Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “documentos colón gallego”

Conferencia de Celso García de la Riega en la Real Sociedad Geográfica Año 1898, Cristóbal Colón ¿Español? I

Celso García de la Riega

Celso García de la Riega

Dada la poca actividad del verano he decidido subir la conferencia que Celso García de la Riega dio el 20 Diciembre 1898 en al Sociedad Geográfica en Madrid, invitado por su Secretario Beltrán y Rózpide. Creo que es una conferencia interesante pues fue el principio de su teoría sobre el origen español-gallego- de Colón. La conferencia fue publicada en el Boletín de la Sociedad, pero también se publicaron algunos ejemplares pagados por Celso García de la Riega, dichos ejemplares fueron publicados por el Establecimiento Tipográfico de Fortanet en 1899 siendo por tanto el primer libreto publicado sobre un posible origen gallego de Colón algo que ha creado confusión pues hay quien dice, por desconocimiento, que el primer libreto publicado fue el de: Constantino Hora y Pardo. en 1911 publica en Nueva York “ La verdadera cuna de Cristóbal Colón”.

La conferencia la he dividido en varias partes y aparece con las normas gramaticales que regia en la época, por tanto no se sorprendan si aparecen vocales monosilábicas acentuadas, el fue con acento y otras más que actualmente no rigen

CONFERENCIA

Honrosa é inapreciable distinción ha sido, señores, para mí que la ilustre Sociedad Geográfica, á propuesta de su digno individuo el docto historiador y geógrafo D. Ricardo Beltrán y Rózpide, me haya invitado á presentaros en pública sesión el modesto trabajo de que voy á daros cuenta. Reclama de mi pecho este favor una gratitud tanto más profunda y duradera, cuanto menos proporcionadas son mis facultades á la sabiduría de la Corporación y á la importancia de sus tareas; pero también requiere de vuestra parte otra señalada merced, sin la cual quedaría incompleta la primera; y consiste en otorgarme, desde ahora, una benevolencia todavía superior ala que siempre concedéis en estos actos. Mi estudio versa sobre la patria y origen de Cristóbal Colón; y hablar de tan eminente figura histórica en circunstancias como las que ahora sufrimos, es difícil empresa. En los momentos en que, á impulsos de ilimitada codicia y de violencia sin diques, sus veneradas cenizas regresan del mundo que descubrió, de ese mundo en que imaginó gozar perdurable reposo y entusiasta adoración ; cuando la gloriosa bandera que tremoló al descubrirle, no vencida, no obligada por las armas del valor y de la lealtad, abandona aquella ingratísima tierra; cuando á la inmóvil faz de las naciones que han establecido la actual civilización, se despoja de su territorio y de sus caudales á la que supo , con inimitable perseverancia y preclaras virtudes, recobrar su existencia en épica lucha de siete siglos y fecundar luego, con la sangre de tantas generaciones de héroes, casi todas las regiones de ese nuevo continente en que fué siempre madre cristiana y generosa, nunca madrastra egoísta y exterminadora; cuando tamaña iniquidad se ejecuta al finalizar el maravilloso siglo del vapor y de la electricidad, sarcástica ofrenda que el pueblo fundado por el integérrimo Washington rinde ante la colosal estatua de la Libertad iluminando al mundo; cuando esta enorme conculcación de la moral obedece á los apetitos del mercantilismo, que quiere ajustar á su grosero paladar la vida y las aspiraciones de los hombres y de las sociedades, parece que todo ideal, temeroso del ridículo ó del desdén con que le amenazan la frivolidad y el positivismo, debe desmayar, humillarse y desaparecer: intentar, en fin, cuando tan inmerecidas desgracias nos agobian, reivindicar para España la gloria íntegra del inmortal navegante, es, en efecto, temeraria aventura.

Alentado, no obstante, por el acendrado culto que os inspiran esos ideales, según habéis demostrado en anteriores sesiones al glorificar la memoria de los insignes Goello y Jiménez de la Espada, y según lo demostráis siempre dedicando constantes esfuerzos al bien de la patria y á los nobles fines de la ciencia, no he dudado en someter á vuestro ilustradísimo examen y á vuestro recto juicio un trabajo cuya importancia estriba en el objeto en que se ocupa, no, por cierto, en otra condición alguna. Escudándome, pues, en vuestro saber y en vuestra indulgencia, permitidme que pase desde luego á comunicaros el resultado de las investigaciones impuestas por la existencia en España y en la primera mitad del siglo xv, de los apellidos paterno y materno del descubridor del Nuevo Mundo. Los documentos en que se ha. revelado y las mencionadas investigaciones serán materia de un libro al que justificarán las ilustraciones y facsímiles correspondientes ; hoy me limitaré, deseoso de no fatigar vuestra atención, á exponer en extracto varios puntos esenciales de mi estudio.

Considero conveniente hacer, en primer lugar, rápido examen del carácter y condiciones que presentan los antecedentes más culminantes que existen acerca de la patria y del origen de Cristóbal Colón. Sabéis que no ha terminado todavía, ni tiene trazas de terminar, la discusión relativa á esta materia, á pesar de que el primer Almirante de Indias declaró en solemne documento haber nacido en la ciudad de Genova.

¿A qué se debe, pues, la existencia de la controversia? ¿Por qué no ha alcanzado cumplida fe el que mejor podía resolver todas las dudas?

No es razonable atribuir únicamente semejante situación de cosas al afán inmoderado, aunque disculpable, de los diversos pueblos que se disputan la apetecida gloria de ser cuna del Almirante. Muy poco valdrían sus pretensiones si la vida de Colón anterior á su aparición en España no estuviera rodeada del misterio, si todos los datos históricos que se utilizan pre- sentaran el carácter de congruencia y de unidad que exige la

demostración informativa cuando faltan pruebas positivas á favor de una proposición determinada.

Colón, en la escritura de fundación del mayorazgo, afirmó haber nacido en Genova; y no se vacilaría en establecer como definitiva esta afirmación, si se pudiera abrigar un concepto adecuado acerca de su personalidad, esto es, si se supiera cabalmente que fué ajeno á todos los defectos y á todas las debilidades del hombre, si se demostrara que jamás faltó, ni quiso faltar, ni era posible que faltase á la verdad. Alarmados injustificadamente, notabilísimos escritores y críticos, exclaclaman: ¡Cómo! ¡Llamar á Colón falsario y embustero!

