lo hubiese dicho. Andrés Bernáldez, le llama en un lugar « hombre de Genova» y dice en otro, que era «milanés », Antonio de Herrera, se limita a decir que nació en Genova, pues así lo había confesado.
Algunos historiadores hubo que ni mentaron la patria de Colón, siquiera la posible, lo cual es prueba evidente de que no admitían como verdadera la que él quiso atribuirse. Entre ellos a Sabellico, Foresti da Bergamo y Albertini. Robertson, después de llamarle súbdito de la república genovesa, hace esta terminante afirmación : « No se tiene noticia cierta « ni del tiempo, ni del lugar de su nacimiento».
Washington Irving abordando la cuestión con el alto criterio que tanta fama dio a su nombre, escribió:: « Nada se sabe de la infancia de Cristóbal Colón, de su familia, ni del tiempo o lugar de su nacimiento»
En fin podríamos seguir pero con estos creo que son suficientes y además unos se habrán copiado de otros al no tener ningún documento en el cual aparezca su origen, es fácil que muchos hablaran de oídas o a través de rumores
Mayorazgo de 1498,

 Item: “mando al dicho D. Diego, mi hijo, ó á la persona que heredare el dicho Mayorazgo, que tenga y sostenga siempre en la ciudad de Génova una persona de nuestro linage que tenga allí casa é mujer, é le ordene renta con que pueda vivir honestamente, como persona tan llegada á nuestro linage, y haga pie y raíz en la dicha Ciudad como natural della, porque podrá haber de la dicha Ciudad ayuda e favor en las cosas del menester suyo, pues que della salí y en ella nací
Item: “que el dicho D. Diego, ó quien heredare -el dicho Mayorazgo, envíe por vía de cambios, ó por cualquiera manera que el pudiere, todo el dinero de la renta que el ahorrare del dicho Mayorazgo, y haga comprar de ellos en su nombre e de su heredero unas compras á que dicen Logos, que tiene el oficio dé San Jorge, los cuales agora rentan seis por ciento, y son dineros muy seguros, y esto sea por lo que yo diré aquí”.
Su hijo Hernando Colón en su testamento dice que es hijo de Cristóbal Colón, genovés.
CÉDULAS DE LOS RRCC
“En dicho día (5 de mayo de 1.487) día a Cristóbal Colomo, extranjero, tres
mil que está aquí faciendo algunas cosas complideras al servicio de sus Altezas, por cédula de Alonso de Quintanilla, con mandamiento del obispo (de Palencia)”.
Empecemos por el Mayorazgo de 1498 que es lo más claro, el mayorazgo estuvo desaparecido durante 70 años apareció con el litigio de sucesión de el Ducado de Veragua y el titulo de Almirante.
En el testamento de 1498, se advierten bastantes irregularidades:
Se da como vivo al Infante D. Juan cuando había fallecido el 7 de octubre de 1497

No esta escrito de mano del de Cristóbal Colón ni tampoco aparece el día, mes y año
No fue elevado a escritura pública.
Aparecen varios renglones tachados y con distintas fechas.
La institución no era de su letra, al documento le faltaba una hoja, la más importante, y el tribunal consigna que: “no está auténtica ni solemne”
Aparece firmada por los Reyes Católicos y su secretario de Estado, don Fernando Alvarez, que había muerto en 1501 y que desde cuatro años antes no firmaba
‘‘El testamento en cuestión no pudo tener efecto, porque el testador había declarado en el codicilo de Mayo de 1506 que se remitía al de fecha 1.° de Abril de 1502, depositado en el Monasterio de las Cuevas de Sevilla”.
El Mayorazgo fue presentado por Baldassarre Colombo, de Cuccaro con Bernardo Colombo, de Cogoleto, a reclamar la herencia y sucesión del Almirante, cuando se extinguió su descendencia masculina.
El tribunal no lo admitió por ser sospechosos y por estar invalidado por el Mayorazgo de 1506.
Este punto queda aclarado Mayorazgo de 1498 es falso y el que vale es el de 1502 con el codicilo de 1506. Es decir, que la afirmación de Genova salí y en ella nací tampoco es valida.

Hernando Colón
El testamento de su hijo Hernando Colón diciendo que es hijo de Cristóbal genovés es contradictorio con lo que declaraba en la biografía que escribió de su padre donde dice:
Explica DONDE NO NACIO SU PADRE y guarda silencio sobre el lugar en que nació de la misma manera que nos dice DE DONDE NO DESCIENDE para callarse todo lo relacionado con su ascendencia. También nos dice en su biografía: TANTO MENOS CIERTOS Y CONOCIDOS QUISO EL SEÑOR QUE FUERAN SU PATRIA Y ORIGEN”.
También escribe “y es por esto, que algunos que de cierta manera piensan oscurecer su reputación, dicen que era de NERVI, otros que de CUGUREO y quienes de BUGIASCO, todas pequeñas villas de la ribera y vecinas de la ciudad de Génova. Otros que quieren elevarlo más, dicen que era de SAVONA, otros de GENOVA y algunas que todavía quieren ponerlo más alto, de PLASENCIA”. Es decir que cuando escribió la biografía no sabía de donde era su padre recorrió toda la zona de Genova y alrededores buscando familiares y no los encontró. Da la impresión de que en su testamento escribe que es genovés más por tradición y por lo que se contaba que por saberlo a ciencia cierta.
Cédulas de los RRCC
Hay diferentes cédulas de los RRCC ordenando se le den unos pagos en ninguna salvo la que puse se le da origen y el origen que se le da es extranjero una generalidad, cuando lo correcto hubiera sido escribir extranjero de Génova o de Milán o de Lisboa… pero no solo ponen extranjero, hay otra cédula de pago, que no encontré, en donde dice que es portugués y en otra donde debía de ir el país esta el espacio en blanco.
Da la impresión de que los RRCC o sus hombres de estado no tenían muy claro si era extranjero y de serlo de que zona era, pero es que además llama la atención que le llamen Colomo, ni Colombo ni Colón sino algo intermedio, esto podría deberse al escribano que no lo tenía claro pues no se entiende que en Portugal el Rey Juan II lo conociera por Colón, carta de 1488, y en la cédula de pago le nombren como Colomo hasta 1489-1490.

ARGUMNETOS EN CONTRA
La Falacia del Origen Genovés
El pleito de sucesión, extinguida la linea sucesora de varón, comienza en 1578 durante el pleito Francesca Colón susto que su abuelo Cristóbal Colón había nacido Génova. Para demostrarlo si es una labor erudita, Como opiniones Y conjeturas de Distinguidos escritores; pero sin ningún documento, Referencia razonada ni antecedente justificado que diera autenticidad ni menos legalizarse semejantes afirmaciones, que combatió don Baltasar Colombo con indudable éxito.
Las gestiones entonces realizadas en Génova quiero pruebas dedicatorias desde Nacional importancia. Allí seis revisión de los anales de la ciudad desde el año 1100, Que con todos mero tenían anotados los censos de población, inscribiendo el nombre de sus ciudadanos en Casillas que dejaban espacio para notar sus principales hechos, Y en ninguna de estas relaciones apareció Cristóbal Colombo mi colon alguno.
Entre numerosos importantes declaraciones de testigos aún de la misma denegación un personaje ilustre, su grande autoridad Y casi y casi contrario de Cristóbal Colón Como por su avanzada edad que rondaba los 83 años. Era el príncipe de Salerno, Nicolao de Grimaldo, dijo: “que en todos los días de su vida no ha hoy ido de decir en la ciudad de Génova haya, ni haya habido, alguno del apellido colon ni colombo, Y si lo hubiese habido, razonablemente lo habría sabido de alguna persona, o visto escrito en alguna parte, por el mucho tiempo que han morado en la dicha ciudad donde es natural”.
Añade otra prueba diciendo: “que dedicando Génova sus naturales, Que han hecho cosas señaladas y generosas, estatuas y monumentos, en ninguno de ellos se hizo mención de Cristóbal Colón, por no ser natural de ella”
La importancia de la declaración del patricio tan ilustre, Genovés, nacido antes que Cristóbal Colón muriese, y que lamentar, por la magnitud de la hazaña de aquel insigne Almirante, no pudiera Génova, por no haber nacido en ella elevar un monumento que dignificase el nacimiento del Almirante en Génova.
Aparte de esta prueba contundente realizada a finales del siglo XVI en cuyas pesquisas nos encontró ninguna documentación sobre Cristóbal Colón o Colombo hay otras que refutan esta teoría, según la teoría genovesa Cristoforo Colombo salió de Génova en 1474 efectuando labores de lanero y tabernero junto a su padre, esto contradice lo dicho por Colón que dice: de muy temprana edad empecé la mar Y que 1470 ejercía labores de pirata trabajando para Renato de Anjou y a las ordenes de Guillaume Cazanove Coullon tal y como describe en una carta a los Reyes.
A esto hay que añadir cuantas ciudades se otorgaban el nacimiento de Cristoforo Colombo lo cual genera muchas dudas ya de por si en lo verídico de un origen no solo genovés sino también italiano.
En uno de los códices que poseía Colón se encontró la siguiente nota:
“del ambra es cierto nascere in india soto tierra he yo ne ho fato cauare in molti monti in la isola de feiti bel de ofir bel de cipango, a la quale habió posto nome spagnola y ne o trouato pieca gran de como el capo, ma no tota chiara, saluo de chiaro, y parda y otra negra, y vene asay”.
Pues bien : de estas sesenta y una palabras, son castellanas las siguientes, por su orden : del – es – cier- to- tierra- yo- la- de- de- de- y- piega- como el – no- salvo- de- y- parda- y- otra- negra-y, es decir, más de una tercera parte. Las palabras: del – la y salvo, son al mismo tiempo italianas; pero, dada la manera como se hallan colocadas en la oración, deben ser consideradas como castellanas. De las italianas, están escritas en una forma que revela un verdadero desconocimiento de ese idioma, las siguientes: del ambra, que en italiano debió escribirse dell’ambra; he (y), que en italiano debe ser e; fato (hecho) que se escribe fatto; in la isola (en la isla), que debió ser nelV hola; habió (había) que es aveva, y que no es palabra italiana, ni española; spagnola ( española) que debe ser spagnuola; o (he), que es ho; tota, (toda), que debe escribirse tutta; vene, que podría tomarse por bene (bien), pero que debe querer decir : allí hay, que se escribe ve n’é, y asay, mucho, que se escribe assai.
Y todavía, para que la jeringoza resultase más completa, intercaló el Descubridor en el texto dos veces la palabra bel, conjunción latina vel, que significa “o”. No estando seguro, sin duda, de cómo se escribiría la italiana, optó por latinizarla.
Dice Colón : « del ambra es cierto nascere in india.», lo cual, traducido literalmente quiere significar: del ámbar es cierto nacer en India, empleando el infinitivo nascere, nacer, por nasce, nace, tercera persona de indicativo. La lectura de esta frase, produce exactamente el mismo efecto que si un extranjero, conocedor a medias del castellano, nos dijese : « Yo venir de París», o « yo estar bueno ».
La nota, en el italiano de Colón
del ambra es cierto nas- cere in india soto tierra he yo ne ho fato cauare in molti monti in la isola de feyti bel de ofir bel de cipango, a la quale habió posto nome spaguóla y ne o trouato pieca grande como el capo, ma no tota chiara, salvo de chiaro, y parda y otra negra, y vene asay.
La nota, en italiano correcto
astil’ambra e certo nascere in india sotto térra cd io ne ho fatto cauare in molti monti nell’ isola di feyti o di ofir o di cipango, alia quale eveva posto nome spagnuola e ne ho trovato pezzo grande come il capo, ma non tutta chiara, salvo di chiaro, e grigia ed altra ñera, e ve n’ é assai.
Por cierto ambra es palabra gallega y significa lo mismo que en italiano AMBAR.
Para acabar con este primer post sobre la posible extranjería de Colón tenemos:
Un Mayorazgo que aparece 70 años después de la muerte de Colón, con los pleitos de sucesión 1578 y presentado por Baltasare Colombo el cual aspira a la sucesión y herencia, en dicho Mayorazgo dice que “salió y nació en Genova”, dicho Mayorazgo de 1498 que nadie conocía hasta el momento y del cual su hijo Fernando en la biografía de su padre no menciona, nos sale que es APÓCRIFO por las irregularidades que presenta.
Una investigación llevada a cabo a finales del siglo XVI efectuada en Génova en la cual no aparece ninguna documentación que relacione a Colón con Génova y unos testigos que dicen no haber oído hablar nunca de dicho personaje.
Un personaje declarado Genovés que no tiene ni idea de escribir en italiano, pero que si leía ya que tenía libros en dicho idioma, algo incompresible si tenemos en cuenta que según la documentación de la Raccolta Cristoforo Colombo salió de Genova con 23 años, es más yo creo que e se texto no solo inhabilita el que pudiera ser genovés sino de cualquier punto de Italia, de haber existido este personaje no habría tenido nada que ver con Cristóbal Colón pues los dos personajes no tienen ningún paralelismo en sus vidas.
Un hijo Hernando o Fernando Colón incapaz de demostrar que su padre fue genovés que dice en la biografía que no encontró ningún pariente que lo relacione con su padre.

