Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivar en la categoría “Cosas Sobre y De Cristóbal Colón”

Cartas de Paulo Toscanelli a Cristóbal Colón

Carlos Martin, colaborador de este blog, me aconsejó subir las cartas de Toscanelli para una mayor aclaración, me pareció buena idea y las expongo en este post.

Toscanelli

1860 bibliotecario en la biblioteca colombina José María Fernández y Velasco descubrió el ejemplar que perteneció a Colón, de la historia Rerum ubique gestarum de Eneas Silvio Picolomini -papa Pío II-con abundantes notas marginales atribuidas al Almirante. En las hojas de guarda del final o en una hoja o un cuadernillo que quizá se agregaría al volumen antes de encuadernar, consta el texto latino de la carta de Toscanelli a Fernando Martíns, pero no las dos cartas enviadas por el mismo a Colón. El mencionado bibliotecario al parecer no aprecio la importancia del texto latino, que fue dado a conocer por Henry Harris se en 1871, que ha sido muy reproducido después.

La correspondencia de Toscanelli ha presentado dos vertientes a la crítica: la cuestión de su autenticidad y el problema de que sea autógrafa de Colón la copia incluida en el ejemplar de la Historia Rerum.

En el tema de la autenticidad, Se admite hoy generalmente que la posee la carta de toscanelli al canónigo Fernando Martins, pero se rechaza la de los las dos cartas del Florentino a Colón, Considerándolas una superchería. Durante mucho tiempo se ha admitido la autenticidad de las tres: la primera de Toscanelli a Colón de la dirigida al canónigo portugués, y la segunda del mismo al futuro descubridor, en respuesta otra supuesta de este pidiéndole más explicaciones. En realidad, admitiendo la veracidad de toda la correspondencia, habrían existido seis cartas: la de Fernando Martins a Toscanelli, solicitándole el nombre del rey Alfonso V de Portugal un informe sobre la ruta occidental a las Indias; la respuesta de Toscanelli, una carta de Colón iniciando la relación con el sabio Florentino; su respuesta, que incluye la carta anterior; otra de Colón en ruego pidiéndole más informes y la nueva contestación.

La autenticidad de las tres cartas conservadas no se puso en duda durante mucho tiempo, aunque sí se salvaron las diferencias entre las tres versiones, sobre todo una vez descubierto el texto latino considerado original aunque no faltaron advertencias sobre su pobreza, juzgándose que en el había alteraciones que no representaba con total exactitud su forma primitiva. Pero general los principales Colombistas del siglo XIX aceptaron la autenticidad de toda la correspondencia, a pesar de admitir algunos tales modificaciones: así Bossi, Navarrete, Humboldt, Irving, Rosselló, Harrise, Peschel, Uzielli, De Lollis..etc- en sus estudios de los escritos de Colón, y sobre Toscanelli en la Raccolta Colombina-, Asensio, Thacher, Ruge, Peregallo. Pero Henry Vignaud negó la autenticidad de todas las cartas, lo que provocó una fuerte polémica.

El otro problema es el del carácter autógrafo de la copia latina incluida en la Historia Rerum, el cual está en relación con otro difícil problema, es de los verdaderos autógrafos de Colon. En este caso hay disparidad de criterio entre unos autores y otros, por ejemplo Harrise, el descubridor científico de la carta, al principio la creyó auténtica para posteriormente negarlo, la creen aunética: Lollis, Asensios, Molinari, Thacher y muchos otros, la cree falsa Vignaud que fue el que más polémica creo, incluso hay autores que creen que la carta esta escrita por Bartolomé.

CARTA DE PAULO, FÍSICO FLORENTINO, AL ALMIRANTE ACERCA DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS 

A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo veo el magnífico y grande deseo tuyo para haber de pasar adonde nace la especiería, y por respuesta de tu carta te envío el treslado de otra carta que ha días yo escribía un amigo y familiar ( Hernando Colón en el texto en latín pone Domestichezza que Humboldt tradujo por Domestico en lugar de Familiar que tradujeron Hernando y Las Casas) del serenísimo rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla, a respuesta de otra que por comisión de su alteza me escribió sobre el dicho caso, y te envío otra tal carta de marear, como es la que yo envié, por la cual serás satisfecho de tus demandas; cuyo treslado es el que se sigue:

A Fernan Martínez, canónigo de Lisboa, Paulo, físico, salud. Mucho placer hube de saber la privanza y familiaridad que tienes con vuestro generosísimo y manificentísimo rey, y bien que otras muchas veces tenga dicho del muy breve Camino que hay de aquí a las Indias, adonde nace la especiería, por el camino de la mar, más corto que aquel que vosotros hacéis para Guinea, dicesme que quiere ahora su alteza de mi alguna declaración y a ojo demostración, porque se entienda y se pueda tomar el dicho camino; y aunque conozco de mí que se lo puedo mostrar en forma de esfera como está el mundo, determiné por más fácil obra y mayor inteligencia mostrar el dicho camino por una carta semejante a aquellas que Se hacen para navegar, y así la envió a S. M., hecha y dibujada de mi mano; en la cual está pintado todo el fin del Poniente, tomando desde Irlanda al Austro hasta el fin de Guinea, con todas las islas que en este camino son, en frente de las cuales, derecho por Poniente, está pintado el comienzo de las Indias, con las islas y los lugares adonde podéis desviar para la linea equinoccial, y por cuánto espacio, es a saber, en cuantas leguas podéis llegar a aquellos lugares fertilísimos y de toda manera de especiería y de joyas y piedras preciosas y no tengáis a maravilla si yo llamo Poniente adonde nace la especiería, porque en común. Se dice que nace en Levante, mas quien navegare al Poniente siempre hallará las dichas partidas en Poniente, y quien fuere por tierra en Levante siempre hallará las mismas partidas en Levante.

Las rayas derechas que están en luengo en la dicha carta muestran la distancia que es de Poniente a Levante, las otras, que son de través, muestran la distancia que es de Septentrión en Austro. También yo pinté en la dicha carta muchos lugares en las partes de India, adonde se podría ir aconteciendo algún caso de tormenta o de vientos contrarios o cualquier otro caso que no se esperase acaecer, y también porque se sepa bien de todas aquellas partidas, de que debéis holgar mucho.

Y sabed que en todas aquellas islas no viven ni tratan sino mercaderes, avisándoos que allí hay tan gran cantidad de naos, marineros, mercaderes con mercaderías, como en todo lo otro del mundo, y en especial en un puerto nobilísimo llamado Zaiton, do cargan y descargan cada año cien naos grandes de pimienta, allende las otras muchas naos que cargan las otras especierías.

Esta patria es populatísima, y en ella hay muchas provincias y muchos reinos y ciudades sin cuento debajo del Señorío de un príncipe que se llama Gran Can, cual es lo mas del tiempo en la provincia del Catayo. Sus antecesores desearon mucho de haber plática y conversación con cristianos, y habrá doscientos años que enviaron al Santo Padre para que enviase muchos sabios y doctores que les enseñasen nuestra fe, mas aquellos que el envió, por impedimento, se volvieron del camino sin llegar a Roma, y también al papa Eugenio vino un embajador que le contaba la grande amistad que ellos tienen con cristianos, y yo hablé mucho con él de muchas cosas y de las grandezas de los edificios reales, y de la grandeza de los ríos en ancho y en largo, cosa maravillosa, y de la muchedumbre de las ciudades que son allá a la orilla dellos, y como solamente en un río son doscientas ciudades, y hay puentes de piedra mármol muy anchas y muy largas adornadas de muchas columnas de piedra mármol. Esta patria es digna cuanto nunca se haya hallado, y no solamente se puede haber en ella grandísimas ganancias y muchas cosas, mas aún se puede haber oro y plata y piedras preciosas y de todas maneras de especiería, en gran Suma, de la cual nunca se trae a estas nuestras partes, y es verdad que hombres Sabios y doctos, filósofos y astrólogos, y otros grandes Sabios en todas artes y de grande ingenio, gobiernan la magnífica provincia y ordenan las batallas. Y de la ciudad de Lisboa, en derecho por el Poniente, son en la dicha carta Veintiséis espacios y en cada uno dellos hay 250 millas hasta la nobilísima y gran ciudad de Quisay, la cual tiene al cerco 100 millas, que son 25 leguas, en la cual Son diez puentes de piedra mármol. El nombre de la ciudad, en nuestro romance, quiere decir Ciudad del cielo, de la cual se cuentan cosas maravillosas de la grandeza de los artificios y de las rentas. Este espacio es cuasi la tercia parte de la esfera, la cual ciudad es en la provincia de Mango, Vecina de la ciudad del Catayo, en la cual está lo más del tiempo el rey, y de la isla de Antilla, que vosotros llamáis de siete ciudades, de la cual tenemos noticia, hasta la nobilísima isla de Cipango, hay diez espacios, que son 2.500 millas, es a saber 225 leguas, la cual isla es fertilísima de oro y de perlas y piedras preciosas.

Sabed que de oro puro cobijan los templos y las casas reales; así que por no ser conocido el camino están todas estas cosas encubiertas, y a ella se puede ir muy seguramente.

Muchas otras cosas se podrían decir, mas como os tengo ya dicho por palabra y Sois de buena consideración, Sé que nos vos queda por entender, y por tanto no me alargo más, y esto sea por satisfacción de tus demandas cuanto la brevedad del tiempo y mis ocupaciones me han dado lugar; y así quedo muy presto a satisfacer y servir a su alteza cuanto mandare muy largamente. Fecha en la ciudad de Florencia a 25 de junio de 1474.

Después de esta carta, volvió a escribir al Almirante, del modo que sigue:

«A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo recibí tus cartas con las cosas que me enviaste, y con ellas recibí gran merced. Yo veo el tu deseo magnífico y grande de navegar en las partes de Levante por las de Poniente, como por la carta que yo te envío se muestra, la cual se mostrara mejor en forma de esfera redonda. Pláceme mucho sea bien entendida; y que es el dicho viaje, no solamente posible, mas que es verdadero y cierto y de honra y ganancia inestimable y de grandísima fama entre todos los cristianos. Mas vos no lo podreis bien conocer perfectamente, salvo con la experiencia o con la plática, como yo la he tenido copiosísima, y buena y verdadera información de hombres magníficos y de grande caber, que son venidos de las dichas partidas, en esta corte de Roma, y de otros mercaderes que han tratado mucho tiempo en aquellas partes, hombres de mucha autoridad. Así que cuando se haga el dicho viaje será a reinos poderosos y ciudades y provincias nobilísimas, riquísimas de todas maneras de cosas en grande abundancia y a nosotros mucho necesarias, así como de todas maneras de especiería en gran suma y de joyas en grandísima abundancia. También se irá a los dichos reyes y príncipes que están muy ganosos, más que nos, de haber trato y lengua con cristianos destas nuestras partes, porque grande parte dellos son cristianos y también por haber lengua y trato con los hombres sabios y de ingenio de acá, así en la religión como en todas las otras ciencias, por la gran fama de los imperios y regimientos que tienen destas nuestras partes, por las cuales cosas todas y otras muchas que Se podrían decir, no me maravillo que tú, que eres de grande corazón, y toda la nación de portugueses, que han sido siempre hombres generosos en todas grandes empresas, te vea con el corazón encendido y gran deseo de poner en obra el dicho viaje». Esta carta, como he dicho, encendió mucho al Almirante para su descubrimiento, si bien quien la envió estaba en el error de creer que las primeras tierras que se encontrasen habían de ser las del Catay y el Imperio del Gran Can, con lo demás que refiere, pues, como ha probado la experiencia, es mayor la distancia desde nuestras Indias allí, que la de aquí a dichos países.

Solo quiero añadir una curiosidad y es esta:

Colón copia al pie de la letra en el mismo preámbulo del Diario del primer viaje, unas lineas de la carta de Toscanelli al portugués Martins, donde se explica el significado de la frase 

“Gran Kan, que quiere decir en nuestro romance Rey de los Reyes”.

