Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “origen cristóbal colón”

Escudo de Armas Otorgado por los Reyes Católicos a Cristóbal Colón

En el escudo de Colón y sus armas, supuestamente representadas, siempre han dado a la imaginación rienda suelta sobre el posible origen de Colón. Muchos han querido otorgarle un origen noble por lo que aparece representado en el escudo, en concreto las 5 anclas que aparecen en el. Lo cierto es que en ninguna de la posibles teorías que le dan un origen noble aparecen 5 Almirantes, cada ancla representaría un Almirante de su supuesta familia noble. En el tema de las anclas según las diferentes teorías o bien la familia nunca llegó a los 5 Almirantes o bien había más de 5 anclas.
He encontrado este texto que me parece interesante y esclarecedor por quien lo escribe, el trabajo va sobre el escudo de armas de Colón y creo que lo dejará bien claro a aquellos que piensen que el escudo era algo que podía identificar un posible origen.
Trabajo escrito por Antonio Sánchez González: Universidad de Huelva. Profesor titular de ciencias y técnicas Historiográficas. ex-director del archivo general de la “Fundación casa ducal de Medinaceli”.

Al regreso a la Península de su primer viaje descubridor, entre los numerosos privilegios que colón obtuvo de los reyes católicos, uno de ellos fue la concesión de escudo de armas especial. en realidad el almirante siempre se esforzó en hacer constar que, de antiguo, ya poseía armas, pero fue en Barcelona, tras presentarse triunfal ante los monarcas, cuando éstos entre los meses de mayo y junio de 1493 le premian otorgándole real provisión de “acrecentamiento” de armas, para sí y sus sucesores, que se añadían a las “vuestras que soliades tener”. ese escudo el propio colón lo modificaría en 1502 con ánimo de resaltar más su persona y dignidad, nuevo blasón que usarían con posterioridad sus descendientes directos, los Duques de Veragua, con característica divisa en bordura añadida.
Las Supuestas “Armas tradicionales” de Cristóbal Colón
1º EscudoVaya por delante que no se conoce fehacientemente ningún escudo de armas que usara Colón antes de la primavera de 1493. Porque no fue hasta el regreso de su primer viaje descubridor a las indias –que sepamos– cuando los reyes católicos le otorgan, en Barcelona, privilegio de armas privativas o de linaje, para sí y sus sucesores, en agradecimiento a sus servicios. en la concesión de merced otorgada el 20 de mayo de dicho año, que recoge el registro de cancillería conservado en el archivo general de indias, los monarcas citan literalmente “las armas vuestras que soliades tener”, aunque no las especifica, indeterminación ciertamente inusual pues, por lo general, cuando los soberanos otorgan privilegio de acrecentamiento de armas lo hacen concretando las que usaba hasta entonces esa persona o institución objeto de la merced. Quiere esto decir, que los reyes católicos dejen abierta la composición heráldica para que fuera Colón quien describiera o aportara el diseño correspondiente, ante el personal de la cancillería regia, de las armas tradicionales que portaba hasta entonces para proceder a la expedición del privilegio original con la precisión pertinente. y así debió hacerlo de inmediato el Almirante si tenemos en cuenta que poco después, a primeros de junio inmediato, se le expedía en la propia ciudad condal real provisión original, suscrita por los monarcas, reproduciendo gráficamente las armas anteriores que decía usar. este privilegio, en pergamino muy deteriorado, contiene la representación iluminada del escudo en el centro del diploma.
del mismo se desprende que esas supuestas armas tradicionales del almirante de las indias se blasonan así en la heráldica moderna: “De oro, banda azur y jefe de gules”. Parece claro que se trata de unas armas “fantásticas” –en acertada calificación de Antonio Ballesteros– de desconocida procedencia (otro de los tantos misterios de la nebulosa biografía colombina, pero con muchas posibilidades de que fuera producto de su inventiva) y con interpretaciones diversas por su simpleza.
Lo que no nos ofrece ninguna duda es que el nauta descubridor de lejanas tierras busca además unas “armas de dignidad”, a imitación de las de los almirantes de Castilla. de ahí la incorporación al blasón colombino de unas anclas, que recoge el diseño del privilegio original, en clara alusión a su condición de almirante de la Mar océana, virrey y gobernador de las indias.
De esta suerte, las que colón considera sus armas tradicionales se blasonan así, en su conjunto, según el diseño de la real provisión que los reyes católicos le otorgan a primeros de junio de 1493: “De oro, banda azur y jefe de gules, mantelado de azur cargado de cinco áncoras acostadas de oro en sotuer”

