Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “cartas de toscanelli a colón”

Cartas de Paulo Toscanelli a Cristóbal Colón

Carlos Martin, colaborador de este blog, me aconsejó subir las cartas de Toscanelli para una mayor aclaración, me pareció buena idea y las expongo en este post.

Toscanelli

1860 bibliotecario en la biblioteca colombina José María Fernández y Velasco descubrió el ejemplar que perteneció a Colón, de la historia Rerum ubique gestarum de Eneas Silvio Picolomini -papa Pío II-con abundantes notas marginales atribuidas al Almirante. En las hojas de guarda del final o en una hoja o un cuadernillo que quizá se agregaría al volumen antes de encuadernar, consta el texto latino de la carta de Toscanelli a Fernando Martíns, pero no las dos cartas enviadas por el mismo a Colón. El mencionado bibliotecario al parecer no aprecio la importancia del texto latino, que fue dado a conocer por Henry Harris se en 1871, que ha sido muy reproducido después.

La correspondencia de Toscanelli ha presentado dos vertientes a la crítica: la cuestión de su autenticidad y el problema de que sea autógrafa de Colón la copia incluida en el ejemplar de la Historia Rerum.

En el tema de la autenticidad, Se admite hoy generalmente que la posee la carta de toscanelli al canónigo Fernando Martins, pero se rechaza la de los las dos cartas del Florentino a Colón, Considerándolas una superchería. Durante mucho tiempo se ha admitido la autenticidad de las tres: la primera de Toscanelli a Colón de la dirigida al canónigo portugués, y la segunda del mismo al futuro descubridor, en respuesta otra supuesta de este pidiéndole más explicaciones. En realidad, admitiendo la veracidad de toda la correspondencia, habrían existido seis cartas: la de Fernando Martins a Toscanelli, solicitándole el nombre del rey Alfonso V de Portugal un informe sobre la ruta occidental a las Indias; la respuesta de Toscanelli, una carta de Colón iniciando la relación con el sabio Florentino; su respuesta, que incluye la carta anterior; otra de Colón en ruego pidiéndole más informes y la nueva contestación.

La autenticidad de las tres cartas conservadas no se puso en duda durante mucho tiempo, aunque sí se salvaron las diferencias entre las tres versiones, sobre todo una vez descubierto el texto latino considerado original aunque no faltaron advertencias sobre su pobreza, juzgándose que en el había alteraciones que no representaba con total exactitud su forma primitiva. Pero general los principales Colombistas del siglo XIX aceptaron la autenticidad de toda la correspondencia, a pesar de admitir algunos tales modificaciones: así Bossi, Navarrete, Humboldt, Irving, Rosselló, Harrise, Peschel, Uzielli, De Lollis..etc- en sus estudios de los escritos de Colón, y sobre Toscanelli en la Raccolta Colombina-, Asensio, Thacher, Ruge, Peregallo. Pero Henry Vignaud negó la autenticidad de todas las cartas, lo que provocó una fuerte polémica.

El otro problema es el del carácter autógrafo de la copia latina incluida en la Historia Rerum, el cual está en relación con otro difícil problema, es de los verdaderos autógrafos de Colon. En este caso hay disparidad de criterio entre unos autores y otros, por ejemplo Harrise, el descubridor científico de la carta, al principio la creyó auténtica para posteriormente negarlo, la creen aunética: Lollis, Asensios, Molinari, Thacher y muchos otros, la cree falsa Vignaud que fue el que más polémica creo, incluso hay autores que creen que la carta esta escrita por Bartolomé.