Sin embargo, nadie ha pretendido atribuirle tan odiosos defectos. Lo primero se dice del que comete delito de falsedad en grave menoscabo de la honra ó de la hacienda ajenas; lo segundo, del que miente con frecuencia por cálculo, por hábito ó por carácter. El respeto que os debo me impide hacer ahora disquisiciones sobre la moralidad ó la inmoralidad de la mentira; pero es preciso confesar que los hombres más escrupulosos la usan ó la disculpan cuando lo exige un fin moral, útil ó conveniente y cuando, á la vez, no perjudica á nadie.

Qué tendría de bochornoso, ni de vituperable, que Colón se decidiera á emplear una mentira que pudo juzgar lícita, puesto que no perjudicaba la fama ni los intereses ajenos y, por el contrario, favorecía los propios en la medida que imperiosamente le exigían las preocupaciones de la época? Si su origen era humilde, humildísimo, ó su familia tenía alguna condición que fuese obstáculo ó, por lo menos, entorpecimiento para la realización de su grandioso proyecto, ó que le rebajase ante la altiva nobleza española ¿por qué habremos de censurar que ocultase tales condiciones y usase para ello inexactitud tan excusable, señalando cuna distinta y aun opuesta á la verdadera, á fin de hacer infructuosas las indagaciones de la curiosidad? Y, por ventura, el hecho de aceptar y de sostener esta interpretación ¿es razón para atribuir á los que la defienden el mal pensamiento de conceptuar falsario y embustero al insigne nauta?

En mi opinión, el Almirante pudo tener, además del expresado fundamento, otros dos muy eficaces para decidirse á señalar por cuna la poderosa ciudad de Genova: primero, el pensamiento de que todos los elementos de la fundación del vínculo guardasen la debida proporción con la magnitud del suceso que le había elevado á la cumbre de la sociedad; segundo , la absoluta precisión de ser consecuente en sostener la calidad de genovés con que se había presentado en España.

El éxito que Colón obtuvo por el descubrimiento de las tierras que salieron á su encuentro en el imaginado camino occidental de la India, así como la adquisición de altos títulos y de provechos positivos, justificaba la adopción de las precauciones legales con que á la sazón se procuraba perpetuar la familia noble; á más de esto, su persona habría de ser tronco de una estirpe esclarecida. La fundación de un vínculo como «raíz y pié de su linaje y memoria de sus servicios», fué en la mente del Almirante idea lógica y necesaria; y tan justamente elevado era el concepto que había formado de sí mismo, de su hazaña y de la fundación del mayorazgo, que en la escritura notarial, aparte del estilo grandilocuente que se esforzó en emplear, encomienda nada menos que al Santo Padre, á los Reyes, al príncipe D. Juan y á sus sucesores, no á la eficacia y al amparo de las leyes, vigilancia especial sobre el cumplimiento de las cláusulas del vínculo. Pensó que en tan solemne é importante documento no era proporcionado al objeto que le guiaba el hecho de que constase como raíz y pié de su ilustre descendencia un pueblecillo cualquiera; ya que se había presentado en Castilla como genovés, escogió por cuna la más famosa población del territorio ligúreo: Genova. Que esta preocupación dominaba en aquellos tiempos, lo demuestra don Fernando Colón al decir, en la Vida del Almirante, que «suelen ser más estimados los hombres sabios que proceden de grandes ciudades», y al añadir poco después que «algunos que de cierta manera quisieron obscurecer la fama de su padre, afirman que nació en lugares insignificantes de la ribera genovesa; otros, que se propusieron exaltarle más, que en Saona, Genova ó Placencia». De modo que el nacimiento en pueblo de menor ó mayor importancia, era entonces causa suficiente para obscurecer ó exaltar la fama de una persona.

En dicha escritura, Colón añadió, con respecto á Genova, estas palabras: «de ella salí y en ella nací» , frase que, salvo más autorizado juicio, parece acusar cierta vacilación, porque espontáneamente, esto es, de primera intención, el Descubridor empleó el verbo salir, y sin duda rectificó á seguida tal espontaneidad con el de nacer. La idea que le impulsó en este caso, ¿fué quizás la de haber salido de Genova á la vida de la inteligencia, á la vida del navegante, es decir, á una vida de eterna fama, y no á la material?

Preocupado por la idea de que la fundación tuviera grandiosa base, Colón citó á Genova en el lugar menos adecuado de la escritura del mayorazgo. Designa en ella, como herederos, correlativamente, primero á sus hijos D. Diego y D. Fernando, después á sus hermanos D. Bartolomé y D. Diego. En 1498, fecha del documento, aquellos eran todavía muy jóvenes-, D. Bartolomé ya alcanzaba respetable edad, y el segundo de los hermanos del Almirante, D. Diego, quería pertenecer á la Iglesia, según declara Colón en la misma escritura del vínculo. De manera que, no teniendo á la vista nietos ni sobrinos, el fundador debió temer indudables peligros para la existencia futura del mayorazgo, y, previéndolos, llama á la sucesión, para el caso de morir sin herederos sus hijos y sus dos hermanos citados, ¿á quién, señores? Al pariente más cercano que estuviera en cualquiera parte del mundo. Trabajo les daba al Santo Padre, á los Reyes y á los Tribunales, no designando, como era indispensable y lo es en ¡toda institución de sucesiones, una ó dos líneas de parientes paternos ó maternos, etique hubiera de hallarse, en su oportunidad, ese pariente más cercano; tal, y no otra, era la ocasión de mencionar la patria, los padres, los parientes. Y ahora bien; ¿no se apercibe una verdadera y deliberada nebulosidad en la cláusula que acabo de examinar? Ochenta años después de la fecha de esta escritura queda extinguida la línea masculina del Almirante, y acuden al pleito, con aventurera temeridad, dos Golombo italianos, uno de Cuccaro, otro de Cugureo; ninguno de ellos demostró siquiera el parentesco, ¿se hubieran lanzado á semejante empresa si temieran la concurrencia á la sucesión por los Colombo genoveses, á quienes sin duda conocían? ¿Y no es, por ventura, significativa la indiferencia de éstos ante una herencia tan pingüe? ¿Como explicar, pues, la disposición del Almirante llamando á obtener el mayorazgo al pariente más cercano que estuviera en cualquiera parte del mundo, y no señalando, desde luego, la línea de sucesión, que era lo más elemental para evitar pleitos y para asegurar la realización de los fines que inspiraban la fundación del vínculo?