Armas concedidas Por los Reyes Católicos a Colón en 1493
Como ha quedado dicho, al regreso del exitoso viaje descubridor del Almirante de la Mar océana, los reyes católicos agasajan a Colón en la ciudad condal, cuando acude ante su presencia para “rendir cuentas” y postrarse ante los soberanos, y entre los privilegios que recibe por los servicios prestados a la corona se encuentra el ya comentado acrecentamiento armero que le otorgan por juro de heredad, para sí y sus sucesores directos, entre el 20 de mayo de 1493 y primeros de junio de ese mismo año. Pues qué mayor galardón que concederle, nada menos, que las armas regias, si bien no las “plenas” y “derechas” de Castilla y león sino algo diferenciadas de aquéllas mediante unos cambios en los esmaltes genuinos de las armas de la soberana: el campo de gules (rojo) tradicional de Castilla es sustituido por el sinople (verde); y el león de púrpura, en lugar de ir armado y lampasado de gules lo hace también de sinople. estas armas regias se disponen, obviamente, en las dos primeras particiones del escudo, ubicadas –según el privilegio– en un jefe.
Bajo las armas regias, que no olvidemos suponen una inclusión “ad honorem” del Almirante indiano y su descendencia directa en el linaje real, se dispone una tercera partición en el escudo colombino que vendría a ser la primera representación heráldica de las indias recién descubiertas. Pues, aunque el privilegio lo describe sin más detalles como “unas yslas doradas en ondas de mar”, se representa en el pergamino como un campo de azur sembrado de islas de oro, no vistas en alzado sino en planta, y con una imagen alegórica de la tierra Firme, del mismo metal, situada en campaña u ocupando la base.

Escudo de 1493

Escudo de 1493

Por último, el blasón concedido por los reyes católicos a cristóbal colón se cerraba con la última partición, ya comentada, donde se dispuso “las armas vuestras que soliades tener”, que nos sirvió para extraer nuestro anterior apartado relativo a las supuestas armas tradicionales usadas por el almirante o, tal vez mejor, inventadas ahora por éste para la ocasión.
en definitiva, el escudo que los soberanos conceden a colón en 1493 según se dispone y diseña en el reiterado privilegio de merced en pergamino, se blasona así en su conjunto:
“Escudo cuartelado: 1o) de sinople, castillo donjonado, almenado y clarado de oro; 2o) de plata, león de púrpura, lampasado y armado de sinople; 3o) de azur, grupo de islas de oro y campaña del mismo metal en representación de Tierra Firme; 4o) de oro, banda azur y jefe de gules, mantelado de azur cargado de cinco áncoras acostadas de oro en sotuer”

Armas usadas Motu Propio Por colón a Partir de 1502
Es conocida la obsesión permanente, sobre todo a partir de 1497, de colón en que se tuvieran en cuenta los derechos y prerrogativas que le correspondían de forma legítima por expreso reconocimiento de los monarcas y, en esa línea, que sus armerías constituyeran el fiel reflejo, también plástico, de su alta condición y dignidad. Por ello, desde 1502 el almirante va a sustituir el escudo que una década atrás le habían otorgado los reyes católicos por otro nuevo, con el que deseaba ser identificado y que plasmaba esa obsesión personal.