De lo dicho en el post anterior sobre la falsedad de las cartas, añadir que me resulta un tanto incomprensible que Colón copiara una frase de una carta falsificada por su hermano Bartolomé, más bien parece un homenaje a Toscanelli

Anuncios

Cristóbal Colón en Portugal IV. Cartas Toscanelli

Paolo Toscanelli

Vamos con el último post de la estancia de Colón en Portugal. Lo primero que hay que decir, y no lo he dicho antes, es que la fecha de entrada de Colón en Portugal es arbitraría, el primero que dio la fecha fue Spotorno, 1476, y basándose más en su criterio que en algo objetivo y a partir de su opinión han venido seguidas las demás, aunque hay historiadores y autores que la consideran errónea, especialmente los genovistas, el mismo Fernando Colón se equivoca de fecha en la batalla de San Vicente y de personaje, cita al pirata Colón el mozo, Jean Batispte Griego, en lugar de Colón el viejo, Guillaume Cazanove Coullon, Almirante francés, ambos piratas bajo las ordenes de Luis XI rey de Francia, con lo cual el propio hijo de Colón contribuyó a la confusión sobre su llegada a Portugal. La batalla de San Vicente en la que participó Colón el viejo fue en Agosto de 1476, contra los genoveses, y la batalla de San Vicente en la que participó Colón el mozo fue en 1485 contra naves venecianas.
Hay un dato muy controvertido de la estancia de Colón en Portugal que son las supuestas cartas de Paulo Toscanelli a Colón en Portugal, cuya datación es de Junio 1474. La mayoría de los autores estas cartas las consideran falsas o apócrifas.
Lo primero que habría que preguntarse es ¿para qué querría falsificarlas? Lo primero que se me ocurre es que falsificar algo tiene dos motivos muy claros, principalmente, uno la venta de lo falsificado y dos el aprovecharse de la falsificación para uso personal ya sea para: una teoría, convencimiento de un relato, presentación de un proyecto.. etc. En ningún caso Colón hizo uso de la carta de Toscanelli, que dicho sea de paso se encontró en las guardas de un libro de su propiedad, la carta no la utilizó, que se sepa, para la presentación de su proyecto tanto en Portugal como en Castilla, tampoco la vendió entonces cabría preguntarse ¿para que las tendría que falsificar? Sino hizo uso de ellas nada más que para su conocimiento y uso personal, Bartolomé de las Casas dijo que la tuvo en sus manos, escrita en latín, tampoco hay ningún motivo por el cual haya que dudar de las palabras de Bartolomé de las Casas.
En 1470 Alfonso V de Portugal nombra a su hijo Juan, futuro Rey, jefe de los servicios de las expediciones y descubrimientos. Actualmente correspondería con el Ministro de marina, era el mismo en el que Enrique el Navegante había forjado los cimientos imperiales de Portugal. El destino del país Lusitano estaba marcado por la tradición y los privilegios pontificios.
El príncipe Juan impulsó las exploraciones, estableció reglamentos sobre trafico marítimo y fomentó la construcción naval. El único camino que entonces se consideraba posible era bordear las costas africanas para llegar a la India. Esta era la situación portuguesa cuando aparecieron las cartas de Toscanelli a Cristóbal Colón, y que anteriormente, Toscanelli, había escrito al canónigo Fernan Martins personaje del que también se duda de su existencia.
Antonio Martins era Obispo de Oporto, compañero del cardenal de Cusa en su viaje a Constantinopla Y uno de los representantes más ilustres de Portugal en los concilios de Basilea , Ferrara y Florencia… Antonio Martins era natural de Chaves en la provincia de Traz-os-montes, confinan de la Entre-Douro-e-Minho en la que nació Fernán Martins (en Roritz, villa situada junto al río Vizella).
En el testamento el cardenal Cusa otorgado en Roma el 15 de junio de 1461 aparece firmando como testigo Fernando de Roritz, Canónico y médico, también aparece como testigo Paolo Toscanelli médico, por tanto podemos admitir que Fernando Martins y Fernando Roritz son la misma persona.
La relación entre Toscanelli y Martins, ambos médicos y amigos del cardenal de Cusa queda explicada.
Todo esto lo explica Ballesteros en su tomo IV página 300, 314, 315 y 322.
Por su parte Fernando Colón en el capítulo VII página 46 dice:
Como también que un maestro Pablo, Físico del maestro dominico, Florentino contemporáneo de mismo Almirante, fue causal en gran parte de que él emprendiese este viaje con mayores ánimos. Porque, siendo el referido maestro Pablo amigo de un Fernando Martínez canónigo de Lisboa, Y escribiendo se cartas el uno al otro sobre la navegación que se hacía al país de Guinea en tiempo del rey don Alfonso de Portugal.
Los nombres a los que se refiere Fernando Colón coinciden con los que aparecen testificando en los documentos anteriores.
Una de las traducciones realizadas de la carta, en latín, de Toscanelli a Colón fue la realizada por Humbolt que en uno de sus párrafos dice:
“Os envío la copia de otra carta que escribí algunos días ha a un amigo mío domestico del serenísimo Rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla….”
Las guerras de Castilla, 1475-1479, se refiere a la guerra de sucesión por el trono entre la Beltraneja, apoyada por Portugal, e Isabel la Católica. Evidentemente leído así parece claro que la carta de

Mapa de Toscanelli, adjuntado en la carta a Martins y a Colón

Toscanelli a Colón tuvo que ser entre 1479 y 1482 que fue cuando murió Toscanelli. Pero si admitimos un error de puntuación en la coma que aparece después de Portugal el significado cambia y realmente a lo que se refiere es a que Martins era domestico del Rey Alfonso de Portugal antes de las guerras de Castilla, también podría darse el caso de que se refiriera, que es lo más probable, a las guerras de Castilla en el reinado de Enrique IV, hermano de Isabel la Católica y que fue destronado en en 1465 y repuesto en 1468, esta opinión se puede basar en dos argumentos:
Uno que se referiría a la época en que conoció a Martins, en el testamento Cardenal Cusa 1461 en la que Martins ya era domestico de Alfonso V.
Dos que si se referiría a la guerras de Portugal con Castilla por la sucesión lo más lógico sería escribir: ”Antes de las guerras CON Castilla”.
La carta en la que Toscanelli le escribe a Colón hace referencia a la que escribió a Martins, en ella recuerda las conversaciones que tuvo con Martins en 1461-1464, es decir, unos once años antes por tanto esta carta de 1474 no es la que va dirigida a Martins sino la respuesta a la enviada por Colón de otra forma no tendría sentido mencionar las conversaciones de hace 11 años.
En al carta Toscanelli dice como ir a las Indias sin necesidad de ir por la costa de Africa, esteas descripciones realizadas por Toscanelli pudieron ser el punto de partida o la confirmación de la empresa de Colón junto con la propia experiencia que tenía Colón de la navegación. En la segunda carta Toscanelli le dice a Colón:
Que es el dicho viaje, no solamente posible, más el verdadero y cierto…. MAS VOS NO LO PODREIS CONOCER PERFECTAMENTE, SALVO CON LA EXPERIENCIA Y CON LA PRACTICA..”
Pues esto es lo que hizo Colón ponerse a experimentar y practicar de ahí los viajes a Irlanda, Inglaterra, Islandia y a la mina en Guinea para probar que se podía vivir en la zona tórrida y que llegado a un punto el mar no se precipitaba al vacío, creencia de la época, a pesar de que sabían de la esfericidad de la tierra pero lo que no sabían era la ley de gravitación y por ello creían que llegado a un punto el mar caería al vacío.
En otra parte de la carta llama a Colón portugués, a los gallegos les llamaban portugueses, si la carta fuera falsificada por: Bartolomé Colón, Cristóbal Colón o Fernando Colón en ningún caso le pondrían un origen a Colón y si acaso le pondrían genovés, este es otro motivo para pensar que las cartas no están falsificadas.
Podría extenderme más sobre las cartas de Toscanelli pero solo he querido reflejar la parte en que se puede dudar de que han sido falsificadas y de que realmente son cartas de correspondencia reales entre Colón y Toscanelli. Hay que pensar que si vas a presentar un proyecto de exploración ante los consejeros de la Corte, tanto portuguesa como castellana, no puedes basarte en lo que te ha dicho un marinero o piloto sobre tierras desconocidas porque podrían pensar que es un bulo o invención o que el piloto estaría loco, sin embargo, si presentas datos, experiencias científicas es posible que te escuchen mejor aunque duden de tus aportaciones, y, esto es lo que hizo Colón aportar datos con su experiencia de viajar: a Islandia, Guinea, Mediterráneo, Azores, Madeira y Canarias, sin estos viajes, las deducciones y observaciones sacadas de sus navegaciones no podría presentar ningún proyecto de llegar a las Indias por al Atlántico y no por la costa africana.
Toscanelli se equivocó en sus apreciaciones geográficas, en el diámetro de laTierra, en la distancia a las Indias..etc, es decir, Toscanelli no le dio una seguridad científica, pues antes hay que demostrar la base científica de sus apreciaciones y Toscanelli no las demostró, solo teorizo, por tanto Colón lo pudo tomar como una conjetura más y no como una base científica.
Colón lo que hizo fue llevar a la práctica el proyecto de muchos, pero comprobando primero los datos, fue el primero en darse cuenta del error de la teoría de Ptolomeo, tanto en el Norte como en el Sur y deducir que se equivocaba en otros rumbos.
El que Colón llevara a cabo su empresa se basa en sus estudios, comprobaciones, lecturas. etc y especialmente en sus observaciones directas realizadas en Islandia y en Guinea y en pensar que tendría que existir una fuerza central que impidiera el caerse al vacío o sostenerse más allá del limite de los 90ª, es decir, la gravedad. Es curioso pensar que si Colón supiera la verdadera distancia entre Canarias y las Indias no hubiera llevado a cabo su viaje por tanto su descubrimiento podemos pensar que se basa en un error de las distancias.
En mi opinión Cristóbal Colón tuvo que llegar antes a Portugal de 1476, si admitimos el origen gallego de Colón la única forma de que conociera la costa gallega y sus diferentes topónimos solo podría darse si navegó mucho por dicha costa. El gremio de mareantes de Pontevedra tenía relaciones comerciales con el Norte de Europa y con el Mediterráneo, con la venta de sardina, es un motivo más que suficiente para que Colón empezara a navegar desde temprana edad y conociera también la navegación por distintas zonas marítimas, podemos pensar en su frase:
“Yo he andado veinte y tres años en la mar, sin salir della tiempo que se haya de contar, y vi todo el Levante y Poniente que dice por ir al camino del Septentrión, que es Inglaterra, y he andado la Guinea”
Desde 1461 hasta 1484 que es cuando entra en Castilla, periodo que estuvo en el dique seco

Fuente, aparte de las mencionadas en el post, Antonio Fernández Fernández

Cristóbal Colón en Portugal III

Juan II de Portugal

Seguimos con la estancia de Colón en Portugal, este será el post número tres de esta serie, a pesar de que de la estancia de Colón en Portugal hay poca información al respecto.
Lo primero que conviene aclarar es que no hay una fecha fija de la llegada de Colón a Portugal, su hijo Fernando o Hernando, en la historia del Almirante deja entrever que llegó a nado en 1476 después de la batalla de San Vicente, a pesar d e equivocarse de pirata y de fecha.
Pero aun sabiendo esto se puede conjeturar o aventurar partiendo de indicios razonados que pueden situar al personaje en una época aproximada, por ejemplo tenemos la famosa frase de Colón que dice:
Muy alto Rey, Dios, nuestro Señor, milagrosamente me envió acá porque yo sirviese á Vuestra Alteza; dije milagrosamente, porque fuí á aportar á Portugal, á donde el Rey de allí entendía en el descubrir más que otro, él le atajó la vista, oído y todos los sentidos, que en catorce años no lo pude hacer entender lo que yo dije”.
Bien fijémonos en esta frase que ya ha sido debatida en más de una ocasión en este blog. Por ejemplo para Carlos Martin, comentarista de en este Blog, alude que los 14 años se refiere a la etapa de reinado de Juan II, que duro casualmente 14 años, y que va desde 1481-1495, en realidad extraoficialmente ya reino antes desde 1477 cuando su padre Alfonso V, el africano, se retiro a un monasterio. A mi personalmente no me convence que los 14 años dichos por Colón abarquen desde 1481 a 1495, desde luego es lo menos incomodo de cara a la vida del personaje, pero lo que me. Extraña de esta fecha es que Colón ya descubre en 1492 y desde Setiembre de 1493 hasta Junio de 1496 estaba en el segundo viaje, pregunta ¿Qué no le pudo hacer entender en el segundo viaje? Evidentemente en el segundo viaje no se comunicó con Juan II por tanto no hubo negociación posible y desde que s afirmaron las Capitulaciones de Santa Fe entre los Reyes Católicos y Colón para establecer el acuerdo del descubrimiento tampoco habría contacto con Juan II y si me apuran desde finales de 1491 tampoco porque parece ser que según Colón ya estaba todo asentado para la empresa y si me siguen apurando desde 1487 tampoco, porque Colón recibe unos cuantos pagos de la Corte, no sabemos el concepto de los pagos:
tres mill maravedís que esta aquí hasiendo algunas cosas conplideras a servicio de sus altezas, por cédula de Alonso de Quintanilla con mandamiento del obispo.
Es decir, que en esta época estaba trabajando para los Reyes aunque no sepamos a que se refiere con las “algunas cosas cumplideras”, pero tenemos también la carta de Juan II, 1488, dirigida a Colón en la cual le cita para que vaya a visitarle y le llama “especial amigo” esta claro que era para tratar de la empresa a las Indias que para mí sería la fecha tope en la cual Colón estar en negociaciones con Portugal para descubrir, tiene dos inconvenientes históricos:
Uno.- Es que esto nos llevaría a que Colón estaba en Portugal en 1474
Dos.- Qué Juan II empezó a Gobernar en 1477, aunque fue coronado en 1481, con lo cual Colón tendría que haberse referido a los dos Reyes al padre Alfonso V, el africano, y al hijo Juan II y que sería con los dos con quienes tendría que haber negociado y no solo con uno.
Pero estos 14 años tienen un calado más profundo y significativo ya que no solo representan la negociación con el Rey sino que también nos informa de la madurez del proyecto de Colón, es imposible imaginarse a Colón improvisando una empresa de un año para otro ya que los proyectos, tanto en Portugal como en Castilla, ha de presentarlos primero a una junta de sabios y ante ellos no valía el decir voy a navegar hacia Occidente para descubrir llegar antes a las Indias, tendría que presentarlo, avalarlo con información etc, por tanto no es solo importante los 14 años sino también la madurez del proyecto que seguro que le llevo años. Lo curioso es que situamos esos 14 años hasta la firma de las Capitulaciones nos encontraríamos que el proyecto lo presentó en 1478, en esa época Juan II no era Rey, asumió las funciones, pero fue coronado en 1481.
Si nos fijamos en la frase cuando Colón dice que “fui a aportar a Portugal donde el Rey..” No tiene porque referirse a su primera llegada a Portugal sino más bien este “aportar” se refiere a la presentación del proyecto ante el Rey portugués. Es decir, que durante 14 años cuando dice: “no le pude hacer entender lo que yo le dije”, presentó el proyecto, no hubo manera de convencer a Juan II, pero Juan II le e escribe en 1488 pidiendo el regreso de Colón y Colón fue a Portugal pero se supone que no le convenció desde el momento en que volvió a Castilla para quedarse por tanto yo creo que. Esta sería la fecha tope de los 14 años.
Por otra parte la carta que Colón recibe de Juan II en 1488 dice:
Xpoval Colon Nos Dom Joham, per graza de Deos, Rey de Portugall, é dos Algarbes; da aquem é da allem mar em Africa, Senhor de Guinee; vos enviamos muito saudar. Vimos a carta que Nos escribestes: é á boa vontade é afeizaon que por ella mostraaes teerdes á nosso servizo, vos agardecemos muito. E cuanto á vossa vinda ca, certo, assi pollo que apontaaes como por outros respeitos para que vossa industra, é boo engenho Nos será necessareo, Nos á desejamos, é prazernos ha muito de visedes, porque era o que á vos toca se dará tal forma de que vos devaaes ser contente[….]
El Rey le dice que recibió su carta que le escribió Colón, de la cual no se sabe nada, le dice que es afectiva y que por ella demostráis tener a nuestro servicio…., es decir, que parece que Colón en la carta que le escribe al Rey le demuestra o parece decir que esta a su servicio, por otra parte el Rey le dice que la industria y buen ingenio les será necesario….
Esta claro que esta carta podría estar incluida dentro de los 14 años en los que no convenció al Rey portugués.
Ya que no hay más correspondencia conocida entre el Rey portugués y Colón, bajo mi punto, la relación entre ambos acaba aquí y no se extiende más allá, entre otras cosas porque si Colón no fue a Portugal sin conocimiento de los Reyes Católicos no cabe ninguna duda de que los espías castellanos en la corte portuguesa les habrían informado y evidentemente le conminarían a dejar esa relación máxime cuando los Reyes en Junio le dieron a Colón 3.000 maravedis. Por otra parte si Colón fue con el permiso de los Reyes Católicos cabe pensar que le habrían exigido que en esa vista diera por terminada la relación con Juan II, me parecen argumentos más que convincentes para creer que la relación de 14 años acabó en 1488.
Por otra parte esta carta tiene unas curiosidades que merece la pena mencionar:
1º El remite de la carta: A Xρistovam Collon, noso espicial amigo em Sevilha, llama la atención que Sevilla lo escriba “Sevilha” como se escribe en portugués ya que la “ll” no existe es “Lh”, mientras que Collon lo escribe con “ll”,
2º Que en el inicio de la carta “Xpoval Colon Nos Dom Joham”
Es decir que el Rey Juan II de Portugal lo conocía por Cristóbal Colón o Collon mientras que en Castilla en las cédulas d apago aparece como Cristóbal Colomo, bajo mi punto de vista esto implica que en Portugal siempre se le conoció por Colón o Collon si además tenemos en cuenta que le denomina “noso especial amigo” queda claro que lo conocía muy bien como para llamarlo por el apellido castellano tanto en un caso como en otro, Colón en portugués se escribe Colom, la consecuencia de. esto es que Colón en Portugal nunca fue conocido por Colombo ni de otra posible forma como: Colonus, Colombus…etc.
Otra curiosidad de esta carta es que fue escrita el 20 de marzo de 1488, Colón estaba en Murcia en Abril la cuestión es que seguramente se la hubieran entregado en Murcia sabiendo a quién iba dirigida, es decir, no a Cristóbal Colomo sino a Cristóbal Colón.
Por último las dos formas del apellido escritas por Juan II aparecen documentalmente en Pontevedra.
Continuaremos…