Continuara con un segundo post

Estancia de Cristóbal Colón en Murcia, 1488

jose_maria_sobejano_-_entrada_de_los_reyes_catolicos_en_murcia_1876

Llegada de los Reyes Católicos a Murcia

La estancia de Cristóbal Colón en Murcia en la primavera de 1488 es la más misteriosa y la menos conocida en los comienzos de su empresa. La primera en advertir la presencia de Cristóbal Colón en Murcia fue A.B. Gould en su obra sobre los tripulantes del primer viaje del Almirante. También J. Manzano Manzano en su obra “Cristóbal Colón. Siete años decisivos de su vida 1485-1492” dedica en uno de sus capítulos al estudio de la estancia de Colón en Murcia.

La estancia de Colón en Murcia Manzano la sitúa entre finales de Abril de 1488 y Julio de ese mismo año, coincidiendo con la presencia de los Reyes Católicos en esta ciudad. Colón habría ido a Murcia con la intención de presentarse de nuevo con los Reyes Católicos. como lo hiciera en Alcalá de Henares en Enero de 1486. La corte va a permanecer en Murcia hasta el 28 de Julio de 1488 en que los Reyes saldrán para Valladolid.

Es muy probable que Colón fuera a Murcia a entrevistarse con los Reyes antes de partir para Portugal, ya que había recibido la carta de Joao II en Marzo de 1488, carta que fue remitida a Sevilla por tanto es muy posible que Colón llegase en Abril a Murcia para comprobar la situación de su empresa, los Reyes seguirían preocupados por la guerra y por tanto no debió conseguir ni un si ni un no sino más bien un sigue esperando, ¿por qué digo esto? porque los Reyes emitieron una cédula el 16 de Junio con 3000 maravedies para Colón por tanto lo lógico es pensar que una negativa no le dieron, aun así Colón si fue a Portugal e imagino que  esto lo sabrían los Reyes de otra forma no se entiende muy bien lo de los 3000 maravedies y como a Portugal se  esperaba la llegada de Bartolomé Diaz de su expedición Atlántica, es especulativo pero cabe dentro de lo probable que los Reyes lo enviaran como espía a Portugal para que averiguara o tuviera información de la expedición, además también cabe dentro de lo posible que los Reyes supieran lo de la carta de Joao II.

Según nos cuentan Bartolomé de las Casas y de Hernando Colón sabemos que Cristóbal Colón estuvo en Murcia, donde un marinero gallego, Pedro de Velasco, le contó que había encontrado tierra al Noroeste de Irlanda, fueron navegando y metiéndose tanto al Noroeste, que vieron tierra hacia poniente de Ibernia, Hernando Colón lo expresa de esta otra forma: que vieron tierra al Occidente de Irlanda.

Ante lo escrito hasta ahora se me antojan dos cuestiones:

Una en qué condiciones o situación Colón se encontró con el gallego Pedro Velasco, ¿quién facilitó la entrevista? o ya lo conocía y si lo conocía era por gallego o por ser compañero de fatigas en su época de pirata o se lo presentó alguien, en fin esto me temo que nunca lo sabremos, pero las preguntas quedan ahí

Segunda: por qué Colón si era tenido por extranjero, según nos cuentan, porque nunca ha solicitado al rey una carta de seguro, los reyes dada la importancia del desempeño de Colón porque los reyes no se la dieron directamente. En una época en la que las represalias contra los extranjeros no era una excepción en los comportamientos sociales, no era extraño que aquellos acudieran a los monarcas con la intención de solicitar su protección. En toda Europa, peregrinos, mercaderes o navegantes se movían al amparo de unas cartas que les permitían negociar con relativa libertad, garantizándoles protección contra detenciones arbitrarias o confiscaciones de bienes. No hay ningún documento en el cual aparezca la solicitud de Colón de esta carta de seguro pero si hay documentos de otras cartas de seguros otorgadas por los Reyes a extranjeros, siendo Colón según reza una de las cédulas de los Reyes en las cuales le daban dinero que era por unos servicios que tenía que realizar Colón para ellos, no se sabe cuales, teniendo en cuenta esto porque no hay ninguna carta de seguro a nombre de Colón, además en las cartas de seguro se hacía mención a las Partidas y al Ordenamiento de Alcalá como fundamentos jurídicos de la salvaguardia concedida, es decir, que estaba regulado, ¿por qué Colón no la tenía? desde 1486 hasta 1492 hay registradas 70 cartas de seguros a extranjeros, a mayores creo que Colón ejerció de vendedor de libros en Córdoba razón de más para tener una carta de seguro.

Sigamos con la estancia de Colón en Murcia, en dicha ciudad no solo se entrevistó con el gallego Pedro de Velasco sino que también conoció a dos personajes que fueron con Colón en el primer viaje: Luis de Torres y Diego Pérez, Torres era secretario de Juan Chacón adelantado de Murcia e hijo de Gonzalo Chacón tutor de la Reina Isabel I al cual solía llamar padre. Torres sabía hebreo, caldeo, árabe latín y probablemente griego. Diego Pérez era un cotizado pintor, en 31 de julio de 1487 el concejo murciano le incluyó entre los 20 profesionales altamente cualificados excusados de todo tributo real y concejil por privilegio de Juan I de Castilla a la ciudad de Murcia. Torres fue llevado en calidad de traductor y Pérez de pintor, los dos eran judíos conversos.

Durante el siglo XV coexistió en Murcia una comunidad judía residual con cementerio propio y un pujante colectivo judeoconverso de reciente implantación, que terminaría siendo dominado en considerable medida por ricos mercaderes, algunos de origen portugués, que hacían la ruta de la seda entre Murcia y Toledo, y entre esta ciudad y Lisboa.

Los dos tanto Torres como Pérez embarcaron en la nao “Gallega”, rebautizada como “Santa María” -nombre este por cierto de profundas resonancias judeo conversas y que Colón evitará mencionar en sus diarios-, por cierto la Nao la Gallega construida en Pontevedra, Pontevedra también había una importante comunidad judía con cementerio propio y que dicho barrio judío estaba pegado a la Iglesia Santa María la Antigua que posteriormente se convirtió en la Basílica de Santa María  la Mayor construida por el gremio de mareantes de Pontevedra.

Siempre ha habido motivos para pensar si Colón era judío o no desde luego en sus escritos tiene muchas menciones que lo pueden hacer judío además hay que tener en cuenta que en los barcos que marchan a las Indias no va ningún sacerdote. Un tercio de toda la expedición eran judíos. El traductor que lleva en su viaje es el traductor al hebreo del gobernador de Murcia. Y, en sus diarios, Colón nombra el templo destruido de Jerusalén como la casa segunda, una terminología estrictamente judía.

Estos dos personajes nunca regresaron del primer viaje los dos se quedaron en el fuerte Navidad con lo cual se murieron, es una lastima pues quién sabe si hubieran regresado es posible que supiéramos más de ellos y de Colón.

Pero de su estancia en Murcia Colón no solo conoce a estos judiós conversos también conoce a otro mucho más importante al humanista aragonés mosén Juan Cabrero, Corregidor de Murcia, y con quien anudó relación perdurable que luego resultaría fundamental en la decisión final por parte de los monarcas de prestar su apoyo a la empresa de las Indias. Cabrero pasaría a ser camarero Mayor de Fernando el Católico en 1490, ya era contino de la corte desde 1477, Fernando le tenía en tanta estima y consideración que lo recompensó con el hábito de Santiago , la encomienda de Montalbán y otros nombramientos, así Colón dice que Cabrero y Deza fueron decisivos en la aprobación de su empresa, por cierto Deza también era de ascendencia Judía.

La enigmática personalidad de Torres es reivindicada por la historiografía judía actual como conductor y líder del nutrido grupo de conversos enrolados en la empresa del Descubrimiento, se dice que fue su rabino.

En definitiva que la estancia en Murcia de Cristóbal Colón fue de lo más provechosa obtuvo 3000 maravedies de los Reyes, conoció a dos personajes judíos que fueron con él en el primer viaje y conoció a Cabrero personaje fundamental en la realización de su empresa y todo en semanas de estancia en Murcia se me antoja como mucha casualidad para un extranjero desconocido en Castilla presentando una empresa de dudosa realización, creo que la confianza emanada con estos tres personajes no puede ser flor de un día tuvo que haber o bien un conocimiento anterior o compartir una causa común, ser judíos, es mucha casualidad que en una estancia de semanas obtuviera tanto rendimiento.

Desde el punto de vista personal con esta estancia resulta muy dudoso que Colón fuera extranjero y segundo que es muy posible que fuera Judío converso o tuviera ascendencia Judía, a lo mejor no era judío converso sino practicante y por eso fue tan celoso con su identidad.

Si quieren saber más sobre el posible judaísmo de Colón, hice un pos en Febrero de 2014 esta  aquí

Fuentes:

Jose María Ortuño Sánchez-Pedrero, Universidad de Murcia

Juan Manuel Bello Leon, Universidad de la Laguna

Juan Bta. VILAR

 

Cristóbal Colón y Su Libro De Las Profecías

libro-profeciasColón comenzó a escribir esta obra en 1502, ayudado en gran medida por su gran amigo el monje cartujo del monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla, fray Gaspar Gorricio, mientras esperaba la orden que le permitiera emprender su cuarto viaje (del 9 de mayo de 1502 al 7 de noviembre de 1504). Debió terminarla en 1504 tras concluir este viaje, al que alude en el folio (en adelante f.) 59 vuelto. Está compuesta de 84 hojas de las que faltan 14, escritas en castellano, salvo las citas bíblicas de la Vulgata y de los Padres de la Iglesia que lo son en latín, y una breve anotación en italiano que se encuentra en el f. 58. El título exacto de la obra, como consta en el vuelto del f. 1, es “Libro o colección de auctoridades, dichos, sentencias y profecías de la recuperación de la sancta ciudad y del monte de Dios, Sión, y acerca de la invención y conversión de las islas de la India y de todas las gentes y naciones, a nuestros reyes hispanos”. En el margen izquierdo superior del f. 1 se anota: “Profecías que juntó el Almirante Don Cristóbal Colón de la Recuperación de la sa. Ciudad de Hierusalem y del descubrimiento de las Indias, dirigidas a los Reyes Catholicos”.

Lo primero que llama la atención es que faltan 14 hojas, arrancadas, y la pregunta que surge ¿por qué las arrancaron?, ¿cuál fue el motivo?.

En el folio 1, una nota de Juan de Loaísa, bibliotecario de la colombina en 1682,  anuncia:

“Este libro escribió D. Xstoval Colón en el año 1502 con lo que para ello le ayudó el P. D. frey Gaspar Gorricio, Monge de la Cartuxa de Sevilla, como parece de la carta siguiente. Tiene 84 foxas y entre ellas faltan 14 foxas; sin duda sería lo mejor, como lo advierte quien lo leyó en muchos años a y lo dice en el folio 77; y cuando esto se escribe es el año de 1682, sábado 24 de octubre”.

En el folio 77 hay una nota manuscrita:

Advertencia de un bibliotecario, añadida posteriormente: «Mal hizo quien hurtó de aquí estas hojas, porque era lo mejor de la profecías d’este libro»

Es decir que ya tenemos una fuente más de misterio en la vida de Cristóbal Colón, ¿a quién podría interesar que lo escrito es esas páginas no fuera leído?

La respuesta no es fácil por no decir imposible sin tener las paginas delante, tampoco se puede deducir por lo dicho en el folio 67, pues esta roto por la mitad, lo que si queda del mismo es:

(En el margen izquierdo: «Abad Joaquín»)
Ni indignamente o sin razón os asevero a vosotros, muy altos reyes, que os están reservadas mayores cosas, cuando ciertamente hemos leído que el abad calabrés Joaquín [de Fiore] predijo que será de España el que ha de restaurar la fortaleza de Sión.

Lo único que nos dice es que Cristóbal Colón se creía que era él esa persona. Faltan los folios: -63,64,65,66 y del 68 al 76. Por lo demás no podemos deducir que es lo que podría molestar y en que sentido de lo que hubiera escrito en esos folios que faltan.