Nuevo escudo de  1498/1502

Nuevo escudo de 1498/1502

Tal modificación la hace aprovechando la edición de su célebre Libro de los Privilegios10, del que se hicieron varias copias, la mayoría en pergamino. todos los blasones representados en esos traslados recogen en las respectivas contraportadas el nuevo escudo que “motu propio” organiza el almirante con más que probable ayuda del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo.
entre las novedades de este nuevo escudo, respecto al concedido por los reyes católicos en 1493, sobresalen las siguientes:
* cuenta con cinco particiones, de cuatro cuarteles y un entado en punta.
*  reproduce las armas regias plenas y derechas, o sea, con los esmaltes idénticos a los de los soberanos, ya no en jefe sino ocupando los dos primeros cuarteles de un cuartelado en cruz, como si el almirante de las indias fuese un miembro más del linaje real.
*  apenas hay diferencias en cuanto a la representación de las islas recién descubiertas que se reproducen, junto con la tierra firme, en el tercer cuartel.
*  las cinco anclas acostadas y puestas en sotuer con la traba a siniestra pasan a ocupar, en el nuevo blasón, el cuarto cuartel, sin más.
*  Mientras que, como última partición, introduce sus supuestas armas tradicionales pasándolas del último cuartel a un entado en punta.
De este modo, el blasonamiento –o descripción heráldica– del nuevo escudo sería el siguiente:
“Escudo cuartelado:1º) De Castilla: de gules, castillo de oro, donjonado, almenado y clarado de azur; 2º) De León: de plata, león de púrpura, lampasado y armado de gules; 3º) de azur, grupo de islas y campaña (Tierra Firme) de oro; 4º) de azur, cinco áncoras acostadas de oro, puestas en sotuer. Entado en punta: de oro, banda de azur y jefe de gules”

CÓDICES “GÉNOVA” Y “PARÍS” DEL MISMO LIBRO DE LOS PRIVILEGIOS (1502)

CÓDICES “GÉNOVA” Y “PARÍS” DEL MISMO LIBRO DE LOS PRIVILEGIOS (1502)

Como ya adelantamos, en el parecer del profesor Martínez Llorente, muy probablemente fuera el propio Gonzalo Fernández de Oviedo quien acometiera la tarea de reorganizar el blasón colombino por encargo y bajo los criterios dados por el Almirante, pues no en vano el cronista era un “reputado heraldista” con grandes habilidades pictóricas. de hecho, reproduce este escudo colombino en su Historia Natural y General de las Indias y, en su haber, se encuentran obras heráldicas como el “tractado general de todas las armas e diferencias dellas, e de los escudos e diferencias que en ellos hay” y “libro de linajes y armas”

La Toponimia de las Indias Y sus Homónimos Gallegos: Segundo Viaje

El Segundo viaje a las Indias.

Llegué domingo, tres de noviembre, antes del sol levantado a una isla de altísima montaña, a la cual llamé Dominica a conmemoraçión del mismo día. [..] replicando los autos de la mesma posesión del año pasado, de la cual nuevamente no obstante nuevamente tomava, llamado si alguien lo contradeçía, y nombré esta isla la Galana; ella es muy llana y llena de árboles odoríferos. […]

Luego que yo llegé a esta isla, la llamé Santa María de Guadalupe, que ansí me lo avía encomendado el padre prior y los frailes cuando de allí partí.

[…] D’esta isla vine a la otra de Santa María de Monserrate, que era a la distançia de çinco leguas; tierra es muy alta y conforme a Moserrate.

En la tarde del mismo día 11 vieron otra isla, la Ocamaniro indígena, a la que llamaron

Noviembre 1493

Santa María la Redonda por ser lisa y redonda.

Tres islas gallegas ostentan el nombre de “la redonda”: Una situada en San Vicente do Mar al final Ría de Pontevedra; la segunda entre punta Lage y Cabo Vilano, frente a la playa de loberira y la tercera llamada “redonda vieja” en la Ría de Arosa

Santa María de la Antigua, otra isla más grande con más de más de 18 leguas de costa.

Santa María la Antigua es la Iglesia románica que había y sobre cuyas ruinas se construyo la Basílica de Sta María construida por el gremio de Mareantes

Isla de Ratas

Islote que se encuentra en Poio en la Ría de Pontevedra, y, otro en la Ría de Vigo

Las Hermanas,

Ría de Pontevedra y Vilagarcía

Homónimos en la Ría de Pontevedra

Homónimos en la Ría de Pontevedra

Isla San Bartolomé

Iglesia del mismo nombre en Pontevedra, Isla en la Ría de Vigo

Parecieron por allí otras muchas islas hacia la banda norte… Surgió en una a la cual llamó Isla de San Martín

Es una de la islas del grupo Cies

Isla Santa Cruz

Isla Sta Cruz en donde hay un castillo que  esta en la Ría de A Coruña

IslaSan Juan Bautista”

San Juan Bautista es otra de las Cofradías o Gremios que había en Pontevedra, formada por carpinteros de mar y por los maestros constructores de barcos.

