Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “correspondencia gallega”

Ante una Carta

Ante Una Carta

Correspondencia Gallega Enero 1911

Correspondenci GA Carta 01:01:1911La excesiva modestia que se vé en ella, la gala forma empleada, lo escogido de su lenguaje hacénos conocer sin ver la firma, al hombre estudioso, al literato e insigne escritor; pero tras estas cualidades que aparecen ante nuestra vista, vése la elevada figura de patriota, del hombre que dedicó gran parte de su existencia a rebuscar entre los antiguos pergaminos algo que fuese beneficioso a su tierra, algo grande, algo sublime y tras incesantes trabajos y sin número de investigaciones, halló la que para esa tierra querida constituye una joya inestimable solitario de colosal valor y de inapreciable mérito; a la madre encontróle el hijo que lloraba perdido.

Esta madre es España, el hijo Colón y el que supo rescatarlo el insigne escritor D. Celso García de la Riega.

Galicia, la pequeña patria de Colón, como el insigne la Riega con valiosos documentos lo ha demostrado, quiere patentizar en agradecimiento al que después de incesantes trabajos supo dar a la nación Española una gloria, demostrando del inmortal navegante La verdadera nacionalidad; y el país gallego debe insistir en que eregir al hijo que supo hallar un mundo para su patria, un monumento y en él, a pesar de la modestia del señor la Riega que se opone a que su efigie se reproduzca en el mármol o en el bronce, debe ser reproducido en hermoso medallón en la base de dicho momento, puesto que a él, España debe que Colón figure en el número de sus preclaros hijos ¿Y qué cosa más justa que Galicia al pensar en honrar la memoria del inmortal nauta quiera también honrar la de aquel que supo demostrar que colón es Español y Gallego?.

Si España cuenta con esa gloria al Sr García de la Riega se le debe y justo es que al pensar en erigir un monumento a Colón se piense también en el Sr. la Riega y que en el figure a pesar de sus protestas

Eduardo de Cea y Varela de Luaces

Pontevedra 26-1-1911

Despedida de Don Celso García de la Riega

Don Celso García de la Riega

Correspondencia Gallega 5 Febrero 1914

Correspondencia Rcd 05:02:1914El pueblo de Pontevedra acompaño ayer tarde, en solemne y grandiosa manifestación, los restos mortales del ilustre y llorado D. Celso García de la Riega.

Todas las clases y organismos populares, incluso el comercio que. cerró sus puertos en señal de duelo, formaron parte del cortejo.

Recogían las cintas del féretro los diputados provinciales D. Javier Puig y D. José Echeverría, y los concejales D. Sinforiano Melero y D. Arturo Ca­rrillo.

Detrás del clero parroquial de San­ta Murta marchaba la presidencia del duelo compuesta del arcipreste señor Castro Quiroga, delegado do Hacien­da Sr. Castañeda, párroco do San Bartolomé Sr. Villaverde distinguido literato Sr. Ulloa (D. Torcuato), capi­tán de los Carabineros Sr; Buela y los Sres. D. José Benito Amado y D. José Alvarez Limeses, en representación de la familia. .

Luego iba, entre mazas, el Excelen­tísimo Ayuntamiento en el que figura­ban el alcalde Sr. Corbal y los conce­jales Sres. L Martinez Casal, Novás, Candendo, Guiance y Cuiñas.

Seguía a la Corporación toda la guardia municipal, el cuerpo de bomberos y la banda de música que eje­cutó en el trayecto sentidas marchas;

Después do la banda marchaba la Comisión provincial de la Diputación presidida por el Sr. Otero (D Pruden­cio); la junta directiva de la sociedad Económica con los Sres. Caballero, La Fuente, García-Estévez, Greepí v Zaratiegui: los Sres. Alvarez Limeaes ( D. Gerardo y D. Darlo), parientes del finado; el orfeón de la Artística con su pendón enlutado; Artesanos, Casi­no, Gimnasio, Círculo católico, litera­tos, artistas, obreros, prensa, el sena­dor señor marqués de Riestra, diputa­dos a Cortes Sres. Riestra Calderón y Món, ex-gobermidores Sres. Boente y Cojo Várela, jefes y empleados de las oficinas del Estado, directores y cate­dráticos del Instituto y Normal, nutri­da representación do todos los centros y sociedades de esta capital.

