Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “fonterosa”

Documentos de la Familia Colón En Pontevedra: Fonterosa Linea Materna

Los Documentos Fonterosa

No encontramos ante los documentos que más dudas generaron sobre la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón. Los enemigos desde un principio encontraron en esta documentación el punto más débil de la teoría, alegando que habían sido falsificados para homologarlos a la familia genovesa, claro que  esto lo hicieron desde la manipulación ya que el apellido materno genovés no era Fonterosa ni Fontanarrosa sino que Fontanarubea, que no tiene nada que ver con Fonterosa si acaso en la sonoridad de su lectura, pero nada más.

En los documentos pontevedreses de la familia Fonterosa es donde se apoyó Celso García de la Riega para definirlos como la familia materna del Colón pontevedrés, muchos dijeron, que la familia Fonterosa fue un invento o un acomodo de García de la Riega para su teoría, pero yo creo que estas personas aparte de tener una idea preconcebida de la falsedad de la teoría ni siquiera se molestaron en leer el libro de García de la Riega y el motivo por el cual él sospechaba que los Fonterosa eran la familia materna del Colón pontevedrés.

En mi opinión de la Riega llegó primero al convencimiento de que Colón podía haber sido Judío, por los escritos de Colón que tuvo que leer para su investigación, que a que los Fonterosa eran su familia materna. Deduzco que al encontrarse con una familia que se apandillaban Fonterosa y que todos ellos tenían nombres judíos: María, Jacob, Benjamin, Abrahaan, Eleazar, esta claro que son netamente judíos si a ello añadimos que en Pontevedra en aquella época había un barrio judío llamado “O Lampan dos judeos”, es fácil deducir el motivo por el cual de la Riega relacionó a los Fonterosa con los Colón pontevedreses. Aparte de estos datos hay un documento que a de la Riega le llevó a establecer tal asociación y es el documento en el que aparecen juntos Domingos de Colón o vello y Benjamin Fonterosa llevando pescado a Santiago para venderlo al Obispo, en palabras de García de la Riega: “Este es uno de los más importantes documentos hallados en Pontevedra; constituye una verdadera clave de la vida de Colón, puesto que consigna juntos sus dos apellidos, paterno y el materno. A la vista del acuerdo del concejo surge espontáneamente la reflexión de que va muy poca distancia de un matrimonio realizado por personas de ambas familias a la asociación para negocios entre estas últimas, o viceversa, de la asociación al matrimonio, medio sencillísimo y natural de que en el descubridor de América se reunieran los dos apellidos de Colón y de foto Rosa, por más que esta afirmación tenga a primera vista el aspecto de una verdad de perogrullo. Desciendo a semejante símil, porque pretendo que los lectores fijen toda su atención en tan interesante hecho

Hay otro dato que a los enemigos les colmó de la algría, pues, en el mismo encontraron un buen filón para atacar a la teoría de D. Celso y es hecho de asegurar que D. Celso verificaba que la madre de Colón era Susana Fonterosa, sobre  esto hay que añadir lo siguiente:

1º Nunca dijo que hubiera una Susana Fonterosa en Pontevedra

2º Nunca argumentó que hubiera un documento, en Pontevedra, con el nombre de Susana Fonterosa.

3º Lo que si dijo es esto: “Aparecen Fonterosas, apellido que, como he dicho, subsiste en aquella provincia, con los nombres de Jacob el viejo, otro Jacob y Benjamín; la madre de Colón se llamaba Susana. Si el Almirante pertenecía a esta familia, hebrea sin duda, que así puede deducirse de sus nombres bíblicos, o por lo menos de cristianos nuevos, ¿no habríamos de disculparle y declarar plenamente justificada su resolución de no revelar tales antecedentes, dado el odio a dicha raza que existía a la sazón dadas las iras que contra ella se desencadenaron en la segunda mitad del siglo XV? ¿No merecería examen en este caso la inclinación de Colón a las citas del Antiguo Testamento?”.

Leyendo con atención el texto no se deduce en ningún momento que afirme que la madre pontevedresa de Colón se llamaba Susana, lo que si hace es una comparación con la teoría genovesa y es a lo que se refiere que la madre genovesa de Colón se llamaba Susana, de otra forma no se entiende el condicional que pone luego: Si el Almirante pertenecía a esta familia, es decir, que no lo asegura de otra forma también aseguraría que la madre del Colón pontevedrés se llamaba Susana, quizás lo que si hizo es emplear una mala explicación del caso.

Bajo mi punto de vista queda claro que Celso García de la Riega lo que hizo fue relacionar unos datos y casarlos:

Uno: por los escritos de Colón, D. Celso tenía la sospecha que uno de los motivos por los cuales Colón ocultó su origen fue por su posible judaísmo y el otro sea dicho de paso por su origen humilde.

Dos: encontró un apellido, Fonterosa, unido por un documento a un de Colón

Tres: se dio cuenta de que en otros documentos aparecían personas con el apellido Fonterosa con nombres judíos

Cuatro: En Pontevedra había un barrio Judío

Cinco: Casó todos los datos y razonó que la los padres de Cristóbal Colón eran: linea paterna los De Colón, y la linea materna los Fonterosa

por tanto de la Riega lo que hizo fue un ejercicio razonado y deductivo que le llevó a una conclusión, sin que esta significara que fuera correcta o incorrecta.

Una vez aclarado lo de los Fonterosa, vayamos a las alegaciones de Oviedo Arce y su informe de la Real Academia Gallega para refutar dichos documentos:

Tomando con referencia las cartas de Oviedo Arce a Casto Sampedro, los párrafos significativos, nos encontramos con lo siguiente:

Carta de Oviedo Arce a Casto Junio 1-1917

[….] En la misma página dice que hay el apellido Fonterosa en los libros parroquiales de Sobrada, Tomiño, Tuy; un Domingo bautizado en 1614 etc.