Cristóbal Colón en Portugal II

El relato de la estancia de Cristóbal Colón en Portugal es intrigante, contradictorio y si hacemos caso de los historiadores mucho más. Esta claro que los historiadores tienen la influencia de los anteriores que han estudiado el tema con lo cual no arriesgan a contradecir a sus predecesores, especialmente si no hay un aporte documental claro, por tanto prefieren no arriesgar a especular aun teniendo una base de razonamiento para ello.
Esta tan arraigado el dato de que Cristóbal Colón nació en Génova, a pesar de la cantidad de datos en contra, que es imposible encontrar a un historiador de cualquier Institución Académica o investigadora que contemple siquiera alguna duda sobre el tema, o alegan que no quieren entrar en polémica de la nacionalidad por no querer rebatir el asunto.
Debían de verse reflejados en Heinrich Schliemann cuando en 1870 descubrió la ciudad de Troya a pesar de que todos los historiadores decían que era una ciudad que solo había existido en la imaginación de Homero cuando escribió la epopeya La Ilíada o también Howard Carter cuando descubrió la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes, a pesar de que varios arqueólogos le decían que en el Valle de los Reyes ya no quedaba ninguna tumba por descubrir y menos en la zona donde estaba excavando él que ya había sido excavada anteriormente. Pues en el tema de Colón y su lugar de nacimiento nos haría falta un Heinrich Schliemann o un Howard Carter para enfocar el tema correctamente, enriqueciendo con ello la historia y el valor histórico del personaje
Por ello los que no somos historiadores tenemos que bregar con el asunto del origen de Colón, al no estar influenciados por otros historiadores, Instituciones o Académicos podemos argumentar y especular con una base razonada teniendo en cuanta unos datos o hechos que resultan extraños a la realidad de Colón.
La estancia en Portugal y su llegada son hechos en la vida de Colón que pueden servir para rebatir algunas ideas preconcebidas. Un ejemplo lo tenemos con la llegada de Colón a Portugal, tanto su hijo Hernando Colón como Bartolomé de las Casas lo sitúan en Agosto de 1476 después de la batalla de San Vicente, describiendo como Colón llega a las costas portuguesas nadando con la ayuda de un remo o cualquier otro elemento de un barco de madera. En dicha batalla se enfrentan los franceses dirigidos por Guillaume Cazonove Coullon, Almirante francés del Rey Luis XI de Francia, que dicho sea de paso apoyaba al Rey de Portugal en su lucha por la sucesión de Castilla contra Isabel y Fernando, contra unas Naos Genovesas llenas de Mercancías con destino a Inglaterra, tanto Hernando Colón como las Casas dicen que Colón estaba en la armada francesa.
Los partidarios del origen genovés de Colón dan dos explicaciones para este hecho tan relevante:
1ª Dicen que Colón estaba en los barcos genoveses
2º Que Colón no participó en dicha batalla y que su hijo y las Casas se confundieron o lo inventaron.
En el primer caso alegan que Colón llegó a la costa portuguesa y después de recuperarse se fue a Lisboa donde sabía que había una colonia de comerciantes genoveses. Bueno podría ser una explicación pero aquí dos argumentos en contra:
Uno que los barcos genoveses después de ser atacados se refugiaron en Cádiz, allí repararon las naves y curaron a sus heridos, la pregunta es ¿ Por qué Colón no se dirigió a Cadiz para enlazar con sus compatriotas y volver a ejercer las labores de comerciante? ¿Por qué dirigirse a un país desconocido del cual no conocería el idioma ni sus costumbres? de saber que había genoveses en Lisboa ¿Por qué tendría que suponer que le ayudarían?
El otro esta relacionado con el post anterior en la teoría genovesa Colón era comerciante y no navegante ni piloto, por tanto como se explica su viaje a Islandia 6 meses después de haber llegado a Lisboa, podría ir en representación de algún comerciante genovés que llevaría mercancías a Bristol y a Galway, efectivamente esto puede ser así pero entonces como organizó él su viaje a Islandia después de recalar en Bristol y Galway, les diría a sus compañeros yo me quedo aquí y cojo otro barco para explorar nuevos negocios o se fue con ellos, pero entonces a que vienen las referencias de Colón sobre el viaje a Islandia para comprobar su situación geográfica, se me antoja complicado esta explicación, lo más lógico es que Colón ya fuera con intenciones exploratorias a Islandia y es así como lo refleja en su carta no dice nada de comercio o si dejó a sus compañeros de viaje y se fue por su cuenta.
Si hacemos caso de la narración de Hernando Colón y de las Casas nos encontramos con una contradicción mucho mayor y sería como un genovés que participa en un combate naval contra sus paisanos luego tiene la desfachatez de ir a pedir ayuda a la colonia de genoveses en Lisboa y añadir que en ese espacio temporal, año y pico, le da tiempo a aclimatarse al idioma y costumbres portuguesas, a cortejar a Felipa Moñiz, futura esposa, a ir a Islandia que le llevaría desde Enero de 1477 hasta Mayo Junio de 1477, a casarse en ese mismo año y tener un hijo, Diego Colón, en 1478 aunque según la biografía que consultes puedes encontrarte que nación entre 1478-1481, lo que si esta claro es que nació en Porto Santo, Madeira.
En 1478 a Cristoforo Colombo, de Genova, recibió en Lisboa por mediación de Paolo di Negro, el encargo de la casa Centurione, para comprar en Madeira azúcar, y como sólo entregó una parte del valor total de la mercancía, debido a que Paolo di Negro, no proveyó al Colombo del dinero necesario para la compra.
El 25 de agosto de 1478, intentando depurar responsabilidades, el perjudicado Luigi Centurione presentó una reclamación ante las autoridades mercantiles de Génova. Un año más tarde, 1479, Cristóforo Colombo declaró ante notario, sobre esta compra fallida.
Para los genovistas este documento, denominado Assereto, es importante para sus aspiraciones y es que pone de manifiesto que un Cristoforo Colombo, genovés, lo sitúa en Lisboa casado con Felipa Moñiz y teniendo una relación comercial con Paolo di Negro y con Centurione, y claro esta, esto es perfecto para para los genovistas, ante esto y otros datos los historiadores de finales del siglo XIX italianos, españoles o de cualquier parte del mundo apostaron por la teoría genovesa.
Ahora bien a ninguno de estos historiadores pensaron o razonaron lo siguiente: ¿Cómo un pirata que tres años participó en el ataque a naves comerciantes genovesas se le ocurre ir a declarar a Genova? ¿es qué tan seguro estaba de que no le reconocerían? y sería tan necio de correr el riesgo de ir y jugarse la vida por mandamiento judicial, al juzgarlo como pirata.
Y siendo lógicos en el caso de que el tal Colombo fuera Colón ¿por qué tendría que atender la denuncia en Génova? quién le pagaba el viaje? o que le iba a pasar en caso de no ir. Por tanto yo creo lo siguiente:
Si el tal Colombo atendió la denuncia, que no tengo claro si fue siquiera denuncia porque la declaración la realiza ante notario no ante juez, sería porque su trabajo estaba entre Genova y Portugal, a saber si era un sobrecargo o comercial y no estaría trabajando para Centurione en otros países, por tanto estaría en Génova para realizar la declaración, es decir, no tuvo que desplazarse a Génova para ello. Tengo claro que Cristoforo Colombo existió al igual que otros Colombo en la República de Génova, pero también tengo claro que Cristóbal Colón y Cristoforo Colombo no son la misma persona.
Hay un dato a tener en cuenta y es que Pedro Mártir de Anglería estuvo al servicio del Papa Inocencio VIII,  y que este confiesa en una cita que: “[…] por lo que habiéndose descubierto que vive en Génova un tal Cristóbal Colombo Canajosa, hijo de Domingo y de Susana Fontanarosa, no se debe confundir con el navegante de la Indias Occidentales […]”
Lo que no sé sobre esta cita es de donde obtiene el apellido Canajosa del Colombo, yo esta cita la doy con reparos porque aparece el apellido Fontanarosa y no el que es en realidad el apellido de la madre Susana Fontanarrubea.
Hay que tener en cuenta lo que decía su hijo Hernando en la biografía de su padre: “[… ]cuanto más apto y capacitado estaba para la empresa, tanto menos quiso que su patria y origen fuesen conocidos[..]“
Dicho todo esto lo más lógico es que Cristóbal Colón ya estuviera en Portugal antes de 1476 y hay argumentos para ello, pero esto es historia para el siguiente post