En su automóvil iba el ex-presidente del Consejo de ministros Sr. Monte­ro Ríos, que profesaba verdadero afecto al Sr. La Riega.

El carro fúnebre ostentaba magni­fica corona de flores artificiales con la siguiente dedicatoria: «El Excelentí­simo Ayuntamiento de Pontevedra a su preclaro hijo».

Cerraban el cortejo diferentes ca­rruajes de respeto.

El duelo se despidió frente ai Hospital, pero muchas personas continua­ron hasta el Cementerio donde el pres­tigioso finado recibió sepultura en el panteón de familia.

Hoy a las diez tendrán lugar en Santa María solemnes funerales por el descanso eterno de su alma.

La distinguida familia del finado recibió ayer innumerables testimonios do pésame.

Nosotros reiteramos la viva y sin­cera expresión de nuestro senti­miento.

 Con. motivo del fallecimiento del Sr. La Riega llegó ayer do Orense nuestro muy querido amigo el docto inspector de Enseñanza D. Gerardo Alvarez Limeses y su hermano D. Darío, médico do Tuy, a quienes tuvimos el gusto de saludar.

 Comentábase hoy que, habiendo querido nuestro Ayuntamiento aso­ciarse, como es natural, al duelo pro­ducido por la pérdida tan grande, que para Pontevedra representa el falleci­miento del Sr. La Riega, no hubiese acordado, al igual que lo hace el Estado y los municipios en análogos ca­sos, costear el entierro y funerales in­vitando para todos los actos la propia Corporación municipal. Esto ha sido siempre el modo da asociarse, las na­ciones y los pueblos, al dolor popular ante la desaparición de las figuras más eminentes y es de lamentar que nuestros ediles no hayan tomado un acuerdo que el pueblo de Pontevedra hubiese visto con sincera satisfacción.

¿Dónde Nació Colón?

Correspondencia Gallega 18 Julio 1902

UN REMITIDO

¿Dónde nació Colón?

Sr.Director de La Correspondencia Gallega

                                     Muy señor mío y de mi distinguida consideración: me apresuro a dar á usted las más expresivas gracias por la benevolencia con que me ofrece las columnas de su Correspondencia Celso 18:07:1902ilustrado periodico para contestar á un artículo del señor don Leopoldo Colombo y Autrán, inserto en el no menos ilustrado Diario de Cádiz, relativo á la cuna y linaje del insigne descubridor del Nuevo mundo, Cristóbal Colón; ofrecimiento que utilizo desde luego, apesar de lo molesto y de lo difícil que es concretar en pequeños artículos periodísticos semejante cuestión; que presenta multitud, de aspectos interesantes y que, por lo misino, requiere un voluminoso libro donde se puedan contrastar y aquilatar, ya por separado y comparativamente; ya en conjunto, los innumerables datos y raciocinios aducidos y apreciados, por los diversos historiadores, y crítioos en apoyo de opuestas opiniones. Me limitaré, pues, á examinar brevemente el punto tratado por el Sr. Colombo y Autrán, descendiente, directo delmismo tronco, en una de cuyas
ramas, á su juicio, floreció el famoso nauta.