Punta de San Francisco

Iglesia del mismo nombre en Pontevedra, Monte de Santa Tecla

Cabo de Fin d’España corre al sueste

Es curioso no he visto ninguna referencia de esta toponimia en la teoría gallega y creo que este nombre se refiere claramente a Finisterre que era conocido como el cabo del fin del mundo conocido, creo que la denominación es clara.

Marzo 1494

Río Cañas.

En la Ría de Pontevedra hay una zona llamada Beluso, siguiente a Bueu, en Beluso se encuentra un Puerto denominado “Puerto de las Cañas

Punta Cañas

Beluso, Ría de Pontevedra

Río Seco.

Hay un riachuelo en la Ría de Vigo entre Domado y Punta de Bestia llamado Río Seco, hay un afluente del Río Ulla llamado Río Seco

Abril 1494

Puerto Grande

En la Ría de Vilagarcía, Isla de Arosa

Llegada a las indiasMayo 1494

Isla de Santiago

Apóstol Santiago

Puerto de Santa Gloria

Podría hacer referencia al Pórtico de la Gloria 

Cabo de Cruz 

Cabo da Cruz se encuentra en la costa Norte de la Ría de Vilagarcía

Julio 1494

Cabo Negro

Ensenada de Arou, A Coruña

Punta Lucia

Santa Eugenia de Riveira, Ría de Arosa

Punta Ventosa

Estaca de Bares

Punta Touro

Ría de Arosa

Punta Cangrejo

Ría de Vigo

Isla de Santa Marta

Por la descripción realizada del paisaje hay autores defensores del Colón gallego que la

identifican con la entrada en Santa Marta de Ortigueira

Agosto 1494

Río Grande y Río Negro

Ría de Camariñas

Río Miño

Río del Sur de Galicia que hace frontera con Portugal

Río Xallas, Jamaica desemboca en cascada al mar

Río que desemboca en Cascada en Ezaro, Ría de Muros y Noia

Punta, Bahía y Colina Xallas

Recorrido 2º ViajeBahía de Vacas

Arenal de Vacas, Baiona, Ría de Vigo

Cabo San Miguel

Cofradías del mismo nombre en Pontevedra, de marineros, cabo en Mollabao Ría de Pontevedra

Isla Catalina

Cofradía de Pontevedra, también isla en la Ría de muros

Punta Laguna

Ría de Vigo

Setiembre 1494

Isla San Juan

Patrón de Poio

Con esto hemos finalizado el segundo viaje de Colón y tenemos:

31 Topónimos que se corresponden con Galicia, de los cuales:

11 se corresponden con Homónimos de la Ría de Pontevedra

20 se corresponden con el resto de Galicia

Conferencia de Celso García de la Riega en la Real Sociedad Geográfica Año 1898, Cristóbal Colón ¿Español? III

Portada del libreto editado en 1899 de la Conferencia de Celso García de la Riega

Portada del libreto editado en 1899 de la Conferencia de Celso García de la Riega

Pero si los escritores españoles de aquella época demuestran absoluta carencia de datos acerca del nacimiento y de la vida de Colón anterior á su presentación en Castilla, los italianos no lo patentizan menos; y así como los primeros se hicieron eco de la voz pública, los segundos no habrían de rechazar tan alta gloria para su país; la aceptaron, pues, y la propagaron, corroborando el derecho á esa gloria con la única y extraña noticia de que los hermanos Cristóbal y Bartolomé Colón habían sido cardadores de lana. Así lo dice Giustiniani, que con Gallo y Foglieta, fueron los historiadores ó cronistas italianos de aquella época. Ninguno de ellos, ni aun Allegretti, que en sus Anales de Siena del año 1493, da cuenta simple- mente de haber llegado á Genova las noticias del descubrimiento del Nuevo Mundo, aportan dato alguno sobre la vida de Colón. Las nuevas de ese maravilloso descubrimiento realizado por un genovés, debieron ocasionar en Genova justificado orgullo y vivísima curiosidad en las. autoridades, en los parientes de Colón, en el clero de la iglesia en que se bautizó, en los amigos, conocidos y vecinos de sus padres, así como en la mayor parte de los ciudadanos. En este caso, hubieran sido espontáneamente recordados los antecedentes del glorioso hijo de Genova, su infancia y juventud, su educación, sus estudios, sus prendas personales; y de todo este naturalísimo movimiento se hubieran hecho eco los escritores contemporáneos y hubieran pasado á la historia y llegado á nuestros tiempos datos diversos relativos á la vida y á la familia de Colón. No ha sucedido así y semejante indiferencia sólo puede explicarse, á mi juicio, por el hecho de que el inmortal navegante no era hijo de Genova ni tenía en ella parientes.