La cláusula relativa á que su hijo D. Diego, joven entonces de veintidós años, ponga en Genova persona de su linaje, fué indudablemente para Colón mera exhortación del vínculo, puesto que en primer lugar nada le impedía que él mismo, con cabal conocimiento, designara esa persona, y además porque nunca volvió á hablar de ello, ni siquiera ¡en ¡el expresivo memorial que dejó á su heredero cuando verificó el cuarto viaje, ni aun en el codicilo que firmó el día anterior al de su fallecimiento.

El Almirante huyó, pues, de mencionar pariente alguno paterno ó materno, no sólo en la escritura del mayorazgo, sino también en los demás documentos; hecho verdaderamente significativo y que, unido á otros no menos singulares y elocuentes, como el de que durante el apogeo de Colón no se haya revelado en Italia la existencia de parientes suyos, corrobora la afirmación de D. Fernando, el historiador, de que su padre quiso hacer desconocidos é inciertos su origen y patria.

Continuará

Un Error De Interpretación: La Madre de Pedro Madruga Versus Cristóbal Colón

La teoría de Pedro Madruga Versus Cristóbal Colón, ha utilizado información aportada por Celso García de la Riega para encontrar a la supuesta madre de Pedro Madruga, como la interpretación de dicha información opino que es errónea, me veo en la obligación de rebatir dicha información antes de que se petrifique el error.

 Constanza Gonçalves de Colón ¿Madre de Pedro Madruga?

 En el Testamento de Fernán Yáñez (padre de “Pedro Madruga” dice textualmente:

[Item mando a Pedro de Sotomayor, mi fixo bastardo, que lo obe de una mujer que sabe bien su nombre, y quién ella es, Alfón García Dardán [.…] Item mando que den a la madre de dicho Pedro mi fixo vastardo por el cargo que de ella tengo doscientos florines de oro y de la dicha ley y cuño de Aragón.]

Esto es una parte del testamento de Fernán Yañez de Sotomayor en el que habla de un hijo bastardo llamado Pedro.

Debemos de tener en cuenta, que su padre le llama Pedro; es decir, que en 1440 -año del testamento- el niño que se supone con 8 años, ya era conocido por Pedro y no por Cristóbal. Esto quiere decir, que si el niño estaba con la madre, y siendo criado por ella (se supone), tendría que llamarse Pedro; ya que su padre lo conoce por tal nombre. Además, su padre debía de recibir noticias de Pedro; por tanto creo lógico pensar que siempre se llamó Pedro y nunca fue conocido por Cristóbal.

 Alfonso Philippot, en su obra “la Identidad de Cristóbal Colón” (páginas 240 y 241) nos dice:

 “Entre los documentos aportados por García de la Riega, existen dos escrituras correlativas en un cartulario, fechadas en 19 de Enero de 1434, en las que se cita a varios miembros de la familia Soutelo-Colón”:  

A continuación transcribe los documentos aportados por Celso García de la Riega. (ustedes pueden leer la transcripción en el recuadro de la izquierda)

Transcripción documentos

Transcripción documentos

En dichos documentos se describe un herencia por parte del matrimonio Afonso de Soutelo y Blanca Colón que nombra herederos a: Blanca Soutelo en el primer documento y a Juan Gos (Gonçalves) en el segundo documento. La interpretación que hace, es que hay tres herederos. Como no aparece ese tercer heredero o beneficiario de dicha herencia, alega que el documento en el que debería aparecer la tercera persona se “habría perdido”. También añade, que hay un tercer documento en el mismo cartulario con fecha de 1435, en el cual aparece un matrimonio formado por Juan Gos (Gonçalves) do Ribeiro, marinero, y Constanza Gonçalves; e interpreta que esta Constanza Gonçalves debe ser la tercera beneficiaría que faltaba. Además, el Sr. Philippot aduce para ello, que el matrimonio formado por estos dos señores tenían una finca cerca de la heredad de Domingo Colón o Vello lo cual demostraría que Constanza Gonçalves sería familiar de los Colón al tener fincas colindantes.

Esta particularidad no demostraría nada, solo la conveniencia -para él- de que así sea, para que se cumpla fielmente “su Teoría”. Para el Sr. Philippot, los tres herederos serían: Blanca Sotelo, Juan Gos (Gonçalves) y Constanza Gonçalves Colón, a esta última a mayores la relaciona porque se apellida igual que su supuesto hermano Juan Gos (Gonçalves), repito que en el cuadro de la izquierda tienen todo lo transcrito en su libro, por si se han perdido o no entienden algo.

Nota: Juan (Gos) Gonçalves, hermano, no es el mismo que Juan Gos (Gonçalves) do Ribeiro, marinero (de profesión).

Del mismo libro, en la página 244, relaciona otros documentos con el mencionado Juan Gos (Gonçalves) do Ribeiro, marinero, y escribe:

“Podemos establecer que habiendo sido Constanza Gonçalves la amante de Fernán Yañez de Sotomayor, tuvo de él a Pedro Madruga (nacido Cristóbal Colón), probablemente a finales de 1432. Tres años más tarde debió casarse con Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, personaje que figura unas veces como armador, y otras como marinero al servicio del mismo Fernán Yañez, padre de Pedro Madruga, y nos aporta la siguiente documentación”:

Un documento de Enero 1434, (que no figura en su libro), en el Fernán Yáñez aparece como fletador y Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, como marinero, la palabra marinero incluía contramaestres y oficiales.

Otro documento que aportó Celso García de la Riega en su libro “La Gallega, Nao capitana”, de Setiembre de 1434 en el que figura como testigo Juan Gos (Gonálves) do Ribeiro (ojo, aquí no aparece como marinero).