No creo esto. Será un nombre parecido a Fonterosa ¿qué hay de ello?¿Y que de la frase una viña que dicen da Fonterosa en el minotauro Alfonso Eans, un documento de 1 de marzo de 1434 citado por la Riega en la pag 171? Otra invención [….]

Carta Oviedo a Casto Junio 5-1917

[….] ¿Quiere usted preguntar a Sobrada (Tomiño-Tuy) que documentos de 1597, 1614, etc. Pudieron servir de base para afirmar, sin pruebas que allí hubo Fonterosas? Ocúrraseme que el boan pontevedrés de nuestro tiempo convirtió en Fonterosa el apellido Fontecoba u Fontecoua. La c fácilmente se transforma en r, y la u en s más difícilmente. Pero por eso, por la s es por donde más pecan los Fonterosas de muchos documentos.[….]

Carta de oviedo a Casto Julio 8-1917

[….]  Cuando la Riega le llevó a usted el cartulario ya se habría trazado un plan de Colón pontevedrés, y falsificó xpo y Fonterosa. Tengo de ello la visión más clara […]

Con los párrafos que hacen referencia al apellido Fonterosa en las tres cartas, podemos hacernos una idea clara de lo que tenía en la cabeza Oviedo Arce, la clave  estaba en encontrar el documento que menciona en la primera carta que daría la traste con su teoría, en caso de encontrarse, pues bien dicho documento lo he encontrado y la parte transcrita que nos interesa dice lo siguiente:

Sabean todos que eu Marina Peres, moller que foi de Domingo Bonome, forneiro, cuja alma Deus aja, et besiño et morador da villa de Pontebedra, que soo presente et que faço por mi et por todas mias voses, non costrenguda por força nen por engãno resçebida, mas de mia livre et propia voontade et para conprir a manda do dito meu marido que foy, et para pagar çertas devedas que deviamos et esperabamos a Ynes Alvares, moller de Pero Ares d´Aldaan, seisçentos mrs. de moeda vella, contando a branqua en trees dineiros, que lle ouve de dar por lo danificamento da dita viña que dizen da Fonterosa et que dela tiinamos aforada, vendo et firmemente outorgo por jur de herdade para todo senpre a vos, Pero da Arochela, moyneiro, que sodes presente, et a bosa moller Maria Janeira et a todas bosas vozes et suas todas aquelas casas baixas que estan? na Rua dos Caas da dita villa de Pontebedra,[….]” 

Año: 1435

Título abreviado: MNP

Título: Minutario notarial de Pontevedra

Referencia: Minutario notarial de Pontevedra (1433-1435). Santiago de Compostela: Consello da Cultura Galega.

Autoría: Anónimo

Tipo/finalidade/xénero: Venda (“carta de benda”)

Orixe: Orixinal

Localización: Pontevedra [Pontevedra-P] Museo

Bien, como vemos el documento es al que hacía referencia Oviedo Arce y que le decía a Sampedro que preguntara en Sobrada sobre el documento y que el propio Oviedo Arce ya decía que era falsificado o que D. Celso se había inventado el apellido, por el documento se comprueba que el apellido y la familia Fonterosa existía en 1435. Pero veamos otra carta posterior de Oviedo Arce.

Carta de Oviedo a Casto: Julio 14-1917

Ya tengo noticias de sobrada. Hay Fonterosas, pero como sino. Es más. Sin eso, no se conciben las falsificaciones de don Celso. Lo que parecería adverso, es favorable.

Se dan cuenta ustedes del juego de Oviedo Arce, en cuanto le informaron de Sobrada, que si había documentos con el apellido Fonterosa cambió el argumento, es decir, en donde al principio había falsificación, por no existir el apellido, se convirtió posteriormente en como sino iba a poder falsificar D. Celso los documentos de Foneterosa, por conocer antes la existencia del apellido, es decir, revirtió la causa de la prueba y este señor fue el encargado de valorar la legalidad de los documentos de D. Celso y lo que es peor la Real Academia Gallega se lo permitió.

Después de lo expuesto le toca el turno a exponer las imágenes de los documentos utilizados por de la Riega en su libro, pero antes me permitiré una pequeña digresión:

En mi opinión la teoría de Celso García de la Riega esta vigente incluso con el apellido Fonterosa como materno de Cristóbal Colón, no hay nada que lo anule los documentos son originales y legítimos y alguien tiene que ser la madre del Colón pontevedrés, especialmente desde que descubrimos el error cometido por Philippot en su teoría sobre la madre de Colón, recuerden que daba como madre de Pedro Madruga a Constanza Gonçalves Colón supuesta hija de Blanca Colón, Constanza Gonçalves Colón que no aparece documentada y que achacaba la no documentación a una supuesta perdida del documento, sobre esto ya he escrito en otro post donde se dan todo lujo de detalles, pero es que ahora resulta que Phillipot no solo es que se creyera la existencia de la tal Constanza y en la perdida de dicho documento donde aparecería como hija de Blanca Colón, es que además interpretó mal el apellido no es Constanza Gonçalves es Constanza García. Esto lo sé porque he sometido a transcripción , de especialista, el documento en el que Philippot creyó leer Constanza Gonçalves, la transcripción la hizo como siempre Fernando Dopico colaborador de este Blog.

Lo peor de todo es el significado de este error que puede llegar a petrificarse, todos los libros escritos por los partidarios de Philippot llevan el mismo error ponen como madre de Pedro Madruga a Constanza Gonçalves Colón, además conforme se sepa va ir en contra de los intereses de la teoría de Philippot y seguidores y por añadidura en contraste de la teoría de Celso García de la Riega, en definitiva va en contra de los intereses de todos los que defienden el origen gallego de Colón, ya sean partidarios de Philippot o de García de la Riega.