El Libro de las Profecías no es una obra desarrollada y sistemática. Más bien se trata de una colección abrumadora de citas, fundamentalmente bíblicas, inconexas entre sí y sin comentar. Sólo el título de la obra y la inclusión de unas cartas de Colón dirigidas a fray Gaspar de Gorricio, en septiembre de 1501 (junto con la respuesta de éste, de marzo de 1502), y a los Reyes Católicos (en 1501), ayudan a comprender el sentido global de la obra y de tanta cita bíblica. Tras estas cartas y una serie de citas bíblicas y patrísticas, la obra se divide, sin mayores explicaciones, en tres capítulos igualmente saturados de citas sin apenas comentarios: “De perterito” (desde el f. 30 vuelto hasta el f. 53), “De presenti et futuro” (desde el f. 54 vuelto hasta el f. 62 vuelto; faltan los folios 63, 64, 65 y 66) y “De futuro” (desde el f. 67 vuelto, cortado por la mitad, hasta el 83 vuelto).

A lo largo de sus 70 hojas conservadas, pueden encontrarse, de manera implícita o explícita, al menos 385 referencias bíblicas, de las cuales 326 pertenecen al Antiguo Testamento y sólo 59 al Nuevo Testamento.

En sus escritos, particularmente en el Libro de las Profecías, Colón sostiene que la finalidad de sus viajes a las Indias es doble: por un lado, la obtención de oro para financiar la recuperación de Jerusalén para la Cristiandad, en manos entonces de los otomanos, y, por otro, la evangelización de los indios. Más aún, considera que él mismo estaba predestinado por Dios para realizar el descubrimiento de las Indias y que esta predestinación estaba implícitamente anunciada en la Biblia.

Uno de los objetivos declarados de Colón junto a la evangelización de los indios, fue la recuperación o restauración de Jerusalén para la Iglesia, como consta en el mencionado título del Libro de las Profecías. Este objetivo no aparece únicamente en este libro. También es mencionado, a veces exclusivamente y otras junto con el de la evangelización, en otros escritos del Almirante tan importantes como su diario de a bordo del primer viaje a las Indias (26 de diciembre de 1492), la Institución del Mayorazgo (22 de febrero de 1498), sus cartas a la Reina Isabel (agosto-septiembre de 1501), al Papa Alejandro VI (febrero de 1502) y a los Reyes Católicos (escrita desde Jamaica con motivo de su cuarto viaje el 7 de julio de 1503).

Conviene destacar, sin embargo, que este afán de Colón por recuperar Jerusalén para la Cristiandad, afán lógico en la religiosidad de la época pero no correspondido por los príncipes y reyes europeos más realistas y pragmáticos, en ocasiones parece ambiguo, pues también habla de la reconstrucción de la “Casa” de Jerusalén. Algunos autores sospechan que esta referencia a la “casa santa” lo es realmente al Templo de Jerusalén, pues, en hebreo, “casa” y “templo” se dicen de igual manera (bayit). ¿Está pensando Colón realmente en la reconstrucción del Templo de Jerusalén, algo deseado por los judíos pero nunca, al menos como templo judío, por la Iglesia cristiana?.

De ser cierto este deseo implícito de reconstrucción del Templo, Colón estaría bordeando la ortodoxia cristiana y mostrando una fe judía mal disimulada. En el cálculo que establece el propio Colón sobre la creación del mundo en sus apostillas a la Historia rerum ubique gestarum de Eneas Silvio Piccolomini (quien luego fuera Papa Pío II entre 1458 y 1464 d. C.), muestra un marcado interés en las fechas relativas al Templo de Jerusalén, particularmente las concernientes a su construcción y sucesivas destrucciones y reconstrucciones:

Y desde que saliron de Egipto hasta que se fabricó la primera Casa 480 años. Y desque foi fabricada la primera Casa fasta su destrucción son 410 años. Y desque foi destruida la primera Casa fasta la salida del cativerio de Babilonia a 70 años, y estonces se comenzó la segunda Casa. Y duró la segunda Casa 400 años. Y desque naco Abraam fasta que foe destruído la segunda Casa 1088 años. Y desqde la destrucción de la 2a Casa fasta segundo los judíos, fasta agora, siendo el año del nacimiento de Nuestro Señor de 1481, son 1413 años. Y desde el comienzo fasta esta era de 1481 son 5241 años (penúltimo folio vuelto de las apostillas).

No obstante, este aparente interés por el Templo, más propio de un judío que de un cristiano, vuelve a quedar suavizado o mitigado cuando hace referencia explícita al Dios cristiano trinitario y cuando menciona la restauración del Templo para “la Yglesia Santa”. No cabe pensar, por tanto, en una restauración del culto judío. En cualquier caso, las citas bíblicas (especialmente de los profetas, particularmente Isaías, y de los Salmos) que utiliza Colón para defender la necesidad de recuperar Jerusalén para la Cristiandad (tanto si eso implica o no realmente la reconstrucción del Templo) son abundantísimas y cabe destacar que esta restauración de Jerusalén adquiere un sentido entre apocalíptico y escatológico cuando Colón ve en ello el preámbulo para la inauguración del reinado personal del mismo Dios en Sión.

Es en este libro donde Colón va a mostrar, mediante una identificación personal con distintas imágenes y figuras de las Escrituras, particularmente del Antiguo Testamento, una conciencia muy clara de ser el enviado o mensajero de Dios para el descubrimiento de las Indias.

A todas las referencias bíblicas que utiliza Colón para presentarse como Enviado de Dios cabría añadir, secundariamente, la interpretación que se ha hecho de su propio nombre, tal como relata Bartolomé de Las Casas: “Cristóbal, conviene a saber, Christum ferens, que quiere decir traedor o llevador de Cristo, y así se firmaba él algunas veces

Esta firma es patente en Colón especialmente a partir de 1502. Después de escribir el Libro de las Profecías la utilizó al menos en dos ocasiones como puede verse en el “Libramiento a favor de Diego Rodríguez”, de 7 de septiembre de 1504; y en el “Libramiento a favor de Rodrigo Viscaíno y de Francisco Niño”, de 8 de septiembre de 1504. J. Gil, Mitos y utopías del Descubrimiento. 1. Colón y su tiempo, Alianza Editorial, Madrid (1992) 215, quien sostiene la fe judía de Colón, interpreta que Xpo Ferens no significa “portador de Cristo” sino “portador para Cristo”, es decir, para el Mesías judío.

Colón parece atribuirse a sí mismo el cumplimiento de una “profecía” proveniente del mundo pagano, extraída de la tragedia Medea de Séneca (4-65 d. C.), en la que se vaticina el descubrimiento de un nuevo y gran mundo. Colón la cita en el Libro de las Profecías:

Vernán los tardos años del mundo ciertos tiempos en los cuales el mar Océano aflojará los atamentos de las cosas, y se abrirá una grande tierra, y um nuevo marinero como aquél que fue guía de Jasón, que hobo nombre de Tiphi, descobrirá mucho mundo, y entonces non será la isla Tule la postrera de las tierras (Libro de las Profecías, f. 59 vuelto).

En la carta a los Reyes Católicos de 7 de julio de 1503, el Dios que cree Colón se le revela no es tanto el Dios de Jesucristo (a quien ni siquiera menciona), sino el Yahvé liberador y cumplidor de promesas del Antiguo Testamento.

“[…] ¿Qué hizo Él más al tu pueblo de Israel cuando le sacó de Egipto? ¿Ni por David, que de pastor hizo Rey en Judea? Tórnate a Él y conoce ya tu yerro: su misericordia es infinita. Tu vejez no impedirá a toda cosa grande: muchas heredades tiene Él grandísimas. Abraam pasava de cien años cuando engendró a Isaac, ni Sara era moza. Tú llamas por socorro. Incierto, responde, ¿quién te ha afligido tanto y tantas vezes: Dios o el mundo?[…]”.

Llama la atención esto: “Abraam pasava de cien años cuando engendró a Isaac, ni Sara era moza”, da la impresión de que se quiere comparar con su edad y que se siente viejo, ¿pero de qué edad?.

Este post lo hice porque me encontré un trabajo de: JUAN LUIS DE LEÓN AZCÁRATE Facultad de Teología. Universidad de Deusto, que me ha servido como fuente, me llamó la atención y como casi nunca se escribe sobre libro de las profecías, al menos en los blogs que suelo ver sobre el origen de Colón, he querido traerlo al blog para que los lectores sepan un poco lo que  esta escrito en el mismo, evidentemente no he puesto todo solo unas ligeras pinceladas como muestra del mismo.

Que cada uno obtenga sus propias conclusiones

 

Carta de John Day dirigida a Cristóbal Colón 1497

Esta carta tiene una serie de curiosidades y de información que merecen prestarle la atención.

La carta es una contestación a otra de Cristóbal Colón. En ella Johan o Joan o John Day le participa de información a Cristóbal Colón sobre las expediciones organizadas por Inglaterra a las costas americanas, el que dirigía las expediciones era Juan Caboto

Magnifico Señor. /

joan-day-iCon el criado de Vuestra Señoría recibi su carta, y visto lo que por ella me manda quisiera que/ fuera seruido segund mi deseo y de mi dicha. El libro de Ynbinçio Fortunati / non le hallo y creo que le traya con mis cosas y desplazeme mucho non le / hallar porque le quisiera mucho seruir. El otro de marco paulo y la copia / de la tierra que es fallada le enbio y si la carta non le enbio es porque con mis o / cupaciones no esta a mi boluntad como querria, porque la hize deprisa a mi / partida, pero por la dicha copia comprendera vuestra señoria lo que quiere saber / que en la misma copia estan nombrados los cabos dela tierra firme y las yslas / y por alli asymismo bera donde fue la primera vista, porque a la buelta / se fallo la mayor parte de la tierra que se descubrio, y asy sabra vuestra señoria que en / cabo mas cercano a Yrlanda esta IMDCCC millas al hoeste del cabo / dursel que es en Yrlanda, y la parte mas baxa dela ysla delas siete cibdades / esta al hoeste del rio de bordeos. Y sabra vuestra señoria que no deçendio en tierra / syno en solo un logar de la tierra firme que es cercano a donde ovieron la / primera vista, enel qual logar deçendieron con un cruçeficio y alçanado / banderas con armas dle padre santo y con las armas dle Rey de Ynga / laterra mi señor; y fallaron arboles grandes de que fazen los masteles delas / naos y otors arboles de texo y la tierra muy gruesa derbajes; enel qual logar / segund que reconte a vuetsra señoria, hallaron un camino estrecho que entraba por / la tierra y vieron un logar donde avia fecho fuego e fallaron un palo / de longor de un codo foradado en cada cabo y labrado, el qual palo / pintado con brasil; e por estas señales se jusga ser la tierra po / blada. E como el se fallaba con poca gente no oso entrar dentro en la / terra , arriba de un tiro de ballesta; e por estas señales se jusga ser la tierra po / blada. E como el se fallaba con poca gente no oso entrar dentro en la / tierra, arriba de un tiro de ballesta; y tomo agua dulçe y boluiose a su / nao; y de luengo de la costa fallaban muchos pescados tales que en Yslan / da se aconstumbran secar al ayre y se venden en Ynglaterra y en otras / partes, y estos pescados dizen en yngles estoquefis. E asymismo cos / teando vieron correr en tierra dos bultos, uno en pos de otor, que no supi / eron ser onbres o alemanias, y paresciales que beyan tierras labradas donde / creyan que avia polizones, y vieron una floresta que las ojas della / les paresçian vermejas. Y al tiempo que el partio para Ynglaterra era en / fin del mayo; y estarian enel camino XXXV días antes de fallasen tierra; / y el viento hera este nordeste y las mares heran bonaças, asy a / la yda como a la venida, salbo un dia que hizo tormente, que serían / dos o tres dias antes de fallar la tierra. Y yendo tan abante les fallesçio / enel aguja del marear el punto del norte, que se le desconçerto dos puntos / por baxo. Y andaria en descubriendo la costa de Uropa XV dias / traya el biento a popa y allego en bretaña, porque los marineros / le fizeron desconçertar diziendo que tomaba mucho el norte; // y de alli se joan-day-iivino a bristol, e se fue al Rey a le recontar todo lo suso / dicho, y el Rey le hizo merced del XXV libras desterlines cada año / para reoararse fasta el tiempo andando que se sepa mas del negoçio, porque se / espera poner delijencia con dies o doze nabios para descobrir la dicha / tierra mas largamente el año benidero dios queriendo, porque en este / dicho biaje no llebo sino vn solo navio de cinçoenta toneles e con / veynte personas e vituallas para syete o ocho meses. Y porque esta / dilijençia se quiere poner en obra se presume çierto averse fa / llado e descubierto en otros tiempos el cabo de la dicha tierra por los / de bristol que fallaron el brasil como dello tiene notiçia vuestra señoria, / la qual se dezia la ysla de brasil, e presumese e creese ser tierra fir / me la que fallaron los de bristol. /

Y quanto toca al viaje primero de que vuestra señoria quiere saber, es que fue con / un  navio y la gente que llevaba le descontento y yba mal a / vituallado, y fallo los tiempos contrarios y ovo por eleçion de / se bouer (en blanco). Manifico señor: con relaçion de otras / cosas pertenesçientes al caso quisiera seruir a vuestra señoria sy no lo ynpi / diera justa cabsa de los negocios  y cargos de mucha ynpor /tancia que tengo de cargaçones y escrituras que para Ynglaterra tengo / de hazer con mucha prisa, los quales ynpiden mucho seruicio de / vuestra señoria, pero  reçiba de mi vuestra señoria como manifico señor el deseo de mi sana / yntencion  que es dele seruir, me dare algund trabajo que abre por exer / siçio  por su seruiçio, y cuando tenga notiçia de las cosas de Ynglaterra tocan / te a lo suso dicho, yo so çierto  ha de venir todo a mi notiçia, yo lo / hare saber a vuestra señoria lo que onesta fuera, syn perjuizio del Rey mi señor. / Suplico a vuestra señoria lo que en remumeraçion de algunos que le espero hazer le plega escrivirme cosas tocantes en estos casos, / porque la merçed que enello me hara abrira mas la materia para seruir / con todas las cosas de que tenga notiçia. Nuestro señor el manifico estado / de vuestra señoria pospere conforme a su meresçimiento. Quando vuestra señoria fuere / seruido entregue o mande dar el libro a miçer Jorge. /

besa las manos de / vuestra señoria /

Johan / day

Según esta carta Cristóbal Colon no dispuso de un ejemplar de Il Milione hasta poco antes de emprender el tercer viaje, en 1498; descartándose, por tanto, la hipótesis de que hubiese anotado el libro en Portugal, y fundamentase su proyecto de descubrimiento en las observaciones del veneciano.