Cristóbal Colón En Portugal: I

Si hay algo en contra de la teoría genovesa, sobre el origen de Colón, es la estancia portuguesa de Colón. Cuando a la teoría genovesa ano le conviene algo lo que hacen los historiadores, en general, es anular o dudar de esos datos aunque hayan sido escritos por el mismo Cristóbal Colón.
Hay muchos datos en la vida de Cristóbal Colón que no concuerdan con el personaje genovés Cristoforo Colombo y que la convierten en una teoría inviable, ejemplos los encontramos en la edad, en las ubicaciones diferentes en una misma fecha, en la profesionalidad marinera y en su formación, en su falta de conocimiento del italiano o dialecto ligur, en su falta de preocupación y ocupación de su supuesta familia italiana, en la documentación falsa que hay sobre el Cristoforo Colombo o sobre el Cristóbal Colón genovés…etc.
He puesto en este post una parte de un libro cuyo autor es Antonio Fernández Fernández, Ingeniero Industrial que en el año 1958 edito unos libros de 40 páginas, más o menos, apoyando la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón, no tiene ningún desperdicio tanto desde el punto de visto investigador como de razonamiento de la documentación, creo que es un gran aporte sobre la estancia de Cristóbal Colón en Portugal.
El capitulo se llama “Viaje de Colón a Thule” y comienza con la referencia de Hernando Colón en la biografía de su Padre “ Historia del Almirante D. Cristóbal Colón”, transcribiendo la parte del viaje a Thule, Islandia, realizada por su padre
F. Colón, Cap. IV. Pág. 37.
«Asimismo, en una memoria o acotación que hizo para demostrar que las cinco zonas son habitables, probándolo con la experiencia de las navegaciones, dice:
Yo navegue el año 1477, en el mes de Febrero, ultra Thile, cien leguas, cuya parte austral dista de la Equinocial setenta y tres grados, y no sesenta y tres, como algunos dicen; y no está dentro de la línea que incluye el Occidente, como dice Ptolomeo, sinó mucho más occidental, y a esta isla, que es tan grande como Inglaterra, van los ingleses con mercaderías, especialmente los de Bristol. Y al tiempo que yo a ella fui, no estaba congelado el mar, aunque había grandísimas mareas, tanto que en algunas partes, dos veces al dia, subía veinticinco brazas, y descendía otras tantas en altura».
D. Fernando añade:
Verdad es que Thulé, de quien Ptolomeo hace mención, está en el sitio donde él dice, y hoy se llama Islandia.
OPINIONES DE ESCRITORES
Se discutió mucho tiempo la veracidad de este viaje de Colón, según lo explica D. Fernando.
Ballesteros Beretta, T. IV, Pag. 294.
La objeción mas fuerte contra las afirmaciones de Colón es la alegada imposibilidad de navegar cien leguas mas allá de Thulé. Ruge, de manera implacable, rechaza el aserto de Colón con esta sentencia: «Esto derrama luz característica acerca de los conocimientos de Colón, y sobre el crédito que debemos prestar a. sus declaraciones». Th. Thoroddsen califica el relato como inexacto e inconcebible. Humboldt, siempre benévolo con Colón, reputa el viaje poco probable.
Los argumentos de Ruge se basan en la consideración de tratarse de un viaje polar a cien millas al Norte de Islandia, emprendido en pleno invierno.
Tacher comenta que Colón ha querido decir que estuvo en una isla situada a cien leguas más allá de Islandia. Esta ULTIMA THUlE, mientras que Islandia debiera ser Ptolomeo.
Otra observación formulada por Vignaud es la referente a las grandes mareas de Islandia, que subían algunas veces, según Colón, a veinticinco brazas, cosa imposible aún suponiendo que deba leerse en vez de brazas pies, como propone Nichols.
Idem. Pag. 296
Colón en su fragmento, cita el dato ptolomeico pero sólo en contraposición con los nuevos datos que él proporciona de la tierra a la cual llama Thulé. cuya parte austral estaría a los 73º de latitud y que en cuanto a la longitud, seria mas occidental que la línea trazada por Ptolomeo. en la cual incluye su hemisferio occidental.
Colón, pues, habla de dos islas bien diversas.
Idem. Pág. 297.
Hernando Colón recuerda que una de las tantas objeciones alegadas contra su padre consistía en que cualquiera que saliese del hemisferio conocido de Ptolomeo caería en el vacío.
En el Diario de a bordo del tercer viaje recuerda Colón a los Reyes «Muy poco ha que no se sabía otra tierra mas de las que Ptolomeo escribió».
La navegación de cien leguas ULTRA THULE no tiene sentido tomada a la letra y tal como ha llegado a nosotros Colón no era entonces un explorador, sino un comerciante, que, en una embarcación inglesa o genovesa, recorría un itinerario preestablecido. Las cien leguas que nos conducirían a la isla de Juan Mayen o a. Groenlandia no deben interpretarse así, porque nos llevan al absurdo. Puede Colón ir a Galway y hasta a Islandia con un fin mercantil, para, transportar productos ingleses o italianos, pero, repetimos, el viaje de curiosidad científica debemos excluirlo de las posibilidades hipotéticas. En consecuencia el pasaje ha sido alterado y esta es la causa de su incomprensión.
Idem. Pág. 299.
De lo expuesto concluye Caddeo que el viaje colombino a Thulé es auténtico y verídico y que todas las confusiones dimanan de una mala lectura del texto primitivo de Colón.
se ha comentado mucho la información de Colón referente a encontrarse en febrero el mar sin hielos. Sin embargo la exactitud se ha demostrado con antiguos documentos.
Idem. Pág. 293.
Los hipercríticos como Ruge y Vígnaud niegan la existencia de este viaje a Thule, o sea, a Islandia, por las que llaman falsas apreciación de Colón.
De lo anteriormente transcrito, se aprecia la cantidad de falsas e ilógicas suposiciones a que llegan aferrandose a la tesis genovista, a ultranza, que incluso les lleva a pretender anular los fenómenos naturales al no querer buscar las lógicas explicaciones de los mismos; nosotros vamos a estudiar objetivamente la:
POSIBILIDAD DE ESTE VIAJE
Don Fernando Colón nos explica como su padre quiso comprobar, personalmente, si no había más zonas habitadas que las señaladas por Ptolomeo, lo que demuestra las inquietudes investigadoras de un hombre excepcional. que no podía conformarse con las teorías establecidas, aun cuando gozasen
de la autoridad de todo un Ptolomeo y que, en cambio trata de comprobar sus hipótesis, siguiendo de paso el consejo de Toscanelli.
Por aquellos tiempos, la más fácil comprobación, a lo largo de las costas conocidas, habría de hacerse al Norte y al Sur.
Colón decide hacer un viaje al Norte, el que describe Fernando tomándolo de las memorias de su padre. Comprueba que la isla más septentrional del mapa de Ptolomeo está a los 63º de la equinoccial y que, en lugar de precipitarse en el vacío, al navegar más allá de tal latitud. encuentra una isla, mayor que Inglaterra, cuya parte austral está a los 73º. Esto le demuestra el primer fallo, la primera equivocación, de la teoría ptolomeica
Es comprensible la satisfacción de Colón al poder demostrar lo erróneo de la teoría de Ptolomeo, sostenida durante tantos siglos. Es el mínimo de vanidad que se le puede conceder a un hombre, quien, derrumba una tan secular, cuan falsa teoría.
Ruge, dice que no debe darse crédito a las memorias del Almirante y se basa en que un viaje de cien leguas marinas. al Norte de Islandia y en pleno invierno, debe considerarse poco menos que imposible. Pero, lo que no sabia Ruge es que la isotérmica que pasa por el Norte de Islandia, sobre los 65º equinocciales. sube después hacia el Polo siguiendo casi el mismo meridiano, hasta más de los 75º equinocciales, ciñendo las costas de Groenlandia. Tal fenómeno se debe a la corriente del Gulf Stream que aquel año, no pudieron contrarrestar los vientos del Norte, como está demostrado sucedió, por aquellas fechas, en Islandia.
La suerte de Colón fue que en el invierno de 1477, y por la aludida razón, no se hubiesen congelado los mares del Norte, como de costumbre. SI TAL ESTA DEMOSTRADO QUE NO SUCEDIO EN ISLANDIA, TAMPOCO PUEDE SUCEDER EN LAS ZONAS DE SU MISMA ISOTÉRMICA.
Se afirma también que es falsa la observación de la diferencia de altura en las mareas. Efectivamente, resulta imposible concebir una marea de unas veinticinco brazas de diferencia. Pero aún los más benévolos, los que trataron de encontrar explicación a lo que parece otra hiperbólica afirmación coloniana, no se percataron de que puede existir un error, fácil de desvirtuar, ya que. D. Fernando, o sus traductores, pudieron tomar de la vieja caligrafía y aún ortografía, de los escritas de Colón, o de su hijo, lo que ellas quisieron interpretar por un término netamente marinero; quizá tomado, repetimos, sin percatarse que, Colón, relata para las gentes de tierra y utiliza justamente las medidas geográficas al uso, no tan solo en aquellos tiempos, sino incluso muy avanzado el siglo XIX, ya que, sin ir más lejos, el extraordinario mapa de Galicia (España) de D. Domingo Gerónimo Fontán, terminado a mediados siglo XIX, continúa expresando las alturas en varas. Es decir, que los que escribieron o tradujeron, por “brazas”, quienes nos transmiten los escritos o los memoriales del Almirante. debieron haber dicho “varas”.
Las distintas varas, medida de longitud, conocidas en España iban desde los setenta, a los ochenta y cinco centimetros, del metro actual. O sea una marea comprendida entre los 18 y 20 metros.
Si tenemos en cuenta que, en la bahía de Fundy (Canadá), que sensiblemente se encuentra en la misma latitud que Islandia, y en la que se dan parecidos caracteres geográficos que los de aquella, alcanzan las mareas equinocciales una diferencia de 19,6 metros; si en otros lugares del planeta han podido registrarse en determinadas circunstancias, mareas superiores a los veinte metros de diferencia de nivel; y si tenemos en cuenta también lo excepcional de aquel año, en el que, al no congelarse el mar, tuvo que existir una diferencia barométrica, también anormal y anormales tuvieron que ser los vientos reinantes, que, como se sabe, tan directamente influyen en el nivel de las mareas; si consideramos que hallándose en febrero en viaje, es más que probable que, en Marzo-Abril, se hallase por aquellas latitudes, es decir: PRECISAMENTE DURANTE EL EQUINOCCIO, nada de hiperbólico tiene el que la agudeza de Colón registrase esa enorme diferencia de las mareas acostumbrado, como estaba, a los cuatro o cinco metros de diferencia máxima en las costas gallegas y portuguesas y, todo lo más, a los catorce metros de algunos puntos de 1a costa bretona, Bahía del Monte Saint-Michel.
Considérese que un piloto que hubiera navegado habitualmente en el Mediterráneo, donde las mareas tienen sólo diferencia de centímetros, no habría de limitarse a registrar sencillamente el fenómeno, sino que, de tener esa tendencia a la hipérbole que los genovistas se empreñan en achacar a Colón, habría de expresarse en más asombrados términos.
Resumiendo, D. Fernando, o quien actualizó sus escritos, entendieron el término geográfico, la medida de altura; “varas”, por el término marinero, usado para medir profundidades; “brazas”. Quizá lo creyeron más técnico. Se da el caso de que Humboldt, cuando trata de la inflexión de las lineas isotermas dice: “Conviene advertir que cuando D. Fernando, no cita las mismas palabras de los diarios de su padre, los absurdos que se notan en la explicación de los fenómenos físicos pueden nacer de los escasos conocimientos náuticos y astronómicos del hijo”.
Se dice que la navegación, cien leguas ultra Thule, no tiene sentido, tal y como está escrito, porque Colón no era explorador, sino comerciante en nave inglesa o genovesa con itinerario preestablecido y que, el ir cien leguas al Norte, (que lo llevaría a Groenlandia) es absurdo, ya que, Colón va a Islandia con fin mercantil, debiendo desecharse la curiosidad científica. Es una jocosa consecuencia de la tesis genovista. Por el contrario, nosotros no tenemos noticia, debidamente avalada con dato concreto, ni de que Colón fuese comerciante, ni que navegase, precisamente, en naves inglesas o genovesas.
Que el escrito, desde el punto de vista de los genovistas, sea difícil de interpretar correctamente, pudiera ser; pero que Colón fue comerciante y navegó en barcos ingleses, es una suposición completamente gratuita, como lo es también que navegue cien leguas más al Norte durante un Viaje con finalidad mercantil y no científica.
Creo que lo que les he puesto esta muy bien argumentado y razonado, desde luego lo que es dudoso es que Colón no realizara el viaje a Islandia como alegan los genoveses y algunos historiadores.

 

¿Cristóbal Colón era extranjero? II

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova.
El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Comenzamos el segundo y último post sobre ¿Colón extranjero?.

En el primero analizamos como no se había podido probar que Colón tuviera su origen en Génova o en la Liguría ya que no se había encontrado ningún familiar en dicha zona, tanto por parte de Fernando Colón, hijo del Almirante, como por parte de Balatassare Colombo uno de los litigantes en el pleito de sucesión.

Pasaremos a analizar la diferente documentación que hay y que no hay al respecto de su extranjería.

Lo primero que llama la atención en Cristóbal Colón es que no tuviera la más mínima intención de obtener “Carta de naturaleza” documento imprescindible para obtener los mismos derechos que los súbditos y naturales del reino.

Pues bien, Cristóbal Colón, “extranjero indeterminado”, se vio colmado de las más altas dignidades que en Castilla podían serle concedidas sin tener necesidad de dicha naturalización y lo mismo sucedió con su hermano Bartolomé. Unicamente Diego, el más joven, llegó a obtener en 1504 la carta de naturaleza que tramitó porque, ambicionando la concesión de un obispado, que no le fue otorgado, le resultaba imprescindible.

los dos italianos amigos de Colón, colaboradores ambos en sus empresas náuticas y financieras, el florentino Gianotto (Juanoto) Berardi y el genovés Francesco Rivarolo (Riberol) decidieron naturalizarse castellanos.

Veamos cómo se halla redactada la cédula de nacionalidad de Berardi:
-Carta de naturaleza en los reinos de la Corona de Castilla a favor del “florentino” Juanoto Berardi, banquero de Cristóbal Colón fechada en Segovia a 10 de julio de 1494:

Juanote Berardi.–Naturaleza:

«Don Fernando e doña Ysabel etc. Por quanto vos Juanote Berardi florentín, estante en estos nuestros reynos, nos hesistes relaçion por vuestra petiçion diziendo: que vos soys natural de la çibdad de Florencia, e ha dies años e más tienpo que estays en estos nuestros reynos e quereys venir e morar en ellos e ser nuestro natural dellos; e nos suplicastes e pedistes por merçed que vos hiziesemos natural destos nuestros reynos, para que pudiésedes gozar de todas las graçias, franquezas, libertades, esençiones, preheminençias e perrogativas de que gozan e pueden gozar los otros nuestros subditos e naturales…»

Hay muchos ejemplos de genoveses, florentinos, venecianos .. que obtuvieron carta de naturaleza ejemplos: Agustín Spínola Marco del Castillo, Clérigo del Castillo, Nicolao Nero Baltasar Rey,Damián Negrón, Antonio Rodolfi, Andrea de Odón, Pablo Landi, Bailía Salvago, Antonio Salvago…….