De tal manera que mientras los Philopotistas no encuentran a una madre para Pedro Madruga que lleve el apellido De Colón, de algún sitio tuvo que sacarlo Pedro Madruga para su transformación en Pedro Madruga-Colón, considero que la única teoría vigente sobre el origen gallego de Colón es la de Celso García de la Riega.

Documentos Fonterosa:

El primer documento es el de Abrahaan Fonterosa, es el primer documento que he subido a esta categoría y que iba acompañado de las fotos realizadas por la Escuela de Restauración de Pontevedra pueden localizarlo aquí

Tomado del libro Colón español. Su Origen y Patria de Celso García de la Riega:

Benjamin Fonterosa

Benjamin Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-1

[….] En un resto de 19 hojas de un minutario notarial descalabrado, aparece el contrato de aforamiento hecho .en 21 de Marzo de 1436 por Fernán Estévez, de Túy, á Alvaro

Jacob Fonterosa

Jacob Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-1

Afón, de una viña en la feligresía de Moldes, in- mediata á Pontevedra y extinguida hace tiempo, señalando como uno de sus límites otra viña del aforante, que labraba Jacob Fonterosa, el Viejo. (Museo Arqueológico.) 

En el libro del Concejo ya citado, y al folio 48, consta en el acta el nombramiento hecho por el Arzobispo de Santiago á favor de Lope Muñiz y de Benjamín Fonterosa para recaudadores de las alcabalas de las grasas en el año 1444. Asimismo, al folio 66, se consigna el nom- bramiento hecho por dicho Prelado á favor de Gómez de la Senra y de Jacob Fonterosa para recaudadores de las rentas del hierro en el año 1454. (Fotograbados números 12 y 13.) 

En el citado cartulario de hojas de pergamino, folio 6 vuelto, se halla una escritura de aforamiento por el con- cejo de Pontevedra en 6 de Noviembre de 1525 á Bartolomé de Sueiro, el Mozo, y á su mujer María Fonterosa. 

Otra escritura suelta contiene la carta de pago dada á Inés de Mereles por Constanza Correa, mujer de Esteban de Fonterosa, fecha 22 de Junio de 1528, cuya letra es indescifrable en su mayor parte. 

Maria Fonterosa

Maria Fonterosa, Museo de Pontevedra, Sampedro, 2-2

Estos dos documentos revelan que una rama de los Fonterosa era cristiana en el primer tercio del siglo XVI. Una familia de este apellido aparece posteriormente en los libros parroquiales de Sobrada, Ayuntamiento de Tomiño (Túy), que empiezan en 1597. Constan: Domingo, hijo de Juan, bautizado en 1614; Gregorio, hijo de otro Gregorio, en 1634, y sucesivamente, Domingo en 1688, Sebastián en 1720, Juan en 1749 y D. Ventura en 1796. Esta familia se estableció después en Túy, donde perdura, y algunos de sus individuos marcharon á Buenos Aires. 

Por último, en el minutario notarial de Alfonso Eans Jacob se consigna un contrato hecho en 1.° de Marzo de 1434 por Marina Pérez, mujer que fue de Domingos Bonome, en que se menciona una viña «que dicen da fonterosa», nombre que pudo originar el apellido materno de Colón.[….]

 

Bertolomeu da Fonterosa cuarta línea empezando por arriba, a la derecha

Bartolomeu Fonterosa

Bartolomeu Fonterosa

Carta de pago de Costança Correa | e ¿(…)?.! † | En la villa de Pontevedra, a vinte e dos dí- | -as del mes de junio del año del Señor de mill | e quinentos e vinte e seys anos. En presença de | mi escrivano e testigos de uso escriptos, Costan- | -ça Correa, muger de Bertolomeu da Fonterosa, | se dio por contenta e pagada e entregada | del (…) de una capa | negra de que le pusyera demanda ant-el | noble señor (…) a Henés de Mereles, | madre de María de ¿Tameda?. Y la daba por | libre e quita, e se daba por paga e con- | -tenta della(…).! Podrán comprobar que hay dos puntos azules en la palabra, que esta encima de Fonterosa, la palabra fonterosa  aparece la r con avivado en violeta, pero el documento esta bien se lee perfectamente, este documento no fue en el libro, D. Celso si lo menciono, pero dijo  que no entendía bien la letra.

Cartas Entre Oviedo Arce y Casto Sampedro: De Como Se Elaboró El Informe R.A.G V

Julio 18-1917

Sr. D. Casto Sampedro

Julio 18-1917Querido D. Casto: recibí el Faro y el progreso con la precisa Introducción de usted en que tan delicadamente se anticipó a mis deseos. Mil gracias.

Leí con deleite sumo su contestación Álvarez Limeses. Es un trabajo completo y Perfectísimo. Es el verdadero punto de vista para refutar el esperpento de la Riega: porque a mi juicio Colón español, aun sin los documentos falsificados, si esto fuera posible, sería el libro más infeliz de cuantos conozco.

Estoy acabando de redactar un informe que saldrá en este mes; pero sólo se refiere a los documentos, si toco algo del libro es de soslayo y con adjetivos. Mi labor es de paleógrafo.

Lo de Fernández Gil es tan desdichado como lo de la Riega. Da vergüenza ser Académico de la Historia, y aún escritor. ¡Qué lástima de brazos se pierden, que harían un gran papel en las minas de nuestra tierra!.

Julio-18-1917-B¿Qué dirá Otero, en contestación a mi carta y a la de usted?.

¡Qué desvergonzado e ingrato!

suyo buen amigo Eladio Oviedo

 

 

Julio 19- 1917

Sr. D. Casto Sampedro.

