Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivar en la categoría “Cosas Sobre y De Cristóbal Colón”

¿Cuál Fue el Motivo del Viaje de Colón? II

En el mismo período, Cristóbal Colón intentó convencer al rey portugués para que financiara un viaje alternativo que, según él, sería aún más corto: navegar el Océano Atlántico hacia el oeste para llegar al Este y las Indias. Esta teoría se basó en los estudios del astrónomo, matemático y cosmógrafo florentino Paolo del Pozzo Toscanelli. Sin embargo, con el regreso de Bartolomeu Dias trayendo la buena noticia de que es posible moverse por el Cabo de Buena Esperanza, la Corona portuguesa prefirió continuar con el plan más garantizado para moverse por África en lugar de arriesgar una idea que dependía de la esfericidad de la Terra, que, a pesar de estar relativamente bien establecida entre los intelectuales de la época, no fue unánime

Sin éxito con los portugueses, Colón intentó convencer a la Corona española (recientemente unificada por el matrimonio de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla). Tomó años de negociación convencer a los monarcas españoles en 1492, luego partió hacia el oeste y llegó el mismo año a las islas que Colón creía que eran parte de las Indias, tanto que llamó a los nativos de estas tierras “indios” e informó haber encontrado árboles “canela”, pero desafortunadamente sabía diferente de lo que sabían en Europa. Solo en los viajes de Américo Vespúcio, desde 1497, se identificó que este conjunto de tierras no era en realidad Asia, sino un nuevo continente (entonces llamado América en honor a él).

Mientras tanto, los portugueses continuaron tratando de llegar a la India por la ruta que bordeaba África, hasta que, en 1498, Vasco da Gama finalmente hizo el viaje anhelado. En esta primera expedición de Vasco da Gama a la India en nombre de la Corona portuguesa, en la que llegó con la frase “Vinimos a buscar cristianos y especias”, el beneficio estimado fue del 6.000%.

Quien también llegó a la India fue Pedro Álvares Cabral, en septiembre de 1500. En India, Pedro Álvares Cabral construyó un puesto comercial para el comercio de especias en la ciudad de Calicut. Sin embargo, la población local se resistió, saqueó la fábrica y mató a docenas de portugueses,. En 1502 y 1503, Vasco da Gama regresó a la India, esta vez con buques de guerra, destruyendo buques comerciales árabes e instalando nuevos puestos comerciales portugueses.

Después de situarnos en el contexto de la época, llega el momento de referirnos al verdadero motivo del viaje de Colón, que no era otro, que el llegar a las Indias por un camino más corto, para el mercado de las especias, de tal forma, que llegaran a Europa en el menor tiempo posible. Por tanto, el viaje de Colón no consistía en seguir el camino de las diez tribus de Israel ni de los Levitas. Tampoco el motivo era el ir en busca del tesoro de los Templarios, que algunos autores especulan con que fue transportado a América, ya que, los Templarios conocían y habían estado en America antes que Colón.

Toda esta parafernalia de un posible judaísmo de Colón o que fuera el último templario no son más que especulaciones que no llevan a ningún puerto, de ser cierto estas dos alternativas o una de ellas, se me antoja hacer dos preguntas:

Primera: Supongamos un Colón Judío. En Portugal en la época que llegó Colón los judíos no eran perseguidos, es mas, tenían un cierto estatus y estaban bien considerados. Pero la pregunta que se me antoja es, siendo Colón judío y no estar perseguido en Portugal ¿Por qué casarse con una cristiana llamada Felipa? ¿por qué ir al convento de las Clarisas a visitarla y ganar su aprecio para casarse con ella? Lo normal sería que un judío se casara con una judía, especialmente en una situación en la que no había persecución…

Segundo: Supongamos que Colón era Templario. La Orden de Cristo en Portugal era muy importante y tenía mucha influencia cercana a la Corona, eran considerados los herederos de los templarios, los cuales habían tenido mucha influencia en Portugal. Entonces de ser así ¿Por qué el Rey portugués no financió su empresa? Tendría que saber primero que Colón era Templario, segundo, Colón debería de contar con el apoyo de la Orden de Cristo….

Todo esto a lo que me lleva es a pensar, es que el verdadero motivo de Colón para realizar su empresa, era el poder negociar con las especias antes que ningún otro país europeo, de paso encontrar oro y perlas, que e s lo que contaba Marco Polo de sus viajes por Cipango, Catay, Molucas…y que Colón había leído ávidamente sus aventuras y viajes.

Otra derivada es la que supone que Colón obtuvo la ayuda para su empresa de ciertos mapas, como el de Cerques, o del naufrago llegado a Portosanto o el conocimiento del secreto Templario o el del naufrago Sánchez de Huelva. Todo esto lo que hace es menospreciar los conocimientos marítimos de Colón, obtenidos a través de la experiencia, el estudio y de la observación. 

Tal y como nos dice Fernández de Oviedo, que vivió sus años de trabajo y de triunfo, “su primer viaje dejará dicho mucho de su gran capacidad en el mar, fue quien enseño a los marineros a navegar con instrumentos, conocía astronomía, que en esa época era la cosmografía, matemáticas, trigonometría y geometría, en lo social se codeo con la nobleza de Portugal y de España, su comportamiento era el de una persona fina y educada, en los menesteres de la alta sociedad era muy leído en autores clásicos, tanto filósofos, como científicos, en sus libros escribía notas marginales dando a conocer sus opiniones y su pensar acerca del tema tratado en él ”. 

Creo que es el mejor resumen de los conocimientos y la personalidad de Colón.

 Fuentes: Rodrigo Braga y Juan Eslava Galán

¿Cuál Fue el Motivo del Viaje de Colón? I

 

Es sorprendente como muchos autores que escriben sobre Colón, pierden de vista el motivo real y exclusivo de la empresa a las Indias. Buscan explicaciones al origen de Colón mezclando el motivo del viaje con el origen del explorador, así nos encontramos a investigadores que se rompen la cabeza buscando explicaciones a un origen relacionándole con el supuesto origen judío o que era el último templario. Esto lo que hace es que se pierda de vista el contexto de la época y el por qué Colón buscó el acceso a las Indias por un camino más corto.

Poniéndonos en situación: 

Actualmente para obtener especias solo tenemos que ir a los expositores de los mercados, donde nos encontraremos botes de: clavo, nuez moscada, canela, comino, jengibre, cúrcuma, cilantro, pimienta… Hace cinco siglos la situación era bien distinta. La única especia que se producía en Europa era el azafrán la restantes procedían de la regiones tropicales de Asia y de las islas Molucas, en Indonesia. Cuando llegaban a Europa, después de pasar por muchos intermediarios, alcanzaban precios exorbitantes. La pimienta aumentaba su precio 30 veces; La nuez moscada unas 600 veces. Nos podemos hacer una idea de los beneficios que producían las especias y lo importante que eran.

Las clases acomodadas, en la edad media, se alimentaban casi exclusivamente de carne, las verduras y las legumbres eran la comida de los pobres. Llegada la época de frío escaseaba el forraje y había que sacrificar mucho ganado. Aquella carne salada o ahumada para consumirla a lo largo del invierno. Había un problema para cocinarla era preciso desalarla e hidratarla, Pero al mojarla se tornaba bastante insípida.

En una mesa pudiente medianamente se servían hasta seis platos sucesivos de carne, lo que planteaba un problema: ¿cómo conseguir que la misma carne insípida adquiriera distintos sabores en sucesivos platos?

La solución consistía en adobar la carne con una variedad de salsas especiadas. La combinación de pimienta, clavo, canela, jengibre y nuez moscada en distintas proporciones permitía confeccionar cinco o seis recetas diferentes a partir de la misma carne.

Otro efecto de las salsas especiadas era el de disimular los sabores de una carne medio putrefacta, así como los de salvajina, ese olor que desprende la carne de caza mayor.

También se adobaban las bebidas: una cerveza mediocre se mejoraba con jengibre; el vino picado, con canela y clavo.

Las especias además tenían un uso medicinal: los galenos de la época quizás no alcanzaban a conocer sus propiedades bactericidas y fungicidas y algunas eran repelentes y tóxicas para los insectos. Cuando las especias que llevan tales sustancias se aplican a los alimentos, estas propiedades colaboran para reducir la actividad de los microorganismos y prevenir la acción de los insectos, lo que hace que los alimentos duren unas horas o días más.

Otra función importante que se le dio a las especias en la sociedad medieval europea fue su uso como medicamento (incluso cuando se usaba en alimentos). Como ejemplo de aplicación medicinal, podemos mencionar el hecho de que las especias se consideran picantes (debido a la sensación en el sabor), lo que ayudaría a restablecer el equilibrio de los estados de ánimo corporales (o fluidos) en caso de que una enfermedad se asocie con un supuesto exceso de estados de ánimo fríos, según el concepto en Europa desde la antigüedad de que la salud dependía del equilibrio de los estados de ánimo. Por la misma razón, el consumo de especias en el invierno ayudaría a evitar el desequilibrio y a mantener el cuerpo cálido y saludable. Y de acuerdo con los libros de cocina francesa, el uso de especias junto con ácidos (vinagre y/o jugo de frutas) era constante, lo que se creía que tenía la propiedad de llegar a todas las partes del cuerpo, incluidas las más estrechas, por lo que el el ácido conduciría de manera más eficiente las propiedades curativas de las especias para todo el cuerpo. Las especias, especialmente la pimienta, también se recomendaron como una cura para la pérdida de vigor sexual.