¿Qué es lo que llama la atención de la carta de Johan Day?. El texto está en castellano, aunque con algunas voces y giros gallegos, tales como: logar, másteles, fazen, foradado, texo, longor, descobrir, cabo, delijencia, ovo y escrevir, todas ellas resaltadas en cursiva y negrilla en el texto; utilizando en ocasiones la cedilla, lo cual es muy extraño en un individuo de origen inglés y que pasó pocos años en Sevilla. Así como también la aclaración que hace en cierto párrafo, al decir: …Estos pescados se dicen en inglés estroqfis (por stocked fish); lo cual es inconcebible en boca de un empresario relacionado con el comercio marítimo. Según A. Ruddock en The Geografical Journal, Johan Day era dueño de un barco y se hallaba establecido en Sanlúcar de Barrameda. El objeto de su carta al Almirante era comunicarle la arribada a Terranova de Juan Caboto, cuyo viaje había sido patrocinado por el Rey de Inglaterra, que a su vuelta le recompensó con veinte libras esterlinas cada año; y la promesa de una nueva expedición, el año venidero con diez o doce navíos. Hay otra curiosidad en la carta y es que la libra esterlina como tal no entró en funcionamiento hasta 1560 con Isabel I, creo que antes se decían solo esterlinas, pero en este punto no estoy seguro.

Y por último una curiosidad en relación con el apellido Day y que enlaza con las palbras gallegas:

El apellido Day figura en la cofradía de San Juan Bautista de Pontevedra. Pues un mareante de aquella ciudad, llamado García Day y su mujer eran foreros, el año 1434, de una casa situada en la Rúa de Larque. El apellido en cuestión, aunque probablemente oriundo de Inglaterra, debió establecerse en Galicia; pues así lo confirma la presencia de otros dos individuos, llamados Jácome y Johan Afonso Day, vecinos del coto de Nogueira, quienes en 1526 declaran como testigos en el pleito Tavera-Fonseca. Jácome, de unos setenta años. En su declaración asegura que siendo muchacho de unos doce años vio a los irmandiños en el Salnés.

Otra curiosidad más o casualidad que surge alrededor de la vida de Cristóbal Colón y su origen gallego

Cristóbal Colón, Supuesto Extranjero 

Cristóbal Colón

Cristóbal Colón

Desde la muerte de Cristóbal Colón, en Mayo de 1506, a éste siempre se le ha tenido por extranjero sin que haya motivos, probados, que lo avalen.

No hay documentación al respecto, ni un solo documento en el que ponga que es extranjero y de donde, solo hay un documento que es le Mayorazgo de 1498 en el cual dice que el propio Colón que es de Génova, este Mayorazgo apareció en 1576 como prueba en los pleitos sucesiorios del Ducado de Veragua y del titulo de Almirante de Colón, pero dicho Mayorazgo es tomado por muchos historiadores como falso si no lo es todo por lo menos en parte o con interpolaciones que lo hacen inviable como prueba.

Su hijo Hernando Colón, su biógrafo, se fue a Italia a buscar la familia de su padre y no la encontró algo sorprendente teniendo en cuenta que hasta 1514-1515 tuvo a sus tíos, Bartolomé y Diego, como fuente para indagar en el origen familiar, también tuvo a su hermano Diego, mayor que él, del cual parece que tampoco obtuvo ninguna información sobre el origen de su padre.

Cuando llegó a Castilla y tuvo audiencia con los Reyes Católicos éstos después de la entrevista de Alcalá de Henares, Enero de 1486, le otorgaron mediante cédulas dinero en ninguna cédula pone su origen escriben extranjero pero sin decir de dónde, algo anormal documentalmente hablando en la época. En una de estas cédulas escriben portugués sin poner extranjero, por tanto nos encontramos para aquellos que son partidarios de un Colón extranjero, que Colón llega a la corte se entrevista con los Reyes le ayudan económicamente pero no dicen nada de su procedencia ni parece preocuparles.

Bien vayamos por partes, en un trabajo que me encontré sobre los extranjeros en Castilla 1475-1501 de Juan Manuel Bello León, me encuentro con bastante información sobre los extranjeros en Castilla como estaban todos localizados y con su carta de naturaleza, especie de visado, al día carta de naturaleza necesaria para poder hacer negocios en Castilla, dicho sea de paso ni Cristóbal ni Bartolomé Colón se les ha encontrado dicha carta de naturaleza solo a Diego Colón que se la dieron 20 años después de estar en Castilla y de haber viajado con su hermano en el segundo viaje, además dicha cédula se la dieron con motivo de que pudiera ejercer en la iglesia de Calahorra, Navarra, algo de lo que ya hemos hablado en este blog.

Del trabajo lo que llama la atención es como tiene documentado a los extranjeros en Castilla así aparece documentado en

1474: 6 extranjeros,

1475: 25 extranjeros

1477: 27 extranjeros

1485: 29 extranjeros

1486: 24 extranjeros….

He puesto solo algunos años pero trae la documentación, el número y el origen de los extranjeros desde 1474 hasta 1500 de orígenes muy diversos: italianos, ingleses, franceses, portugueses, alemanes, flandes…, es decir, que como se ve la administración castellana se tomaba muy en serio la ficha de los extranjeros que por motivos profesionales ejercían alguna labor en Castilla.

El mayor número de extranjeros en Castilla eran los italianos y dentro de ellos los genoveses, los genoveses no estaban aislados en la Península, sino que forman parte de una amplia red familiar con intereses comerciales mutuos en Lisboa, Sevilla o Valencia. Los genoveses poseían en Sevilla su propia lonja al igual que los milaneses.

SEGUROS Y NATURALIZACIONES

En una época en la que las represalias contra los extranjeros no era una excepción en los comportamientos sociales, no era extraño que aquellos acudieran a los monarcas con la intención de solicitar su protección. En toda Europa, peregrinos, mercaderes o navegantes se movían al amparo de unas cartas que les permitían negociar con relativa libertad, garantizándoles protección contra detenciones arbitrarias o confiscaciones de bienes. La Corona fue siempre consciente de que para fomentar las relaciones comerciales se hacía necesario proteger de alguna forma a los mercaderes extranjeros.

Desde Alfonso X se les concedió la posibilidad de andar “salvos y seguros”, eximiéndoles del pago de derechos por el uso de los objetos personales y autorizándoles a exportar mercancía por igual valor a la que hubiesen importado.

También hay documentación con nombres y origen extranjero con los que los Reyes benefician con una carta de seguro. los reyes obligan a todas las justicias del reino que velen por la libertad del asegurado, procurando que no se proceda contra ellos ni aún en los casos en los que algún miembro de su comunidad fuera requerido por la justicia. En determinados casos la corona ordena, de forma genérica, que no se cometa ningún tipo de represalia   contra las mercancías, bienes y personas foráneas que llegasen a los puertos castellanos, sobre todo si tienen seguro real, ya que de lo contrario dejarían de acudir al reino. Conviene recordar que Colón a lo largo de los 7-8 años que pasó en Castilla antes del primer viaje tenía sus negocios de venta de libros, según parece, aparte se movía por Castilla sin la carta de naturaleza o sin el seguro y esto resulta sorprendente para un extranjero protegido por los Reyes Católicos, lo lógico es que si podía haber represalias o injusticias contra los extranjeros Colón como extranjero tendría que tener una especie de salvoconducto que lo librara de dichas situaciones, pues no los RRCC no consideraban necesario proteger a su patrocinado que les podía dar a conocer una nueva ruta a las Indias con el negocio que podría representar para el Reino.

Es decir que de Cristóbal Colón, supuesto extranjero, no hay carta de naturaleza ni carta de seguro ni documento alguno donde ponga su origen.

Datos en contra de la posible extranjería de Cristóbal Colón:

El apellido Colón no es extranjero esta documentado a lo largo de la península ibérica en diferentes zonas: Castilla, Galicia, Navarra, Valencia, Cataluña acabado en m no en n…etc. Según Serrano Sanz “El apellido Colón es únicamente español; no existe ningún precedente de su conversión al italiano como Colombo, y este apellido Colón se encuentra en el siglo XV en numerosos documentos relativos a personas y familias españolas, en los diferentes reinos que integraban la nación”. Tanto es así que los Reyes Católicos tuvieron un embajador en le Vaticano llamado Pedro Colón en 1476. Un buen ejemplo lo constituye el caso del pirata francés al que los documentos llaman Colón (Casenove Coulon), capitán al servicio del rey de Francia que no duda en bloquear Fuenterrabía a comienzos de 1476 o en atacar a todas las naves castellanas o que partían de cualquier puerto del reino, es decir, que el apellido Colón era conocido por los Reyes Católicos antes de la llegada de Colón a Castilla procedente de Portugal en 1484-1485.

¿Qué sentido tendría entonces que un Colón extranjero se cambiara o transformara su apellido original en un apellido que ya existía desde hace mucho tiempo en Castilla?

No existe ningún documento auténtico que avale un Colón extranjero. O son transcripciones de supuestos documentos no conocidos, con incongruencias en su texto y que han sido declarados apócrifos (institución de mayorazgo de 1498), o son dudosos añadidos posteriores en documentos verídicos (testamento de 1506) y sin la firma del testador, ni de testigos, ni respaldo legal alguno. La Pragmática de 7 de junio de 1503, ordenaba expresamente que una nota redactada por un escribano debía contener el texto íntegro del correspondiente acto jurídico y debía estar firmado por las partes y autentificado por un notario público.

Otro dato en contra de ser extranjero: La Ley no permitía, Ordenamiento de Alcalá, conceder a extranjeros los títulos y privilegios concedidos a Cristóbal Colón ¿Por qué se le concedieron? ¿Por qué mientras Colón vivió no le pusieron delante la Ley cuando Fernando el Católico se empeñó en despojarle de todo?. Está claro que para los reyes, los nobles, los clérigos cortesanos, los consejeros de Estado y los magistrados Colón no era extranjero. Casi todos se opusieron a dichas concesiones pero nadie pudo agarrarse a la Ley que prohibía tales privilegios a extranjeros. ¿Donde estaba el Ordenamiento de Alcalá? ¿Acaso Colón no era extranjero?

En cuanto a la documentación que lo hace genovés, la teoría oficialista, tenemos las palabras de Prudencio Otero, defensor del Colón gallego:

“Como he sido en mi juventud oficial de escribanía —escribe Prudencio Otero— fuí encargado por mi principal, el notario D. Quirico Lázaro Sánchez, de inventariar y traer a Pontevedra el célebre Archivo de Cangas de Morrazo, y por esta razón pasaron por mis manos legajos de causas, pleitos y protocolos de instrumentos públicos de tal antigüedad que se convertían los pergaminos en polvo al tocarlos; y conozco la forma en que llevaban en aquella época los protocolos los notarios y el número de instrumentos que poco más o menos autorizaban cada año, y supongo que en Génova o Italia no sería mucho mayor que en España. En aquella época, las familias, por regla general, hacían sus foros y documentos por medio de notario, y acostumbraban a tener uno solo, y me asombra el que un pobre Doménico, Domicius o Dominicis Columbo, Columbus o Colombo, recorriera todos los notarios de Génova y de Saona, como fueron Quirico de Albenga, Benedicto Peloso, Antonio Facio, Jacobo Bombino, Juan Baldetazo, Andrea de Cairo, Juan Gallo, Jacobo Calvi, Nicolás Raggio, Ambrosio Garumbero, Pedro Corsars, Juan Bautista Barissola, Juan de Benedetti, Lorenzo Costa, Francisco Delfino, etc., etc., pudiendo asegurarse que la fortuna de Doménico Colombo no alcanzaba, ni con mucho, a pagar a los notarios los documentos que otorgó, ni para pagar las costas de los pleitos en los que intervino”. 