En otro documento de Setiembre de 1433, (que tampoco figura en su libro) en el aparece Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, marinero, como co-propietario de una nave.

Y por último presenta otro documento de 1463, donde aparece un Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, armador vecino de Pontevedra, que dice que podría ser el mismo.

Sobre lo escrito por D. Alfonso Philippot, objetar lo siguiente:

1º El Sr. Philippot dice que: Constanza Gonçalves la amante de Fernán Yañez de Sotomayor tuvo de él a Pedro Madruga (nacido Cristóbal Colón), lo cual no deja de ser contradictorio pues en el testamento de Fernán Yañez dice claramente Pedro Sotomayor, y alude a que le pague a la madre de Pedro. En ningún caso se le llama Cristóbal, por tanto este personaje aludido, siempre se llamó Pedro y no Cristóbal.

Aparte no hay base documental para afirmar que Constanza Gonçalves era la amante de Fernán Yañez.

Tampoco hay base documental para esta afirmación: “Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, personaje que figura unas veces como armador, y otras como marinero al servicio del mismo Fernán Yañez”. En un documento es testigo y en otro co-propietario … ¿De dónde deduce que trabaja para Fernán Yañez?

Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço, para Philippot, es el mismo que Juan Gonçalves do Ribeiro. Pero recuerden que el añadido “o Moço” no aparece en los dos documentos de Celso García de la Riega.

Hay que aclarar que en los documentos de la época se añadía si eran “o moço” o “o vello” para diferenciarlos, sobre todo en documentos donde aparecen pagos, deudas o contratos; para no confundirlos. En los documentos manejados por D. Celso García de la Riega no aparece tal distinción, “o Moço”.

En uno de los documentos de García de la Riega (Nº 5) aparece Juan Gonçalves do Ribeiro casado con una Constanza Gonçalves, por lo cual parece imprescindible diferenciarlo si tuviera un padre que fuera “o vello”.

Los dos Juan Gonçalves do Ribeiro son marineros, pero teniendo en cuenta que ambos aparecen en documentos fechados con una separación de ocho meses, habría que demostrar –fehacientemente- que es el mismo personaje.

En posterior documento, del año 1463, vuelve a aparecer Juan Gonçalves do Ribeiro, o Moço. Resulta difícil aceptar que sean el mismo que “o Ribeiro”.

Por lo que se pide al lector un ejercicio de “suposición” y unas deducciones poco rigurosas.

 Errores interpretativos sobre la asignación de una madre para Pedro Madruga- Colón

 1º Confunde el término Cartulario con Minutario, los tres documentos que menciona, están en un Minutario.

Cartulario El término cartulario documental, es decir el acta por la que se manifestaba en la Edad Media la voluntad del autor de un acto escrito y que constituía un título en manos de su beneficiario.

Minutario al cuadernillo de papel común en que escribano ponía las minutas o borradores de las escrituras que se otorgaban ante él, que luego pasarían a un Cartulario.

En un minutario puede haber borrones o tachaduras en un acta de cartulario no.

2º Dar por cierto que la tal Constanza Gonçalves era la madre de “Pedro Madruga” y amante, sin tener pruebas documentales que lo certifiquen.

3º Al no tener los documentos delante se equivoca en la disposición. No son el anverso y el reverso; son el “folio 6 vuelto y el folio 7”. De esta forma resulta más incomprensible una hipotética pérdida de un documento ya que resultaría extraño que faltara una hoja entre los dos; por la simple razón de que no se entendería que hubiera otra minuta en el medio, los documentos van así:

     Folio 6: El anverso del folio 6 tiene una minuta diferente al de Blanca Colón, el reverso es el de Blanca.

     Folio 7: El anverso del 7 es de Blanca Colón y el reverso del 7, es otro minuta totalmente diferente.

Extrañaría que la hipotética hoja extraviada ocupara un folio por la dos caras con Blanca Colón, cuando solo faltaría decir un hipotético/a beneficiario y por otra parte es imposible que se extraviara el folio 8 ya que como dije, el folio 7 solo se ocupa de Blanca en el anverso, en el reverso o vuelto, es otra minuta o asunto totalmente distinto.

4º No hacer caso de Celso García de la Riega, que en el libro de “Colón español, Su Origen y Patria” (pág 155), dice que el Minutario consta de 97 hojas en folio y no dice nada de que falte algún folio.

Sin embargo, hablando más adelante (pag 160) del libro del concejo si dice que esta incompleto, por tanto cabe fiarse de primera fuente que los ha analizado y que se ha tenido que leer todos los documentos para encontrar lo que buscaba.

5º Interpreta que un heredero, tiene que ser –por fuerza hijo. Es decir, que figurar como heredero de una persona, implica que sea hijo de esta….

En el caso que nos ocupa, da por padres de Juan Gonzalves, Blanca Soutelo y de Constanza Gonzalves, a Blanca Colón y Afonso de Soutelo, (solo por el hecho de nombrarlos sus herederos)

Documento Blanca Colón cruzada con dos rayas

Documento Blanca Colón cruzada con dos rayas

6º El documento del folio 7 (imagen de la izquierda) está cruzado con dos rayas. Esto indica su anulación, equivocación o rectificación del testador. Esto lo aclara en su libro D. Celso García de la Riega (“Colón español, Su Origen y Patria”, y en cambio el Sr. Philippot no lo tiene en cuenta; con todas sus consecuencias…

7º Alegar pérdida de un documento para confirmar su teoría me parece una opción arriesgada, y poco rigurosa, por otra parte hace lo mismo que los catalanes que basan toda su teoría en la pérdida del documento Borromeo, no

se puede basar una teoría en una supuesta pérdida y menos en esta que no hubo tal pérdida documental y si un error interpretativo.

Resulta chocante y contradictorio que en las páginas de su libro “La identidad de Cristóbal Colón” 73 y 74, diga lo siguiente de la teoría catalana:

la teoría del doctor Ulloa (2) está bien construida y es sólida, aunque le faltara un documento que probara sus asertos”, no se explica porqué le aplica a la teoría catalana lo que no se aplica a la suya a él le falta un documento que pruebe que la madre de Pedro Madruga era Constanza Gonálves Colón y sin embargo lo da cierto y por documentado.