Por tanto, las especies de las Indias eran insustituibles. Habían sido siempre productos caros, pero su escasez en el siglo XV los puso mucho más caros. En los últimos siglos de la Edad Media, el comercio de especias en Europa por el Mar Mediterráneo (un comercio que había llevado a cabo esta región desde la época del Imperio Romano) se convirtió en exclusivo de Venecia y ningún estado tendría la fuerza suficiente para tomarlo. Las especias fueron transportadas por galeras (grandes embarcaciones alimentadas por docenas de remos) armadas con subsidios por el estado veneciano, que navegaba por el sistema de trenes. Ni siquiera los piratas, que habían sido comunes en estas aguas durante siglos, no eran rivales para la flota veneciana.

En la primera mitad del siglo XV, los portugueses ya se habían lanzado al océano, conquistando gradualmente 3.000 km de la costa atlántica de África, desde Ceuta (punto africano más cercano a Europa) hasta la desembocadura del río Senegal, incluidos los archipiélagos de Madeira, Azores y Cabo Verde. A partir de 1482, con la adhesión de Juan II al trono, la Corona portuguesa estableció su plan para llegar a las Indias sin pasar por el continente africano, tanto que, en 1487, Bartolomeu Dias logró la hazaña sin precedentes de cruzar el Cabo de Buena Esperanza en el extremo sur de África.

El Proceso de los llamados Pleitos Colombinos, No Demostró la Extranjería de Cristóbal Colón

A la muerte de Cristóbal Colón, 1506, su hijo Diego inicio lo que luego se dio en llamar los “Pleitos Colombinos” que se alargaron después de muerto Diego, 1526, y que su viuda María Álvarez de Toledo, hija del Duque de Alba, continuo hasta 1541. ¿Cuál es el motivo de este post? Desde luego no es hablar de los pleitos, que están muy bien recogidos y explicados en la obra de Anunciada Colón de Carvajal y José Manuel Pérez-Prendes. El motivo es cierta parte argumentativa del proceso y que me ha llamado la atención, en concreto es por la supuesta extranjería de Cristóbal Colón y lo que voy a tratar es argumentar en contra basándome en el propio proceso.

En una entrevista a los dos autores, antes mencionados, José M. Pérez-Prendes dice:

En diversos documentos ahora encontrados, el fiscal señala que la legislación castellana impedía se le otorgaran a Colón los cargos que le confirieron, por el hecho ser extranjero, no súbdito ni vasallo de los Reyes Católicos.” Esto implica que no podían heredar los hijos los cargos, a pesar, de que los R.C le permitieron hacer Mayorazgo

Aquí ya me surge la primera pregunta ¿Por qué los R.C le concedieron dichos privilegios, si era extranjero? Posibles respuestas: O bien los R.C no sabían que era extranjero, cosa poco probable, o bien los R.C si sabían que era de uno de los Reinos Castellanos, con lo cual era súbdito y natural. Pero a renglón seguido surge otra pregunta ¿Por qué el fiscal alude a la extranjería de Colón? Y aquí vuelven a surgir posibles respuestas:

1º El fiscal emplea táctica. Es posible ya que esta acusación la emplearon hacia el final de los pleitos, no antes, lo veremos por las sentencias que hubo antes de emplear el fiscal esta argumentación.

2º Diego Colón sabía que si decía que eran súbditos y naturales, no tendrían nada que hacer en el juicio, pues los naturales estaban sometidos al criterio de los Reyes, en cuanto al cambio de otorgamiento de mercedes, es decir, ahora te las doy: Virreinato, Gobernador, Almirante y administración de justicia; pero mañana te las quito cuando quiero y tu no puedes rechistar.

La primera sentencia dice: “En Sevilla, á 5 de Mayo de 1511, se declaró pertenecer al almirante D. Diego Colón y a sus sucesores por siempre jamás la gobernación y administración de justicia en las tierras descubiertas por su padre, con título de visorrey. La sentencia fue aprobada y mandada cumplir por Provisión ejecutoria.” Parece claro que aquí no les importaba que Colón fuera extranjero.

El caso es que, cada vez, se iban conquistando mas tierras en el continente americano. Diego Colón, aspirando al gobierno absoluto, provisión de oficios, administración de justicia y percepción de rentas en la tierra extendida de polo á polo al occidente de la línea trazada por el pontífice Alejandro VI, á las islas del Pacífico, y á más, si más se descubriese, sentando que no le alcanzaba el precepto legal de dar residencia de sus actos; que los reyes de Castilla no tenían facultad para entender en el repartimiento de los indios ni para establecer tributos de cualquiera especie que fueran, toda vez que habrían de afectar al décimo y octavo de productos, pertenecientes al almirantazgo por las estipulaciones de Santa Fe. Sostenía igualmente su derecho á percibir parte de los diezmos eclesiásticos y de las penas de Cámara, y á nombrar, no solamente los concejos de los pueblos, pero aun los capitanes de los navíos que fueran á las Indias, con extremos que obligaron á significarle «ser el Rey y la Reina los señores naturales de las Indias, y no el Almirante, como él hasta aquí lo había creído.»

En la declaración de La Coruña. Es muy favorable a las pretensiones de la familia Colón. Por ella, el titular, en tanto es Virrey, queda exento ­no sus oficiales­ del juicio de residencia, e interviene en los municipios indianos, y en la Casa de la Contratación le corresponde la propuesta en terna de los oficios de gobierno, y tiene el derecho al cobro de la décima en toda su jurisdicción. Todos los historiadores del Derecho Indiano están de acuerdo en que la declaración de La Coruña fue un gran triunfo para los Colón. Pero como seguimos comprobando, parece que tampoco les importaba que Cristóbal Colón fuera extranjero y a la sazón que su hijo pudiera heredar los títulos de un extranjero que no tenía derecho a ellos, precisamente por ser extranjero. Creo que esta clara mi argumentación.

El cuarto pleito se inicia en 1524, a petición de don Diego Colón al ser depuesto de sus cargos indianos por defectuosa administración, y a su muerte, en 1526, el pleito fue continuado por su viuda, dona María de Toledo, en nombre del primogénito y menor don Luis Colón y de sus hermanos. Termina con la sentencia dada en Valladolid, en 1527, que declara nulas la sentencia de Sevilla (1511) y la declaración de La Coruña (1520) y ordena que el pleito se vea de nuevo en su totalidad.

El 5º pleito se inicia como consecuencia de la inmediata apelación de la familia de Colón a este fallo, y concluye con la sentencia dada en Dueñas en 1534. Sentencia muy contraria a los Colón y por consiguiente favorable a la Corona. Esta recobra sus preeminencias soberanas y sus regalías fiscales. Y los Colón solo conservan el titulo de Almirante y sus emolumentos; pero como Virreyes estarían sujetos al juicio de residencia.

Naturalmente hay una inmediata apelación de los Colón a esa sentencia dada en Dueñas, que da lugar al 6o pleito. Su tramite duró dos años: 1535 y 1536. Y durante él se plantea jurídicamente una nueva cuestión. El Fiscal de la Corona, el Lcdo. Villalobos expone que el descubrimiento de las Indias no lo hizo exclusivamente Colón, y por lo tanto en cuantos derechos de aquel suceso se derivasen, correspondía una parte a los herederos de Martin Alonso Pinzón, cuyo hijo acababa de cederlos a la Corona. Dicha tesis pretende en este pleito probarla documental y testificalmente el Fiscal, así como contradecirla los procuradores de don Luis Colón. La sentencia dada en Madrid ­18 de agosto de 1535­ fija los limites del Virreinato colombino circunscrito a las islas Española, Cuba, Puerto Rico, Jamaica y las tierras de Veragua y Paria, es decir, a las personalmente descubiertas por don Cristóbal.

Esta sentencia es apelada de inmediato por el Fiscal por disconformidad frente al reconocimiento del Virreinato colombino, a su juicio improcedente por haber sido Pinzón el verdadero descubridor de las Indias, produciendo este litigio el 7o pleito.

El final de todos estos pleitos fue el arbitraje del Obispo de Sigüenza, Fray García de Loaysa, presidente del Consejo de Indias, y del Dr. Gaspar de Montoya, del Consejo de Castilla, que dieron su laudo en Valladolid en 1536 (28 de junio y luego aclarado el 7 de julio).

Por este laudo, todo lo reclamado por la familia Colón ­almirantazgo, virreinato, gobernación general­ no honoríficos sino efectivos y además perpetuos y hereditarios, más el percibo del tercio, décima y ochavo, quedó reducido a lo siguiente:

Titulo sólo de Almirante, hereditario, con el ejercicio y derechos tales como los tenía el Almirante de Castilla, que era la institución que servía de modelo.

Supresión del Virreinato y de la Gobernación general de las Indias.

Constitución del señorío colombino, con el título de Marqués en Jamaica y de Duque en Veragua, con jurisdicción respectivamente sobre la isla jamaicana, y sobre veinte y cinco leguas cuadradas en Veragua.

Perpetuidad de los oficios de Alguacil mayor de Santo Domingo y de aquella Audiencia.

Diez mil ducados de oro renta anual en las Indias, como juro de heredad.

Reconocimiento de la posesión de las tierras, labranzas y pastos que los Colón tenían en La Española.

Y una renta anual de 500.000 maravedís a cada una de las hermanas de don Luis, doña María y doña Juana.

Conclusión, que el verdadero interés estaba en el control de los descubierto y por descubrir y en los beneficios obtenidos con el descubrimiento, el que Colón fuera extranjero, como alegaba el fiscal no era el motivo de la discrepancia, pues, hasta le cuarto juicio pareció no importarles, ya que, seguían siendo Virrey, Gobernador General, Almirante y administrador de justicia.