 

Escudo de Armas Otorgado por los Reyes Católicos a Cristóbal Colón

En el escudo de Colón y sus armas, supuestamente representadas, siempre han dado a la imaginación rienda suelta sobre el posible origen de Colón. Muchos han querido otorgarle un origen noble por lo que aparece representado en el escudo, en concreto las 5 anclas que aparecen en el. Lo cierto es que en ninguna de la posibles teorías que le dan un origen noble aparecen 5 Almirantes, cada ancla representaría un Almirante de su supuesta familia noble. En el tema de las anclas según las diferentes teorías o bien la familia nunca llegó a los 5 Almirantes o bien había más de 5 anclas.
He encontrado este texto que me parece interesante y esclarecedor por quien lo escribe, el trabajo va sobre el escudo de armas de Colón y creo que lo dejará bien claro a aquellos que piensen que el escudo era algo que podía identificar un posible origen.
Trabajo escrito por Antonio Sánchez González: Universidad de Huelva. Profesor titular de ciencias y técnicas Historiográficas. ex-director del archivo general de la “Fundación casa ducal de Medinaceli”.

Al regreso a la Península de su primer viaje descubridor, entre los numerosos privilegios que colón obtuvo de los reyes católicos, uno de ellos fue la concesión de escudo de armas especial. en realidad el almirante siempre se esforzó en hacer constar que, de antiguo, ya poseía armas, pero fue en Barcelona, tras presentarse triunfal ante los monarcas, cuando éstos entre los meses de mayo y junio de 1493 le premian otorgándole real provisión de “acrecentamiento” de armas, para sí y sus sucesores, que se añadían a las “vuestras que soliades tener”. ese escudo el propio colón lo modificaría en 1502 con ánimo de resaltar más su persona y dignidad, nuevo blasón que usarían con posterioridad sus descendientes directos, los Duques de Veragua, con característica divisa en bordura añadida.
Las Supuestas “Armas tradicionales” de Cristóbal Colón
1º EscudoVaya por delante que no se conoce fehacientemente ningún escudo de armas que usara Colón antes de la primavera de 1493. Porque no fue hasta el regreso de su primer viaje descubridor a las indias –que sepamos– cuando los reyes católicos le otorgan, en Barcelona, privilegio de armas privativas o de linaje, para sí y sus sucesores, en agradecimiento a sus servicios. en la concesión de merced otorgada el 20 de mayo de dicho año, que recoge el registro de cancillería conservado en el archivo general de indias, los monarcas citan literalmente “las armas vuestras que soliades tener”, aunque no las especifica, indeterminación ciertamente inusual pues, por lo general, cuando los soberanos otorgan privilegio de acrecentamiento de armas lo hacen concretando las que usaba hasta entonces esa persona o institución objeto de la merced. Quiere esto decir, que los reyes católicos dejen abierta la composición heráldica para que fuera Colón quien describiera o aportara el diseño correspondiente, ante el personal de la cancillería regia, de las armas tradicionales que portaba hasta entonces para proceder a la expedición del privilegio original con la precisión pertinente. y así debió hacerlo de inmediato el Almirante si tenemos en cuenta que poco después, a primeros de junio inmediato, se le expedía en la propia ciudad condal real provisión original, suscrita por los monarcas, reproduciendo gráficamente las armas anteriores que decía usar. este privilegio, en pergamino muy deteriorado, contiene la representación iluminada del escudo en el centro del diploma.
del mismo se desprende que esas supuestas armas tradicionales del almirante de las indias se blasonan así en la heráldica moderna: “De oro, banda azur y jefe de gules”. Parece claro que se trata de unas armas “fantásticas” –en acertada calificación de Antonio Ballesteros– de desconocida procedencia (otro de los tantos misterios de la nebulosa biografía colombina, pero con muchas posibilidades de que fuera producto de su inventiva) y con interpretaciones diversas por su simpleza.
Lo que no nos ofrece ninguna duda es que el nauta descubridor de lejanas tierras busca además unas “armas de dignidad”, a imitación de las de los almirantes de Castilla. de ahí la incorporación al blasón colombino de unas anclas, que recoge el diseño del privilegio original, en clara alusión a su condición de almirante de la Mar océana, virrey y gobernador de las indias.
De esta suerte, las que colón considera sus armas tradicionales se blasonan así, en su conjunto, según el diseño de la real provisión que los reyes católicos le otorgan a primeros de junio de 1493: “De oro, banda azur y jefe de gules, mantelado de azur cargado de cinco áncoras acostadas de oro en sotuer”

Armas concedidas Por los Reyes Católicos a Colón en 1493
Como ha quedado dicho, al regreso del exitoso viaje descubridor del Almirante de la Mar océana, los reyes católicos agasajan a Colón en la ciudad condal, cuando acude ante su presencia para “rendir cuentas” y postrarse ante los soberanos, y entre los privilegios que recibe por los servicios prestados a la corona se encuentra el ya comentado acrecentamiento armero que le otorgan por juro de heredad, para sí y sus sucesores directos, entre el 20 de mayo de 1493 y primeros de junio de ese mismo año. Pues qué mayor galardón que concederle, nada menos, que las armas regias, si bien no las “plenas” y “derechas” de Castilla y león sino algo diferenciadas de aquéllas mediante unos cambios en los esmaltes genuinos de las armas de la soberana: el campo de gules (rojo) tradicional de Castilla es sustituido por el sinople (verde); y el león de púrpura, en lugar de ir armado y lampasado de gules lo hace también de sinople. estas armas regias se disponen, obviamente, en las dos primeras particiones del escudo, ubicadas –según el privilegio– en un jefe.
Bajo las armas regias, que no olvidemos suponen una inclusión “ad honorem” del Almirante indiano y su descendencia directa en el linaje real, se dispone una tercera partición en el escudo colombino que vendría a ser la primera representación heráldica de las indias recién descubiertas. Pues, aunque el privilegio lo describe sin más detalles como “unas yslas doradas en ondas de mar”, se representa en el pergamino como un campo de azur sembrado de islas de oro, no vistas en alzado sino en planta, y con una imagen alegórica de la tierra Firme, del mismo metal, situada en campaña u ocupando la base.

Escudo de 1493

Escudo de 1493

Por último, el blasón concedido por los reyes católicos a cristóbal colón se cerraba con la última partición, ya comentada, donde se dispuso “las armas vuestras que soliades tener”, que nos sirvió para extraer nuestro anterior apartado relativo a las supuestas armas tradicionales usadas por el almirante o, tal vez mejor, inventadas ahora por éste para la ocasión.
en definitiva, el escudo que los soberanos conceden a colón en 1493 según se dispone y diseña en el reiterado privilegio de merced en pergamino, se blasona así en su conjunto:
“Escudo cuartelado: 1o) de sinople, castillo donjonado, almenado y clarado de oro; 2o) de plata, león de púrpura, lampasado y armado de sinople; 3o) de azur, grupo de islas de oro y campaña del mismo metal en representación de Tierra Firme; 4o) de oro, banda azur y jefe de gules, mantelado de azur cargado de cinco áncoras acostadas de oro en sotuer”

Armas usadas Motu Propio Por colón a Partir de 1502
Es conocida la obsesión permanente, sobre todo a partir de 1497, de colón en que se tuvieran en cuenta los derechos y prerrogativas que le correspondían de forma legítima por expreso reconocimiento de los monarcas y, en esa línea, que sus armerías constituyeran el fiel reflejo, también plástico, de su alta condición y dignidad. Por ello, desde 1502 el almirante va a sustituir el escudo que una década atrás le habían otorgado los reyes católicos por otro nuevo, con el que deseaba ser identificado y que plasmaba esa obsesión personal.

Nuevo escudo de  1498/1502

Nuevo escudo de 1498/1502

Tal modificación la hace aprovechando la edición de su célebre Libro de los Privilegios10, del que se hicieron varias copias, la mayoría en pergamino. todos los blasones representados en esos traslados recogen en las respectivas contraportadas el nuevo escudo que “motu propio” organiza el almirante con más que probable ayuda del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo.
entre las novedades de este nuevo escudo, respecto al concedido por los reyes católicos en 1493, sobresalen las siguientes:
* cuenta con cinco particiones, de cuatro cuarteles y un entado en punta.
*  reproduce las armas regias plenas y derechas, o sea, con los esmaltes idénticos a los de los soberanos, ya no en jefe sino ocupando los dos primeros cuarteles de un cuartelado en cruz, como si el almirante de las indias fuese un miembro más del linaje real.
*  apenas hay diferencias en cuanto a la representación de las islas recién descubiertas que se reproducen, junto con la tierra firme, en el tercer cuartel.
*  las cinco anclas acostadas y puestas en sotuer con la traba a siniestra pasan a ocupar, en el nuevo blasón, el cuarto cuartel, sin más.
*  Mientras que, como última partición, introduce sus supuestas armas tradicionales pasándolas del último cuartel a un entado en punta.
De este modo, el blasonamiento –o descripción heráldica– del nuevo escudo sería el siguiente:
“Escudo cuartelado:1º) De Castilla: de gules, castillo de oro, donjonado, almenado y clarado de azur; 2º) De León: de plata, león de púrpura, lampasado y armado de gules; 3º) de azur, grupo de islas y campaña (Tierra Firme) de oro; 4º) de azur, cinco áncoras acostadas de oro, puestas en sotuer. Entado en punta: de oro, banda de azur y jefe de gules”

CÓDICES “GÉNOVA” Y “PARÍS” DEL MISMO LIBRO DE LOS PRIVILEGIOS (1502)

CÓDICES “GÉNOVA” Y “PARÍS” DEL MISMO LIBRO DE LOS PRIVILEGIOS (1502)

Como ya adelantamos, en el parecer del profesor Martínez Llorente, muy probablemente fuera el propio Gonzalo Fernández de Oviedo quien acometiera la tarea de reorganizar el blasón colombino por encargo y bajo los criterios dados por el Almirante, pues no en vano el cronista era un “reputado heraldista” con grandes habilidades pictóricas. de hecho, reproduce este escudo colombino en su Historia Natural y General de las Indias y, en su haber, se encuentran obras heráldicas como el “tractado general de todas las armas e diferencias dellas, e de los escudos e diferencias que en ellos hay” y “libro de linajes y armas”

Llegada de Cristóbal Colón a Castilla

Escudo de Palos de la Frontera según descripción heráldica. Curioso tiene 4 anclas y esto no quiere decir que tuviera 4 Almirantes, un ejemplo para las 5 anclas del escudo de Colón

Escudo de Palos de la Frontera según descripción heráldica.
Curioso tiene 4 anclas y esto no quiere decir que tuviera 4 Almirantes, un ejemplo para las 5 anclas del escudo de Colón