 

Julio-19-1917-AMi buen amigo: me conviene saber para la historia de los falsificaciones, 1º cuando descubrió usted el libro del Concejo; 2º en que tiempo, de cuando a cuando, lo tuvo en su poder la Riega; 3º El cartulario perteneció a la Riega según el dice desde 1879.

¿Cuándo salió de su poder y vino a manos de usted para el Museo?

Todo lo de las fechas me interesa mucho. ¿Cuándo descubrió usted la cedula de Oderigo? Si estaba en blanco ¿ como hoy aparece raspado el sitio aquel? ¿Le saldría mal la primera falsificación?

Si como espero tengo tiempo pienso mandar a usted las pruebas de mi trabajo.

Para mi no tiene importancia la indicación de que los documentos que traen Colón pudieran referirse al almirante. Esta ocurrencia es de cualquiera. Lo importante es la creación de la nueva teoría.

Suyo afmo amigo E. Oviedo

Lo de Cristobo o Cristovo es así: D. Celso después de convertir Pero1 en Cristobo, malamente, quiso que usted le leyera Cristovo. Era un ladino

¿Cuándo le dio usted la noticia a D. Celso de la existencia de Fonterosas en Tuy?

Julio-19-1917-BMi pensamiento final es este:

Todos los documentos auténticos fueron ofrecidos por usted, menos el de Juan y Constanza. Todos los falsos fueron descubiertos por La Riega.

1 Pero es el nombre con el que denominaba a Pedro, en documentos Edad Media

Aclaración: esta carta informa mucho más de lo que parece en una primera lectura.

1º Confunde el libro del Concejo con el Cartulario, el libro del Concejo era propiedad de Casto Sampedro, el Cartulario que es donde aparece el documento de Oderigo y el de Cristobo de Colón era propiedad de Celso García de la Riega desde 1879, antes de comenzar su investigación sobre Colón.

2º En cuestión de tres líneas Oviedo se contradice mucho con respecto a este documento, es más aporta una información que yo andaba buscando desde el principio y es la siguiente:

En el libro de Colón español. Su origen y patria pag 165, Celso García de la Riega dice lo siguiente:

Este cartulario y la cédula relativa a Oderigo debieron pertenecer al concejo, por cuya justa causa procede que vuelvan a su sitio; en su consecuencia, Pongo a ambos documentos a disposición del Excmo Ayuntamiento

Pues bien este libro del concejo tal y como dice Oviedo se lo quedó Sampedro y no sé la causa, ya que D. Celso dice claramente que lo entregará al Ayuntamiento, la pregunta que surge es ¿Por qué quedó en manos de Sampedro o del Museo? Cuando su dueño quería devolverlo al Ayuntamiento, esto es especulación mía, pueden haber sucedido dos cosas:

Uno. Que De la Riega lo haya entregado al Ayuntamiento y este se lo haya dado al Museo, lo dudo, ya que en un pleno del Ayuntamiento del 19 Febrero de 1914, estos documentos y otros son requeridos para ser entregados al Ayuntamiento, con la condición de ser expuestos.

Dos. Que De la Riega con su buena voluntad se lo haya dado a Sampedro, para que se lo entregara al Ayuntamiento, y Sampedro se lo haya quedado o que Sampedro se lo haya pedido prestado para estudiarlo y De la Riega le pusiera la condición de entregarlo luego al Ayuntamiento, cosa que no hizo

De otra forma no se entiende la voluntad de García de la Riega expresada en el libro, y el resultado de donde acabó, Museo, y lo expresa Oviedo ¿Cuándo salió de su poder y vino a manos de usted para el Museo?

Otra aclaración:

¿Cuándo descubrió usted la cedula de Oderigo? Si estaba en blanco ¿ como hoy aparece raspado el sitio aquel? ¿Le saldría mal la primera falsificación?

Ya he dicho que la cedula no la descubrió Sampedro, cuando dice estaba en blanco debió de no entender lo que decía De la Riega en el libro o no lo leyó

En el libro De la Riega dice:

“El nombre de maese Nicolao Oderigo de Génova está escrito con letra y tinta diferentes de las del resto del documento. Y es que, hecho el repartimiento por las oficinas arzobispales entre los pueblos del señorío, se extendieron las libranzas con espacios en blanco para llenarlos con los nombres de las personas que habrían de cobrar las diversas sumas, conforme se les fuese entregando las cédulas, para atender a las necesidades de la Mitra. La tinta, algo desvanecida, con que aparece dicho nombre parece seguir igual a la de la firma de Arzobispo”

Por otro lado asombra, que un paleógrafo?, que no tiene los documentos originales delante emita juicios de valor con una facilidad e irresponsabilidad pasmosa, el documento aludido es en papel, uno de los seis analizados por el IPCE, es decir, que no han sido raspados y el señor Oviedo Arce ya prejuzga que ha sido raspado por no salirle bien la primera falsificación.

Otra Aclaración:

Todos los documentos auténticos fueron ofrecidos por usted, menos el de Juan y Constanza. Todos los falsos fueron descubiertos por La Riega.”

Esto no es cierto y seria curioso saber el por qué del cambio en el informe con relación a lo que dice. Casto Sampedro proporciono 4 documentos, fotograbados, a De la Riega para el libro que son:

Libro del Concejo: Antonio de colón, Domingo de Colón y Benjamín fonterosa, Benjamín Fonterosa y Jacob fonterosa, de los cuatro solo el de Antonio de Colón lo aceptó Oviedo como bueno en el informe, los otros tres los declaro falsos, raspados y cambiados los nombres originales por otros, que según Oviedo convenían a De la Riega para su teoría.