La cuestión es ¿Por qué Cristóbal Colón no hizo carta de naturaleza?. Dice José María Lancho Abogado experto en patrimonio histórico y en derecho tecnológico, y como él muchos otros historiadores:

En el caso de Colón, la condición legal de castellano está exhaustivamente trazada en un haz de documentos jurídicos que parten de las Capitulaciones de Santa Fe, documento básico que recoge las garantías reales a las propuestas de Colón y que tenían, como uno de sus efectos jurídicos fundamentales, que naturalizaban, en todo caso, a Colón como castellano. El tipo de ennoblecimiento de Colón tenía efectos directos en esa naturalización y él mismo se preocupó en que no dieran lugar a duda alguna”.

Esta explicación podría bastar pero claro se entra en una contradicción aparente, o al menos a mi me lo parece, y es la siguiente en los pleitos colombinos, 1508, restitución de los títulos y derechos para Diego Colón hijo.

El fiscal real Pedro Ruiz, en nombre de la Corona, defendía las prerrogativas de ésta contra el segundo almirante don Diego Colón, que pretendía corresponderle suceder por derecho propio a su padre en todo aquello que por los Reyes te había sido concedido. El Consejo declaró lo que le pertenecía y debía pertenecer “por virtud de las capitulaciones e asiento que con SS. AA. fizo don Cristóbal“, y no conforme don Diego se comenzó el proceso.

El fiscal Real argumenta:

“Lo otro y más principal, porque segund leyes del reyno, en especial por la ley del Ordenamiento de Alcalá. La dicha ley del Ordenamiento, dando concordia entre las dichas leyes, dispone que las dichas cosas de suso declaradas, sy el Rey las diere a su natural e vasallo e vecino en su reino, en tal caso vala la donación como en la escritura de privillejo lo dixere; pero si la donación o enajenación se hiziese en persona no natural ny vecino del reino o estranjero: del reino, en tal caso la donación o enajenación de las dichas cosas no vale ny debe ser guardada, de donde se concluye que pues EL DICHO DON CRISTOBAL COLON ERA ESTRANJERO, NO NATURAL NY VECINO DEL REINO NY MORADOR EN EL, según la dicha dispusyción de la dicha ley, la merced que le fué fecha, aunque fuera para syempre e para sus heredaros, no valió ny se debe guardar, que según derecho común e leyes del  Ordenamiento, para que uno se pueda decir vecino e morador, ha meneser que por diez años antes tenga casa en el reino: pues notorio es que todo esto faltó en el dicho don Cristóbal Colón, por donde ha logar la dispusyción de la dicha ley del Ordenamiento de Alcalá”.

Bueno con que versión nos quedamos con la de con solo firmar las Capitulaciones Colón ya sería natural o con la del fiscal que dice que Diego Colón no tiene derecho a la herencia de los títulos porque su padre no se naturalizó, yo creo que ni con la una ni con la otra ya que las dos son contradictorias, además si se fijan el fiscal tiene empeño en hacerlo extranjero indefinido pues como siempre que hablan de Colón extranjero nunca dicen de dónde algo fuera de lo normal en la documentación castellana, en ningún documento aparece de dónde era Colón decir extranjero y nada es practica,mente lo mismo.

Por otra parte en la Capitulación, como contrato que era, ya sea a nivel privado entre los Reyes y Colón o entre la Corona del reino y Colón en cualquiera de los dos casos debería aparecer “…Cristóbal Colón extranjero, de Genova,.. y no aparece no es así el caso de las Capitulaciones de Fernando de Magallanes y Rui Faleiro en las cuales si aparece el origen y se les denomina como “portugueses”, las capitulaciones de Colón son muy parecidas a las de Magallanes y Faleiro, por tanto en las Capitulaciones de Colón debería aparecer el origen pero es que por poner no aparece la palabra extranjero por ningún lado, esto es tremendamente inusual la única explicación sería que no era extranjero

El único documento en el que aparece Cristóbal Colón con un origen es una cédula de pago que la Reina Isabel ordena al limosnero, don Pedro de Toledo, para que entregue 30 doblas de oro, equivalente a unos 11.000 maravedíes a Colón, el escribano de dicho documento define a Colón como “el portugués”, esto es importante pues en aquella época a los gallegos, plebe, se les definía como portugueses.

Otro elemento interesante son las Cartas de Seguro

En una época en la que las represalias contra los extranjeros no era una excepción en los comportamientos sociales, no era extraño que aquellos acudieran a los monarcas con la intención de solicitar su protección. En toda Europa, peregrinos, mercaderes o navegantes se movían al amparo de unas cartas que les permitían negociar con relativa libertad, garantizándoles protección contra detenciones arbitrarias o confiscaciones de bienes. La Corona fue siempre consciente de que para fomentar las relaciones comerciales se hacía necesario proteger de alguna forma a los mercaderes extranjeros.

Pues bien Colón en los años anteriores al viaje realizó diferentes trabajos, alguno de ellos para los Reyes, como aparece en una de sus cédulas de pago citada en el post anterior, y por otra parte trabajó como vendedor de libros de imprenta en Córdoba. Lo más natural sería que siendo extranjero y trabajando para los Reyes éstos le hicieran un seguro para estar protegido, pues tampoco la tenía.

Bartolomé Colón tampoco se naturalizó y eso que lo hicieron los Reyes Capitan de la flota que le llevó a las Indias y lo nombraron Adelantado de Indias, a pesar de  estos cargos tampoco lo naturalizaron.

Sin embargo a Diego Colón si lo naturalizaron, Dicha carta está fechada en Medina del Campo, a 8 de febrero de 1504:
Don Fernando e doña Isabel, por la gracia de Dios, etc.: Por hacer bien e merced a vos don Diego Colón, hermano del Almirante don Cristóbal Colón, e acatando vuestra fidelidad e leales servicios que nos habéis fecho, e esperamos que nos faréis de aqui adelante, por la presente vos facemos natural destos nuestros reinos de Castilla e de León, para que podáis haber e hayáis cualesquier dignidades e beneficios eclesiásticos que vos fueren dados, e podáis gozar e gocéis de todas las honras e gracias e mercedes e franquezas e libertades, exenciones e perrogativas e inmunidades…”

Qué echan en falta en este documento, pues si, el origen de Diego Colón tal y como dice Antonio Rumeu de Armas en su obra El “portugués” Cristóbal Colón en Castilla puntualiza: “Era norma establecida en el derecho público castellano que en las cartas de naturaleza se hiciese constar siempre la nacionalidad de origen. En el Registro del Sello del Archivo de Simancas se conservan un centenar, por lo menos, de documentos de esta índole correspondientes al reinado de los Reyes Católicos. En todas ellas se cumple el requisito apuntado”.

A todo esto le podemos añadir algunas frases de Colón:

-El 27 de noviembre de 1492, y mientras se exploraban las costas de Cuba, el Almirante escribe en su Diario: “Y digo que Vuestras Altezas no deben consentir que aquí trate ni faga pie ningún extranjero, salvo católicos cristianos, pues esto fué el fin y el comienzo del propósito, que fuese por acrecentamiento y gloria de la religión cristiana, ni venir a estas partes ninguno que no sea buen cristiano” .
« Diario de Navegación », dirigiéndose a los Reyes Católicos, el alto objeto de su empresa, dice : « En el Katay domina un príncipe llamado el Gran Kan, que, en nuestro romanee, significa rey de reyes ».

Podría añadir más frases pero lo dejaremos así, algunas están puestas en otros post de  este blog, pero voy a finalizar este post con algo que muy pocos saben y que fue descubierto por casualidad. En una obra de Alessandro Geraldini de Amelia primer Obispo de la catedral primada de America en Santo Domingo, sirvió a los Reyes Católicos contra Portugal, llego a ser embajador de los reyes Católicos en Francia e Inglaterra, capellán mayor de la Reina Isabel y maestro de las infantas, es decir, que aparte de  esto era coetáneo de Cristóbal Colón al cual conoció. Pues Geraldini en su obra “itinerario por las Regiones Subequinocciales” nos cuenta:

cuentan esos monstruos de la naturaleza que Colón había oido en Clivio, ciudad de Galicia, de boca de unos marineros que habían sido arrojados durante largo tiempo por esos mares , de boca de una cierta clase de hombres que navegaban por esos mares, que se vista la tierra por esas latitudes. Dicen, además, que ellos habían sido zarandeados al sur de las islas afortunadas, Que por una tempestad terrible habían visto árboles desconocidos Y que había contado a Colón que cerca existían territorios poblados

Este texto que nos relata que sitúa nada más y nada menos a Colón en Galicia, además no sería una estancia eventual pues sería muy sorprendente que tocara una vez puerto y los marineros le confiaran esa historia que podría ser la base de su empresa para ir a las Indias.

Con este post acabamos el hilo de ¿Colón extranjero?, espero haberos servido de ayuda o por lo menos de sembrar alguna duda sobre un posible origen extranjero de Colón solo acabar que tal como aparece en los documentos Colón era tratado como un “extranjero indeterminado” por tanto bien podría ser un gallego que por la forma de hablar con algún acento portugués pasara como extranjero, entre sus interlocutores,cuando en realidad era gallego

¿Cristóbal Colón era Extranjero? I

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova. El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Foto tomada hace siete años en el aeropuerto de Génova.
El diario il Sole 24 h, hace una promoción argumentando que sus informaciones son veraces y fuera de toda duda, no como el origen de Cristóbal Colón

Este post, lo he dividido en dos partes, es uno de esos que siempre he deseado realizar y el día en que me enviaron la foto que encabeza este post lo tuve más claro. También ayudó la conversación que he tenido con Carlos, comentarista asiduo de este blog y profesional de la Historia, por e-mail sobre el asunto de la extranjería de Colón.
No cabe duda que es un post controvertido dada la documentación que hay sobre el tema, las opiniones tan dispares que hay sobre su origen y los orígenes tan dispares que se le otorgan: genovés, francés, catalán, mallorquín, ibicenco, extremeño, castellano, andaluz, polaco… y por supuesto gallego que es lo que defendemos en este blog.
La teoría gallega es la que presenta argumentos más sólidos, pero comencemos por el principio a Cristóbal Colón siempre desde que llegó se le tuvo por extranjero y hasta 14998 no hay ningún documento en el cual se haya expresado su origen aparte de extranjero, es decir, de tal ciudad o pais, creo que una denominación tan general como la de extranjero no es suficiente para determinar que Colón era ajeno a la península ibérica, yo me imagino que si soy un andaluz o castellano del siglo XV y oigo hablar a un gallego con pronunciación portuguesa y con palabras ajenas a su idioma enseguida lo primero que me pasaría por la cabeza es que esta persona es extranjera, no se parece en nada a como se habla en Castilla y Andalucía, pero con esto seguiremos luego comencemos:

ARGUMNETOS A FAVOR DE COLÓN EXTRANJERO:
Personas que conocían a Colón decían que era: genovés, Milán, Saona, Ligur
Pedro Mártir de Anglería decía que era Ligur, Fernández de Oviedo decía que era genovés, el P. las Casas, que tuvo con él la mayor intimidad ; y debo hacer notar que ninguno de ellos afirma que Colón fuese genovés, por haber tenido a la vista documento alguno que lo comprobase o, cuando menos, porque él se lo hubiese dicho. Andrés Bernáldez, le llama en un lugar « hombre de Genova» y dice en otro, que era «milanés », Antonio de Herrera, se limita a decir que nació en Genova, pues así lo había confesado.
Algunos historiadores hubo que ni mentaron la patria de Colón, siquiera la posible, lo cual es prueba evidente de que no admitían como verdadera la que él quiso atribuirse. Entre ellos a Sabellico, Foresti da Bergamo y Albertini. Robertson, después de llamarle súbdito de la república genovesa, hace esta terminante afirmación : « No se tiene noticia cierta « ni del tiempo, ni del lugar de su nacimiento».
Washington Irving abordando la cuestión con el alto criterio que tanta fama dio a su nombre, escribió:: « Nada se sabe de la infancia de Cristóbal Colón, de su familia, ni del tiempo o lugar de su nacimiento»
En fin podríamos seguir pero con estos creo que son suficientes y además unos se habrán copiado de otros al no tener ningún documento en el cual aparezca su origen, es fácil que muchos hablaran de oídas o a través de rumores
Mayorazgo de 1498,