Después de un periodo sin actividad en la página vuelvo a las publicaciones. Tengo algunas pendientes pero la primera que voy a publicar es consecuencia de unos artículos publicados en un por la Universidad Internacional de Andalucía.
El artículo versa sobre las estancias de Colón en la villa Palos y su autor es Eduardo García Cruzado.
Las estancias de Cristóbal Colón en este pueblo fueron relativamente cortas, unos seis o siete meses en total, pero en los momentos más cruciales, siendo lo suficientemente intensas, fructíferas y trascendentales como para dar a luz el mayor descubrimiento geográfico y cultural de la Historia. La vinculación de la figura de Cristóbal Colón con esta villa, se personifica en cuatro estancias entre 1485 y 1493; estancias que, como veremos, se mostrarán trascendentales en la consecución con éxito de su proyecto. Cuatro visitas durante los años más decisivos en la vida del Almirante, en los que consiguió patrocinar y ejecutar su plan.
Hernando Colón afirma que su padre partió de Portugal para Castilla “a fines del año 1484”. Por su parte el dominico Las Casas, asegura que Cristóbal Colón marchó de Portugal “por el año de 1484 o principios del año 1485”. La gran mayoría de los historiadores coinciden en aceptar que en 1485, una vez fracasadas las negociaciones con la corte lusitana de Juan II, Colón ya se encontraba en tierras castellanas con la intención de proponer su plan a los Reyes Católicos. Hasta este punto existe gran unanimidad, sin embargo, las cuestiones de cuándo llegó, por qué vía, a qué lugar y con quién entró en contacto a su llegada, son objeto de numerosas discrepancias e interpretaciones.
Está ampliamente aceptada entre los historiadores, la idea de la llegada de Colón a las costas Castellanas en barco desde el puerto de Lisboa. Así lo manifiestan los cronistas López de Gemara y Antonio de Herrera. Además, si aceptamos la afirmación de Hernando Colón y de Las Casas, Colón salió del reino luso “lo más secreto que pudo, temiendo que el rey lo mandara detener”. Siendo así, la vía marítima sería la más adecuada: “La salida secreta por tierra no habría podido realizarse sin salvoconducto real, con el riesgo constante de ser localizado por los funcionarios y guardias reales. Por mar, en cambio, no le faltaban a Colón, dada su estrecha amistad con armadores y marineros, ocasiones para encontrar un barco, posiblemente genovés, que viajase hasta las costas de España”.
El cronista Bartolmé de Las Casas es tajante, “tomando a su hijo niño, Diego Colón, dio consigo a la villa de Palos”
Ambos cronistas, Las Casas como Hernando Colón, se muestran rotundos a este respecto: la villa de Palos fue el lugar de arribo de Colón a su llegada a Castilla. No olvidemos, que el puerto de Palos mantenía frecuentes contactos con los distintos puertos portugueses, por lo que la ruta Lisboa-Palos sería habitual.
Con el testimonio de estos cronistas coincide López de Gómara en su Historia general de las Indias, y a este respecto menciona que Colón “se embarcó en Lisboa i vino a Palos…., siendo revelador conocer que las obras de Hernando y Las Casas aún no habían sido publicadas, por lo que esa información no pudo obtenerla de éstas.
Llegado al convento rabideño, ¿con quién trató Colón en esta primera estancia? Parece ser que fue fray Antonio de Marchena, quien probablemente ejercía el cargo de guardián del convento. Según la teoría más extendida, fray Juan Pérez aún no se encontraba en La Rábida, pues en la segunda visita de Colón en 1491, cuando Pérez lo recibe no lo conocía, según se deduce de la declaración del físico de Palos, García Hernández, que fue testigo del encuentro.
De lo que no cabe duda, es que fray Antonio de Marchena es el fraile astrólogo que refieren los documentos colombinos, el mismo que apoya incondicionalmente el plan de Colón en la Corte de los Reyes Católicos. Esta condición la conocemos por un testimonio de los propios monarcas, en las instrucciones que el 5 de septiembre de 1493 dan al Almirante durante los preparativos del segundo viaje al Nuevo Mundo: “ E platicando acá estas cosas, nos parece que sería bien que llevásedes es con vos un buen estrólogo; y nos paresció que sería bueno para esto fray Antonio de Marchena, porque es buen estrólogo, y siempre nos paresció que se conformaba con vuestro parecer…“
A él se refiere claramente el propio Almirante en una carta dirigida a los Reyes desde Santo Domingo y que copia Las Casas: “Ya saben Vuestras Altezas que anduve siete años en su corte importunándoles por esto; nunca en todo este tiempo se halló piloto, ni marinero, ni filósofo, ni de otra ciencia que todos no dijesen que mi empresa era falsa, que nunca yo hallé ayuda de nadie, salvo de fray Antonio de Marchena, después de aquella Dios eterno…
A las gestiones y empeño de este fraile, debemos con toda probabilidad que en Enero de 1486 los Reyes reciban al “Colón pobremente vestido” en la Corte; a él también debemos que los Reyes ordenasen la constitución de una comisión de expertos para examinar el proyecto colombino; y a él también debemos, que Colón fuese recibido por los duques de Medina Sidonia y Medinaceli.
Examinadas las cuestiones que al principio nos planteamos y antes de abordar la segunda estancia de Colón en tierras palermas, la última gran pregunta que se nos plantea es: ¿qué razones movieron a Colón a desplazarse hasta la villa de Palos?. Múltiples motivos pudieron causar dicha elección, pero desde luego no debió ser una visita realizada por azar.
Nos centraremos aquí en las razones de índole familiar, que son las más aceptadas por los historiadores. Sin duda, la corta edad de Diego sería un impedimento para las numerosas gestiones que Colón tenía intención de hacer en la Corte, recordemos itinerante en aquellos años, con el fin de exponer, convencer y negociar su proyecto, siendo consciente que sería un proceso largo y complicado, donde un niño de tan corta edad no tendría cabida. En la vecina villa de Huelva, según sabemos, residían unos parientes de Felipa, la difunta mujer de Colón: los Muliart. Miguel Muliart estaba casado con Violante Moniz de Perestrello, hermana de Felipa, y por ende cuñada suya y tía carnal de Diego. Ellos serían los más idóneos para el cuidado del niño. La proximidad entre el puerto onubense y el activo puerto palermo es máxima, ambos en las confluencias de los ríos Tinto y Odiel, por ello, como manifiesta Juan Manzano “arribar en Palos, es llegar a Huelva”, despejando con ello las dudas de aquellos que se preguntan por qué entonces no desembarcó directamente en la villa onubense.
Los cronistas Hernando, Las Casas y Herrera coinciden en afirmar que Colón dejó a su hijo Diego en el convento rabideño. Esta afirmación tiene sentido durante las semanas que Colón se hospedase en el convento, sin embargo, una vez éste parte hacia la Corte, carece de toda lógica pensar que un niño tan pequeño quedase en el cenobio al cuidado de los franciscanos. Lo coherente es que Diego quedase en Huelva con su tía Violante, mientras su padre, recordemos con muy escasos recursos, erraba tras la Corte negociando su proyecto.
Esta circunstancia parece corroborarlo el hecho que Cristóbal Colón, tras el éxito de su primer viaje, entre las mercedes que solicitó a los Reyes, aparezca una dirigida expresamente a sus cuñados. Posteriormente, dará a Violante de por vida, una pensión de 10.000 maravedíes anuales. Todo ello, hace pensar que Colón estaba muy agradecido a su cuñada por los favores realizados; si Diego hubiese quedado al cuidado de los frailes del convento, poco tendría que agradecerles a sus cuñados. El propio Diego, ya Almirante, otorgó a su tía una pensión vitalicia de 20.000 maravedíes.
Desconocemos el tiempo exacto que estuvo Colón en Palos en esta primera visita. Según Hernando y Las Casas, partió muy pronto hacia Córdoba al encuentro de los Reyes. Sabemos que éstos permanecieron en Córdoba ese año el 3 de Setiembre. Es decir, Colón pudo permanecer en La Rábida en esta ocasión varios meses, pero dada las afirmaciones de Hernando y Las Casas, lo más probable es que estuviera unas pocas semanas, tal vez cuatro o cinco, lo suficiente para descansar, entablar amistad con Marchena, planificar sus próximos pasos y dejar a buen recaudo a su hijo Diego

 Segunda estancia. Octubre-Diciembre de 1491.
Tras el fracaso de Colón en la Corte de los Reyes Católicos, la cual estaba totalmente centrada y preocupada en la finalización de la guerra granadina, y los siguientes fracasos al proponer de nuevo su proyecto a Juan II de Portugal en 1488 y, posteriormente, a los duques de Medina Sidonia y Medinaceli, Colón, desalentado y empobrecido, regresa a Palos. Nos encontramos hacia principios del otoño de 1491, y posiblemente su intención es dejar nuevamente a su hijo Diego al cuidado de sus cuñados, y esperar en el puerto de Palos a alguna nave que le traslade a Francia, con la idea de ofrecer el proyecto a Carlos VIII. No es de extrañar, dada su delicada situación económica de extrema pobreza, que acudiera de nuevo al cenobio rabideño en busca de alojo, manutención y consuelo.
¿Quien le recibe ahora en La Rábida?. Según el historiador Juan Manzano, en La Rábida está nuevamente fray Antonio de Marchena, el fraile astrólogo, con el cargo de guardián; pero quien le recibirá es fray Juan Pérez, encargado de la hospedería del convento. Manzano fundamenta su afirmación basándose en varios testimonios de los Pleitos Clombinos, especialmente en la declaración de Alonso Vélez, alcalde mayor de la villa de Palos. En su testimonio diferencia de forma muy clara entre la existencia de un fraile astrólogo guardián del monasterio, que recordemos tiene que ser fray Antonio de Marchena, y un tal fray Juan que había servido siendo mozo a la reina Isabel. El caso es, que la acción de los frailes rabideños resultará nuevamente providencial para Colón, pues consiguen animarle en su desesperación y desaliento, convencerle para que no marche para Francia y reanudar las conversaciones con los Reyes Católicos.
Pero ¿Quién es fray Juan Pérez?. Al igual que en el caso de Marchena los datos biográficos que conocemos sobre este fraile son escasísimos. A él se refiere claramente Colón en una carta a los Reyes en 1501: “Yo me di en Barcelona a vuestras altezas sin desear de mi cosa, y ansí como fue el ánima, ansí fue la honra y la hacienda. Fray Juan Pérez lo diría y el ama”.
Por las declaraciones de los testigos de los Pleitos Colombinos, en concreto las del médico García Hernández y el alcalde Alonso Vélez, sabemos que había servido en su juventud en la Contaduría Real de Castilla y ejercido como confesor de la reina Isabel. Como veremos, su papel será ahora decisivo para el destino de Colón.
Por la declaración del físico García Hernández, recogida también por Las Casas, tenemos conocimiento de que este médico, que además poseía también ciertos conocimientos de astrología, se entrevistó con su amigo fray Juan Pérez y con Colón, en el convento de La Rábida, donde trataron sobre el proyecto colombino. No cabe duda que, tras sus conversaciones y pláticas con Colón también Pérez, al igual que Marchena, creerá firmemente en su proyecto ; por ello, aprovechará su amistad con la reina Isabel para interceder ante ella, a la cual escribe una carta rogándole que atienda de nuevo a Cristóbal Colón, evitando con ello su marcha a Francia. Sabemos que el portador de la misiva del fraile para la soberana fue un piloto de Lepe llamado Sebastián Rodríguez, el cual se desplazó hasta el campamento de Santa Fe donde se encontraba en aquellos días la reina. Mientras esperaban la ansiada respuesta, como refieren numerosos testimonios, el menesteroso Colón y, probablemente, su hijo, quedaron hospedados en el convento. Entre otros, el testigo Pedro Arias recordaba que “el dicho Almirante estava muy pobre y los frayles los sustentavan”.
Durante su estancia en el monasterio, Colón no sólo habló de sus proyectos con los frailes y con el físico. Sabemos que algunas veces se acercaba a la villa de Palos para conversar con el famoso Pedro Vázquez de la Frontera, el viejo y sabio marino que había servido como piloto en una expedición descubridora portuguesa, a quien había conocido en su primera estancia. A estas entrevistas se refiere claramente
el testigo de los Pleitos Colombinos Fernando Valiente, el cual dice que “dicho Cristóbal Colón, antes que fuese a negociar con los Reyes Cathólicos sobre el dicho descubrimiento, vino a esta villa de Palos… e posó en el monasterio de La Rabida, e de allí venía algunas vezes a esta villa e hablava con un Pero Vasques de la Frontera, que era hombre muy sabio en el arte de la mar…e este testigo vió quel Colón se partió, e se dixo que se yba a la Corte a negociar con los Reyes Cathólicos que le diesen dineros e recabdo, para encaminar la armada; e después vino a esta villa.”. Por su parte, Alonso Gallego declara “que oyó decir a un Pero Vasques de la Frontera, vezino de la villa de Palos, quel dicho Colón vino a querer yr al dicho viaje, quel dicho Colón venia a tomar lengua y aviso del dicho Pero Vasques de la Frontera como persona que avia sydo criado del rey de Portugal para ir a fazer el dicho descubrimiento…
La respuesta de la reina Isabel a fray Juan Pérez, su antiguo confesor, fue temprana. Según la declaración de García Hernández, a los 14 días, hecho que corrobora Las Casas en su Historia de La Indias. En la contestación, la soberana agradece el propósito del fraile y requería su presencia en la corte para tratar el asunto, dejando a Colón en “seguridad de esperanza” hasta que la reina lo mandase llamar de nuevo. Y así se hizo, el fraile partirá inmediatamente hacia Santa Fé a lomos de una mula que alquiló a Juan Rodríguez Cabezudo vecino de Moguer.
La entrevista de fray Juan Peréz con la reina en el campamento granadino obtuvo el resultado esperado por el franciscano, que no cabe duda debió poseer gran poder de convicción exponiéndole, tal vez, no sólo la viabilidad del proyecto colombino y los beneficios que acarrearía para los monarca, sino también, las posibilidades evangelizadoras que el hallazgo de aquellas nuevas tierras traería. Doña Isabel no sólo ordenó que Colón regresara a la corte, es más, le envió 20.000 maravedíes en florines para que pudiese desplazarse y presentarse dignamente ante ellos. Es evidente que el franciscano informaría de la paupérrima situación en la que se encontraba Colón.
Según el testimonio de García Hernández, corroborado por Las Casas, fue un tal Diego Prieto, vecino de la villa de Palos, el encargado de traer desde la vega granadina los 20.000 maravedíes concedidos, además de una carta de los soberanos dirigida a Colón. Éste confió, seguramente siguiendo las instrucciones de fray Juan Pérez, el subsidio y la misiva al mencionado físico de Palos, hombre de confianza del franciscano, quien a su vez, las entregó a Colón; era el 10 de diciembre de 1491. Unos días después, Colón, sin duda ilusionando y entusiasmado, parte hacia Santa Fe, donde le esperaba fray Juan Pérez. Con ello finaliza esta segunda estancia de Cristóbal Colón en tierras palermas.
Este artículo aclara la llegada de Cristóbal Colón a Castilla y pone en duda lo que alegan otras teorías de que Colón llega a Castilla posteriormente, puede que quede en duda el mes de 1485 en el que llegó pero deja bien claro que se pudo producir entre Marzo-Junio de 1485.