La pregunta es ¿Por qué cambió Oviedo de criterio? y ¿Por qué Casto Sampedro admitió que pusiera que eran falsos? Cuando los había descubierto y aportado él, que nunca se los había dejado a De la Riega solo se los transcribió y se los dejó fotografiar a Pintos, pero nunca, según palabras de José Limeses, salieron de su despacho, esto es lógico que fuera cierto, si leemos la descripción de los documentos que hace Celso García de la Riega en su libro. En los que son de Sampedro escribe:

El Sr Sampedro, encontró y me comunicó[….]

El Sr. Sampedro También me participó que había encontrado[….]

En el libro del Concejo que tiene en su poder el Sr. Sampedro[….]

Es decir nunca dice que los tuvo en su mano o en su poder, sin embargo, con los que descubrió él si hace esta distinción:

El amable vecino de Pontevedra, Joaquín Núñez, me dio graciosamente en 1896, como procedente de una antigua notaria, Joaquín Núñez era Notario, un legajo de papeles del S. XV[…]

Al examinar un minutauro de 97 hojas en folio del notario Alfonso Eans Jacob,[….]

En un cartulario de mi propiedad, con 58 hojas de pergamino[…..]

Mi tío Luis De la Riega me dio un documento que descubrió […]

Como pueden apreciar hay diferencia entre el relato de los documentos que pertenecían a uno u otro

Cartas Entre Oviedo Arce y Casto Sampedro: De Como Se Elaboró El Informe R.A.G II

Junio 1-1917

 Sr D. Casto Sampedro

Mi buen amigo esperando su respuesta A mi carta del 30, quiero ganar tiempo para hacerle nuevas preguntas.

Julio 1-1917-1bUsted tiene el minotauro de Alfonso Eans Jacob ¿es de papel o pergamino? Dice la Riega, Página 199, que los folios 6 vuelto y 7 está la escritura de enero de 1434 que cita a Blanqa Colón ¿en que folio está?

De esa palabra Colón dijo Serrano que le parecía sospechosa. A mi me parece francamente falsificada más todavía me parece también falsificado el nombre Branqa, y no sólo está Blanqa Colón, sino también el Blanqa de la misma línea nombre de una Soutelo este Blanqa Soutelo debió ser en tiempo María de Soutelo y María de se convirtió en Blanca, quedando la Soutelo sin de al revés de lo que ocurre con Alfonso de Soutelo una línea más abajo.

Claro que el original puede dar más luz que el fotograbado. Por eso le ruego a usted que vea si mi hipótesis tiene fundamento serio.

La misma Blanqa Colón debía ser en todo caso Blanqa de Colón y si no está es porque no cupo.

Si ese minotauro de usted está en pergamino sería más fácil de comprender mi hipótesis.

El documento nueve es el que yo vi en la exposición de Santiago el nombre de Cristovo XP es falso ¿lo será también el Colón?

La Riega página 169, cita un texto de minotauro del museo arqueológico, y dice sin señal al folio, que contiene un foro de 21 de marzo de 1436 y en el nombra Jacob Fonterosa el viejo.

Julio 1-1917-2b¿puede usted darme detalles de este documento, que desde luego en lo de Jacob Fonterosa está falsificado?

Uno de los documentos (fotografía) que me enviaron Otero y Peinador en enero es que cita la Riega, página 170, del cartulario de pergamino, Folio 6 vuelto en que nombra Bartolomé Sigueiro, no de Sueiro, Como dice la Riega, y María fonterosa este es el documento cuya fotografía deseo principalmente.

¿Y la escritura suelta de 22 junio de 1428 de letra indescifrable, en que suena Esteban de Fonterosa? Lo de Esteban de Fonterosa es falso desde luego. Pero que ¿me dice usted de esa escritura, que cita la Riega página 170?

En la misma página dice que hay el apellido Fonterosa en los libros parroquiales de Sobrada, Tomiño, Tuy; un Domingo bautizado en 1614 etc.

No creo esto. Será un nombre parecido a Fonterosa ¿qué hay de ello?¿Y que de la frase una viña que dicen da Fonterosa en el minotauro Alfonso Eans, un documento de 1 de marzo de 1434 citado por la Riega en la pag 171? Otra invención.

Con ansía espera su respuesta su

afmo amigo Eladio Oviedo Arce

 

Comentarios:

No sé si se han fijado ustedes en el 2º y 3er párrafo, primero pregunta si los documentos están en papel o pergamino, después pregunta Blanqa Colón en que folio esta y por último dice que a él le parecen falsos tanto el nombre como el apellido, no les suena raro semejante afirmación, e sdecir, no sabe nada del documento y ya dice que es falso tanto el nombre como el apellido. Más abajo dice:

Si ese minotauro de usted está en pergamino sería más fácil de comprender mi hipótesis” esto lo dice por no ser lo mismo que el documento este en papel que en pergamino, si es pergamino se puede raspar, borrar, y poner otro nombre, si esta en papel, no se puede raspar ya que rompen los hilos con los que esta hecho el papel de la época.

Seguimos, más abajo dice:

“¿puede usted darme detalles de este documento, que desde luego en lo de Jacob Fonterosa está falsificado?

Le pide datos a Casto Sampedro pero ya anticipa que es falso, ¿entonces para que quiere los datos, si ya sabe que es falso?, más abajo dice que el documento donde pone la viña de los Fonterosa es una invención.

No les parece a ustedes que el señor Oviedo Arce es poco serio, objetivo, riguroso…, en esta investigación, lo primero que habría que preguntarse es ¿por qué un Jefe del Archivo Regional, socio de Número de la Real Academia Gallega, correspondiente de la Real Academia de la Historia, le tiene que pedir opinión a Casto Sampedro, o a otra persona cualquiera?

Por último el de María Fonterosa le va a traer de cabeza en muchas cartas

 

Junio 5-1917

 Señor D Casto Sampedro.