En vista de lo expuesto, desde mi punto de vista, con los pleitos no se verifica que Cristóbal Colón fuera extranjero, tal y como dice Pérez-Prendes, primero porque de ser así no tendrían sentido ni las Capitulaciones de Santa Fe, con todas los títulos dados a un extranjero, ni tendría sentido el que los R.C concedieran a Colón la concesión de hacer Mayorazgo, algo que era prerrogativa de los Reyes y que solo existía en Castilla, en el resto de los países europeos, incluida Génova, no existía Mayorazgo, había testamento. Aparte de que como hemos comprobado en los primeros juicios se les dio a los Colón los títulos heredados que venían en las Capitulaciones y en el propio Mayorazgo de Cristóbal Colón.

 

Fuentes utilizadas: Asunción Colón de Carvajal, José Pérez- Prendes, Bibiano Torres Ramírez  y Biblioteca Cervantes

Reivindicando Mi Hazaña Del Descubrimiento

 Lo primero que debo hacer es presentarme, me llamo Cristóbal de Colón, natural de la parroquia de San Salvador en el lugar de Porto Santo, Poio.

Con catorce años, más o menos, decidí hacer de la marinería mi trabajo y así pasé la mayor parte de mi vida navegando. Durante los 40 años de navegación por los diferentes mares y océanos, la vida marinera me enseño todo lo que necesitaba saber para llevar a cabo mi proyecto.

Después de ser rechazado mi proyecto en Portugal, sufriendo toda clase de burlas, no desistí en mi empeño y me fui a Castilla a presentar mi proyecto, lo cual hice un 20 de Enero de 1486, los reyes me escucharon pero también me remitieron a otra junta, en Salamanca, en esa junta estaba el padre Deza, al cual conocí en mi infancia, aun así tardaron 6 años en decidirse, durante los cuales también fui objeto de burla por parte de algunos cortesanos, pero al final se aprobó mi proyecto.

Yo innove la navegación castellana, enseñé el manejo del astrolabio, descubrí: La digresión de la Polar, que acertécon una precisión que no sería superada por marino alguno hasta la invención del sextante, la declinación magnética.

Realiceimportantes observaciones sobre vientos y mareas. Fui el primero en describir las calmas tropicales y los ciclones. Observélas diferencias de las mareas respecto a Europa. Predije Eclipses lunares, este conocimiento, salvó mi vida y la de mi tripulación ante los indios de la costa de Paria.

Cual fue mi sorpresa al enterarme que al nuevo Continente se le dio el nombre de América, por Américo Vespuccio, y no se le puso mi nombre, más tarde se trató de reducir más mis méritos alegando que había tenido información de un “prenauta” que unos llamaron Sánchez de Huelva y otros Pedro Cavide. Los que me asignan un prenauta olvidan mi aprendizaje, mi capacidad de observación y deducción en base a los conocimientos adquiridos durante tantos años de navegación.

También me he enterado que me han acusado de esclavista y asesino, la verdad es que para esto no hacía falta descubrir un nuevo mundo, el esclavismo y el asesinato existían ya en Castilla, Portugal, Francia y otras cortes europeas. Estas personas que hablan así de mí, habría que recordarles que las conquistas siempre incluyen matanzas y esclavización, de esta forma actuaron los egipcios, los persas, los griegos, los romanos, los portugueses, los belgas, los ingleses…, sin embargo, seguro que sabiendo esto van de viaje a ver las pirámides, los circos romanos o teatros, los acueductos, los templos griegos, muralla China, etc. Me pregunto como piensan que fueron construidos todos estos monumentos que tanto admiran, pues sepan, que fueron realizados por la conquista de territorios, el saqueo de oro, plata, piedras preciosas, especias y por los pueblos conquistados siendo esclavizados, sin embargo solo se acuerdan de mi empresa por la esclavitud, los asesinatos y explotación. Sin pararse a pensar que antes, durante y después del siglo XV era la norma.

Tampoco es menospreciable lo que hacían los Incas, Mayas, Aztecas, o los indios caníbales y olvidan que los Caribes y los Guarhanies tenían esclavos de otras poblaciones de las islas caribeñas.

También me enteré de que me otorgaban un origen bastardo, hijo de un noble: o bien del Príncipe de Viana, o de Aldonza Mendoza o de Fernán Yáñez de Sotomaior, también me han identificado con un noble portugués “Pedro Altaide”, al cual no he tenido el gusto de conocer durante mi estancia en Portugal.

Mis orígenes son haber nacido en el seno de una familia de mareantes y comerciantes marítimos. Es cierto que he ocultado a lo largo de mi vida mi origen, no sin motivo, pero he dejado mis señas de identidad en mis escritos con palabras gallegas, exclusivas, y en la toponimia americana.

Yo me las arreglé para estar en la corte sin ser noble, lo digo bien claro en una de mis cartas a los reyes me hicieron grandes mercedes, éstos me anoblecieron que dende en adelante yo me llamase Don

Por todo lo dicho me reivindico ante mi hazaña realizada, ni tuve un prenauta, ni fui un asesino esclavista, ni peor ni mejor que otros de la época, ni fui hijo bastardo de un noble. Fui como dicen en estos tiempos una persona hecha a si misma que supo motivarse para aprender todo lo relacionado con la navegación y sentir curiosidad por las ciencias.

  

Teorías Sobre el Origen de Cristóbal Colón

Hago este nuevo post, con un enlace a un nuevo artículo en el diario digital, Pontevedra Viva

El artículo explica, las diversas teorías sobre, un posible,  origen noble de Cristóbal Colón

La Leyenda del Prenauta Anónimo

Cristóbal Colón

Mucho se ha escrito por parte de cronistas, historiadores, especialistas en la conquista de América etc sobre si Cristóbal Colón recibió información sobre las tierras donde desembarcó, si sabría o no hacia donde se dirigía y si sabía lo que se iba a encontrar.
Antes de meternos en esta disquisición de si hubo o no información por parta de un/os marineros que habían regresado de unas tierras extrañas arrastrados por una/as tormentas en el Atlantico, revisemos que conocimientos tenía el Almirante.
En cuanto a su cultura y su preparación nos encontramos opiniones de todo tipo; algunos lo creen con escasa escuela, otros con mediana preparación y los más indulgentes con suficiente preparación y bastante culto. Como marino no se quedaba atrás de ningún otro marino, pues sabia manejar el astrolabio, el cuadrante, las ampolletas; sabia medir la velocidad de su barco, deducía el estado del tiempo por el aspecto del sol, la luna, las estrellas; como cartógrafo conocía bien el trazado de cartas, por el sistema de proyección planas, sistema diseñado por el Infante, don Enrique de Portugal, llamado el Navegante, según Fernández de Oviedo, que vivió sus años de trabajo y de triunfo, “su primer viaje dejará dicho mucho de su gran capacidad en el mar, fue quien enseño a los marineros a navegar con instrumentos, conocía astronomía, que en esa época era la cosmografía, matemáticas y trigonometría y geometría, “en lo social se codeo con la nobleza de Portugal y de España, su comportamiento era el de una persona fina y educada, en los menesteres de la alta sociedad era muy leído en autores clásicos, tanto filósofos, como científicos, en sus libros escribía notas marginales dando a conocer sus opiniones y su pensar acerca del tema tratado en él”.

Aparte de lo que nos dice Fernández de Oviedo, Colón tiene otros méritos:

Observó la digresión de la Polar, que acertó con una precisión que no sería superada por marino alguno hasta la invención del sextante.

Descubrió la declinación magnética.

Realizó importantes observaciones sobre vientos y mareas.

Fue el primero en describir las calmas tropicales y los ciclones

Observó las diferencias de las mareas respecto a Europa.

Predijo Eclipses lunares

También es cierto que cometió errores en cuanto a la estimación de la latitud, en su primer viaje. Pero en los viajes  posteriores fue afinando mucho sus cálculos.

Así es como era Cristóbal Colón, el Almirante, que para muchos en su época no tenía mucho conocimiento de la mar como marinero, el mismo que en la Corte muchos se burlaron de su proyecto y ridiculizaron.

Colón navegó por el Mediterráneo llegando hasta la isla Quio, Mar Egeo, cerca de Esmirna en Turquía. Por el Atlántico estuvo en Irlanda, Inglaterra, Islandia y es muy posible que hubiera llegado a Groenlandia. Navegó por el Cantábrico y el Canal de la Mancha. También navegó por Azores, Madeira, Canarias, Congo, Guinea que era donde los portugueses habían construido el Castillo de la Mina, la costa africana era navegada por los portugueses que querían llegar a las Indias.

El Protonauta

Bartolomé de las Casas, uno de los cronistas más relevantes en la historiografía de la conquista, escribía en el primer volumen de su Historia de las indias (obra terminada en 1561 pero publicada por primera vez en 1875): “[…] según tengo entendido, que cuando determinó encontrar un príncipe cristiano que le ayudase e hiciese espaldas, ya él tenía certidumbre que habría de descubrir tierras y gentes en ellas, como si en ellas personalmente hubiese estado (de lo cual cierto yo no dudo)”. Para Bartolomé de las Casas está claro que Colón tenía certezas sobre las indias que no compartió y que cuando propuso su empresa lo hizo “dando razones y autoridades para que lo tuviesen por posible, pero callando las más urgentes”.