Viaje de Cristóbal Colón Acompañando a la Corte Por Castilla

Viaje de Cristóbal Colón por Castilla

Subo otro nuevo hilo que me parece interesante y versa sobre los viajes por Castilla de Colón siguiendo a la Corte desde el 20 de Enero de 1486 en que tuvo lugar la entrevista de Colón con los Reyes Católicos Alcalá de Henares.Cristóbal Colón había logrado su primera meta propuesta a la llegada a Castilla que fue entrevistarse con los reyes. Había consumido muchas influencias en el empeño y el resultado no había sido tan espectacular como habría deseado. Esta realidad dejaba a Colón en una situación humanamente desencantada y realmente crítica, pues necesitaba estar cerca de la corte y carecía de medios. No sé sabe muy bien como pudo mantenerse hasta ese momento, es posible que de nobles como Medinaceli y de su propio trabajo de comerciante eventual, pero ¿cuál podía ser su futuro en espera de una decisión oficial? ¿Cuál sería su empleo? ¿Cómo mantendría su presencia en los círculos cortesanos, que tras su experiencia en Portugal sabía resultaba compleja y económicamente costosa?

Recordemos el recorrido de Colón después de Alcalá de Henares el 20 de enero de 1486. Desde esta ciudad y momento hasta el 27 de febrero de1487, que en Linares recibió 10.950 maravedís, y Recorrido por Castillaposteriormente hasta 6 de mayo de 1487, en que Alonso de Quintanilla manda asentar una cédula con mandamiento del Obispo (Tomas González -de Palencia-, éste puede ser Hernando de Talavera?) de haber entregado… “a Cristóval de Colomo estrangero tres mill maravedís” tenemos pocas noticias directas de los quehaceres de Colón. Son 13 meses en que debió seguir a la corte y, por tanto, desde Alcalá viajaría a Madrid, según confirmó años más tarde Andrés del Corral, momento en que conoció la futura villa y corte, residiendo del 20 al 25 de febrero. Partieron de Madrid hacia Fuencarral, Colmenar, Guadarrama y Fuentefría para llegar a Segovia a primeros de marzo.
A este período, que va desde el 20 de enero de 1486 hasta el 27 de febrero de 1487, debe corresponder el momento en que Colón sufrió penurias económicas y desprecios, pues es la etapa que mejor se ajusta a las palabras que le dedica Oviedo: “…fuese Colom a la corte de los serenísimos Católicos Reyes D. Fernando e doña Isabel; y allí anduvo un tiempo con mucha necesidad e pobreza..” Continúa el cronista líneas después concretando el nivel de pobreza y escribe: “Pero como traía la capa raída, o pobre, teníanle por fabuloso y soñador de cuanto decía e hablaba, así por no ser conocido, y extranjero y no tener quien le favoresciese..”. Las palabras de Oviedo no tienen porque no ser ciertas, se ajusta a la realidad descarnada.
Pero si volvemos con sus primeras andanzas por Castilla, a la llegada a Segovia, Colón debió acompañar a la corte y desplazarse con ella a Martín Muñoz de las Posadas, llegando a Arévalo el 5 de marzo de 1486 y permaneciendo en esta villa, hasta el 9, fecha en que la comitiva siguió en dirección Noroeste hacia Medina del Campo, que se encuentra a una jornada. En esta ciudad permanecerá desde el 10 de marzo hasta el 4 de abril, en que inicia el camino por Madrigal de las Altas Torres, Cantalapiedra y Cantalpino hacia Salamanca, donde descansa la corte del 6 al 11. Ballesteros sitúa en este momento la celebración de la Junta de sabios que debían decidir sobre el proyecto colombino. Dicha junta estaría presidida por fray Hernando de Talavera. Así mismo, sería ahora en Salamanca, cuando se conocieron Colón y fray Diego de Deza, y posiblemente conociera al ama del príncipe D. Juan, Juana de Torres, que será su gran amiga. La estancia de la corte en Salamanca fue muy breve para que se celebrara una reunión tan delicada, por lo que parece más lógico que se celebrara en el invierno siguiente de 1487.
La comitiva real, y con ella Colón, partió de la ciudad del Tormes el día 11 de abril de 1486, al despuntar el día, llegando a pernoctar a Alba de Tormes, donde aprovecharon todo el día siguiente para Recorrido II Castillavisitar al duque de Alba, García Álvarez de Toledo, y seguir por Piedrahita y el Barco de Ávila su camino de retorno a la campaña contra Granada. En este empeño, viajaron por Béjar, Bajos, Plasencia y Almaraz, hasta el 20 de abril que, al fin, pudieron descansar en el Monasterio de Guadalupe. En esta parada de tres días los monarcas despacharon importantes asuntos políticos relacionados con la libertad de los payeses de remesa, según consta por sentencia del día 21. Pero debían seguir su viaje y partieron el 23 por la Venta de los Palacios, Casa de los Frailes, Ceden, Quintana de la Serena, Castuera, Zalamea de la Serena y Campillo de Llerena, para llegar a Córdoba el 28 de abril y poder iniciar los preparativos para reactivar la reconquista de Granada.
De este modo y por estos motivos bélicos de los Reyes Católicos tenemos a Colón de nuevo en Córdoba, en cuya ciudad y su entorno posiblemente permanezca hasta el 17 julio. En este momento es posible que se produzca el encuentro con Beatriz Enríquez de Arana, por la relación que Colón tenía con Diego de Arana y el boticario Leonardo de Esbarroya. Pero no tuvo demasiado tiempo para el cortejo pues, por la alarma política surgida en Galicia, la corte debe dirigirse apresuradamente hacia el Norte. La comitiva salió de Córdoba el 17 de julio camino de Linares, Viso del Marqués, Vadepeñas, Membrilla, La Guardia, Ocaña, Móstoles y Brunete, llegando a Guadarrrama el 4 de agosto.
Tras un breve descanso, partieron hacia el Espinar, las Navas de Zarzuela, Cobos, Martín Muñoz de las Posadas, para llegar a Arévalo el 8 de agosto, donde se detuvieron otro día. El 10 los monarcas pernoctaron en el monasterio de la Mejorada, en la provincia de Valladolid. La jornada siguiente fueron hasta Valladolid por el camino interior que lleva a Puente Duero y Simancas hasta el monasterio de Prado, perteneciente a la orden de fray Hernando de Talavera e importante centro de información, donde pasaron la noche del día 11, para continuar por la mañana hasta Medina de Rioseco por Torrelobatón y Castromonte, llegando a la ciudad de los almirantes el 12. Al día siguiente de la llegada, los reyes celebraron Consejo y, tras arreglar los temas pendientes, el día 14 de agosto de 1486 salieron rumbo a Ponferrada, Villafranca, Santiago de Compostela y la Coruña donde llegaron el 9 de octubre.
Parecer ser que Colón no siguió a la corte en su rápido desplazamiento hacia Galicia y permaneció en Medina de Rioseco, hasta la vuelta de los reyes en octubre, momento en que se unió de nuevo a la comitiva en el monasterio zamorano de Montamarta, situado a las orillas del río Esla, a unos doce kilómetros antes de llegar a Zamora viniendo de Benavente, donde permaneció la comitiva regia hasta el 2 de noviembre. Es probable que el reencuentro se produjera el 29 de octubre de 1486. la Corte se dirigió a Salamanca, ciudad donde entrará el día 2 de noviembre, y donde permanecerá hasta el 30 de enero de 1487.

De aquí surgen varias preguntas que no tienen respuesta:
¿En concepto de qué le pagan los Reyes una manutención?
¿Por qué decide no ir a Galicia?
¿Todo el recorrido siguiendo a la corte qué motivo tendría?, ¿Le habrían dado expectativas los Reyes a Colón sobre su empresa en la entrevista de Alcalá? y ¿Por qué los Reyes permitieron que Colón siguiera a la Corte?
Lo de Galicia tiene su aquél ya que como partidario de la teoría gallega sobre el origen de Colón no puedo dejar de especular que tendrás motivos más que fundados en no ir: reconocimiento por parte de alguien o de algunos sobre todo de una persona que era navegante y comerciante estaría preocupado por un reconocimiento de haber participado él o su familia en alguna revuelta o quizás por su origen Judío, o quizás fuera por otra razón que se nos escapa. Pero llama la atención que siguiendo a la corte durante meses no haya querido seguir a la corte a Galicia, casualidad?
Llama también la atención los pagos realizados si los Reyes no veían con claridad la empresa en concepto de qué le hacen pagos, y la contraria, si veían un proyecto interesante a realizar más adelante ¿por qué no le daban un sueldo fijo? para que no pudiera exponerlo a otros Reyes y lo tuvieran atado. Da la impresión que esta situación esta cogida con alfileres nadie sabe a ciencia cierta qué función tenía Colón.
Es más en algún recibo de pago del 6 de Mayo de 1487 dice: “Este dicho día (6 de mayo) a christoval de colomo estrangero tres mill maravedís que esta aquí hasiendo algunas cosas conplideras a servicio de sus altezas, por cédula de Alonso de Quintanilla con mandamiento del obispo.”
Esta haciendo algunas cosas conplideras a servicio de sus altezas, ¿qué servicio?, es decir parece que trabaja para los Reyes aunque no se sepa en que cosas conplideras. También llama la atención el que le llamen “cristoval de colomo” otra vez nos volvemos a encontrar con el “de” delante del apellido. También es curioso que antes de firmar las capitulaciones de Santa Fe, lo llamen: colomo, colom, colombo, extranjero, portugués y en una de las cédulas de pago el espacio correspondiente al origen aparece en blanco, es decir, no s enterraban muy bien de su apellido ni de su origen parece que el propio Colón jugaba al despiste, de otra forma no se entiende como en los libros oficiales de los Reyes pueda constar de tantas formas diferentes, se supone que cuando hay un registro oficial de una persona es para siempre y no se cambia y a Colón se lo cambian en las cédulas y en las Capitulaciones.

Edad de Cristóbal Colón: Nuevos Documentos

El tema de  la edad de Cristóbal Colón siempre fue controvertido, nadie se ha puesto de acuerdo en la posible edad del Almirante ni tampoco en su origen, aunque la dos van muy relacionadas. Por los escritos de terceros siempre se ha interpretado una edad avanzada de Colón, podemos recordar algunos:

Andrés Bernáldez, cronista de la corte, amigo de Colón confesor del P. Deza amigo y defensor de Colón que lo tuvo en su casa cerca de dos años después del segundo viaje dijo que “Colón murió en senectud bona” es decir 70 años más o menos.

La Cédula de Toro en la que Fernando el Católico permitiendo a Colón viajar en Mula el mismo año de su muerte y que en la misma cita la ancianidad de Colón, que llamé anciano  Fernando a Colón cuando él había nacido en 1452 hace suponer que Colón debió de nacer antes.

Lo que no cabe duda es que la historia se hace a base de documentación y no de conjeturas, puedes darle un poco de imaginación pero sin salirte demasiado del guión.

Hoy os traigo en este post una nueva documentación encontrada en el año 2012 por:   Anunciada Colón de Carvajal historiadora e investigadora e hija del actual Duque de Veragua descendientes directos de Cristóbal Colón, y Pérez-Prendes, José Manuel historiador e investigador. Estos señores mientras estaban investigando los pleitos Colombinos para la publicación del libro “La herencia de Cristóbal Colon”, encontraron dos memoriales nuevos y desconocidos de Cristóbal Colón, aunque ya habían salido hace muchos años en otro libro donde ya fue publicado uno de estos memoriales; es decir, la Academia no supo de estos memoriales o no quiso saber de ellos porque no fueron nunca mencionados por Ballesteros, Varela, Tudela, Arranz.. Hasta ahora que en 2016 han visto la luz en esa obra citada de los pleitos.

los memoriales eran copias de los originales, traslados. Se trata de dos memoriales que el Almirante dirigió al Rey don Fernando tras su regreso del cuarto viaje, memoriales que, si bien continúan la línea de los diferentes memoriales de agravios que Cristóbal Colón elaboró entre 1500 y el 9 de mayo de 1502, se distinguen de aquellos en un aspecto de especial relevancia: constituir el inicio expreso de la petición por justicia del cumplimiento de sus privilegios.