CARTA DE PAULO, FÍSICO FLORENTINO, AL ALMIRANTE ACERCA DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS INDIAS 

A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo veo el magnífico y grande deseo tuyo para haber de pasar adonde nace la especiería, y por respuesta de tu carta te envío el treslado de otra carta que ha días yo escribía un amigo y familiar ( Hernando Colón en el texto en latín pone Domestichezza que Humboldt tradujo por Domestico en lugar de Familiar que tradujeron Hernando y Las Casas) del serenísimo rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla, a respuesta de otra que por comisión de su alteza me escribió sobre el dicho caso, y te envío otra tal carta de marear, como es la que yo envié, por la cual serás satisfecho de tus demandas; cuyo treslado es el que se sigue:

A Fernan Martínez, canónigo de Lisboa, Paulo, físico, salud. Mucho placer hube de saber la privanza y familiaridad que tienes con vuestro generosísimo y manificentísimo rey, y bien que otras muchas veces tenga dicho del muy breve Camino que hay de aquí a las Indias, adonde nace la especiería, por el camino de la mar, más corto que aquel que vosotros hacéis para Guinea, dicesme que quiere ahora su alteza de mi alguna declaración y a ojo demostración, porque se entienda y se pueda tomar el dicho camino; y aunque conozco de mí que se lo puedo mostrar en forma de esfera como está el mundo, determiné por más fácil obra y mayor inteligencia mostrar el dicho camino por una carta semejante a aquellas que Se hacen para navegar, y así la envió a S. M., hecha y dibujada de mi mano; en la cual está pintado todo el fin del Poniente, tomando desde Irlanda al Austro hasta el fin de Guinea, con todas las islas que en este camino son, en frente de las cuales, derecho por Poniente, está pintado el comienzo de las Indias, con las islas y los lugares adonde podéis desviar para la linea equinoccial, y por cuánto espacio, es a saber, en cuantas leguas podéis llegar a aquellos lugares fertilísimos y de toda manera de especiería y de joyas y piedras preciosas y no tengáis a maravilla si yo llamo Poniente adonde nace la especiería, porque en común. Se dice que nace en Levante, mas quien navegare al Poniente siempre hallará las dichas partidas en Poniente, y quien fuere por tierra en Levante siempre hallará las mismas partidas en Levante.

Las rayas derechas que están en luengo en la dicha carta muestran la distancia que es de Poniente a Levante, las otras, que son de través, muestran la distancia que es de Septentrión en Austro. También yo pinté en la dicha carta muchos lugares en las partes de India, adonde se podría ir aconteciendo algún caso de tormenta o de vientos contrarios o cualquier otro caso que no se esperase acaecer, y también porque se sepa bien de todas aquellas partidas, de que debéis holgar mucho.

Y sabed que en todas aquellas islas no viven ni tratan sino mercaderes, avisándoos que allí hay tan gran cantidad de naos, marineros, mercaderes con mercaderías, como en todo lo otro del mundo, y en especial en un puerto nobilísimo llamado Zaiton, do cargan y descargan cada año cien naos grandes de pimienta, allende las otras muchas naos que cargan las otras especierías.

Esta patria es populatísima, y en ella hay muchas provincias y muchos reinos y ciudades sin cuento debajo del Señorío de un príncipe que se llama Gran Can, cual es lo mas del tiempo en la provincia del Catayo. Sus antecesores desearon mucho de haber plática y conversación con cristianos, y habrá doscientos años que enviaron al Santo Padre para que enviase muchos sabios y doctores que les enseñasen nuestra fe, mas aquellos que el envió, por impedimento, se volvieron del camino sin llegar a Roma, y también al papa Eugenio vino un embajador que le contaba la grande amistad que ellos tienen con cristianos, y yo hablé mucho con él de muchas cosas y de las grandezas de los edificios reales, y de la grandeza de los ríos en ancho y en largo, cosa maravillosa, y de la muchedumbre de las ciudades que son allá a la orilla dellos, y como solamente en un río son doscientas ciudades, y hay puentes de piedra mármol muy anchas y muy largas adornadas de muchas columnas de piedra mármol. Esta patria es digna cuanto nunca se haya hallado, y no solamente se puede haber en ella grandísimas ganancias y muchas cosas, mas aún se puede haber oro y plata y piedras preciosas y de todas maneras de especiería, en gran Suma, de la cual nunca se trae a estas nuestras partes, y es verdad que hombres Sabios y doctos, filósofos y astrólogos, y otros grandes Sabios en todas artes y de grande ingenio, gobiernan la magnífica provincia y ordenan las batallas. Y de la ciudad de Lisboa, en derecho por el Poniente, son en la dicha carta Veintiséis espacios y en cada uno dellos hay 250 millas hasta la nobilísima y gran ciudad de Quisay, la cual tiene al cerco 100 millas, que son 25 leguas, en la cual Son diez puentes de piedra mármol. El nombre de la ciudad, en nuestro romance, quiere decir Ciudad del cielo, de la cual se cuentan cosas maravillosas de la grandeza de los artificios y de las rentas. Este espacio es cuasi la tercia parte de la esfera, la cual ciudad es en la provincia de Mango, Vecina de la ciudad del Catayo, en la cual está lo más del tiempo el rey, y de la isla de Antilla, que vosotros llamáis de siete ciudades, de la cual tenemos noticia, hasta la nobilísima isla de Cipango, hay diez espacios, que son 2.500 millas, es a saber 225 leguas, la cual isla es fertilísima de oro y de perlas y piedras preciosas.