Hernando Colón escribió sobre las razones que motivaron a su padre al descubrimiento de las indias en su obra póstuma Historia del Almirante Don Cristóbal Colón (la había escrito antes de morir en 1539 y no fue publicada hasta 1571). Bartolomé de las Casas tuvo acceso a su contenido mientras permanecían inéditas y lo utilizó para su Histoira de las indias, que paradójicamente terminó siendo publicada después. Esas razones eran, principalmente: el conocimiento de la esfericidad del planeta y la unicidad del océano y, por tanto, la posibilidad de navegar desde la costa europea hasta el extremo oriental, interpretando la cosmografía de autores como Pierre d’Ailly, Marino de Tiro, Ptolomeo o Alfagrano (quien creía que el tamaño del planeta era menor que otros autores), así como la obra de Aristóteles, Herodoto, Plinio o Marco Polo, y especialmente, las distancias establecidas por Toscanelli.

Tanto Hernando Colón como Bartolomé de las Casas recogen los testimonios que el almirante había escuchado sobre la aparición en alta mar y en las playas portuguesas de maderas labradas y cañas muy anchas no conocidas en Europa ni en África, que podrían venir arrastradas por el viento y el mar desde alguna isla desconocida, y que el mismo Rey de Portugal se las mandó mostrar; la aparición en las Isla de las Flores de dos cadáveres “que parecían tener las caras muy anchas y de otro gesto que tienen los cristianos” , así como algunas canoas en las costas de las Azores.

La teoría del prenauta, surgida casi desde los primeros tiempos de la conquista, cuenta que un barco comercial que navegaba hacia Madeira se vio envuelto en una tormenta que lo lanzó a la deriva durante días hasta que finalmente lo arrastró a tierra. La tripulación desembarcó en una isla desconocida y habitada. Cuando se calmó el temporal, tras recoger leña y agua, emprendieron el viaje de regreso, calculando de forma aproximada la ruta que habían seguido hasta allí. En el camino de vuelta se vieron inmersos en otra tempestad y naufragaron durante meses, transcurso en el que enfermaron y se quedaron sin provisiones. Murieron casi todos los tripulantes. La embarcación llegó hasta Maderia, donde los pocos supervivientes fueron acogidos por Colón en su propia casa. Fueron muriendo poco a poco pero el piloto de la nave, antes de perecer, le contó a su anfitrión el relato de su viaje, dándole datos precisos y documentos con información que habían anotado sobre las tierras descubiertas, incluyendo distancias marítimas para llegar allí, vientos y corrientes.

Los detalles de la historia varían según el cronista; como la nacionalidad del piloto, el lugar de partida de la nave, así como el lugar de destino, la cantidad de tripulantes y el tiempo que pasaron en la isla. En unas versiones el piloto dio la información a Colón como agradecimiento por su hospitalidad y cuidados, en otras ya se conocían anteriormente y le se la dio a él sabiendo que le serían de interés y que tenía los conocimientos para aprovecharla.

Todas las narraciones posteriores beben principalmente de lo que escribieron Gonzalo Fernández de Oviedo, Francisco López de Gómara y Bartolomé de las Casas, y ya las versiones de éstos difieren entre sí, puesto que la recogieron de la tradición oral y cada uno de ellos escuchó todo tipo de comentarios.

Fernández de Oviedo, que fue quien puso por primera vez esta historia por escrito en su Historia general y natural de las indias (1535),  y nos cuenta:

Unos dicen que este maestre o piloto era andaluz; otros le hacen portugués; otros, vizcaíno; otros dicen quel Colón estaba entonces en la isla de la Madera, y otros quieren decir que en las de Cabo Verde, y que allí aportó la carabela que he dicho, y él hobo, por esta forma, noticia de esta tierra. Para mí, yo le tengo por falso, y, como dice el Augustino: Mejor es dudar en lo que no sabemos que porfiar lo que no está determinado”. Es decir, que Oviedo que lo conoció y era contemporáneo de Colón lo da por falso y además nos dice todos los rumores que había sobre el protonauta.

López de Gómara escribió sobre el relato años después en su Historia general de las indias (1952), donde también se refiere a la variedad de versiones, pero él si que cree la historia del piloto.

De las Casas, en la obra antes citada, está convencido de que Colón sabía con exactitud hacia dónde se dirigía y qué iba a encontrar allí, más allá de que esta leyenda sea cierta. Para él tiene perfecto sentido que Colón dispusiese de esta información sobre la existencia de tierras desconocidas, en su opinión sería una más de las muchas pistas que Dios puso en el camino del almirante para que lograse su hazaña. De las Casas opinaba que Colón ya había estado en el Continente antes de descubrirlo oficialmente. En su opinión, el origen de la leyenda “derivaría de alguno o de algunos que lo supiesen o por ventura de quien de la boca del mismo Almirante o en todo o en parte de alguna palabra se lo oyese”.

Estatua Alonso Sánchez de Huelva

Fue mucho tiempo después, en 1609, cuando el Inca Garcilaso de la Vega aporta a la leyenda localizaciones concretas, nombres y apellidos. En sus Comentarios reales de los Incas identifica al piloto como Alonso Sánchez, natural de Huelva, y sitúa su decisivo encuentro con Colón entorno a 1484, asegurando que esto se lo había contado su padre y los contemporáneos de éste, quienes se habían relacionado con los primeros conquistadores. A partir de entonces los historiadores posteriores acuñaron esta información a la leyenda, por más que, como del resto de ella, no existiese prueba documental alguna.

Bueno una vez planteado el tema pongamos un poco de razonamiento en el asunto. no tiene sentido la leyenda, de que una tempestad sorprendió al barco de Alonso Sánchez de Huelva y lo arrastró más de 3,500 millas náuticas hasta llegar a tierras desconocidas, de haber sido así los analistas han descuidado que desde la costa de Europa ningún temporal podría dirigirse hacia las Antillas en el sentido oeste sudoeste, puesto que esa dirección para tormentas atlánticas sería contravenir todas las leyes físicas en que estas están fundadas. Además estamos hablando de un barco de madera que tuvo que tener serias averías, tales como caída de mástiles, roturas de velas, roturas de vergas, etc., para arribar a lugares donde no existan facilidades de mano de obra, ni herramientas adecuadas para ciertas labores. Si Alonso Sánchez de Huelva se vio azotado por una tempestad en las costas de Europa y fue impulsado al Atlántico no pudo haber corrido más de 500 millas fuera de las costas sin haber perdido el contacto con esta y haberle venido la tranquilidad a esa distancia, distancia que no se acerca sino a haber arribado a alguna de las islas Azores que hubiese estado deshabitada o algún lugar de África, pero no América. Por otro lado estarían los datos náuticos tomados por Sánchez de Huelva serían los rumbos, y las distancias, porque en esa época los españoles no usaban el astrolabio o el cuadrante en la mar. Fue en el año 1492 cuando lo aprendieron a usar porque Cristóbal Colón les enseñó a usarlo, no parece factible que Alonso Sánchez para un viaje costero y comercial llevara una carta del Atlántico, y un astrolabio que no era tan fácil obtenerlos ni conseguirlos “luego se lanzó al mar de vuelta sin saber el derrotero de su regreso”. Es decir, que Alonso Sánchez le aportó a Colón datos como: latitud, longitud, distancia, rumbos, estado atmosférico de la ruta, corrientes oceánicas, error del compás, declinación de la aguja magnética, y otros datos náuticos de la ruta así como un portulano, mapa, dibujado de las tierras casualmente descubiertas y de la derrota que le llevó el temporal.

Hay otro Dato a tener en cuenta, hasta ahora no se conocen otros documentos anteriores a este suceso de dicho navegante, para esta época los navegantes no llevaban diario a bordo, pues casi todos los capitanes y pilotos eran analfabetos y su navegación la hacían por memoria de sus travesías y la experiencia habida en ellas, probablemente porque todas las navegaciones se hacían costeando. ¿Dónde está el diario de Martín Alonso Pinzón? ¿Dónde el de Vicente Yáñez Pinzón? ¿Dónde el de sus pilotos?.

A raíz de lo expuesto podemos concluir que la leyenda del marinero Alonso Sánchez Huelva, o de cualquier otro, es muy probable que no haya existido, en todas las épocas hay chismorreos, rumores, cotilleos etc, y creo que en esta ocasión ha tenido un claro perjudicado que es Cristóbal Colón restándole méritos a él y a su hazaña, Colón era un gran observador y seguramente los viajes al castillo de la mina, Canarias, los diferentes materiales que eran arrastrados a Madeira le hicieron comprender la existencia de vientos Alisios, para poder realizar el viaje de ida y de vuelta, sin necesidad de que se lo dijera nadie, su propia experiencia como marino, como escribe él en 1501: “ cuarenta años llevo en este uso” y sus lecturas, le fueron suficientes para sacar sus propias conclusiones sin la ayuda de nadie.

 

Otras Fuentes: Manzano Manzano, Consuelo Varela, Didiez Burgos

Cartas de Paulo Toscanelli a Cristóbal Colón

Carlos Martin, colaborador de este blog, me aconsejó subir las cartas de Toscanelli para una mayor aclaración, me pareció buena idea y las expongo en este post.

Toscanelli

1860 bibliotecario en la biblioteca colombina José María Fernández y Velasco descubrió el ejemplar que perteneció a Colón, de la historia Rerum ubique gestarum de Eneas Silvio Picolomini -papa Pío II-con abundantes notas marginales atribuidas al Almirante. En las hojas de guarda del final o en una hoja o un cuadernillo que quizá se agregaría al volumen antes de encuadernar, consta el texto latino de la carta de Toscanelli a Fernando Martíns, pero no las dos cartas enviadas por el mismo a Colón. El mencionado bibliotecario al parecer no aprecio la importancia del texto latino, que fue dado a conocer por Henry Harris se en 1871, que ha sido muy reproducido después.