 Item: “mando al dicho D. Diego, mi hijo, ó á la persona que heredare el dicho Mayorazgo, que tenga y sostenga siempre en la ciudad de Génova una persona de nuestro linage que tenga allí casa é mujer, é le ordene renta con que pueda vivir honestamente, como persona tan llegada á nuestro linage, y haga pie y raíz en la dicha Ciudad como natural della, porque podrá haber de la dicha Ciudad ayuda e favor en las cosas del menester suyo, pues que della salí y en ella nací
Item: “que el dicho D. Diego, ó quien heredare -el dicho Mayorazgo, envíe por vía de cambios, ó por cualquiera manera que el pudiere, todo el dinero de la renta que el ahorrare del dicho Mayorazgo, y haga comprar de ellos en su nombre e de su heredero unas compras á que dicen Logos, que tiene el oficio dé San Jorge, los cuales agora rentan seis por ciento, y son dineros muy seguros, y esto sea por lo que yo diré aquí”.
Su hijo Hernando Colón en su testamento dice que es hijo de Cristóbal Colón, genovés.
CÉDULAS DE LOS RRCC
“En dicho día (5 de mayo de 1.487) día a Cristóbal Colomo, extranjero, tres
mil que está aquí faciendo algunas cosas complideras al servicio de sus Altezas, por cédula de Alonso de Quintanilla, con mandamiento del obispo (de Palencia)”.
Empecemos por el Mayorazgo de 1498 que es lo más claro, el mayorazgo estuvo desaparecido durante 70 años apareció con el litigio de sucesión de el Ducado de Veragua y el titulo de Almirante.
En el testamento de 1498, se advierten bastantes irregularidades:
Se da como vivo al Infante D. Juan cuando había fallecido el 7 de octubre de 1497

No esta escrito de mano del de Cristóbal Colón ni tampoco aparece el día, mes y año
No fue elevado a escritura pública.
Aparecen varios renglones tachados y con distintas fechas.
La institución no era de su letra, al documento le faltaba una hoja, la más importante, y el tribunal consigna que: “no está auténtica ni solemne”
Aparece firmada por los Reyes Católicos y su secretario de Estado, don Fernando Alvarez, que había muerto en 1501 y que desde cuatro años antes no firmaba
‘‘El testamento en cuestión no pudo tener efecto, porque el testador había declarado en el codicilo de Mayo de 1506 que se remitía al de fecha 1.° de Abril de 1502, depositado en el Monasterio de las Cuevas de Sevilla”.
El Mayorazgo fue presentado por Baldassarre Colombo, de Cuccaro con Bernardo Colombo, de Cogoleto, a reclamar la herencia y sucesión del Almirante, cuando se extinguió su descendencia masculina.
El tribunal no lo admitió por ser sospechosos y por estar invalidado por el Mayorazgo de 1506.
Este punto queda aclarado Mayorazgo de 1498 es falso y el que vale es el de 1502 con el codicilo de 1506. Es decir, que la afirmación de Genova salí y en ella nací tampoco es valida.

Hernando Colón
El testamento de su hijo Hernando Colón diciendo que es hijo de Cristóbal genovés es contradictorio con lo que declaraba en la biografía que escribió de su padre donde dice:
Explica DONDE NO NACIO SU PADRE y guarda silencio sobre el lugar en que nació de la misma manera que nos dice DE DONDE NO DESCIENDE para callarse todo lo relacionado con su ascendencia. También nos dice en su biografía: TANTO MENOS CIERTOS Y CONOCIDOS QUISO EL SEÑOR QUE FUERAN SU PATRIA Y ORIGEN”.
También escribe “y es por esto, que algunos que de cierta manera piensan oscurecer su reputación, dicen que era de NERVI, otros que de CUGUREO y quienes de BUGIASCO, todas pequeñas villas de la ribera y vecinas de la ciudad de Génova. Otros que quieren elevarlo más, dicen que era de SAVONA, otros de GENOVA y algunas que todavía quieren ponerlo más alto, de PLASENCIA”. Es decir que cuando escribió la biografía no sabía de donde era su padre recorrió toda la zona de Genova y alrededores buscando familiares y no los encontró. Da la impresión de que en su testamento escribe que es genovés más por tradición y por lo que se contaba que por saberlo a ciencia cierta.
Cédulas de los RRCC
Hay diferentes cédulas de los RRCC ordenando se le den unos pagos en ninguna salvo la que puse se le da origen y el origen que se le da es extranjero una generalidad, cuando lo correcto hubiera sido escribir extranjero de Génova o de Milán o de Lisboa… pero no solo ponen extranjero, hay otra cédula de pago, que no encontré, en donde dice que es portugués y en otra donde debía de ir el país esta el espacio en blanco.
Da la impresión de que los RRCC o sus hombres de estado no tenían muy claro si era extranjero y de serlo de que zona era, pero es que además llama la atención que le llamen Colomo, ni Colombo ni Colón sino algo intermedio, esto podría deberse al escribano que no lo tenía claro pues no se entiende que en Portugal el Rey Juan II lo conociera por Colón, carta de 1488, y en la cédula de pago le nombren como Colomo hasta 1489-1490.

ARGUMNETOS EN CONTRA
La Falacia del Origen Genovés
El pleito de sucesión, extinguida la linea sucesora de varón, comienza en 1578 durante el pleito Francesca Colón susto que su abuelo Cristóbal Colón había nacido Génova. Para demostrarlo si es una labor erudita, Como opiniones Y conjeturas de Distinguidos escritores; pero sin ningún documento, Referencia razonada ni antecedente justificado que diera autenticidad ni menos legalizarse semejantes afirmaciones, que combatió don Baltasar Colombo con indudable éxito.
Las gestiones entonces realizadas en Génova quiero pruebas dedicatorias desde Nacional importancia. Allí seis revisión de los anales de la ciudad desde el año 1100, Que con todos mero tenían anotados los censos de población, inscribiendo el nombre de sus ciudadanos en Casillas que dejaban espacio para notar sus principales hechos, Y en ninguna de estas relaciones apareció Cristóbal Colombo mi colon alguno.
Entre numerosos importantes declaraciones de testigos aún de la misma denegación un personaje ilustre, su grande autoridad Y casi y casi contrario de Cristóbal Colón Como por su avanzada edad que rondaba los 83 años. Era el príncipe de Salerno, Nicolao de Grimaldo, dijo: “que en todos los días de su vida no ha hoy ido de decir en la ciudad de Génova haya, ni haya habido, alguno del apellido colon ni colombo, Y si lo hubiese habido, razonablemente lo habría sabido de alguna persona, o visto escrito en alguna parte, por el mucho tiempo que han morado en la dicha ciudad donde es natural”.
Añade otra prueba diciendo: “que dedicando Génova sus naturales, Que han hecho cosas señaladas y generosas, estatuas y monumentos, en ninguno de ellos se hizo mención de Cristóbal Colón, por no ser natural de ella”
La importancia de la declaración del patricio tan ilustre, Genovés, nacido antes que Cristóbal Colón muriese, y que lamentar, por la magnitud de la hazaña de aquel insigne Almirante, no pudiera Génova, por no haber nacido en ella elevar un monumento que dignificase el nacimiento del Almirante en Génova.
Aparte de esta prueba contundente realizada a finales del siglo XVI en cuyas pesquisas nos encontró ninguna documentación sobre Cristóbal Colón o Colombo hay otras que refutan esta teoría, según la teoría genovesa Cristoforo Colombo salió de Génova en 1474 efectuando labores de lanero y tabernero junto a su padre, esto contradice lo dicho por Colón que dice: de muy temprana edad empecé la mar Y que 1470 ejercía labores de pirata trabajando para Renato de Anjou y a las ordenes de Guillaume Cazanove Coullon tal y como describe en una carta a los Reyes.
A esto hay que añadir cuantas ciudades se otorgaban el nacimiento de Cristoforo Colombo lo cual genera muchas dudas ya de por si en lo verídico de un origen no solo genovés sino también italiano.
En uno de los códices que poseía Colón se encontró la siguiente nota:
“del ambra es cierto nascere in india soto tierra he yo ne ho fato cauare in molti monti in la isola de feiti bel de ofir bel de cipango, a la quale habió posto nome spagnola y ne o trouato pieca gran de como el capo, ma no tota chiara, saluo de chiaro, y parda y otra negra, y vene asay”.
Pues bien : de estas sesenta y una palabras, son castellanas las siguientes, por su orden : del – es – cier- to- tierra- yo- la- de- de- de- y- piega- como el – no- salvo- de- y- parda- y- otra- negra-y, es decir, más de una tercera parte. Las palabras: del – la y salvo, son al mismo tiempo italianas; pero, dada la manera como se hallan colocadas en la oración, deben ser consideradas como castellanas. De las italianas, están escritas en una forma que revela un verdadero desconocimiento de ese idioma, las siguientes: del ambra, que en italiano debió escribirse dell’ambra; he (y), que en italiano debe ser e; fato (hecho) que se escribe fatto; in la isola (en la isla), que debió ser nelV hola; habió (había) que es aveva, y que no es palabra italiana, ni española; spagnola ( española) que debe ser spagnuola; o (he), que es ho; tota, (toda), que debe escribirse tutta; vene, que podría tomarse por bene (bien), pero que debe querer decir : allí hay, que se escribe ve n’é, y asay, mucho, que se escribe assai.
Y todavía, para que la jeringoza resultase más completa, intercaló el Descubridor en el texto dos veces la palabra bel, conjunción latina vel, que significa “o”. No estando seguro, sin duda, de cómo se escribiría la italiana, optó por latinizarla.
Dice Colón : « del ambra es cierto nascere in india.», lo cual, traducido literalmente quiere significar: del ámbar es cierto nacer en India, empleando el infinitivo nascere, nacer, por nasce, nace, tercera persona de indicativo. La lectura de esta frase, produce exactamente el mismo efecto que si un extranjero, conocedor a medias del castellano, nos dijese : « Yo venir de París», o « yo estar bueno ».
La nota, en el italiano de Colón
del ambra es cierto nas- cere in india soto tierra he yo ne ho fato cauare in molti monti in la isola de feyti bel de ofir bel de cipango, a la quale habió posto nome spaguóla y ne o trouato pieca grande como el capo, ma no tota chiara, salvo de chiaro, y parda y otra negra, y vene asay.
La nota, en italiano correcto
astil’ambra e certo nascere in india sotto térra cd io ne ho fatto cauare in molti monti nell’ isola di feyti o di ofir o di cipango, alia quale eveva posto nome spagnuola e ne ho trovato pezzo grande come il capo, ma non tutta chiara, salvo di chiaro, e grigia ed altra ñera, e ve n’ é assai.
Por cierto ambra es palabra gallega y significa lo mismo que en italiano AMBAR.
Para acabar con este primer post sobre la posible extranjería de Colón tenemos:
Un Mayorazgo que aparece 70 años después de la muerte de Colón, con los pleitos de sucesión 1578 y presentado por Baltasare Colombo el cual aspira a la sucesión y herencia, en dicho Mayorazgo dice que “salió y nació en Genova”, dicho Mayorazgo de 1498 que nadie conocía hasta el momento y del cual su hijo Fernando en la biografía de su padre no menciona, nos sale que es APÓCRIFO por las irregularidades que presenta.
Una investigación llevada a cabo a finales del siglo XVI efectuada en Génova en la cual no aparece ninguna documentación que relacione a Colón con Génova y unos testigos que dicen no haber oído hablar nunca de dicho personaje.
Un personaje declarado Genovés que no tiene ni idea de escribir en italiano, pero que si leía ya que tenía libros en dicho idioma, algo incompresible si tenemos en cuenta que según la documentación de la Raccolta Cristoforo Colombo salió de Genova con 23 años, es más yo creo que e se texto no solo inhabilita el que pudiera ser genovés sino de cualquier punto de Italia, de haber existido este personaje no habría tenido nada que ver con Cristóbal Colón pues los dos personajes no tienen ningún paralelismo en sus vidas.
Un hijo Hernando o Fernando Colón incapaz de demostrar que su padre fue genovés que dice en la biografía que no encontró ningún pariente que lo relacione con su padre.

Continuara con un segundo post

Estancia de Cristóbal Colón en Murcia, 1488

jose_maria_sobejano_-_entrada_de_los_reyes_catolicos_en_murcia_1876

Llegada de los Reyes Católicos a Murcia

La estancia de Cristóbal Colón en Murcia en la primavera de 1488 es la más misteriosa y la menos conocida en los comienzos de su empresa. La primera en advertir la presencia de Cristóbal Colón en Murcia fue A.B. Gould en su obra sobre los tripulantes del primer viaje del Almirante. También J. Manzano Manzano en su obra “Cristóbal Colón. Siete años decisivos de su vida 1485-1492” dedica en uno de sus capítulos al estudio de la estancia de Colón en Murcia.

La estancia de Colón en Murcia Manzano la sitúa entre finales de Abril de 1488 y Julio de ese mismo año, coincidiendo con la presencia de los Reyes Católicos en esta ciudad. Colón habría ido a Murcia con la intención de presentarse de nuevo con los Reyes Católicos. como lo hiciera en Alcalá de Henares en Enero de 1486. La corte va a permanecer en Murcia hasta el 28 de Julio de 1488 en que los Reyes saldrán para Valladolid.

Es muy probable que Colón fuera a Murcia a entrevistarse con los Reyes antes de partir para Portugal, ya que había recibido la carta de Joao II en Marzo de 1488, carta que fue remitida a Sevilla por tanto es muy posible que Colón llegase en Abril a Murcia para comprobar la situación de su empresa, los Reyes seguirían preocupados por la guerra y por tanto no debió conseguir ni un si ni un no sino más bien un sigue esperando, ¿por qué digo esto? porque los Reyes emitieron una cédula el 16 de Junio con 3000 maravedies para Colón por tanto lo lógico es pensar que una negativa no le dieron, aun así Colón si fue a Portugal e imagino que  esto lo sabrían los Reyes de otra forma no se entiende muy bien lo de los 3000 maravedies y como a Portugal se  esperaba la llegada de Bartolomé Diaz de su expedición Atlántica, es especulativo pero cabe dentro de lo probable que los Reyes lo enviaran como espía a Portugal para que averiguara o tuviera información de la expedición, además también cabe dentro de lo posible que los Reyes supieran lo de la carta de Joao II.