De la afirmación de Giustiniani relativa al oficio de cardador de lanas, se deriva indudablemente la leyenda de que los dos hermanos adquirieron, en la obscuridad del taller, los variados conocimientos que poseían y la de que Colón aprovechaba los ocios de su mecánica tarea para aprender en los libros y en las conversaciones con los amigos, dándose á entender con ello, sin duda, que estos amigos de un pobre tejedor eran sabios de la época y que nada más fácil para un obscuro obrero, á mediados del siglo xv, que disfrutar la lectura y el estudio de aquellos rarísimos y costosos libros. Y todavía se añade más; que en los intervalos de sus viajes, Colón volvía al trabajo del taller y desde luego volvía también á aquellas provechosas conversaciones y lecturas. ¿Hay quien, conocedor de las condiciones físicas y morales que la vida del mar imprime en el hombre, pueda admitir sencillamente que un marino de profesión se allane á tejer lana en los intervalos de sus viajes? Pues si á esta consideración se [añaden las prendas, el carácter y los conocimientos de Colón ¿es posible creer que se resignara á practicar oficio tan sedentario y tan impropio de su inteligencia en los espacios que todos los marinos dedican, sino al descanso, por lo menos á la preparación de los viajes sucesivos?

Documentos encontrados en los archivos dieron á Colón y á su padre el ascenso á tejedores, á pesar de que en la misma época de esos documentos Giustiniani les atribuye el de cardadores, y á pesar también de que el rigor con que se vigilaba en aquellos tiempos el cumplimiento de las ordenanzas gremiales, impedía que al firmar como testigos ó en cualquiera otro acto, los cardadores usurparan el título de tejedores. ¿A qué atenernos, pues? Por mi parte, y aunque sea verdadero atrevimiento decirlo, creo que Colón no fué cardador ni tejedor. Empezó á navegar á los 14 años de edad y la de 1-6 era la que señalaban aquellas ordenanzas para ingresar como aprendiz en el oficio. ¿Cuándo pudo aprenderlo y practicarlo? Es de sospechar, por lo tanto, que los escritores coetáneos italianos, no poseyendo dato alguno ó no habiendo podido obtenerlo acerca de los antecedentes de Colón, aceptaron, repito, la nacionalidad que éste se atribuyó, procurando confirmarla siquiera con un hecho tan insignificante como el de existencia en Genova de familias Golombo dedicadas á cardar lana y emparentando con ellas al inmortal Descubridor. Si más hubieran podido decir, más hubieran dicho.

En mi humilde juicio, ésta, y no otra alguna, ha sido la raíz de la leyenda admitida provisionalmente en la Historia, á causa de la autoridad que desde luego debió concederse á un personaje tan respetable como Giustiniani, pero cuyas equivocaciones evidenció D. Fernando Colón en La Vida del Almirante.

Utilizando otro orden de ideas, viene á obtenerse idéntico resultado; esto es, el de hallarse perfectamente justificadas las dudas existentes acerca de la afirmación de Colón, estampada en la escritura de fundación del vínculo, de haber nacido en. Genova. Guárdanse en la casa municipal de dicha ciudad ciertos documentos, con respecto á los cuales declara Harrisse, en cuatro libros diversos y con verdadero ensañamiento, que se hallan «al lado del violín de Paganini»: esta sarcástica frase del docto é inteligente escritor norteamericano, acaso inmerecida, resume aquellas dudas. En el número de los mencionados documentos figuran: una carta de Colón al magnífico Oficio de San Jorge, la minuta de contestación á esta carta, un dibujo de la apoteosis del inmortal navegante y el llamado codicilo militar, todos destinados á corroborar su nacimiento en la capital de Liguria.