La correspondencia de Toscanelli ha presentado dos vertientes a la crítica: la cuestión de su autenticidad y el problema de que sea autógrafa de Colón la copia incluida en el ejemplar de la Historia Rerum.

En el tema de la autenticidad, Se admite hoy generalmente que la posee la carta de toscanelli al canónigo Fernando Martins, pero se rechaza la de los las dos cartas del Florentino a Colón, Considerándolas una superchería. Durante mucho tiempo se ha admitido la autenticidad de las tres: la primera de Toscanelli a Colón de la dirigida al canónigo portugués, y la segunda del mismo al futuro descubridor, en respuesta otra supuesta de este pidiéndole más explicaciones. En realidad, admitiendo la veracidad de toda la correspondencia, habrían existido seis cartas: la de Fernando Martins a Toscanelli, solicitándole el nombre del rey Alfonso V de Portugal un informe sobre la ruta occidental a las Indias; la respuesta de Toscanelli, una carta de Colón iniciando la relación con el sabio Florentino; su respuesta, que incluye la carta anterior; otra de Colón en ruego pidiéndole más informes y la nueva contestación.

La autenticidad de las tres cartas conservadas no se puso en duda durante mucho tiempo, aunque sí se salvaron las diferencias entre las tres versiones, sobre todo una vez descubierto el texto latino considerado original aunque no faltaron advertencias sobre su pobreza, juzgándose que en el había alteraciones que no representaba con total exactitud su forma primitiva. Pero general los principales Colombistas del siglo XIX aceptaron la autenticidad de toda la correspondencia, a pesar de admitir algunos tales modificaciones: así Bossi, Navarrete, Humboldt, Irving, Rosselló, Harrise, Peschel, Uzielli, De Lollis..etc- en sus estudios de los escritos de Colón, y sobre Toscanelli en la Raccolta Colombina-, Asensio, Thacher, Ruge, Peregallo. Pero Henry Vignaud negó la autenticidad de todas las cartas, lo que provocó una fuerte polémica.

El otro problema es el del carácter autógrafo de la copia latina incluida en la Historia Rerum, el cual está en relación con otro difícil problema, es de los verdaderos autógrafos de Colon. En este caso hay disparidad de criterio entre unos autores y otros, por ejemplo Harrise, el descubridor científico de la carta, al principio la creyó auténtica para posteriormente negarlo, la creen aunética: Lollis, Asensios, Molinari, Thacher y muchos otros, la cree falsa Vignaud que fue el que más polémica creo, incluso hay autores que creen que la carta esta escrita por Bartolomé.

CARTA DE PAULO, FÍSICO FLORENTINO, AL ALMIRANTE ACERCA DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS 

A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo veo el magnífico y grande deseo tuyo para haber de pasar adonde nace la especiería, y por respuesta de tu carta te envío el treslado de otra carta que ha días yo escribía un amigo y familiar ( Hernando Colón en el texto en latín pone Domestichezza que Humboldt tradujo por Domestico en lugar de Familiar que tradujeron Hernando y Las Casas) del serenísimo rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla, a respuesta de otra que por comisión de su alteza me escribió sobre el dicho caso, y te envío otra tal carta de marear, como es la que yo envié, por la cual serás satisfecho de tus demandas; cuyo treslado es el que se sigue:

A Fernan Martínez, canónigo de Lisboa, Paulo, físico, salud. Mucho placer hube de saber la privanza y familiaridad que tienes con vuestro generosísimo y manificentísimo rey, y bien que otras muchas veces tenga dicho del muy breve Camino que hay de aquí a las Indias, adonde nace la especiería, por el camino de la mar, más corto que aquel que vosotros hacéis para Guinea, dicesme que quiere ahora su alteza de mi alguna declaración y a ojo demostración, porque se entienda y se pueda tomar el dicho camino; y aunque conozco de mí que se lo puedo mostrar en forma de esfera como está el mundo, determiné por más fácil obra y mayor inteligencia mostrar el dicho camino por una carta semejante a aquellas que Se hacen para navegar, y así la envió a S. M., hecha y dibujada de mi mano; en la cual está pintado todo el fin del Poniente, tomando desde Irlanda al Austro hasta el fin de Guinea, con todas las islas que en este camino son, en frente de las cuales, derecho por Poniente, está pintado el comienzo de las Indias, con las islas y los lugares adonde podéis desviar para la linea equinoccial, y por cuánto espacio, es a saber, en cuantas leguas podéis llegar a aquellos lugares fertilísimos y de toda manera de especiería y de joyas y piedras preciosas y no tengáis a maravilla si yo llamo Poniente adonde nace la especiería, porque en común. Se dice que nace en Levante, mas quien navegare al Poniente siempre hallará las dichas partidas en Poniente, y quien fuere por tierra en Levante siempre hallará las mismas partidas en Levante.

Las rayas derechas que están en luengo en la dicha carta muestran la distancia que es de Poniente a Levante, las otras, que son de través, muestran la distancia que es de Septentrión en Austro. También yo pinté en la dicha carta muchos lugares en las partes de India, adonde se podría ir aconteciendo algún caso de tormenta o de vientos contrarios o cualquier otro caso que no se esperase acaecer, y también porque se sepa bien de todas aquellas partidas, de que debéis holgar mucho.

Y sabed que en todas aquellas islas no viven ni tratan sino mercaderes, avisándoos que allí hay tan gran cantidad de naos, marineros, mercaderes con mercaderías, como en todo lo otro del mundo, y en especial en un puerto nobilísimo llamado Zaiton, do cargan y descargan cada año cien naos grandes de pimienta, allende las otras muchas naos que cargan las otras especierías.

Esta patria es populatísima, y en ella hay muchas provincias y muchos reinos y ciudades sin cuento debajo del Señorío de un príncipe que se llama Gran Can, cual es lo mas del tiempo en la provincia del Catayo. Sus antecesores desearon mucho de haber plática y conversación con cristianos, y habrá doscientos años que enviaron al Santo Padre para que enviase muchos sabios y doctores que les enseñasen nuestra fe, mas aquellos que el envió, por impedimento, se volvieron del camino sin llegar a Roma, y también al papa Eugenio vino un embajador que le contaba la grande amistad que ellos tienen con cristianos, y yo hablé mucho con él de muchas cosas y de las grandezas de los edificios reales, y de la grandeza de los ríos en ancho y en largo, cosa maravillosa, y de la muchedumbre de las ciudades que son allá a la orilla dellos, y como solamente en un río son doscientas ciudades, y hay puentes de piedra mármol muy anchas y muy largas adornadas de muchas columnas de piedra mármol. Esta patria es digna cuanto nunca se haya hallado, y no solamente se puede haber en ella grandísimas ganancias y muchas cosas, mas aún se puede haber oro y plata y piedras preciosas y de todas maneras de especiería, en gran Suma, de la cual nunca se trae a estas nuestras partes, y es verdad que hombres Sabios y doctos, filósofos y astrólogos, y otros grandes Sabios en todas artes y de grande ingenio, gobiernan la magnífica provincia y ordenan las batallas. Y de la ciudad de Lisboa, en derecho por el Poniente, son en la dicha carta Veintiséis espacios y en cada uno dellos hay 250 millas hasta la nobilísima y gran ciudad de Quisay, la cual tiene al cerco 100 millas, que son 25 leguas, en la cual Son diez puentes de piedra mármol. El nombre de la ciudad, en nuestro romance, quiere decir Ciudad del cielo, de la cual se cuentan cosas maravillosas de la grandeza de los artificios y de las rentas. Este espacio es cuasi la tercia parte de la esfera, la cual ciudad es en la provincia de Mango, Vecina de la ciudad del Catayo, en la cual está lo más del tiempo el rey, y de la isla de Antilla, que vosotros llamáis de siete ciudades, de la cual tenemos noticia, hasta la nobilísima isla de Cipango, hay diez espacios, que son 2.500 millas, es a saber 225 leguas, la cual isla es fertilísima de oro y de perlas y piedras preciosas.

Sabed que de oro puro cobijan los templos y las casas reales; así que por no ser conocido el camino están todas estas cosas encubiertas, y a ella se puede ir muy seguramente.

Muchas otras cosas se podrían decir, mas como os tengo ya dicho por palabra y Sois de buena consideración, Sé que nos vos queda por entender, y por tanto no me alargo más, y esto sea por satisfacción de tus demandas cuanto la brevedad del tiempo y mis ocupaciones me han dado lugar; y así quedo muy presto a satisfacer y servir a su alteza cuanto mandare muy largamente. Fecha en la ciudad de Florencia a 25 de junio de 1474.

Después de esta carta, volvió a escribir al Almirante, del modo que sigue:

«A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo recibí tus cartas con las cosas que me enviaste, y con ellas recibí gran merced. Yo veo el tu deseo magnífico y grande de navegar en las partes de Levante por las de Poniente, como por la carta que yo te envío se muestra, la cual se mostrara mejor en forma de esfera redonda. Pláceme mucho sea bien entendida; y que es el dicho viaje, no solamente posible, mas que es verdadero y cierto y de honra y ganancia inestimable y de grandísima fama entre todos los cristianos. Mas vos no lo podreis bien conocer perfectamente, salvo con la experiencia o con la plática, como yo la he tenido copiosísima, y buena y verdadera información de hombres magníficos y de grande caber, que son venidos de las dichas partidas, en esta corte de Roma, y de otros mercaderes que han tratado mucho tiempo en aquellas partes, hombres de mucha autoridad. Así que cuando se haga el dicho viaje será a reinos poderosos y ciudades y provincias nobilísimas, riquísimas de todas maneras de cosas en grande abundancia y a nosotros mucho necesarias, así como de todas maneras de especiería en gran suma y de joyas en grandísima abundancia. También se irá a los dichos reyes y príncipes que están muy ganosos, más que nos, de haber trato y lengua con cristianos destas nuestras partes, porque grande parte dellos son cristianos y también por haber lengua y trato con los hombres sabios y de ingenio de acá, así en la religión como en todas las otras ciencias, por la gran fama de los imperios y regimientos que tienen destas nuestras partes, por las cuales cosas todas y otras muchas que Se podrían decir, no me maravillo que tú, que eres de grande corazón, y toda la nación de portugueses, que han sido siempre hombres generosos en todas grandes empresas, te vea con el corazón encendido y gran deseo de poner en obra el dicho viaje». Esta carta, como he dicho, encendió mucho al Almirante para su descubrimiento, si bien quien la envió estaba en el error de creer que las primeras tierras que se encontrasen habían de ser las del Catay y el Imperio del Gran Can, con lo demás que refiere, pues, como ha probado la experiencia, es mayor la distancia desde nuestras Indias allí, que la de aquí a dichos países.