Mi querido y respetable amigo: no voy a ir, porque en rigor no lo necesito. Es imposible que la inspección directa de los documentos me hagan variar de criterio. Trátase de un caso flagrante de superchería, y pienso usar menos eufemismos que Serrano Sanz.

Junio 5 -1917bLo que yo quiero es correo vuelto, es que usted me diga si mi sospecha de que los documentos del minotauro de Afonso Evans, que tiene usted, referentes a Blanqa Colón están corrompidos no sólo en lo de Colón, como sospecho Serrano, sino también en lo de Blanqa nombre de una Colón y antes una Soutelo. ¿este minotauro están pergamino? Si este me lo enviara o me enviarán los folios que traen documentos colonianos, digo rieganos, mucho mejor.

¿cuándo murió Carmelo Castiñeira?

¿Qué documentos colonianos llevo usted a la exposición arqueológica de Santiago?

¿Cómo no se hizo fotograbado del 2º documento de Blanqa Colón, folio 7 del minotauro de Alfonso Eans? ¿Estará como creo, Peor retocado que el 1º, fotograbado 4? Bien sé yo que los documentos que usted dio como de colones auténticos, auténticos son, aunque no pertenecientes a la nueva teoría coloniana como pretendió, la Riega, que no usted-veo muy claro todo lo que hay. Lo que a usted pido es a mayor abundamiento.

¿Quiere usted preguntar a Sobrada (Tomiño-Tuy) que documentos de 1597, 1614, etc. Pudieron servir de base para afirmar, sin pruebas que allí hubo Fonterosas? Ocúrraseme que el boan pontevedrés de nuestro tiempo convirtió en Fonterosa el apellido Fontecoba u Fontecoua. La c fácilmente se transforma en r, y la u en s más difícilmente. Pero por eso, por la s es por

donde más pecan los Fonterosas de muchos documentos.

¿Quién hizo en 1892 la nota bibliográfica de El Imparcial sobre el Río Lérez de D. Luis de la riega? debió ser con Celso; ¿ verdad?.

¿cuáles de los documentos fotograbados están en pergamino, y cuáles en papel?.

Junio 5-1917-2bA mi me sometieron para examen: 1º documento, de 1406, donde en vez de fonte de coullon, que leía dice fonte da Culler. 2º, foro de 1425 a Vertolomeu Sigueiro y su mujer María Fonterosa. Éste no lo publicaron, ni el 1º, ¿Puedo yo obtener una fotografía del 2º? ¿Y aún del 1º? 3º, documento de excarcelación de Juan de Colón, auténtico, 4º documento de acta de visita por xpbal colom: auténtico, 5º documento de 1575 en que suena el xpbal colon, de apariencia muy irregular; pero que con todo me parece auténtico, ¿puede usted enviarme fotografías de este?.

Hasta la suya, a correo vuelto, espero. Después prosigo mi trabajo aunque no pueda completarlo ni perfilarlo. Tengo los medios que buenamente puedo. Si no logro mayor éxito no se achacará a negligencia. Usted es testigo.

Suyo afmio E. Oviedo y Arce

 

Aclaraciones:

Hay dos documentos de Blanca Colón, uno fue en el libro “Colón español. Su Origen y Patria” de Celso García de la Riega, tipificado como fotograbado Nº 4, el otro no fue fotograbado.

A la exposición Regional de Santiago de Compostela celebrada en 1909, se llevaron algunos documentos con el apellido Colón, que luego fueron en el libro de García de la Riega, lo curioso es que Oviedo Arce era uno de los Comisarios de dicha exposición, hay una carta de Oviedo a Sampedro en 1914 que le dice que Él los tuvo en la mano, sin embargo, ahora no se acuerda de ellos.

Comentarios:

Yo creo que cuando Oviedo dice: “no voy a ir, porque en rigor no lo necesito. Es imposible que la inspección directa de los documentos me hagan variar de criterio. Trátase de un caso flagrante de superchería

Esto ya sería suficiente para invalidar el informe, aparte de inhabilitar a este señor para realizar informes nunca, es de un EGO insoportable que una persona sea capaz de decir esto, que lo piense para él, pero que lo escriba¡.

Sin saber nada de los documentos ya dice que son todos falsos, y además dice en rigor, lo que da a entender es que Oviedo nunca haría un informe objetivo, iba con un objetivo fijo y marcado y de ahí no se movería.

Más abajo escribe: “Ocúrraseme que el boan pontevedrés de nuestro tiempo convirtió en Fonterosa el apellido Fontecoba u Fontecoua” Otra vez sin ver los documentos de Sobrada ya afirma que son falsos e incluso explica como los transformó.

Por último he buscado la palabra boan, en diferentes diccionarios, y no sé lo que significa, pero viniendo de Oviedo me temo que no será nada bueno, y eso que Oviedo era hombre religioso, canónigo.

La Verdadera Cuna de Colón

La Verdadera Cuna de Colón   Vida Gallega -01 Julio 1919-

Mi Protesta

 

         En defensa de García de la Riega

Vida Gallega Gerardo1Un escritor no gallego, D. Rafael López de Haro, ha publicado un artículo en El Día de Madrid, acerca de la cuestión: “Cristóbal. Colón ¿era gallego?”, planteada por mi ilustre amigo y pariente don Celso García de la Riega, hace ya muchos años y no solo planteada, sino resuelta casi definitivamente; á pesar “de la ingenua impruden­cia y la mayor buena fé”, con que este historiador reformó, ó avivó; la desvanecida tinta de algunos documentos de los por él publicados en su libro “Colón, Español”.

El Sr. López de Haro, en presencia de nuevos documentos, aun­que no de nuevos datos, discurre, como acostumbra á hacerlo, con un gran acierto acerca de este importantísimo asunto y aporta noti­cias muy interesantes y consideraciones de verdadera trascendencia, que vienen á reforzar la doctrina tan brillantemente expuesta, y hasta ahora por nadie combatida, én !a obra de aquel insigne gallego.