El primero, la carta de Colón al Oficio genovés, ofrece, por cierto, muy raras condiciones. Empieza con la frase siguiente: «Bien que el cuerpo ande por acá, el corazón está allí de continuo.» Admitamos que el adverbio allí, cuyo significado es diversidad, no oposición de lugar, designe el de la ciudad de Genova.

Colón participa, seguidamente, á los señores del Oficio genovés que manda á su hijo D. Diego destine el diezmo de toda la renta de cada año á disminuir el impuesto que satisfacían las vituallas comederas á su entrada en aquella ciudad; es decir, al pago de los derechos que hoy denominamos de consumos, dádiva de verdadera importancia. La singularidad á que me refiero consiste en que esta curiosa carta no guarda conformidad con los hechos notoriamente ciertos, pues el Descubridor, antes de verificar su cuarto viaje, dejó á su primogénito un memorial de mandatos ó encargos que D. Diego incluyó religiosamente en su testamento: la autenticidad de este documento, descubierto hace muy pocos años, ha sido demostrada elocuentemente por el sabio académico de la Historia, Sr. Fernández Duro. Entre aquellos mandatos figura el relativo á un diezmo de la renta, es verdad; pero no lo destinó Colón al pago de los consumos de las vituallas comederas de Genova, ni á favor de ningún otro pueblo de Italia, sino al de los pobres; y parece sumamente extraño que siendo dicha instrucción espejo de los sentimientos del Almirante, en que se evidencia su amor á Dios, á la caridad, á los Reyes, á Doña Beatriz, y has- ta al orden doméstico, y en que insinúa el recelo que, sin duda,

* abrigaba, de no regresar con vida de aquel cuarto viaje, no dedicara en. memorial tan expresivo y minucioso una sola pa- labra á la ciudad de Genova.

A juzgar por la carta que en 4 de Abril de 1502 dirigió á Fray Gaspar Gorricio, Colón escribió el memorial en aquellos días y no se comprende que con fecha 2 del mismo mes y año haya anunciado á la Señoría genovesa la concesión de una dádiva que no incluyó en el repetido memorial, ni en ningún otro documento, ni en su última disposición testamentaria. Semejante contradicción es verdaderamente notable, como lo es también la circunstancia de no constar de alguna manera que las autoridades de la favorecida ciudad se hayan preocupado poco ni mucho de tan generosa concesión… Lo cierto es que ninguna de las dádivas ni disposiciones de Colón relativas á Genova, llegaron jamás al terreno de la realidad; las primeras son evidentemente supuestas, y las segundas no pasaron de meros adornos de una ficción.

Otra frase de dicha carta es la de que «los reyes me quieren honrar más que nunca». La consignó precisamente en los momentos en que se le negaban los títulos de Virrey y Gobernador y el ejercicio de estos cargos; en que se le imponía la bochornosa condición de no desembarcar en la isla Española. Semejante frase puede explicarse atribuyendo á Colón un acto de abnegación y de generosidad propio de su magnánimo co- razón; pero se hace lógico desconfiar de ello, dado que en la misma carta encomienda sentidamente su hijo D. Diego á la Señoría, humilde recomendación que no cuadra con la mencionada frase, ni con la altiva enumeración de sus elevados títulos antes de las siglas de su firma.

Es el segundo documento la minuta de la contestación dada por el Oficio genovés á la carta de Colón que acabo de examinar. Merece desconfianza el hecho de que hayan padecido extravío los diversos papeles que con respecto al glorioso Descubridor debió poseer el gobierno ligúreo, y que se haya salvado

de dicho extravío el que precisamente consigna á roso y belloso la palabra patria; pero más extraño es todavía que ese mismo gobierno, que en la mencionada minuta llama «clarissime amantissime que concivis» á Colón, pocos años después haya dado á la comarca de Saona la denominación de «Jurisdizione di Colombo», indicio evidente de que á la sazón, y á pesar de dichos documentos, no le consideraba hijo de Genova.