Solo quiero añadir una curiosidad y es esta:

Colón copia al pie de la letra en el mismo preámbulo del Diario del primer viaje, unas lineas de la carta de Toscanelli al portugués Martins, donde se explica el significado de la frase 

“Gran Kan, que quiere decir en nuestro romance Rey de los Reyes”.

De lo dicho en el post anterior sobre la falsedad de las cartas, añadir que me resulta un tanto incomprensible que Colón copiara una frase de una carta falsificada por su hermano Bartolomé, más bien parece un homenaje a Toscanelli

Cristóbal Colón en Portugal IV. Cartas Toscanelli

Paolo Toscanelli

Vamos con el último post de la estancia de Colón en Portugal. Lo primero que hay que decir, y no lo he dicho antes, es que la fecha de entrada de Colón en Portugal es arbitraría, el primero que dio la fecha fue Spotorno, 1476, y basándose más en su criterio que en algo objetivo y a partir de su opinión han venido seguidas las demás, aunque hay historiadores y autores que la consideran errónea, especialmente los genovistas, el mismo Fernando Colón se equivoca de fecha en la batalla de San Vicente y de personaje, cita al pirata Colón el mozo, Jean Batispte Griego, en lugar de Colón el viejo, Guillaume Cazanove Coullon, Almirante francés, ambos piratas bajo las ordenes de Luis XI rey de Francia, con lo cual el propio hijo de Colón contribuyó a la confusión sobre su llegada a Portugal. La batalla de San Vicente en la que participó Colón el viejo fue en Agosto de 1476, contra los genoveses, y la batalla de San Vicente en la que participó Colón el mozo fue en 1485 contra naves venecianas.
Hay un dato muy controvertido de la estancia de Colón en Portugal que son las supuestas cartas de Paulo Toscanelli a Colón en Portugal, cuya datación es de Junio 1474. La mayoría de los autores estas cartas las consideran falsas o apócrifas.
Lo primero que habría que preguntarse es ¿para qué querría falsificarlas? Lo primero que se me ocurre es que falsificar algo tiene dos motivos muy claros, principalmente, uno la venta de lo falsificado y dos el aprovecharse de la falsificación para uso personal ya sea para: una teoría, convencimiento de un relato, presentación de un proyecto.. etc. En ningún caso Colón hizo uso de la carta de Toscanelli, que dicho sea de paso se encontró en las guardas de un libro de su propiedad, la carta no la utilizó, que se sepa, para la presentación de su proyecto tanto en Portugal como en Castilla, tampoco la vendió entonces cabría preguntarse ¿para que las tendría que falsificar? Sino hizo uso de ellas nada más que para su conocimiento y uso personal, Bartolomé de las Casas dijo que la tuvo en sus manos, escrita en latín, tampoco hay ningún motivo por el cual haya que dudar de las palabras de Bartolomé de las Casas.
En 1470 Alfonso V de Portugal nombra a su hijo Juan, futuro Rey, jefe de los servicios de las expediciones y descubrimientos. Actualmente correspondería con el Ministro de marina, era el mismo en el que Enrique el Navegante había forjado los cimientos imperiales de Portugal. El destino del país Lusitano estaba marcado por la tradición y los privilegios pontificios.
El príncipe Juan impulsó las exploraciones, estableció reglamentos sobre trafico marítimo y fomentó la construcción naval. El único camino que entonces se consideraba posible era bordear las costas africanas para llegar a la India. Esta era la situación portuguesa cuando aparecieron las cartas de Toscanelli a Cristóbal Colón, y que anteriormente, Toscanelli, había escrito al canónigo Fernan Martins personaje del que también se duda de su existencia.
Antonio Martins era Obispo de Oporto, compañero del cardenal de Cusa en su viaje a Constantinopla Y uno de los representantes más ilustres de Portugal en los concilios de Basilea , Ferrara y Florencia… Antonio Martins era natural de Chaves en la provincia de Traz-os-montes, confinan de la Entre-Douro-e-Minho en la que nació Fernán Martins (en Roritz, villa situada junto al río Vizella).
En el testamento el cardenal Cusa otorgado en Roma el 15 de junio de 1461 aparece firmando como testigo Fernando de Roritz, Canónico y médico, también aparece como testigo Paolo Toscanelli médico, por tanto podemos admitir que Fernando Martins y Fernando Roritz son la misma persona.
La relación entre Toscanelli y Martins, ambos médicos y amigos del cardenal de Cusa queda explicada.
Todo esto lo explica Ballesteros en su tomo IV página 300, 314, 315 y 322.
Por su parte Fernando Colón en el capítulo VII página 46 dice:
Como también que un maestro Pablo, Físico del maestro dominico, Florentino contemporáneo de mismo Almirante, fue causal en gran parte de que él emprendiese este viaje con mayores ánimos. Porque, siendo el referido maestro Pablo amigo de un Fernando Martínez canónigo de Lisboa, Y escribiendo se cartas el uno al otro sobre la navegación que se hacía al país de Guinea en tiempo del rey don Alfonso de Portugal.
Los nombres a los que se refiere Fernando Colón coinciden con los que aparecen testificando en los documentos anteriores.
Una de las traducciones realizadas de la carta, en latín, de Toscanelli a Colón fue la realizada por Humbolt que en uno de sus párrafos dice:
“Os envío la copia de otra carta que escribí algunos días ha a un amigo mío domestico del serenísimo Rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla….”
Las guerras de Castilla, 1475-1479, se refiere a la guerra de sucesión por el trono entre la Beltraneja, apoyada por Portugal, e Isabel la Católica. Evidentemente leído así parece claro que la carta de

Mapa de Toscanelli, adjuntado en la carta a Martins y a Colón

Toscanelli a Colón tuvo que ser entre 1479 y 1482 que fue cuando murió Toscanelli. Pero si admitimos un error de puntuación en la coma que aparece después de Portugal el significado cambia y realmente a lo que se refiere es a que Martins era domestico del Rey Alfonso de Portugal antes de las guerras de Castilla, también podría darse el caso de que se refiriera, que es lo más probable, a las guerras de Castilla en el reinado de Enrique IV, hermano de Isabel la Católica y que fue destronado en en 1465 y repuesto en 1468, esta opinión se puede basar en dos argumentos:
Uno que se referiría a la época en que conoció a Martins, en el testamento Cardenal Cusa 1461 en la que Martins ya era domestico de Alfonso V.
Dos que si se referiría a la guerras de Portugal con Castilla por la sucesión lo más lógico sería escribir: ”Antes de las guerras CON Castilla”.
La carta en la que Toscanelli le escribe a Colón hace referencia a la que escribió a Martins, en ella recuerda las conversaciones que tuvo con Martins en 1461-1464, es decir, unos once años antes por tanto esta carta de 1474 no es la que va dirigida a Martins sino la respuesta a la enviada por Colón de otra forma no tendría sentido mencionar las conversaciones de hace 11 años.
En al carta Toscanelli dice como ir a las Indias sin necesidad de ir por la costa de Africa, esteas descripciones realizadas por Toscanelli pudieron ser el punto de partida o la confirmación de la empresa de Colón junto con la propia experiencia que tenía Colón de la navegación. En la segunda carta Toscanelli le dice a Colón:
Que es el dicho viaje, no solamente posible, más el verdadero y cierto…. MAS VOS NO LO PODREIS CONOCER PERFECTAMENTE, SALVO CON LA EXPERIENCIA Y CON LA PRACTICA..”
Pues esto es lo que hizo Colón ponerse a experimentar y practicar de ahí los viajes a Irlanda, Inglaterra, Islandia y a la mina en Guinea para probar que se podía vivir en la zona tórrida y que llegado a un punto el mar no se precipitaba al vacío, creencia de la época, a pesar de que sabían de la esfericidad de la tierra pero lo que no sabían era la ley de gravitación y por ello creían que llegado a un punto el mar caería al vacío.
En otra parte de la carta llama a Colón portugués, a los gallegos les llamaban portugueses, si la carta fuera falsificada por: Bartolomé Colón, Cristóbal Colón o Fernando Colón en ningún caso le pondrían un origen a Colón y si acaso le pondrían genovés, este es otro motivo para pensar que las cartas no están falsificadas.
Podría extenderme más sobre las cartas de Toscanelli pero solo he querido reflejar la parte en que se puede dudar de que han sido falsificadas y de que realmente son cartas de correspondencia reales entre Colón y Toscanelli. Hay que pensar que si vas a presentar un proyecto de exploración ante los consejeros de la Corte, tanto portuguesa como castellana, no puedes basarte en lo que te ha dicho un marinero o piloto sobre tierras desconocidas porque podrían pensar que es un bulo o invención o que el piloto estaría loco, sin embargo, si presentas datos, experiencias científicas es posible que te escuchen mejor aunque duden de tus aportaciones, y, esto es lo que hizo Colón aportar datos con su experiencia de viajar: a Islandia, Guinea, Mediterráneo, Azores, Madeira y Canarias, sin estos viajes, las deducciones y observaciones sacadas de sus navegaciones no podría presentar ningún proyecto de llegar a las Indias por al Atlántico y no por la costa africana.
Toscanelli se equivocó en sus apreciaciones geográficas, en el diámetro de laTierra, en la distancia a las Indias..etc, es decir, Toscanelli no le dio una seguridad científica, pues antes hay que demostrar la base científica de sus apreciaciones y Toscanelli no las demostró, solo teorizo, por tanto Colón lo pudo tomar como una conjetura más y no como una base científica.
Colón lo que hizo fue llevar a la práctica el proyecto de muchos, pero comprobando primero los datos, fue el primero en darse cuenta del error de la teoría de Ptolomeo, tanto en el Norte como en el Sur y deducir que se equivocaba en otros rumbos.
El que Colón llevara a cabo su empresa se basa en sus estudios, comprobaciones, lecturas. etc y especialmente en sus observaciones directas realizadas en Islandia y en Guinea y en pensar que tendría que existir una fuerza central que impidiera el caerse al vacío o sostenerse más allá del limite de los 90ª, es decir, la gravedad. Es curioso pensar que si Colón supiera la verdadera distancia entre Canarias y las Indias no hubiera llevado a cabo su viaje por tanto su descubrimiento podemos pensar que se basa en un error de las distancias.
En mi opinión Cristóbal Colón tuvo que llegar antes a Portugal de 1476, si admitimos el origen gallego de Colón la única forma de que conociera la costa gallega y sus diferentes topónimos solo podría darse si navegó mucho por dicha costa. El gremio de mareantes de Pontevedra tenía relaciones comerciales con el Norte de Europa y con el Mediterráneo, con la venta de sardina, es un motivo más que suficiente para que Colón empezara a navegar desde temprana edad y conociera también la navegación por distintas zonas marítimas, podemos pensar en su frase:
“Yo he andado veinte y tres años en la mar, sin salir della tiempo que se haya de contar, y vi todo el Levante y Poniente que dice por ir al camino del Septentrión, que es Inglaterra, y he andado la Guinea”
Desde 1461 hasta 1484 que es cuando entra en Castilla, periodo que estuvo en el dique seco