 (2) “ Christophe Colomb Catalán”. Libro publicado en el año 1927 por el peruano –de origen gallego Luis Ulloa Cisneros, y que los catalanes dan como el primer autor que refutó el origen genovés de Colón. Siendo el “Colón español, su Origen y Patria” editado con anterioridad (año 1914), y la conferencia de la Sociedad Geográfica de Madrid, primer libreto publicado sobre Colón gallego editado por “Fortanet” en 1899

Conclusión

La teoría de Pedro Madruga Versus Cristóbal Colón bajo mi punto de vista no tiene ninguna relación probada con la familia Colón de Pontevedra ya que de la hipotética madre de Pedro Madruga, Constanza Gonçalves Colón, no hay pruebas de su existencia y da la impresión de ser más una especulación que una realidad, ya que no hay ninguna base documental.

Qué si existió una Constanza Gonçalves; pero que no tiene nada que ver con la familia Colón de Poio y Pontevedra.

Qué Constanza Gonçalves estaba casada con Juan Gonçalves do Ribeiro; pero que no está acreditado que este personaje sea el mismo que Juan Gonçalves “do Ribeiro”, “o moço”.

 Consecuencias

 Si Pedro Madruga no tiene por madre a Constanza Gonçalves Colón, tampoco tiene por hermanos a Bartolomé y Diego Colón.

Esta Teoría debería de abstenerse de utilizar –de momento- todos los datos y documentos que hay de la familia Colón de Poio y Pontevedra, que sin embargo si dan fundamentos a favor de la teoría de Celso García de la Riega, documentos que van desde el siglo XV hasta el XVIII, mientras no se demuestre ésta relación.

El tema de la madre de Pedro Madruga es necesario volver sobre él. Y de esta forma buscar una relación -si es que la hay- de parentesco con los Colón de Poio y Pontevedra.

Estas malas interpretaciones –en parte- se han producido, por no haber tenido el Minutario referido delante (ya que nunca se le ha facilitado…)

Documento: Domingo de Colón o Mozo

Domingo de Colón o Moço 

Domingo de Colón o Moço Fotografiado por el IPCE Luz visible

Domingo de Colón o Moço
Fotografiado por el IPCE
Luz visible

Este es el último documento estudiado por el IPCE, he puesto los cuatro anteriores y con este tenemos le quinto. En cualquier caso seguiré subiendo el resto y todos los documentos que tienen escrito el apellido Colón, no he seguido el orden que debiera, tal y como aparecen en el libro de D.Celso, pero lo importante es ponerlos y que cada cual extraiga sus propias conclusiones.

Transcripción

Un contrato entre dos vecinos de Pontevedra para construir dos escaleras en una casa pro-indiviso de los mismos, situada en la rúa de la Correaría, delante de las casas que quemó

Fotografía realizada por el IPCE con luz Ultravioleta

Fotografía realizada por el IPCE con luz Ultravioleta

Domingos de Colón, el Mozo. Dice así: «Ano do nasgemento de noso señor Jesucristo de mili e quatro cantos e… e quatro anos quatro días do mes de Janeiro. Sabean todos que eu pedro fernandes bar… (barbeiro), beziño da villa de pont vedra que soon presente e que fago por min e en nom de miña moller ynes de ribadavia por la qual me obligo que ela aja esto aquí adeante por firme por min e por ela de huna parte E eu juan estebo carpenteiro que fago por min e en nom de miña moller tareisa da rúa por la qual eso mesmo me obligo por min e por ela de outra parte As partes sobre ditas queremos que por quanto non teemos partido a casa da correaría que está diante das casas que queymou ds de colon o mogo que he nosa de por medio que logo de presente que fagamos a as ditas casas duas subidas huna que saya pra dita rúa da correaría e outra pra rúa cega en maneira que eno sobrado délas fagamos duas moradas estremadas cada huna sobre sie a custa de ambos.

García de la Riega en el libro escribe del documento:

Fotografía realizada por el IPCE con luz Infrarroja

Fotografía realizada por el IPCE con luz Infrarroja

Este documento consiste en una hoja suelta, deteriorada en las dos esquinas de la derecha, quedando ignorada la decena del año del siglo XV que le corresponde. Calculo que era la de cincuenta, á juzgar por la letra y por la filigrana del papel, que representa el medio cuerpo anterior de un ciervo, lo mismo que el de otras escrituras comprendidas entre 1446 y 1456. En un principio creí que no era Colón el apellido que consigna, sino tolón (aumentativo del galaico tolo, loco o maniático, procedente a su vez del griego tolos, aturdido o desordenado), así que lo había desdeñado como documento que nada tenía que ver con la familia Colón. Pero pasados algunos años y examinando papeles di

Foto realizada por el IPCE Luz Rasante, con este tipo d fotografías demuestran que el documento no ha sido raspado

Foto realizada por el IPCE
Luz Rasante, con este tipo de fotografías demuestran que el documento no ha sido raspado

con él y lo estudié con detención, haciéndome cargo entonces de que verdaderamente no era t la letra inicial, sino c, puesto que otras ees iniciales en el mismo escrito son iguales á la de dicho apellido, y que las tes en las demás palabras tienen forma muy diferente de la que había interpretado mal. Me convencí, pues, de que se trata de un Domingo de Colón, padre probablemente del gran navegante, y que se revela el motivo principal de su emigración, noticia importantísima para la nueva teoría coloniana.

Documento María de Colón

Fotografía del IPCE del documento María de Colón

Fotografía del IPCE del documento María de Colón

El documento que nos ocupa es el de María de Colón, documento sobre el cual se ha hecho correr ríos de tinta digital: por Internet, Facebook y Twiter por parte de ciertos individuos que embistieron contra Celso García de la Riega, escribiendo sobre la falsedad de los documentos.