Yo no sé si el mencionado señor y sus antepasados, más o menos próximos, protestaron a raíz de la publicación de los infinitos libros que en España y en el extrangero se han dedicado á resolver el problema que origina las presentes cuartillas porque, á la verdad, no deja de ser extraordinario el hecho de que numerosos escritores de distintas naciónes se hayan impuesto toda clasede desvelos y hayan hecho -gemir tantas prensas- acerca de la materia, sin hallarse entérados de que el Sr. Colombo y Autrán ó sus antecesores, poseían los. datos y documentos necesarios para considerar resuelto, para siempre y sin apelación, ese punto histórico que ha ocasionado tantas dudas y tantas disensiones. El Sr. Colombo y Autrán ó sus antecesores debieron presentar oportunamente su alegato, no con la ocasión del artículo escrito por el inteligente y malogrado Areal, sino ante las Academias, ante el Municipio de Génova que dedicó un artístico monumento á Colón como hijo de la ciudad, ó ante el Presidente de la República francesa, uno de cuyos antecesores expidió expresivo decreto autorizando la erección, por suscripción nacional, de otro monumento en Córcega á Cristóbal Colón, á quien los abates Oasanova y Perreti y eí prefecto Giuboga habían declarado hijo do Calvi, ciudad do dicha isla.

La opinión de que el gran navegante perteneció á la familia de los nobles Colombo de Cuccaro está completa y justificadamente desechada: bastaría citar las siguientes frases del ilustre escritor italiano Bossi «¿Como puede creerse que este mismo hombre (Colon), que en sus más crueles adversidades se veía incesantemente , zaherido por sus enemigos a cansa de la oscurida de su cuna, norepliease á éstas injurias declamando su orígen si descendía en efecto de los señores de Cuccaro, Conzano y Rosígnano, circunstancia que le hubiese dado el mas alto crédito con la nobleza española?» A esta atinadísima observación hay que añadir lasigmente; ¿Y como es posible, que en la escritura de fundación del mayorazgo dé su casa y estado, que procuró rodear de prestigio é importancia, no hubiese aludido, siquiera indirectamente, á ese supuesto noble origen?

Pero el Sr, Colombo yAutrán aduce como testimonios de su afirmación, á D. Fernando, hijo natural e historiador de Colón, á López de Gomara y á Fernández de Oviedo, Cuanto al primero y al tercerola cita resulta equivocada; D. Fernando afirma, por el contrarióo que su padre, «quiso que fuese desconocido é incierto su oírígen y patria», y añade que reducido al latín, su apellido es Colonnus; entre otras indicaciones que sería prolija enumerar, hace la de que verifico un viaje á Génova; y pueblos próximos, sin que hubiese obtenido antecedentes de familia, concluyendo por declarar «que le parece mejor con empezar desde la gloria del Almirante que ir escudriñando si su padre fué mercader ó cazador de colatería>>, es decir, de familia noble… ¿Q,ué mejor ocasión que esta para citar la prosapia de los señores de Cueccaro? Cuanto á Gonzalo Fernández de Oviedo, primer cronista de Indias, se limita á consignar que «unos dicen que Colón nació en Nervi, otros en Saona, otros en Cugureo, lo que más cierto se tiene>>, frase que revela haber realizado indagaciones infructuosas, y detalle importante tratándose del primer cronista oficial del mundo descubierto por Colón, pues claro es que habría de extremar sus gestiones para cumplir cabalmente su obligación, sin que hubiera podido lograrlo.

De Lopez de Gomara, escritor muy postérior y bastante desautorizado por las fábulas que admitió y propagó en su obra, solo cabe decir en este punto lo que del ilustre Herrera; ambos tuvieron quo inclinarse al criterio dominante á la sazón, esto es, al natural deseo de las linajudas y soberbias familias que se habían enlazado á la de Colón, muy violentamente por cierto, encaminado á dar á éste una extirpe de la misma altura. Mas para formar juicios acerca de la vida del insigne marino, tan solo deben tenerse en cuenta los escritores contemporáneos, pues de los posteriores, con excepción de los casos demostrados con documentos, en el cual no se encuentra el de la cuna y linaje de Colón, no es posible admitir afirmaciones conjeturalos.

Esto mismo sucede con respecto á las genealogías nobiliarias, que es preciso mirar, con mucha prevención. Yo no dudo de que el Sr. Colombo y Autrán descienda del caballero obsequiado con mercedes por el emperador Otón en el siglo décimo; pero me será lícito presumir que el nombre del primer Almirante de Indias fué ingerido con cierta ligereza en ese árbol genealógico y para ello considero las siguientes razones:

Leer más…

Navegador de artículos