Fuente, aparte de las mencionadas en el post, Antonio Fernández Fernández

Cristóbal Colón en Portugal III

Juan II de Portugal

Seguimos con la estancia de Colón en Portugal, este será el post número tres de esta serie, a pesar de que de la estancia de Colón en Portugal hay poca información al respecto.
Lo primero que conviene aclarar es que no hay una fecha fija de la llegada de Colón a Portugal, su hijo Fernando o Hernando, en la historia del Almirante deja entrever que llegó a nado en 1476 después de la batalla de San Vicente, a pesar d e equivocarse de pirata y de fecha.
Pero aun sabiendo esto se puede conjeturar o aventurar partiendo de indicios razonados que pueden situar al personaje en una época aproximada, por ejemplo tenemos la famosa frase de Colón que dice:
Muy alto Rey, Dios, nuestro Señor, milagrosamente me envió acá porque yo sirviese á Vuestra Alteza; dije milagrosamente, porque fuí á aportar á Portugal, á donde el Rey de allí entendía en el descubrir más que otro, él le atajó la vista, oído y todos los sentidos, que en catorce años no lo pude hacer entender lo que yo dije”.
Bien fijémonos en esta frase que ya ha sido debatida en más de una ocasión en este blog. Por ejemplo para Carlos Martin, comentarista de en este Blog, alude que los 14 años se refiere a la etapa de reinado de Juan II, que duro casualmente 14 años, y que va desde 1481-1495, en realidad extraoficialmente ya reino antes desde 1477 cuando su padre Alfonso V, el africano, se retiro a un monasterio. A mi personalmente no me convence que los 14 años dichos por Colón abarquen desde 1481 a 1495, desde luego es lo menos incomodo de cara a la vida del personaje, pero lo que me. Extraña de esta fecha es que Colón ya descubre en 1492 y desde Setiembre de 1493 hasta Junio de 1496 estaba en el segundo viaje, pregunta ¿Qué no le pudo hacer entender en el segundo viaje? Evidentemente en el segundo viaje no se comunicó con Juan II por tanto no hubo negociación posible y desde que s afirmaron las Capitulaciones de Santa Fe entre los Reyes Católicos y Colón para establecer el acuerdo del descubrimiento tampoco habría contacto con Juan II y si me apuran desde finales de 1491 tampoco porque parece ser que según Colón ya estaba todo asentado para la empresa y si me siguen apurando desde 1487 tampoco, porque Colón recibe unos cuantos pagos de la Corte, no sabemos el concepto de los pagos:
tres mill maravedís que esta aquí hasiendo algunas cosas conplideras a servicio de sus altezas, por cédula de Alonso de Quintanilla con mandamiento del obispo.
Es decir, que en esta época estaba trabajando para los Reyes aunque no sepamos a que se refiere con las “algunas cosas cumplideras”, pero tenemos también la carta de Juan II, 1488, dirigida a Colón en la cual le cita para que vaya a visitarle y le llama “especial amigo” esta claro que era para tratar de la empresa a las Indias que para mí sería la fecha tope en la cual Colón estar en negociaciones con Portugal para descubrir, tiene dos inconvenientes históricos:
Uno.- Es que esto nos llevaría a que Colón estaba en Portugal en 1474
Dos.- Qué Juan II empezó a Gobernar en 1477, aunque fue coronado en 1481, con lo cual Colón tendría que haberse referido a los dos Reyes al padre Alfonso V, el africano, y al hijo Juan II y que sería con los dos con quienes tendría que haber negociado y no solo con uno.
Pero estos 14 años tienen un calado más profundo y significativo ya que no solo representan la negociación con el Rey sino que también nos informa de la madurez del proyecto de Colón, es imposible imaginarse a Colón improvisando una empresa de un año para otro ya que los proyectos, tanto en Portugal como en Castilla, ha de presentarlos primero a una junta de sabios y ante ellos no valía el decir voy a navegar hacia Occidente para descubrir llegar antes a las Indias, tendría que presentarlo, avalarlo con información etc, por tanto no es solo importante los 14 años sino también la madurez del proyecto que seguro que le llevo años. Lo curioso es que situamos esos 14 años hasta la firma de las Capitulaciones nos encontraríamos que el proyecto lo presentó en 1478, en esa época Juan II no era Rey, asumió las funciones, pero fue coronado en 1481.
Si nos fijamos en la frase cuando Colón dice que “fui a aportar a Portugal donde el Rey..” No tiene porque referirse a su primera llegada a Portugal sino más bien este “aportar” se refiere a la presentación del proyecto ante el Rey portugués. Es decir, que durante 14 años cuando dice: “no le pude hacer entender lo que yo le dije”, presentó el proyecto, no hubo manera de convencer a Juan II, pero Juan II le e escribe en 1488 pidiendo el regreso de Colón y Colón fue a Portugal pero se supone que no le convenció desde el momento en que volvió a Castilla para quedarse por tanto yo creo que. Esta sería la fecha tope de los 14 años.
Por otra parte la carta que Colón recibe de Juan II en 1488 dice:
Xpoval Colon Nos Dom Joham, per graza de Deos, Rey de Portugall, é dos Algarbes; da aquem é da allem mar em Africa, Senhor de Guinee; vos enviamos muito saudar. Vimos a carta que Nos escribestes: é á boa vontade é afeizaon que por ella mostraaes teerdes á nosso servizo, vos agardecemos muito. E cuanto á vossa vinda ca, certo, assi pollo que apontaaes como por outros respeitos para que vossa industra, é boo engenho Nos será necessareo, Nos á desejamos, é prazernos ha muito de visedes, porque era o que á vos toca se dará tal forma de que vos devaaes ser contente[….]
El Rey le dice que recibió su carta que le escribió Colón, de la cual no se sabe nada, le dice que es afectiva y que por ella demostráis tener a nuestro servicio…., es decir, que parece que Colón en la carta que le escribe al Rey le demuestra o parece decir que esta a su servicio, por otra parte el Rey le dice que la industria y buen ingenio les será necesario….
Esta claro que esta carta podría estar incluida dentro de los 14 años en los que no convenció al Rey portugués.
Ya que no hay más correspondencia conocida entre el Rey portugués y Colón, bajo mi punto, la relación entre ambos acaba aquí y no se extiende más allá, entre otras cosas porque si Colón no fue a Portugal sin conocimiento de los Reyes Católicos no cabe ninguna duda de que los espías castellanos en la corte portuguesa les habrían informado y evidentemente le conminarían a dejar esa relación máxime cuando los Reyes en Junio le dieron a Colón 3.000 maravedis. Por otra parte si Colón fue con el permiso de los Reyes Católicos cabe pensar que le habrían exigido que en esa vista diera por terminada la relación con Juan II, me parecen argumentos más que convincentes para creer que la relación de 14 años acabó en 1488.
Por otra parte esta carta tiene unas curiosidades que merece la pena mencionar:
1º El remite de la carta: A Xρistovam Collon, noso espicial amigo em Sevilha, llama la atención que Sevilla lo escriba “Sevilha” como se escribe en portugués ya que la “ll” no existe es “Lh”, mientras que Collon lo escribe con “ll”,
2º Que en el inicio de la carta “Xpoval Colon Nos Dom Joham”
Es decir que el Rey Juan II de Portugal lo conocía por Cristóbal Colón o Collon mientras que en Castilla en las cédulas d apago aparece como Cristóbal Colomo, bajo mi punto de vista esto implica que en Portugal siempre se le conoció por Colón o Collon si además tenemos en cuenta que le denomina “noso especial amigo” queda claro que lo conocía muy bien como para llamarlo por el apellido castellano tanto en un caso como en otro, Colón en portugués se escribe Colom, la consecuencia de. esto es que Colón en Portugal nunca fue conocido por Colombo ni de otra posible forma como: Colonus, Colombus…etc.
Otra curiosidad de esta carta es que fue escrita el 20 de marzo de 1488, Colón estaba en Murcia en Abril la cuestión es que seguramente se la hubieran entregado en Murcia sabiendo a quién iba dirigida, es decir, no a Cristóbal Colomo sino a Cristóbal Colón.
Por último las dos formas del apellido escritas por Juan II aparecen documentalmente en Pontevedra.
Continuaremos…