Nada tendría por consiguiente que decir acerca de este negocio, como no fuese mostrarme como gallego amante de nuestras glorias, muy reconocido al Sr. López de Haro, que con su brillantísima pluma y su gran autoridad literaria resucita este dormido pleito en un periódico de gran circulación, si este cultísimo escritor, también con ingenua imprudencia y con la mayor buena fé, no dijese algunas cosas y omitiese otras que dejan mal parada la memoria de aquel escritor ilustre y aminoran grandemente el mérito de su labor, hasta ahora solo apreciada, en todo lo que vale, por los ajenos, y solo puesta en trances de duda y de sonrojo por los propios, éntre los que podemos contar ya al Sr. López de Haro, que con nosotros convive, y al que se ha nombrado presidente de la Comisión encar­gada, no solo de continuar la obra del Sr. García de la Riega, sino de enaltecer, su memoria; que no sale muy bien librada del notable ar­tículo de este nuestro novelista.

Dejemos aparte el hecho, por su mismo autor declarado y reco­nocido, al publicar su obra, de haber avivado, con mejor deseo que acierto, algunas palabras de los interesantísimos documentos que acompañan á su obra y vamos á ocuparnos de ciertas afirmaciones del Sr. López de Haro, que, ingenuas también y de buena fé, restan mucho valor al concienzudo estudio realizado por aquel amantísimo pontevedrés en los últimos años de su vida; y vamos á recojerlas para consignar el porqué de esta protesta, también acaso ingenua, y de buena fé.

El Sr. López de Haro díce en su artículo que García de la Riega publicó hace tres años varios documentos’ demostrativos de la exis­tencia en Pontevedra de los apellidos paterno y materno del descubridor Colón y Fonterosa antes y después del gran acontecimiento.

Quien esto lea, y no conozca la obra: del Sr. García de la Riega, creerá, sin duda alguna, que toda su labor quedó reducida á esta publicación; y como después se diceVida Gallega Gerardo2 que descubierta su temeraria manipulación perdió su libro toda autoridad, quedará convencido de que nada se debe á aquel escritor, en una cuestión de tal magnitud y de tal interés.

Y por si en su ánimo restaba alguna duda acerca de este asunto, verá después que ahora es cuando aparecen escrituras de autentici­dad indubitable con los apellidos de Colón y Fonterosa y cuando se conoce algo más, algo de un valor acaso decisivo..., entre lo cual figura, según el Sr. López de Haro, que Colón no escribió jamás en italiano; que dió á ciertos lugares de las tierras que descubría nom­bres gallegos; y que empleó en sus escritos modismos de palabras gallegas.

Pues bien, Sr. López de Haro, nada de esto es así:

El Sr. García de la Riega no publicó varios documentos, en los que fundó una teoría.. El Sr. La Riega publicó un libro, un extenso libro, en que la explanó y defendió con toda suerte de datos, de los que uno, y no él decisivo, eran esos documentos.

El Sr. García de la Riega dió el día 20 de Diciembre de 1898 una conferencia en la “Sociedad Geográfica de Madrid”, en la que ya presentó una relación de 10 documentos donde aparecen los apelli­dos Colón y Fonterosa; en que se hace resaltar esa circunstancia de haber dado Colón nombres gallegos á muchos lugares por él descu­biertos y entre ellos el de Cabo de la Galea; en que se comenta el hecho singular de no haber escrito ningún documento en italiano y hasta en que se apunta la posibilidad de que los padres de Colón, residentes en Pontevedra, hubiesen emigrado á Italia por alguna circunstancia; que bien pudiera ser del orden de la que el Sr. López de Haro trae a colocación en su notable trabajo.

El Sr. García de la Riega en su libro “Colón, Español” publica­do en 1914, días antes de su muerte, á más de hablar de todo esto, hace patente que la lengua de Colón era la española, citando fraseá suyas como la de “en nuestro romance”; habla del frecuente uso en sus escritos de modismos gallegos, y no omite ninguno de esos antecedentes que del artículo del Sr. López de Haro se deduce que empiezan ahora á conocerse.

Y en cuanto á los documentos por él aportados á su libro, tam­poco podemos admitir en términos rotundos que fueron retocados ó avivados; sin que inmediatamente hagamos constar que esto no ocurrió con todosellos, sino con algunos de ellos, hasta el punto de que el propio impugnador en su artículo deLa Revista de Ar­chivos y Museosreconoce la autenticidad de varios de los mismos; como también impugna la de alguno, como la minuta notarial del documento núm. 5, que evidentemente no ha sido reforzada ó avi­vada, pues el propio García de la Riega explica con toda claridad y sencillez la diferencia de letras que en ella se observa, alcomentar el referidodocumento.

Conste, pues, que todos los datos de que el Sr. López de Haro nos habla, han sido citados en sus trabajos por el Sr. García de la Riega, con excepción de los nuevos documentos á que él se refiere y á la nueva suposición por él expuesta en su artículo, que mucho celebramos que se acerque a la verdad, para mayor gloria del señor López de Haro, que de estas glorias no necesita ciertamente por su fortuna, para tener gran nombradía.

Plausibles encontramos los nuevos estudios y los trabajos del ilustre arqueólogo Sr. Sampedro, de D. Prudencio Otero y del Sr. López de Haro y de ellos nos felicitamos; pero con lo que no podemos transigir es con que para dar a su labor mayor relieve, se pretenda aminorar desdeñosamente, los concienzudos estudios, hasta ahora por nadie igualados, que para poner en claro cuestión de tanta monta, realizó durante unos cuantos años aquel insigne pontevedrés, al que solo aquí se le restan méritos.