Según nos cuentan Bartolomé de las Casas y de Hernando Colón sabemos que Cristóbal Colón estuvo en Murcia, donde un marinero gallego, Pedro de Velasco, le contó que había encontrado tierra al Noroeste de Irlanda, fueron navegando y metiéndose tanto al Noroeste, que vieron tierra hacia poniente de Ibernia, Hernando Colón lo expresa de esta otra forma: que vieron tierra al Occidente de Irlanda.

Ante lo escrito hasta ahora se me antojan dos cuestiones:

Una en qué condiciones o situación Colón se encontró con el gallego Pedro Velasco, ¿quién facilitó la entrevista? o ya lo conocía y si lo conocía era por gallego o por ser compañero de fatigas en su época de pirata o se lo presentó alguien, en fin esto me temo que nunca lo sabremos, pero las preguntas quedan ahí

Segunda: por qué Colón si era tenido por extranjero, según nos cuentan, porque nunca ha solicitado al rey una carta de seguro, los reyes dada la importancia del desempeño de Colón porque los reyes no se la dieron directamente. En una época en la que las represalias contra los extranjeros no era una excepción en los comportamientos sociales, no era extraño que aquellos acudieran a los monarcas con la intención de solicitar su protección. En toda Europa, peregrinos, mercaderes o navegantes se movían al amparo de unas cartas que les permitían negociar con relativa libertad, garantizándoles protección contra detenciones arbitrarias o confiscaciones de bienes. No hay ningún documento en el cual aparezca la solicitud de Colón de esta carta de seguro pero si hay documentos de otras cartas de seguros otorgadas por los Reyes a extranjeros, siendo Colón según reza una de las cédulas de los Reyes en las cuales le daban dinero que era por unos servicios que tenía que realizar Colón para ellos, no se sabe cuales, teniendo en cuenta esto porque no hay ninguna carta de seguro a nombre de Colón, además en las cartas de seguro se hacía mención a las Partidas y al Ordenamiento de Alcalá como fundamentos jurídicos de la salvaguardia concedida, es decir, que estaba regulado, ¿por qué Colón no la tenía? desde 1486 hasta 1492 hay registradas 70 cartas de seguros a extranjeros, a mayores creo que Colón ejerció de vendedor de libros en Córdoba razón de más para tener una carta de seguro.

Sigamos con la estancia de Colón en Murcia, en dicha ciudad no solo se entrevistó con el gallego Pedro de Velasco sino que también conoció a dos personajes que fueron con Colón en el primer viaje: Luis de Torres y Diego Pérez, Torres era secretario de Juan Chacón adelantado de Murcia e hijo de Gonzalo Chacón tutor de la Reina Isabel I al cual solía llamar padre. Torres sabía hebreo, caldeo, árabe latín y probablemente griego. Diego Pérez era un cotizado pintor, en 31 de julio de 1487 el concejo murciano le incluyó entre los 20 profesionales altamente cualificados excusados de todo tributo real y concejil por privilegio de Juan I de Castilla a la ciudad de Murcia. Torres fue llevado en calidad de traductor y Pérez de pintor, los dos eran judíos conversos.

Durante el siglo XV coexistió en Murcia una comunidad judía residual con cementerio propio y un pujante colectivo judeoconverso de reciente implantación, que terminaría siendo dominado en considerable medida por ricos mercaderes, algunos de origen portugués, que hacían la ruta de la seda entre Murcia y Toledo, y entre esta ciudad y Lisboa.

Los dos tanto Torres como Pérez embarcaron en la nao “Gallega”, rebautizada como “Santa María” -nombre este por cierto de profundas resonancias judeo conversas y que Colón evitará mencionar en sus diarios-, por cierto la Nao la Gallega construida en Pontevedra, Pontevedra también había una importante comunidad judía con cementerio propio y que dicho barrio judío estaba pegado a la Iglesia Santa María la Antigua que posteriormente se convirtió en la Basílica de Santa María  la Mayor construida por el gremio de mareantes de Pontevedra.

Siempre ha habido motivos para pensar si Colón era judío o no desde luego en sus escritos tiene muchas menciones que lo pueden hacer judío además hay que tener en cuenta que en los barcos que marchan a las Indias no va ningún sacerdote. Un tercio de toda la expedición eran judíos. El traductor que lleva en su viaje es el traductor al hebreo del gobernador de Murcia. Y, en sus diarios, Colón nombra el templo destruido de Jerusalén como la casa segunda, una terminología estrictamente judía.

Estos dos personajes nunca regresaron del primer viaje los dos se quedaron en el fuerte Navidad con lo cual se murieron, es una lastima pues quién sabe si hubieran regresado es posible que supiéramos más de ellos y de Colón.

Pero de su estancia en Murcia Colón no solo conoce a estos judiós conversos también conoce a otro mucho más importante al humanista aragonés mosén Juan Cabrero, Corregidor de Murcia, y con quien anudó relación perdurable que luego resultaría fundamental en la decisión final por parte de los monarcas de prestar su apoyo a la empresa de las Indias. Cabrero pasaría a ser camarero Mayor de Fernando el Católico en 1490, ya era contino de la corte desde 1477, Fernando le tenía en tanta estima y consideración que lo recompensó con el hábito de Santiago , la encomienda de Montalbán y otros nombramientos, así Colón dice que Cabrero y Deza fueron decisivos en la aprobación de su empresa, por cierto Deza también era de ascendencia Judía.

La enigmática personalidad de Torres es reivindicada por la historiografía judía actual como conductor y líder del nutrido grupo de conversos enrolados en la empresa del Descubrimiento, se dice que fue su rabino.

En definitiva que la estancia en Murcia de Cristóbal Colón fue de lo más provechosa obtuvo 3000 maravedies de los Reyes, conoció a dos personajes judíos que fueron con él en el primer viaje y conoció a Cabrero personaje fundamental en la realización de su empresa y todo en semanas de estancia en Murcia se me antoja como mucha casualidad para un extranjero desconocido en Castilla presentando una empresa de dudosa realización, creo que la confianza emanada con estos tres personajes no puede ser flor de un día tuvo que haber o bien un conocimiento anterior o compartir una causa común, ser judíos, es mucha casualidad que en una estancia de semanas obtuviera tanto rendimiento.

Desde el punto de vista personal con esta estancia resulta muy dudoso que Colón fuera extranjero y segundo que es muy posible que fuera Judío converso o tuviera ascendencia Judía, a lo mejor no era judío converso sino practicante y por eso fue tan celoso con su identidad.

Si quieren saber más sobre el posible judaísmo de Colón, hice un pos en Febrero de 2014 esta  aquí

Fuentes:

Jose María Ortuño Sánchez-Pedrero, Universidad de Murcia

Juan Manuel Bello Leon, Universidad de la Laguna

Juan Bta. VILAR

 

Cristóbal Colón y Su Libro De Las Profecías

libro-profeciasColón comenzó a escribir esta obra en 1502, ayudado en gran medida por su gran amigo el monje cartujo del monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla, fray Gaspar Gorricio, mientras esperaba la orden que le permitiera emprender su cuarto viaje (del 9 de mayo de 1502 al 7 de noviembre de 1504). Debió terminarla en 1504 tras concluir este viaje, al que alude en el folio (en adelante f.) 59 vuelto. Está compuesta de 84 hojas de las que faltan 14, escritas en castellano, salvo las citas bíblicas de la Vulgata y de los Padres de la Iglesia que lo son en latín, y una breve anotación en italiano que se encuentra en el f. 58. El título exacto de la obra, como consta en el vuelto del f. 1, es “Libro o colección de auctoridades, dichos, sentencias y profecías de la recuperación de la sancta ciudad y del monte de Dios, Sión, y acerca de la invención y conversión de las islas de la India y de todas las gentes y naciones, a nuestros reyes hispanos”. En el margen izquierdo superior del f. 1 se anota: “Profecías que juntó el Almirante Don Cristóbal Colón de la Recuperación de la sa. Ciudad de Hierusalem y del descubrimiento de las Indias, dirigidas a los Reyes Catholicos”.

Lo primero que llama la atención es que faltan 14 hojas, arrancadas, y la pregunta que surge ¿por qué las arrancaron?, ¿cuál fue el motivo?.

En el folio 1, una nota de Juan de Loaísa, bibliotecario de la colombina en 1682,  anuncia:

“Este libro escribió D. Xstoval Colón en el año 1502 con lo que para ello le ayudó el P. D. frey Gaspar Gorricio, Monge de la Cartuxa de Sevilla, como parece de la carta siguiente. Tiene 84 foxas y entre ellas faltan 14 foxas; sin duda sería lo mejor, como lo advierte quien lo leyó en muchos años a y lo dice en el folio 77; y cuando esto se escribe es el año de 1682, sábado 24 de octubre”.

En el folio 77 hay una nota manuscrita:

Advertencia de un bibliotecario, añadida posteriormente: «Mal hizo quien hurtó de aquí estas hojas, porque era lo mejor de la profecías d’este libro»

Es decir que ya tenemos una fuente más de misterio en la vida de Cristóbal Colón, ¿a quién podría interesar que lo escrito es esas páginas no fuera leído?

La respuesta no es fácil por no decir imposible sin tener las paginas delante, tampoco se puede deducir por lo dicho en el folio 67, pues esta roto por la mitad, lo que si queda del mismo es:

(En el margen izquierdo: «Abad Joaquín»)
Ni indignamente o sin razón os asevero a vosotros, muy altos reyes, que os están reservadas mayores cosas, cuando ciertamente hemos leído que el abad calabrés Joaquín [de Fiore] predijo que será de España el que ha de restaurar la fortaleza de Sión.

Lo único que nos dice es que Cristóbal Colón se creía que era él esa persona. Faltan los folios: -63,64,65,66 y del 68 al 76. Por lo demás no podemos deducir que es lo que podría molestar y en que sentido de lo que hubiera escrito en esos folios que faltan.

El Libro de las Profecías no es una obra desarrollada y sistemática. Más bien se trata de una colección abrumadora de citas, fundamentalmente bíblicas, inconexas entre sí y sin comentar. Sólo el título de la obra y la inclusión de unas cartas de Colón dirigidas a fray Gaspar de Gorricio, en septiembre de 1501 (junto con la respuesta de éste, de marzo de 1502), y a los Reyes Católicos (en 1501), ayudan a comprender el sentido global de la obra y de tanta cita bíblica. Tras estas cartas y una serie de citas bíblicas y patrísticas, la obra se divide, sin mayores explicaciones, en tres capítulos igualmente saturados de citas sin apenas comentarios: “De perterito” (desde el f. 30 vuelto hasta el f. 53), “De presenti et futuro” (desde el f. 54 vuelto hasta el f. 62 vuelto; faltan los folios 63, 64, 65 y 66) y “De futuro” (desde el f. 67 vuelto, cortado por la mitad, hasta el 83 vuelto).

A lo largo de sus 70 hojas conservadas, pueden encontrarse, de manera implícita o explícita, al menos 385 referencias bíblicas, de las cuales 326 pertenecen al Antiguo Testamento y sólo 59 al Nuevo Testamento.

En sus escritos, particularmente en el Libro de las Profecías, Colón sostiene que la finalidad de sus viajes a las Indias es doble: por un lado, la obtención de oro para financiar la recuperación de Jerusalén para la Cristiandad, en manos entonces de los otomanos, y, por otro, la evangelización de los indios. Más aún, considera que él mismo estaba predestinado por Dios para realizar el descubrimiento de las Indias y que esta predestinación estaba implícitamente anunciada en la Biblia.

Uno de los objetivos declarados de Colón junto a la evangelización de los indios, fue la recuperación o restauración de Jerusalén para la Iglesia, como consta en el mencionado título del Libro de las Profecías. Este objetivo no aparece únicamente en este libro. También es mencionado, a veces exclusivamente y otras junto con el de la evangelización, en otros escritos del Almirante tan importantes como su diario de a bordo del primer viaje a las Indias (26 de diciembre de 1492), la Institución del Mayorazgo (22 de febrero de 1498), sus cartas a la Reina Isabel (agosto-septiembre de 1501), al Papa Alejandro VI (febrero de 1502) y a los Reyes Católicos (escrita desde Jamaica con motivo de su cuarto viaje el 7 de julio de 1503).

Conviene destacar, sin embargo, que este afán de Colón por recuperar Jerusalén para la Cristiandad, afán lógico en la religiosidad de la época pero no correspondido por los príncipes y reyes europeos más realistas y pragmáticos, en ocasiones parece ambiguo, pues también habla de la reconstrucción de la “Casa” de Jerusalén. Algunos autores sospechan que esta referencia a la “casa santa” lo es realmente al Templo de Jerusalén, pues, en hebreo, “casa” y “templo” se dicen de igual manera (bayit). ¿Está pensando Colón realmente en la reconstrucción del Templo de Jerusalén, algo deseado por los judíos pero nunca, al menos como templo judío, por la Iglesia cristiana?.