Este documento fue estudiado por el IPCE, para aquellas personas que tengan dudas después de ver las fotos quizás le vengan bien unas palabras dichas por Doña Elena Hidalgo Brinquis, Jefa del Departamento de Papel y Restauración del IPCE y que fue la persona que dirigió este estudio, dijo lo siguiente:

Este es un trabajo interdisplicinar en el que tienen que unir sus estudios los técnicos, los investigadores, los historiadores sumar todos y obtener las conclusiones.

Como he dicho en otro post sobre los documentos, creo que después de haber descubierto las cartas entre Oviedo Arce y Casto Sampedro enlace son varios post no hace falta mucho planteamiento en las posibles falsedades documentales, esta clara la manipulación y la mala intención del informe por parte de los dos: Oviedo Arce por la acción y Casto Sampedro por colaborar, como poco.

Esta es la parte histórica tan valida como la tecnológica, que sería del IPCE, pero tengan en cuenta que los documentos también fueron analizados Paleográfica y Diplomáticamente1 en la Tesina de Emilia Rodriguez Solano Pastrana enlace, año 1967, dando por validos los documentos de Celso García de la Riega, hay otro informe paleográfico que no he dado a conocer que rebate punto por punto el estudio de Serrano Sanz, Serrano fue el primero que realizó un estudio de los documentos a los dos meses de publicarse el libro de García de la Riega y en el se basó Oviedo Arce para su estudio, ese informe paleográfico esta realizado con los documentos originales y no con fotograbados como hizo Serrano Sanz y Oviedo Arce, la sorpresa de este informe es que estaba en posesión de Casto Sampedro del cual nunca dijo nada, sin embargo, si dijo a favor del informe de Serrano

Foto realizada con Ultravioleta, IPCE

Foto realizada con Ultravioleta, IPCE, pueden hacer clic ratón para ampliar

La historia de lo sucedido con los documentos es muy importante porque en ella concurren muchas de las miserias desde el punto de vista humano y de manipulación histórica, si no hubiera habido la infamia de la falsificación en la teoría sobre el origen gallego de Colón se hubiera avanzado muchísimo tanto que a estas alturas ya se podría saber su origen con un porcentaje de certeza muy amplio.

Celso García de la Riega dijo en su libro que el había avivado o recalcado o repasado un documento Bartolomé de Colón, los otros fueron avivados por Nicanor García según confesó Pintos, por escrito, que fue el fotógrafo de los documentos para el libro. De todo lo que he leído e investigado sobres tema he llegado a la conclusión de que Nicanor García solo fue el brazo ejecutor y que detrás había un autor intelectual.

Voy a especular un poco ¿Por qué el fotógrafo Pintos no dijo nada de Nicanor García hasta 50 años después?, lo dijo alrededor de 1960 ¿Por qué no dijo nada durante toda la polémica con la Real Academia Gallega y con la Real Academia de la Historia? periodo comprendido entre 1917-1928, con su testimonio se hubiera aclarado mucho tanto como que Celso García de la Riega

Foto con Infrarrojos, IPCE,

Foto con Infrarrojos, IPCE,

dejaría de ser un falsificador solo se le podría echar en cara lo de Bartolomé de Colón, Pintos tuvo que ser consciente de la polémica ya que vivía y trabajaba en Pontevedra, la respuesta se me antoja sencilla por que el autor intelectual vivía y en 1960 cuando contactaron con el fotógrafo Pintos el autor intelectual ya había muerto.

Por último en cuanto al informe dl IPCE hay algo que dice que es fundamental, al igual que Emilia Rodriguez Solano Pastrana, y es que los documentos no han sido raspados ni hay indicios de otras manipulaciones, esto es muy importante pues los informes de: Serrano Sanz, Oviedo Arce para R.A.G y el informe de Real Academia de la Historia si dicen que han sido raspados, es la diferencia entre hacer un informe con fotograbados a hacerlo con los originales delante.

 

Foto con luz rasante, método con el que prueban que no fue raspado, IPCE

Foto con luz rasante, método con el que prueban que no fue raspado, IPCE

Por otro lado si no ha sido raspados fíjense la dificultad que entraña el poner un nombre encima de otro distinto por ej en el caso que nos ocupa María de Colón, si uno quiere

Foto realizada por la Policía Científica para el IPCE

Foto realizada por la Policía Científica para el IPCE

suplantar un nombre y poner encima María de Colón tiene que darse la circunstancia de que tengan: la misma longitud, las misma letras o muy parecidas, el mismo número de letras, la misma

distancia entre letras.. etc, esto a mi sinceramente se me antoja muy difícil.

 

Foto realizada con luz visible, IPCE

Foto realizada con luz visible, IPCE

Transcripción:

Escritura de venta en 11 de Agosto de 1434 de la mitad de un terreno que fue casa en la rúa de las Ovejas, por María Eans a Juan de Viana, el Viejo, y a su mujer María de Colón, moradores en Pontevedra. Sus seis primeras líneas dicen así:

Once dias do dito mes. Sabean todos que eu maria eans da feira morador ena villa de pont vedra que soon presente que fago por min e por todas miñas voses non costrengida por forca nen por engaño rescebido mais da miña libre e propia voontade vendo e firmemente outorgo por juro de heredade para todo sempre a vos juan de viana o vello morador ena dita villa e a uosa moller maria de colon e a todas vosas vozes toda a metade entecamente de terratorio que foy casa que está ena rúa das ovellas da dita villa», etc. Siguen las condiciones del contrato”.

1 Paleografía

Técnica que consiste en leer los documentos, inscripciones y textos antiguos y en determinar el lugar del que proceden y el período histórico en el que fueron escritos.

Diplomática

Es una ciencia histórica que tiene por objeto el estudio de los documentos, cualquiera que sea su autor, teniendo en cuenta sus caracteres extrínsecos e intrínsecos, es decir, el soporte, escritura, lenguaje, formulismo y demás elementos integrantes para formar juicio de su autenticidad e interpretarlos debidamente.

La Patria de Colón V

Comunicado Progreso 10/07/1917

Casto SampedroSr Director del progreso

Muy señor mio: Los tiempos están para comunicados, Remitidos, Cartas abiertas y Contestaciones que pudieran ser cerradas.

Veremos lo que la racha dura, acaso decrezca; pero entretanto tengamos todos paciencia hay que sufrir como dice cierto borrachitonto filósofo cristiano.