Y es preciso que no se olvide ahora ni nunca, y por eso nosotros queremos hacerlo constar en estos momentos, que en esta matería de “Colón español, su origen y patria” ha sido García de la Riega, el que nos trajo las gallinas…..

Gerardo Álvarez Limeses

Cristóbal Colón y Fonterosa

Cristóbal Colón y Fonterosa

(De la Ilustarción Española y Americana) 01-08-1902

Sr. Director de la Ilustración Española y Americana

Celso-1902-01-08 Colón y Fonterosa Ils Española AmericanaMuy señor mió y de mi distinguida consideración: En la inteligen­cia de que á la acreditada publicación que dignamente dirige guia un alto espíritu do imparcialidad, me permito rogar á usted me conceda la merced de insertar en sus páginas la presente carta, á fin de que los mismos lectores que se han enterado del artículo que con el título de El nombre de Colón se publicó en el número del dia 8 de Noviembre úl­timo, tengan mayor conocimiento del asunto, por más que, para no abusar de la benevolencia de usted me limitaré á examinar dos ó tres puntos de vista y á consignar observaciones muy concretas.

Confieso desde luego que soy quien ha renovado la cuestión, no dilucidada todavía, relativa á la patria del inmortal descubridor de América, bajo el aspecto de que hay elementos de importancia para presumir que nació en España; cuestión que fué objeto de la conferencia que tuve el honor de dar en sesión pública de la Sociedad Geográfica de Madrid. Mi modesto trabajo se incluyó literalmente en el Boletín de tan docta corporación correspondiente al último trimestre de 1898, donde pueden verse los datos reunidos para fundar la opinión excomulgada, á mi ver prematuramente, en el artículo mencionado, cuyo autor, no tuvo sin duda noticia de dicha conferencia. De ello deduzco que el ilus­trado articulista ha procedido con sinceridad y buena fe, por cuya ra­zón no vacilo en someter á su juicio y al de los numerosos lectores de La Ilustración las siguientes aclaraciones.

La opinión sobre la probabilidad de que Colón haya nacido en Ga­licia, no se funda tan solo en que varios documentos del siglo XV, en­contrados en Pontevedra, contienen el apellido Colón con diversos nombres de pila, entre los cuales figuran todos los de la familia conocida del primer Almirante de las India, con except-ión del de Diego, y la mayor parte de ellos en la generación anterior á la suya, esto es, desde 1428 á 1427. Sobre simples homonimias no se puede cimentar nada sólido en la historia, raciocinio de que me hice cargo en la citada con­ferencia; pero el hecho de aparecer en los mismos pueblo y época el apellido Fonlerosa, materno de Colón (“que perdura en la provincia”), unido á los nombres, al parecer hebreos, de Jacob el viejo, otro Jacob y Benjamín (la madre del Almirante se llamaba Susana), creo que re­clama atención, y mucho más la especial circunstancia de que consten juntas en un negocio y en un mismo documento de 1437, personas de cada uno de ambos apellidos, porque de una asociación de intereses en­tre dos familias á un matrimonio de individuos de ella?, ó viceversa, del matrimonio á la asociación, apenas va distancia. Uno de los Colón pontevedreses figura como mareánte en escritura de aforamiento inclui­da por copia literal en sentencia dictada con posterioridad por la Au­diencia de Coruña: muy recientemente se ha hallado nuevo documento (Museo Arqueológico de Pontevedra) en que aparece otro Colón (Alonso de) en calidad de maestre ó patrón de un barco, pagando en 1470 el impuesto marítimo que cobraba la cofradíade San Miguel, de marean­tes por un viaje á Aveiro (Portugal).

Añádase á la antedicho que el gran navegante bautizó en sus tres primeros viajes con nombres iguales á otros locales de Pontevedra, va­rios punto del Nuevo Mundo, y puso el de La Gallega a una isla (para actos tun significativos no se acordó de Genova); agregúense las discu­siones relativas á la patria de Colón, así como los razonamientos de que voy á dar cuenta seguidamente, y se comprenderá, mejor dicho, se dis­culpará que, á la vista de tan extraordinarias y homogéneas coinciden­cias, haya concebido la presunción de que á España pertenece íntegra la gloria del descubrimiento de América.

Considero que no es un desatino dudar de la afirmación del propio Colón, consignada en solemne documento, de haber nacido en Génova. En nada absolutamente se agravia con tal duda su memoria, porque en este mundo tan solo Jesucristo no ha faltado á la verdad; bien pudo el Almirante echar mano de una invención que juzgó lícita, esto es, que en nada perjudicaba la honra ni la hacienda ajenas, y que, á la vez, fa­vorecía sus propósitos. Y la duda, á mi juicio, está perfectamente justi­ficada por numerosos hechos, entre los cuales escojo ahora el de que don Fernando, hijo é historiador de Colón, afirma que «quiso hacer des­conocido é incierto su origen y patria», cuyo objeto legró cumplidamente con la afirmación de haber salido de Genova y haber nacido en ella (frase por cierto alfo extraña), especie de coartada, con que, designando lu­gar muy distante del de su cuna, imposibilitó las indagaciones ulterio­res, hasta tal punto que su vida anterior á la presentación en Castilla, con excepción de lo muy poco que se sabe acerca de su residencia en Portugal, es un misterio. Si hubiera dicho la verdad en aquella afir­mación, seguramente conoceríamos esa interesante parte de su vida, como se conocen las de otras figuras italianas menos importantes: la de Américo Vespucio, por ejemplo. El Almirante gnardó sin duda tenaz reserva acerca de sus antecedentes: jamás nombró á sus padres y pa­rientes en sus escritos, y seguramente en las conversaciones con sus amigos y protectores.

Leer más…

Navegador de artículos