De ser cierto este deseo implícito de reconstrucción del Templo, Colón estaría bordeando la ortodoxia cristiana y mostrando una fe judía mal disimulada. En el cálculo que establece el propio Colón sobre la creación del mundo en sus apostillas a la Historia rerum ubique gestarum de Eneas Silvio Piccolomini (quien luego fuera Papa Pío II entre 1458 y 1464 d. C.), muestra un marcado interés en las fechas relativas al Templo de Jerusalén, particularmente las concernientes a su construcción y sucesivas destrucciones y reconstrucciones:

Y desde que saliron de Egipto hasta que se fabricó la primera Casa 480 años. Y desque foi fabricada la primera Casa fasta su destrucción son 410 años. Y desque foi destruida la primera Casa fasta la salida del cativerio de Babilonia a 70 años, y estonces se comenzó la segunda Casa. Y duró la segunda Casa 400 años. Y desque naco Abraam fasta que foe destruído la segunda Casa 1088 años. Y desqde la destrucción de la 2a Casa fasta segundo los judíos, fasta agora, siendo el año del nacimiento de Nuestro Señor de 1481, son 1413 años. Y desde el comienzo fasta esta era de 1481 son 5241 años (penúltimo folio vuelto de las apostillas).

No obstante, este aparente interés por el Templo, más propio de un judío que de un cristiano, vuelve a quedar suavizado o mitigado cuando hace referencia explícita al Dios cristiano trinitario y cuando menciona la restauración del Templo para “la Yglesia Santa”. No cabe pensar, por tanto, en una restauración del culto judío. En cualquier caso, las citas bíblicas (especialmente de los profetas, particularmente Isaías, y de los Salmos) que utiliza Colón para defender la necesidad de recuperar Jerusalén para la Cristiandad (tanto si eso implica o no realmente la reconstrucción del Templo) son abundantísimas y cabe destacar que esta restauración de Jerusalén adquiere un sentido entre apocalíptico y escatológico cuando Colón ve en ello el preámbulo para la inauguración del reinado personal del mismo Dios en Sión.

Es en este libro donde Colón va a mostrar, mediante una identificación personal con distintas imágenes y figuras de las Escrituras, particularmente del Antiguo Testamento, una conciencia muy clara de ser el enviado o mensajero de Dios para el descubrimiento de las Indias.

A todas las referencias bíblicas que utiliza Colón para presentarse como Enviado de Dios cabría añadir, secundariamente, la interpretación que se ha hecho de su propio nombre, tal como relata Bartolomé de Las Casas: “Cristóbal, conviene a saber, Christum ferens, que quiere decir traedor o llevador de Cristo, y así se firmaba él algunas veces

Esta firma es patente en Colón especialmente a partir de 1502. Después de escribir el Libro de las Profecías la utilizó al menos en dos ocasiones como puede verse en el “Libramiento a favor de Diego Rodríguez”, de 7 de septiembre de 1504; y en el “Libramiento a favor de Rodrigo Viscaíno y de Francisco Niño”, de 8 de septiembre de 1504. J. Gil, Mitos y utopías del Descubrimiento. 1. Colón y su tiempo, Alianza Editorial, Madrid (1992) 215, quien sostiene la fe judía de Colón, interpreta que Xpo Ferens no significa “portador de Cristo” sino “portador para Cristo”, es decir, para el Mesías judío.

Colón parece atribuirse a sí mismo el cumplimiento de una “profecía” proveniente del mundo pagano, extraída de la tragedia Medea de Séneca (4-65 d. C.), en la que se vaticina el descubrimiento de un nuevo y gran mundo. Colón la cita en el Libro de las Profecías:

Vernán los tardos años del mundo ciertos tiempos en los cuales el mar Océano aflojará los atamentos de las cosas, y se abrirá una grande tierra, y um nuevo marinero como aquél que fue guía de Jasón, que hobo nombre de Tiphi, descobrirá mucho mundo, y entonces non será la isla Tule la postrera de las tierras (Libro de las Profecías, f. 59 vuelto).

En la carta a los Reyes Católicos de 7 de julio de 1503, el Dios que cree Colón se le revela no es tanto el Dios de Jesucristo (a quien ni siquiera menciona), sino el Yahvé liberador y cumplidor de promesas del Antiguo Testamento.

“[…] ¿Qué hizo Él más al tu pueblo de Israel cuando le sacó de Egipto? ¿Ni por David, que de pastor hizo Rey en Judea? Tórnate a Él y conoce ya tu yerro: su misericordia es infinita. Tu vejez no impedirá a toda cosa grande: muchas heredades tiene Él grandísimas. Abraam pasava de cien años cuando engendró a Isaac, ni Sara era moza. Tú llamas por socorro. Incierto, responde, ¿quién te ha afligido tanto y tantas vezes: Dios o el mundo?[…]”.

Llama la atención esto: “Abraam pasava de cien años cuando engendró a Isaac, ni Sara era moza”, da la impresión de que se quiere comparar con su edad y que se siente viejo, ¿pero de qué edad?.

Este post lo hice porque me encontré un trabajo de: JUAN LUIS DE LEÓN AZCÁRATE Facultad de Teología. Universidad de Deusto, que me ha servido como fuente, me llamó la atención y como casi nunca se escribe sobre libro de las profecías, al menos en los blogs que suelo ver sobre el origen de Colón, he querido traerlo al blog para que los lectores sepan un poco lo que  esta escrito en el mismo, evidentemente no he puesto todo solo unas ligeras pinceladas como muestra del mismo.

Que cada uno obtenga sus propias conclusiones

 

Carta de John Day dirigida a Cristóbal Colón 1497

Esta carta tiene una serie de curiosidades y de información que merecen prestarle la atención.

La carta es una contestación a otra de Cristóbal Colón. En ella Johan o Joan o John Day le participa de información a Cristóbal Colón sobre las expediciones organizadas por Inglaterra a las costas americanas, el que dirigía las expediciones era Juan Caboto

Magnifico Señor. /

joan-day-iCon el criado de Vuestra Señoría recibi su carta, y visto lo que por ella me manda quisiera que/ fuera seruido segund mi deseo y de mi dicha. El libro de Ynbinçio Fortunati / non le hallo y creo que le traya con mis cosas y desplazeme mucho non le / hallar porque le quisiera mucho seruir. El otro de marco paulo y la copia / de la tierra que es fallada le enbio y si la carta non le enbio es porque con mis o / cupaciones no esta a mi boluntad como querria, porque la hize deprisa a mi / partida, pero por la dicha copia comprendera vuestra señoria lo que quiere saber / que en la misma copia estan nombrados los cabos dela tierra firme y las yslas / y por alli asymismo bera donde fue la primera vista, porque a la buelta / se fallo la mayor parte de la tierra que se descubrio, y asy sabra vuestra señoria que en / cabo mas cercano a Yrlanda esta IMDCCC millas al hoeste del cabo / dursel que es en Yrlanda, y la parte mas baxa dela ysla delas siete cibdades / esta al hoeste del rio de bordeos. Y sabra vuestra señoria que no deçendio en tierra / syno en solo un logar de la tierra firme que es cercano a donde ovieron la / primera vista, enel qual logar deçendieron con un cruçeficio y alçanado / banderas con armas dle padre santo y con las armas dle Rey de Ynga / laterra mi señor; y fallaron arboles grandes de que fazen los masteles delas / naos y otors arboles de texo y la tierra muy gruesa derbajes; enel qual logar / segund que reconte a vuetsra señoria, hallaron un camino estrecho que entraba por / la tierra y vieron un logar donde avia fecho fuego e fallaron un palo / de longor de un codo foradado en cada cabo y labrado, el qual palo / pintado con brasil; e por estas señales se jusga ser la tierra po / blada. E como el se fallaba con poca gente no oso entrar dentro en la / terra , arriba de un tiro de ballesta; e por estas señales se jusga ser la tierra po / blada. E como el se fallaba con poca gente no oso entrar dentro en la / tierra, arriba de un tiro de ballesta; y tomo agua dulçe y boluiose a su / nao; y de luengo de la costa fallaban muchos pescados tales que en Yslan / da se aconstumbran secar al ayre y se venden en Ynglaterra y en otras / partes, y estos pescados dizen en yngles estoquefis. E asymismo cos / teando vieron correr en tierra dos bultos, uno en pos de otor, que no supi / eron ser onbres o alemanias, y paresciales que beyan tierras labradas donde / creyan que avia polizones, y vieron una floresta que las ojas della / les paresçian vermejas. Y al tiempo que el partio para Ynglaterra era en / fin del mayo; y estarian enel camino XXXV días antes de fallasen tierra; / y el viento hera este nordeste y las mares heran bonaças, asy a / la yda como a la venida, salbo un dia que hizo tormente, que serían / dos o tres dias antes de fallar la tierra. Y yendo tan abante les fallesçio / enel aguja del marear el punto del norte, que se le desconçerto dos puntos / por baxo. Y andaria en descubriendo la costa de Uropa XV dias / traya el biento a popa y allego en bretaña, porque los marineros / le fizeron desconçertar diziendo que tomaba mucho el norte; // y de alli se joan-day-iivino a bristol, e se fue al Rey a le recontar todo lo suso / dicho, y el Rey le hizo merced del XXV libras desterlines cada año / para reoararse fasta el tiempo andando que se sepa mas del negoçio, porque se / espera poner delijencia con dies o doze nabios para descobrir la dicha / tierra mas largamente el año benidero dios queriendo, porque en este / dicho biaje no llebo sino vn solo navio de cinçoenta toneles e con / veynte personas e vituallas para syete o ocho meses. Y porque esta / dilijençia se quiere poner en obra se presume çierto averse fa / llado e descubierto en otros tiempos el cabo de la dicha tierra por los / de bristol que fallaron el brasil como dello tiene notiçia vuestra señoria, / la qual se dezia la ysla de brasil, e presumese e creese ser tierra fir / me la que fallaron los de bristol. /

Y quanto toca al viaje primero de que vuestra señoria quiere saber, es que fue con / un  navio y la gente que llevaba le descontento y yba mal a / vituallado, y fallo los tiempos contrarios y ovo por eleçion de / se bouer (en blanco). Manifico señor: con relaçion de otras / cosas pertenesçientes al caso quisiera seruir a vuestra señoria sy no lo ynpi / diera justa cabsa de los negocios  y cargos de mucha ynpor /tancia que tengo de cargaçones y escrituras que para Ynglaterra tengo / de hazer con mucha prisa, los quales ynpiden mucho seruicio de / vuestra señoria, pero  reçiba de mi vuestra señoria como manifico señor el deseo de mi sana / yntencion  que es dele seruir, me dare algund trabajo que abre por exer / siçio  por su seruiçio, y cuando tenga notiçia de las cosas de Ynglaterra tocan / te a lo suso dicho, yo so çierto  ha de venir todo a mi notiçia, yo lo / hare saber a vuestra señoria lo que onesta fuera, syn perjuizio del Rey mi señor. / Suplico a vuestra señoria lo que en remumeraçion de algunos que le espero hazer le plega escrivirme cosas tocantes en estos casos, / porque la merçed que enello me hara abrira mas la materia para seruir / con todas las cosas de que tenga notiçia. Nuestro señor el manifico estado / de vuestra señoria pospere conforme a su meresçimiento. Quando vuestra señoria fuere / seruido entregue o mande dar el libro a miçer Jorge. /

besa las manos de / vuestra señoria /

Johan / day

Según esta carta Cristóbal Colon no dispuso de un ejemplar de Il Milione hasta poco antes de emprender el tercer viaje, en 1498; descartándose, por tanto, la hipótesis de que hubiese anotado el libro en Portugal, y fundamentase su proyecto de descubrimiento en las observaciones del veneciano.

¿Qué es lo que llama la atención de la carta de Johan Day?. El texto está en castellano, aunque con algunas voces y giros gallegos, tales como: logar, másteles, fazen, foradado, texo, longor, descobrir, cabo, delijencia, ovo y escrevir, todas ellas resaltadas en cursiva y negrilla en el texto; utilizando en ocasiones la cedilla, lo cual es muy extraño en un individuo de origen inglés y que pasó pocos años en Sevilla. Así como también la aclaración que hace en cierto párrafo, al decir: …Estos pescados se dicen en inglés estroqfis (por stocked fish); lo cual es inconcebible en boca de un empresario relacionado con el comercio marítimo. Según A. Ruddock en The Geografical Journal, Johan Day era dueño de un barco y se hallaba establecido en Sanlúcar de Barrameda. El objeto de su carta al Almirante era comunicarle la arribada a Terranova de Juan Caboto, cuyo viaje había sido patrocinado por el Rey de Inglaterra, que a su vuelta le recompensó con veinte libras esterlinas cada año; y la promesa de una nueva expedición, el año venidero con diez o doce navíos. Hay otra curiosidad en la carta y es que la libra esterlina como tal no entró en funcionamiento hasta 1560 con Isabel I, creo que antes se decían solo esterlinas, pero en este punto no estoy seguro.

Y por último una curiosidad en relación con el apellido Day y que enlaza con las palbras gallegas:

El apellido Day figura en la cofradía de San Juan Bautista de Pontevedra. Pues un mareante de aquella ciudad, llamado García Day y su mujer eran foreros, el año 1434, de una casa situada en la Rúa de Larque. El apellido en cuestión, aunque probablemente oriundo de Inglaterra, debió establecerse en Galicia; pues así lo confirma la presencia de otros dos individuos, llamados Jácome y Johan Afonso Day, vecinos del coto de Nogueira, quienes en 1526 declaran como testigos en el pleito Tavera-Fonseca. Jácome, de unos setenta años. En su declaración asegura que siendo muchacho de unos doce años vio a los irmandiños en el Salnés.

Otra curiosidad más o casualidad que surge alrededor de la vida de Cristóbal Colón y su origen gallego

Navegador de artículos