Gracias una vez más.

Tengo que contestar forzosamente a lo que expone el señor Álvarez Limeses en el Progreso del Domingo. Sentiré muchísimo que le moleste lo que voy a decir: porque le estimo muy de veras, com estimé a su padre, el culto, y aplaudido y no olvidado escritor y catedrático, D. Emilio Álvarez Jiménez.

Progreso Casto 10:07:19171º Ratifico mi afirmación, hecha varias veces, de que no él a mí, sino yo a él, al señor La Riega, le di cuenta del hallazgo de varios colón, recordándole a la vez el de D. Luis, e indicándole si tendría relación con el feliz Descubridor.Todo lo demás, tanto los hallazgos (menos los que en su libro me atribuye) como las deducciones, razonamientos, afirmaciones, aplicaciones de lingüística, onomástica, etc. etc, todo eso es absolutamente suyo, y tanto, que algunas veces me permití aclararlo y discutirlo. Pero propongo y acepto que dadas las condiciones de gran asimilador poseedor de una fantasía extraordinaria, que concurría en D. Celso, haya caído de buena fe que las cosas pasaron al revés; soy testigo de casos análogos, aunque se me recuse. Por lo demás, esto tiene el único valor de no dejar a la Sociedad Arqueológico sin el breve fruto de su pequeña y escondida labor.

2º No es exacto que el señor García de la Riega haya encontrado la materia de sus investigaciones documentales en un Minutario que yo lo hubiese facilitado; era un Libro del Concejo en el que creo poder asegurar, no figuraban las alteraciones que más tarde apreciaron en su texto, llamándome entre todas la atención una mancha caída precisamente sobre lo más importante del libro, para el caso, y que hasta ahora no he podido explicar por más que lo intente. De los documentos del señor Nuñez nada supe, aunque debería saberlo, hasta hace pocos meses.

Leer más…

La Patria de Colón IV

Progreso 08/07/1917

Nuevamente me veo precisado a intervenir en este asunto de la patria de Colón, no con el objeto de exponer una opinión en lo que la cuestión afecta, y para lo cual reconozco carencia de autoridad; sino para poner las cosas en su lugar, en lo que se refiere a la buena memoria de García de la Riega digna del más alto respeto y del mayor elogio, y tratada hasta sin consideración, en estos días, por algunos de sus detractores y por muchos de sus paisanos.

Avisado de nuestro carácter y temerosos del resultado de nuestras pequeñas pasiones, ya presumí yo a la muerte de aquel ilustre pontevedrés, con el que me unían estrechos lazos de parentesco y afecto, -que justifican mi intervención en este asunto –que muy pronto su obra sería combatida y su labor menospreciada, más por los propios, que por los extraños y conocedor de lo que dijo y de lo que reservaba por decir, concebí un instante el pensamiento, no el propósito, de continuar su labor en lo posible, preparándome en su defensa, que con acierto suponía que lo habría menester; pero ante la magnitud de la obra, ante la suma de conocimientos geográficos e históricos, lingüísticos, paleográficos y de todo orden que para aquella labor se necesitaban, me atemorice de mi pretensión y desisti de realizarla, en espera de que los doctos interviniesen en cuestión tan compleja y debatida y sacasen de ella las consecuencias y las deducciones pertinentes.

Leer más…

La Patria de Colón II

Recuerden que hay uno primero, ya que es una serie de artículos y es conveniente leerlos por orden

La patria de Colón 06/07/1917 Progreso “Respuesta de Casto Sampedro”

Comunicado

Sr. Director del Progreso

Muy señor mio: Tanto por los términos de la Carta abierta que leí ayer en el <Faro>, Como por los de las protestas contenidas en los telegramas publicados hoy en el periódico de su dirección, me creo obligado a molestar a V, rogándole se sirva hacer insertar en su periódico las siguientes manifestaciones; acaso se contribuya con ellas a evitar los errores y las conclusiones en que sigue envuelta la investigación sobre la patria y origen del inmortal navegante

Gracias y perdone.

Suyo affmo,

         CASTO SAMPEDRO

Casto Sampedro A mi juicio son absolutamente auténticos los dos documentos de que di noticia y nota al Sr. Otero Sanchez, como existentes en el Archivo Notarial de esta ciudad y que, al fin, tuve que ir a buscar y a leer allí; uno. referente a Juan de Colon, preso en 1513, y otro al juan de Colon, conductio de un Cerco en 1529.

Leer más…

Carta del Obispo de Madrid Alcala Leopoldo Eijo y Garay Pidiendo disculpas por los Documentos

Carta del Obispo de Madrid Alcala Leopoldo Eijo y Garay a Gerardo Álvarez Limeses

Mi querido amigo:

 Tenía un peso sobre mi alma desde que leí el artículo de “El Debate”,Historia de una canallada I, a que se refiere la carta de Vd. del día 6 de los corrientes. En síntesis la impresión que daba era ésta: el Obispo de Madrid ha traido los documentos y los ha presentado a la Academia de la Historia; y ésta ha comprobado que son documentos falsificados. Y esto me duele mucho.

Tengo fervorosa simpatía por la tesis “Colón Gallego”; he clamado muchas veces contra la injusticia de calificar de falsificador a D. Celso, q.e.p.d, y de hablar mucho de los documentos retocados callándose acerca de los que sin el más leve retoque dicen lo mismo que aquellos; y con todo eso !vengo a aparecer como suministrando a la Real Academia de la Historia la prueba de la falsificación ¡.

Ya comprenderá Vd. mi pesadumbre, mi amargura, y la necesidad que sentí de manifestar mi pensamiento y explicar mis actos. Y no hubiera tardad en escribir una nota para “El Debate”, si me hubiesen dejado libre para ello, tan siquiera media hora, las constantes ocupaciones de mi cargo.

Leer más…

Beltrán y Rózpide “Colón Español”

REVISTA HISPANO-AMERICANA La Ilustración Artística Nº 1255 Año 1906

El cuarto centenario de la muerte de Cristóbal Colón: la patria de Colon: los Colones y los Fonterosas dcl siglo XV en Pontevedra.