Los manuscritos inéditos son copia de los originales y están escritos en tercera persona, siguiendo la pauta que Cristóbal Colón había utilizado en anteriores peticiones a los Reyes, por ejemplo, en el “Memorial de agravios del Almirante”, en el “Memorial del Almirante sobre agravios que recibió“, en su “Información de mis privilegios y mercedes” (los tres en Archivo Casa de Alba). Por su contenido, aseguran que fueron elaborados con posterioridad a finales de 1504.

Pero no traemos los memoriales por las peticiones de Colón a Fernando el Católico, pues Isabel ya había muerto, sino por lo que pone de su edad que escribe en los memoriales de petición de restitución de sus privilegios para él y sus hijos:

Frases del memorial:

en el cuarto párrafo puede leerse lo de la edad, esta subrayado

en el cuarto párrafo puede leerse lo de la edad, esta subrayado

Al tiempo que vino a servir a vuestra Alteza y a la Reyna, nuestra señora, que santa gloria aya [..]

Con esta frase nos indica que el memorial fue redactado con posterioridad a la muerte de Isabel, Noviembre 1504.

“[..] vuestras Altezas mandaron tomar çierto asyento y Capitulaçión con él y le hizieron merçed del ofiçio de almyrante e visorreye governador general en todas las yslas e tierra firme que se descobriesen o fallasen en el mar Oçeano, [..]”

“[..] e asy lo hezieron e criaron su almyrante e visorrey e governador e a sus fijos e suçesores, uno en pos de otro, para syempre jamás de las dichas yslas e tierra firme descubiertas e por descubrir en el dicho mar Oçeano a la parte de las Yndias, e le dieron la poseyón e asy poseyón de todos los oficios de almyrante, visores e governador , segund largamente lo rezan sus prevylegios y como tenía el Almirante mayor de Castilla en su distrito [..]” 

E de todo lo susodicho le mandaron dar sus cartas e  prevylegios e provysiones  y confirmaçiones de que faze presentaçión y Como quyera que desde hedad de veynte e ocho años syrvió en la dicha empresa e conquista de dichas Yndias en que fizo a vuestra Alteza tan grande e señalado serviçio sin gasto de su patrimonio real [..]

Al final pide:

“Lo uno, que le sea retornada la dicha poseyón de los dichos oficios de visores e gotvernadorpara qué los tenga y, después dél, sus herederos y subçesores perpetuamente, como se contiene en el privilejio y confyrmación.

Lo otro que vuestra Alteza conforme al capítulo de la dicha Capitulaçión, le mande acudir con la deçima de todo lo que dicho es, [..]

Lo otro, que en lo que toca a la dicha terçera parte y ochavo, mande ver vuestra Alteza sus escrituras, derechos y razones y faser lo que sea en justicia bienalmente syn dilaçión, porque segund sus grandes dolençias y la contrariedad que para ellas le es la grand frieldad esta tierra él no se podrá sostener en ella este ynvierno syn grand peligro de su vida e salud y sobre todo encarga la muy real y esclareçida conciençia de vuestra Alteza” 

Bueno no he puesto todo pues es muy largo y no es el motivo de este post, pero se comprueba que es un memorial de queja para que se cumpla el contrato firmado en las Capitulaciones y reclamar la tercera parte del Almirante de Castilla que no le habían informado en las Capitulaciones tal y como había pedido ya en el memorial de 1502

Cuarto párrafo, edad Colón

Cuarto párrafo, edad Colón

La frase de: “Como quyera que desde hedad de veynte e ocho años syrvió en la dicha empresa e conquista de dichas Yndias [..] ”. Dicha frase ha aparecido otras veces en cartas de Colón:

En las 3 versiones de la carta de Jamaica y en estos 2 memoriales (en total 5 veces) aparezca 28 años y ninguno en letras romanas.

Las de Jamaica de más antiguo a moderno por hallazgo:

Italiana (lettera rarísima)

La de cuenca (en castellano)

Y la del Libro copiador (castellano).

Esta claro que esta documentación de la edad aparezca en 5 ocasiones no es para desdeñar, especialmente si tenemos los documentos que aun siendo copias no dejan de ser válidos aunque pueden no ser exactos porque tras la frase puede haber otras interpretaciones especialmente si nos atenemos a otras frases de Colón, que contradecirían esa edad de Colón en otras cartas, pero vayamos por partes.

Si Colón tenía 28 años cuando vino a servir habrá que averiguar cuando vino a servir, aquí también nos encontramos con diferentes opiniones pero es curioso que en la misma carta de Jamaica de 1503, donde aparece la edad de 28 años también aparezca la frase: “20 años que he servido con tantos trabajos y peligros que no tengo en Castilla ni una teja [..]”, es decir, que haciendo una operación simple nos sale que Colón vino a Castilla a servir en 1483, ya que la carta es de 1503, esta fecha también es controvertida la opinión general es que su llegada a Castilla fuera entre 1484-1485 y la más aprobada es 1485.

Si damos por bueno que su llegada a Castilla fuera en 1484, con 28 años, nos encontraríamos que habría nacido en 1456 y habría muerto con 50-51 años dependiendo del mes de nacimiento. No hay ninguna teoría sobre el origen de Colón que de esta fecha de nacimiento, con lo cual nos encontramos con un primer problema.

No hay ningún historiador ni investigador de la historia de America, nacional o extranjero, que  de por buena esta fecha todos lo asumen como un error de los copistas.  Solo hubo un investigador extranjero que se creyó este dato y fue Oscar Peschel investigador alemán, era Geógrafo y Arqueólogo y que se convirtió en profesor titular de la silla de nueva creación de geografía en la Universidad de Leipzig en el siglo XIX, bueno también es partidario otro asiduo de los comentarios de este Blog que es Carlos Martín que en más de una ocasión ha defendido esta edad.

Vistas así las cosas nos encontramos ante una información que no deja indiferente a nadie sea partidario de la teoría que sea sobre el origen de Colón.

Si analizamos la frase de los memoriales comprobamos que dice: que vino a servir con 28 años en la dicha empresa y conquista de las Yndias, esto se puede interpretar de dos formas:

1º Que cuando fue a descubrir contaba con 28 años, es decir en 1492, algo imposible

2º Qué cuando vino a Castilla tenía 28 años.

escritos de Colón que irían en contra de  esta edad:

Carta a Juana Torres, 1500:

Siete años se pasaran en la plática y nueve ejecutando cosas muy señaladas y dignas de memoria…..». Es decir, diez y seis años, antes de fin de 1500, o sea desde 1484

Hoja suelta en papel de mano del Almirante escrita al parecer (fines de 1500) cuando le trajeron preso», y que empieza así:

«Señores: Ya son diez y siete años que yo vine á servir estos Príncipes con la impresa de las Yndias: los ocho fuí traído en disputas, y en fin se dio mi aviso por cosa de burla»

Diario del primer viaje de Colón. En las anotaciones del lunes 14 de Enero de 1493, se lee: «y han seido causa que la Corona Real de vuestras Altezas no tenga cien cuentos de renta más de la que tiene después que yo vine á les servir, que son siete años agora á veinte días de Enero este mismo mes» es decir en 1486

Libro de las Profecías , carta que no tiene fecha, mas por citas y notas que hay en este libro se deduce que corresponde al año 1501. 

«Siete años, dice, pasó aquí en su Real Corte disputando el caso con tantas personas de tanta autoridad y sabios en todas artes, y en fin concluyeron que todo era vano, y se desistieron con esto dello: después paró en lo que Jesucristo Nuestro Redentor dijo» como se ve, aquí los siete años concluyen con la negativa de los Reyes á favorecer los proyectos de Colón.

En resumen resulta que hubo siete ú ocho años de pláticas antes de 1492, y contando alguna que otra ausencia de la Corte y el tiempo transcurrido desde que vino Colón á España hasta que entró al servicio de los Reyes, llegaremos a les ocho o nueve años anteriores al 1492, o sea a 1483-1484.

En una de sus cartas, que ha conservado Las Casas, y que empieza así:

«Muy alto Rey, Dios, nuestro Señor, milagrosamente me envió acá porque yo sirviese á Vuestra Alteza; dije milagrosamente, porque fuí á aportar á Portugal, á donde el Rey de allí entendía en el descubrir más que otro, él le atajó la vista, oído y todos los sentidos, que en catorce años no lo pude hacer entender lo que yo dije». Otra carta que dificulta entender la vida de Colón, porque si dice 14 años de hacer entender al Rey d ePortugal que quiere decir, o bien que estuvo 14 años en Portugal convenciendo al Rey de su empresa lo cual nos sitúa a Colón en 1470 hasta que llego a Castilla en 1484. O bien estuvo convenciendo al Rey portugués cuando estaba en Castilla, es decir 1490. Cualquiera de las dos soluciones es mala porque la primera implica que Colón tendría 14 años habiendo nacido en 1456 algo imposible para poder presentar una empresa de descubrimiento por no tener la experiencia suficiente y la otra también es mala ya que estará negociando a la vez con Portugal y con Castilla y abría preguntarse si los Reyes le hubieran pagado desde 1487 si supieran que a la vez estaba negociando con Portugal, por otra parte hay la carta del Rey de Portugal en 1488 diciendo que volviera con lo cual los 14 años podrían tomarse hasta esa fecha con lo cual hubiera llegado a Portugal en 1474 con 20 años. También me resulta muy joven como para tener experiencia en el mar y plantear una empresa a Joao II de Portugal.

En el Libro de las Profecías carta 1501, en el principio de la carta decía Colón

«Muy altos Reyes: De muy pequeña edad entré en la mar navegando, e lo he continuado fasta hoy. La mesma arte inclina á quien le prosigue á desear de saber los secretos deste mundo. Ya pasan de cuarenta años que yo voy en este uso. Todo lo que fasta hoy se navega, todo lo he andado». Más despiste ya que esto nos sitúa en 1461 y además nos dice que entró a navegar de muy pequeña edad si nació en 1456 esto implica que entró a navegar con 4 años, imposible.

En pleno viaje, el 21 Diciembre de 1492, escribe:

Yo he andado veinte y tres años en la mar, sin salir della tiempo que se haya de contar, y vi todo el Levante y Poniente que dice por ir al camino del Septentrión, que es Inglaterra, y he andado la Guinea” Otro despiste como debemos interpretar los 23 años sin contar la estancia en Castilla, que no navegó, es decir desde 1484-1492 si tomamos esto así nos damos cuenta que empezó a navegar en 1461 que es la misma fecha de los 40 años en este uso de la carta anterior, si tomamos la cita desde 1492 nos sale que empezó a navegar en 1469, pero creo que e sto no es lo que hay que interpretar toda vez que dice: sin salir della tiempo que se haya de contar, lo cual entiendo yo que no incluye los años de Castilla.

¿Por qué he escrito todas estas frases de Cristóbal Colón?

Creo que hay que tomar en consideración lo de 28 años no puede darse la misma casualidad en 5 documentos, escritos por copistas diferentes y en fechas diferentes, por tanto creo que hay que buscar una explicación. Por otro lado he puesto las otras frases que aparecen en diferentes cartas escritas por Colón para demostrar una aparente contradicción o imposibilidad con la edad de 28 años.

Ahora que cada uno deduzca lo que le aporta la información del post y a poder ser crear un debate de opinión, ya que como dije anteriormente de ser esto cierto tira por tierra todas las teorías sobre un posible origen, ninguna teoría da esa edad. La menos perjudicada es la de Celso García de la Riega pues al estar basada en fundamentos objetivos la edad de Colón le influye menos.

Yo personalmente creo improbable la edad de 28 años de Colón en 1483, con esta edad no se adquiere el conocimiento ni la experiencia en navegación que tenía Colón y que el propio Colón se contradiga, indirectamente, en otras cartas me hace pensar que no es así, ahora bien los documentos no mienten, lo escrito escrito esta, por tanto hace falta una explicación.

Siento le extenso del post, ha quedado mucha transcripción por poner, pero creo que lo requiere al querer aportar las contradicciones de Colón y la falta de explicación sobre su edad.

Agradezco a Carlos Martín su colaboración ya que aporta: los memoriales, los documentos y las transcripciones

 

 

 

 

 

Navegador de artículos