Cristóbal Colón en Portugal II

El relato de la estancia de Cristóbal Colón en Portugal es intrigante, contradictorio y si hacemos caso de los historiadores mucho más. Esta claro que los historiadores tienen la influencia de los anteriores que han estudiado el tema con lo cual no arriesgan a contradecir a sus predecesores, especialmente si no hay un aporte documental claro, por tanto prefieren no arriesgar a especular aun teniendo una base de razonamiento para ello.
Esta tan arraigado el dato de que Cristóbal Colón nació en Génova, a pesar de la cantidad de datos en contra, que es imposible encontrar a un historiador de cualquier Institución Académica o investigadora que contemple siquiera alguna duda sobre el tema, o alegan que no quieren entrar en polémica de la nacionalidad por no querer rebatir el asunto.
Debían de verse reflejados en Heinrich Schliemann cuando en 1870 descubrió la ciudad de Troya a pesar de que todos los historiadores decían que era una ciudad que solo había existido en la imaginación de Homero cuando escribió la epopeya La Ilíada o también Howard Carter cuando descubrió la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes, a pesar de que varios arqueólogos le decían que en el Valle de los Reyes ya no quedaba ninguna tumba por descubrir y menos en la zona donde estaba excavando él que ya había sido excavada anteriormente. Pues en el tema de Colón y su lugar de nacimiento nos haría falta un Heinrich Schliemann o un Howard Carter para enfocar el tema correctamente, enriqueciendo con ello la historia y el valor histórico del personaje
Por ello los que no somos historiadores tenemos que bregar con el asunto del origen de Colón, al no estar influenciados por otros historiadores, Instituciones o Académicos podemos argumentar y especular con una base razonada teniendo en cuanta unos datos o hechos que resultan extraños a la realidad de Colón.
La estancia en Portugal y su llegada son hechos en la vida de Colón que pueden servir para rebatir algunas ideas preconcebidas. Un ejemplo lo tenemos con la llegada de Colón a Portugal, tanto su hijo Hernando Colón como Bartolomé de las Casas lo sitúan en Agosto de 1476 después de la batalla de San Vicente, describiendo como Colón llega a las costas portuguesas nadando con la ayuda de un remo o cualquier otro elemento de un barco de madera. En dicha batalla se enfrentan los franceses dirigidos por Guillaume Cazonove Coullon, Almirante francés del Rey Luis XI de Francia, que dicho sea de paso apoyaba al Rey de Portugal en su lucha por la sucesión de Castilla contra Isabel y Fernando, contra unas Naos Genovesas llenas de Mercancías con destino a Inglaterra, tanto Hernando Colón como las Casas dicen que Colón estaba en la armada francesa.
Los partidarios del origen genovés de Colón dan dos explicaciones para este hecho tan relevante:
1ª Dicen que Colón estaba en los barcos genoveses
2º Que Colón no participó en dicha batalla y que su hijo y las Casas se confundieron o lo inventaron.
En el primer caso alegan que Colón llegó a la costa portuguesa y después de recuperarse se fue a Lisboa donde sabía que había una colonia de comerciantes genoveses. Bueno podría ser una explicación pero aquí dos argumentos en contra:
Uno que los barcos genoveses después de ser atacados se refugiaron en Cádiz, allí repararon las naves y curaron a sus heridos, la pregunta es ¿ Por qué Colón no se dirigió a Cadiz para enlazar con sus compatriotas y volver a ejercer las labores de comerciante? ¿Por qué dirigirse a un país desconocido del cual no conocería el idioma ni sus costumbres? de saber que había genoveses en Lisboa ¿Por qué tendría que suponer que le ayudarían?
El otro esta relacionado con el post anterior en la teoría genovesa Colón era comerciante y no navegante ni piloto, por tanto como se explica su viaje a Islandia 6 meses después de haber llegado a Lisboa, podría ir en representación de algún comerciante genovés que llevaría mercancías a Bristol y a Galway, efectivamente esto puede ser así pero entonces como organizó él su viaje a Islandia después de recalar en Bristol y Galway, les diría a sus compañeros yo me quedo aquí y cojo otro barco para explorar nuevos negocios o se fue con ellos, pero entonces a que vienen las referencias de Colón sobre el viaje a Islandia para comprobar su situación geográfica, se me antoja complicado esta explicación, lo más lógico es que Colón ya fuera con intenciones exploratorias a Islandia y es así como lo refleja en su carta no dice nada de comercio o si dejó a sus compañeros de viaje y se fue por su cuenta.
Si hacemos caso de la narración de Hernando Colón y de las Casas nos encontramos con una contradicción mucho mayor y sería como un genovés que participa en un combate naval contra sus paisanos luego tiene la desfachatez de ir a pedir ayuda a la colonia de genoveses en Lisboa y añadir que en ese espacio temporal, año y pico, le da tiempo a aclimatarse al idioma y costumbres portuguesas, a cortejar a Felipa Moñiz, futura esposa, a ir a Islandia que le llevaría desde Enero de 1477 hasta Mayo Junio de 1477, a casarse en ese mismo año y tener un hijo, Diego Colón, en 1478 aunque según la biografía que consultes puedes encontrarte que nación entre 1478-1481, lo que si esta claro es que nació en Porto Santo, Madeira.
En 1478 a Cristoforo Colombo, de Genova, recibió en Lisboa por mediación de Paolo di Negro, el encargo de la casa Centurione, para comprar en Madeira azúcar, y como sólo entregó una parte del valor total de la mercancía, debido a que Paolo di Negro, no proveyó al Colombo del dinero necesario para la compra.
El 25 de agosto de 1478, intentando depurar responsabilidades, el perjudicado Luigi Centurione presentó una reclamación ante las autoridades mercantiles de Génova. Un año más tarde, 1479, Cristóforo Colombo declaró ante notario, sobre esta compra fallida.
Para los genovistas este documento, denominado Assereto, es importante para sus aspiraciones y es que pone de manifiesto que un Cristoforo Colombo, genovés, lo sitúa en Lisboa casado con Felipa Moñiz y teniendo una relación comercial con Paolo di Negro y con Centurione, y claro esta, esto es perfecto para para los genovistas, ante esto y otros datos los historiadores de finales del siglo XIX italianos, españoles o de cualquier parte del mundo apostaron por la teoría genovesa.
Ahora bien a ninguno de estos historiadores pensaron o razonaron lo siguiente: ¿Cómo un pirata que tres años participó en el ataque a naves comerciantes genovesas se le ocurre ir a declarar a Genova? ¿es qué tan seguro estaba de que no le reconocerían? y sería tan necio de correr el riesgo de ir y jugarse la vida por mandamiento judicial, al juzgarlo como pirata.
Y siendo lógicos en el caso de que el tal Colombo fuera Colón ¿por qué tendría que atender la denuncia en Génova? quién le pagaba el viaje? o que le iba a pasar en caso de no ir. Por tanto yo creo lo siguiente:
Si el tal Colombo atendió la denuncia, que no tengo claro si fue siquiera denuncia porque la declaración la realiza ante notario no ante juez, sería porque su trabajo estaba entre Genova y Portugal, a saber si era un sobrecargo o comercial y no estaría trabajando para Centurione en otros países, por tanto estaría en Génova para realizar la declaración, es decir, no tuvo que desplazarse a Génova para ello. Tengo claro que Cristoforo Colombo existió al igual que otros Colombo en la República de Génova, pero también tengo claro que Cristóbal Colón y Cristoforo Colombo no son la misma persona.
Hay un dato a tener en cuenta y es que Pedro Mártir de Anglería estuvo al servicio del Papa Inocencio VIII,  y que este confiesa en una cita que: “[…] por lo que habiéndose descubierto que vive en Génova un tal Cristóbal Colombo Canajosa, hijo de Domingo y de Susana Fontanarosa, no se debe confundir con el navegante de la Indias Occidentales […]”
Lo que no sé sobre esta cita es de donde obtiene el apellido Canajosa del Colombo, yo esta cita la doy con reparos porque aparece el apellido Fontanarosa y no el que es en realidad el apellido de la madre Susana Fontanarrubea.
Hay que tener en cuenta lo que decía su hijo Hernando en la biografía de su padre: “[… ]cuanto más apto y capacitado estaba para la empresa, tanto menos quiso que su patria y origen fuesen conocidos[..]“
Dicho todo esto lo más lógico es que Cristóbal Colón ya estuviera en Portugal antes de 1476 y hay argumentos para ello, pero esto es historia para el siguiente post

Navegador de artículos