El tercer papel es un dibujo representando la apoteosis de Colón, atribuido á la propia mano del Almirante, opinión completamente equivocada, ya por la mezcla de vocablos castellanos, franceses é italianos que explican las diversas figuras, ya porque seguramente Colón no hubiera prescindido de dar en él un puesto preferente á su protectora la Reina Isabel, ya por otras importantes razones que omito en gracia á la brevedad. El dibujo fué trazado por quien no podía sentir estas consideraciones; ¿por quien tuvo al hacerlo el pensamiento de glorificar al insigne navegante? No: el de estampar en lugar eminente, á la cabeza y en el centro del dibujo, esta palabra: Genova.

Por último, creo que os inferiría un agravio si me detuviera á examinar el llamado codicilo militar; sabéis que ha sido declarado autorizadamente documento apócrifo. Bastará recordaros el absurdo de que una de sus cláusulas disponga que en caso de extinguirse la línea masculina del Almirante, herede sus títulos, cargos y rentas… ¡la república de Genova!.

Los partidarios de Genova, comprendiendo que no bastaban todos estos antecedentes para establecer definitivamente, como verdad histórica, la de haber sido aquella ciudad cuna del Descubridor del Nuevo Mundo, han procurado reforzar la demostración con otra clase de documentos, queme permito denominar auxiliares, tan curiosos como ineficaces; lo primero, por sus extrañas condiciones; lo segundo, porque no predisponen el ánimo siquiera á esa benevolencia vecina á la persuasión.

Examinaré los principales con la mayor brevedad, á fin de no molestaros.

En el archivo del Monasterio de San Esteban de la Vía Mulcento, de Genova, se han encontrado varios papeles con los nombres de Dominico Colombo y de Susana Fontarossa ó Fontanarossa, y de los hijos de estos, Cristóbal, Bartolomé y Diego, en el período comprendido entre los años 1456 y 1459. ¿No es, por cierto, singularísimo que aparezca consignado el nombre de Diego en fecha anterior á la de su nacimiento, que debió acaecer entre 1463 y 1464?.

Continuará

Real Basílica Santa María la Mayor – Capilla de la Virgen del Carmen –

Fotos Carlos Montero

Dicha capilla la descubrieron por casualidad, al deribar un altar de madera aparecio esta capilla con la leyenda “LOS DO CERCO: DE YOAN NETO: E DE YOAN DE COL ON FEZERON ESTA CAPILLA”.

Otra prueba más a añadir al origen gallego de Colón, esta capilla esta datada apróximadamente en el año 1540 más o menos

Error Histórico

DESHACIENDO UN ERROR HISTÓRICO

CRISTÓBAL COLÓN, EL DESCUBRIDOR DEL

NUEVO MUNDO,ERA ESPAÑOL

El apellido Colon ha sido siempre español. El supuesto padre de Colón. Cristóbal Colón no era italiano. Cristóbal Colón era español. Un ruego al Gobierno.

¿Por qué se ha creído, y aún sigue creyéndose por innumerables personas, que Cristóbal Colón era genovés?

Porque así lo declaro Colón ante los Reyes Católicos; diciendo: “De Génova salí y en ella nací”.

¿Pudo tener Cristóbal Colón decidido interés en ocultar su nacionalidad?

Seguramente. La modestia de su origen, el pertenecer su madre a la raza judía, que fue muy perseguida por los Reyes Católicos; la seguridad, entonces como ahora, “de que es difícil ser en su tierra profeta”, indujeron a Colón a decir que había nacido en Genova. .

Y por qué en Italia y no en Portugal, Francia o cualquier otro país? Por la gran fama que en aquella época gozaban los marinos genoveses y venecianos, lo que ,les permitía ser bien acogidos, en todas partes.

Cristóbal Colón, al hacer la afirmación “de Genova salí y en ella nací’, no solo tuvo en cuenta la seguridad de que seria así bien acogido en la Corte de los Reyes Católicos, sino también el éxito anteriormente logrado por el almirante Bonifaz, que, para conseguir que el Rey Fernando III el Santo aceptara sus planes de navegación, se fingió también genovés, siendo castellano y nacido en Burgos.

En la obra Colon, español, del ilustre escritor, ya fallecido, D. Celso Garcia de la Riega, y en los notables trabajos de los Sres. Otero, Calzada, ‘Beltran y Rózpide, Riguera Montero y otros varios, queda demostrada de modo claro y concluyente la nacionalidad española de Colon.