En este año de 1906 se cumple el 4.° siglo de la muerte del descubridor del Nuevo Mundo, y el Centenario se va ri conmemorar en América y en Europa por iniciativa de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Como sucedió en 1892, las cuestiones colombinas seran tema predilecto de los eruditos, y otra vez se discutirán el origen, la vida y los merecimientos del gran navegante.

-La patria de Colon-preciso es reconocerlo ha sido y sigue siendo un problema. La opinión general, casi unánime, es que nació en Genova. Pero es una opinión, no un hecho probado con toda evidencia.

Como genovés se presento Colon en España, y él mismo declara, en la escritura de fundación del mayorazgo, que en Génova había nacido. Y sin embargo, hay quien duda que Colon dijera la verdad; se recuerdan las incertidumbres de D. Fernando Colon, que no sabia de donde era natural su padre, y se hace valerla circunstancia de que ninguno de los documentos escritos de su mano estén redactados en lengua italiana, siendo preciso admitir, si en Génova o en Italia nació, que olvido o desdeño su lengua nativa hasta el punto de no poder o no querer escribir en ella a la misma Señoría de Génova.

Oportuno, pues, nos parece, ya que estamos en el año del Centenario, y que es esta una publicación española, traer al cuento los datos, los documentos, las coincidencias en que se funda un erudito español, D. Celso Garcia de la Riega, para sospechar que Cristobal Colon hubiera venido al mundo en tierra española.

Una escritura de aforamiento hecho a principios del siglo XVI por el Monasterio de Poyo, cerca de Pontevedra, á Juan de Colon y su mujer Constanza de Colon, fué el motivo primero de las investigaciones que hizo el Sr. Garcia do la Riega. Rebuscó y halló en un cartulario instrumentos notariales de los siglos xv y xvi: (16 documentos, de 1413 a I528) en los que ligaran los nombres de Cristobo de Colon, Maria de Colon, Domingos de Colon, Blanca de Colon y Bartolomé de Colon, y otros en que intervienen personas que llevan el segundo apellido del descubridor del Nuevo Mundo, Maria, Iacob, Benjamin Fonterosa. Y en uno de esos documentos, de 1437, juntos aparecen, como si hubiera relación de parentesco o vecindad entre ellos, Domingos de Colon y Benjamin Fonterosa.

Leer más…

Una Infamia Más

 En la tarde del 24 del actual (Mayo 1917) celebró junta la Real Academia Gallega, á la cual asistieron muchos Académicos de número de la localidad y algunos de fuera, como el Sr. Maciñeira, que en estos días se encuentra en La Coruña.

Y terminado el despacho ordinario, en que se nombraron algunos socios. Correspondientes españoles y extranjeros, el ilustrado y notable paleógrafo D. Eladio Oviedo Arce, jefe del archivo de Galicia, presentó á la Corporación un admirable informe que por encargo de la Academia se le encomendara para esclarecer la genuina patria de Cristóbal Colón, ya que de algún tiempo á esta parte, y desde que el finado publicista don Celso García de la Riega editara su ingenioso libro, pretendiendo demostrar que el célebre nauta naciera en Pontevedra, siguió la leyenda apoderándose de esta versión, llegando la obsesión de algunas gentes y de no pocos periódicos regionales, el de opinar y aplaudir, sin ningún género de reservas, el atisbo feliz del escritor pontevedrés.

El Sr. Oviedo niega en absoluto el hecho, considerándole pura fantasía, según resulta de su magnífico estudio.

No sólo se apoya en el juicio que le mereció el ilustrado escritor del Cuerpo de archiveros-bibliotecarios D. Manuel Serrano Sanz, que á raíz de ver la luz la obra del Sr. García de la Riega la refutó, considerando falsos ó retocados todos los documentos pertenecientes al siglo XV que figuran en la misma, relativos al nacimiento de Colón -refutación que La Idea reprodujo entonces en sus columnas- sino que el Sr. Oviedo robustece opinión semejante, con su sentido práctico y erudición paleográfica, conceptuando también falsos ó retocados los cinco nuevos documentos que ahora han aparecido en Pontevedra, que hace tres meses le fueron consultados, confirmando que el retoque de estos últimos es de la misma mano que entendió en los anteriores, ó sea en varios de los trece que se publican en el libro del Sr. la Riega.

Como de los manuscritos del siglo XV parte la época y base del nacimiento de Colón -ya que ellos serían los que facilitarían las suficientes luces para confirmar el pueblo de su naturaleza- resultan adulterados por lo que respecta á los nombres de los antepasados ó ascendientes del almirante, es natural que no se les den la menor fe; y en cuanto á los del siglo XVI, si efectivamente concurre alguno legítimo, y otro mal interpretado, ninguna relación tienen con la tesis que quiera sustentarse de que Colón es gallego.

El Boletín de la Real Academia Gallega publicará pronto el informe de nuestro amigo Sr. Oviedo, y en su día habremos de reproducirlo en nuestras columnas, como hicimos con el de su compañero Sr. Serrano Sanz.

(De La Idea Moderna, diario de La Coruña, lunes 28 de Mayo de 1917.)

Si ustedes se fijan en la parte del texto que esta en cursiva, comprobarán que el Señor Oviedo y Arce dice: conceptuando también falsos ó retocados los cinco nuevos documentos que ahora han aparecido en Pontevedra, que hace tres meses le fueron consultados, confirmando que el retoque de estos últimos es de la misma mano que entendió en los anteriores

Este articulo es de Mayo 1917, D. Celso García de la Riega murio en Enero de 1914, por tanto pregunto ¿ Cómo es posible que diga que la misma mano que manipulo los nuevos documentos aparecidos en Pontevedra es la misma mano que manipulo los del libro Colón Español? si D. Celso llevaba 3 años muerto y estos nuevos documentos fueron encontrados después de muerto D. Celso García de la Riega.

Oviedo y Arce le llamo de todo a García de la Riega en el informe publicado por la Real Academia Gallega y le acuso directamente de manipulación, alteración, raspaduras.Etc en los documentos que se publicaron en su libro.

Juzguen ustedes con lo escrito por oviedo y Arce, creo que no hay nada más que decir

Navegador de artículos