El apellido Colon ha sido siempre español

 Una de las pruebas mas terminantes de que el descubridor del Nuevo Mundo no fue genovés la ofrece su apellido Colon, no Colombo. La genealogía de los Colombos italianos no tiene nada de común con la de Cristobal Colon, cuyo nacimiento se disputan con Genova las 16 poblaciones italianas siguientes: Albizola, Bogliasco, Calvi, Conselia, Cuccaro, Cujyeres, Chiavarri, Ferrosa, Finali, Modena, Nervi, Oneglia, ‘Plasencia, Pradello, Quinto y Saona. Y no es ,argumento el afirmar, como lo han hecho algunos escritores, que ‘Cristobal Colon suprimió la ultima silaba de su apellido para acortarlo y facilitar así su pronunciación.

El apellido CQLOIN es y ha sido siempre español y tiene rancia antigüedad en nuestra Patria. Desde un obispo de Lérida (año 1334; que se llamo Colon, hasta las numerosas personas que lo han llevado y lo siguen llevando en Pontevedra, son muchas las familias españolas de este apellido.

En Porto Santo, pueblecito de la ria de Pontevedra, hay una casa en ruinas que, según la tradición, perteneció a la familia de Cristobal Colon. Don Prudencio Otero Sanchez, uno de los mas tenaces perseguidores de la verdad en el nacimiento de Colon, contemplaba aquellas piedras que seguramente encerraban el secreto perseguido. cuando le pareció notar una inscripción que la humedad habla ido recubriendo de musgos y hierbas. Limpiando la piedra llego a leer Juan Col, y reanudando el trabajo en unión de D. Luis Gorostola, miembro de la Sociedad Arqueológica de Pontevedra, lograron al cabo leer la inscripción completa, que decía: Juan Colon R° Ano I490. Este nombre, perfectamente comprobado, es de gran importancia, pues él demuestra que el apellido COLON existía en Galicia antes del descubrimiento de América.

El insigne escritor antes citado, D. Celso de la Riega, encontró unos pergaminos, que entrego en la citada Sociedad Arqueológica, en los que constan ciertas cantidades adeudadas a D° de Colon.

No hay duda, por tanto, de que el apellido Colon existía muy de antiguo en Galicia.

El supuesto padre de Colon

 Dominico Colombo, que murió en 1498, y que, según la genealogía italiana fue padre de Cristobal Co1on, era tabernero en Saona, pequeña población próxima a Genova, y jamas tuvo relación alguna con el descubridor del Nuevo Mundo, lo que confirma su propio hijo, D. Fernando, en la Historia del almirante D. Cristobal Colon, al decir que no juzga, exacta la afirmación de su, padre de haber nacido. En Genova.

A las citadas y documentadas pruebas puede añadirse esta otra irrefutable: Cristóbal colón no podía ser italiano, por no haber hablado ni escrito james este idioma, que le era en absoluto desconocido.

Cuando, al dirigirse a los Reyes Católicos en diversas comunicaciones, escritas todas ellas en español, encontraba alguna, dificultad para expresarse, no acudía al italiano, como hubiera sido natural, de ser éste su idioma materno, sino al gallego. Y así en sus escritos pueden leerse vocablos tan galaicos como inchir, por llenar; carantoña, por careta; esmorecer, por desfallecer; oscurada, por obscurecer, etc. Lo que prueba fue el gallego el idioma nativo de Colon. Y así, al pisar la primera tierra que descubrió, no la llamo San Salvador en recuerdo del Salvador del mundo, pues, de haber sido este su pensamiento la hubiese titulado EL Salvador, la llamo San Salvador, cuyo santo no exista en el martirologio, porque así se titula la iglesia parroquial del pueblecito de Poyo, en la provincia de Pontevedra.

En los sucesivos descubrimientos, fue también designando con nombres gallegos nunca italianos- muchas de las nuevas tierras conquistadas Porto Santo, lugar donde fue fundada, según la tradición, Pontevedra. Puerto de San Nicolas y la Trinidad, cofradías populares en Galicia, Punta de la Galera y Punta Lanzada, nombres pertenecientes a la ria de Pontevedra. La gallega denominó a una isla y el gallego al buque en que embarco su hermano Bartolomé.

De ser Colon genovés, ¿cómo se explica que no se hubiese acordado del nombre de algún pueblo italiano?

Leer más…

Navegador de artículos