Sabed que de oro puro cobijan los templos y las casas reales; así que por no ser conocido el camino están todas estas cosas encubiertas, y a ella se puede ir muy seguramente.

Muchas otras cosas se podrían decir, mas como os tengo ya dicho por palabra y Sois de buena consideración, Sé que nos vos queda por entender, y por tanto no me alargo más, y esto sea por satisfacción de tus demandas cuanto la brevedad del tiempo y mis ocupaciones me han dado lugar; y así quedo muy presto a satisfacer y servir a su alteza cuanto mandare muy largamente. Fecha en la ciudad de Florencia a 25 de junio de 1474.

Después de esta carta, volvió a escribir al Almirante, del modo que sigue:

«A Cristóbal Colombo, Paulo, físico, salud. Yo recibí tus cartas con las cosas que me enviaste, y con ellas recibí gran merced. Yo veo el tu deseo magnífico y grande de navegar en las partes de Levante por las de Poniente, como por la carta que yo te envío se muestra, la cual se mostrara mejor en forma de esfera redonda. Pláceme mucho sea bien entendida; y que es el dicho viaje, no solamente posible, mas que es verdadero y cierto y de honra y ganancia inestimable y de grandísima fama entre todos los cristianos. Mas vos no lo podreis bien conocer perfectamente, salvo con la experiencia o con la plática, como yo la he tenido copiosísima, y buena y verdadera información de hombres magníficos y de grande caber, que son venidos de las dichas partidas, en esta corte de Roma, y de otros mercaderes que han tratado mucho tiempo en aquellas partes, hombres de mucha autoridad. Así que cuando se haga el dicho viaje será a reinos poderosos y ciudades y provincias nobilísimas, riquísimas de todas maneras de cosas en grande abundancia y a nosotros mucho necesarias, así como de todas maneras de especiería en gran suma y de joyas en grandísima abundancia. También se irá a los dichos reyes y príncipes que están muy ganosos, más que nos, de haber trato y lengua con cristianos destas nuestras partes, porque grande parte dellos son cristianos y también por haber lengua y trato con los hombres sabios y de ingenio de acá, así en la religión como en todas las otras ciencias, por la gran fama de los imperios y regimientos que tienen destas nuestras partes, por las cuales cosas todas y otras muchas que Se podrían decir, no me maravillo que tú, que eres de grande corazón, y toda la nación de portugueses, que han sido siempre hombres generosos en todas grandes empresas, te vea con el corazón encendido y gran deseo de poner en obra el dicho viaje». Esta carta, como he dicho, encendió mucho al Almirante para su descubrimiento, si bien quien la envió estaba en el error de creer que las primeras tierras que se encontrasen habían de ser las del Catay y el Imperio del Gran Can, con lo demás que refiere, pues, como ha probado la experiencia, es mayor la distancia desde nuestras Indias allí, que la de aquí a dichos países.

Solo quiero añadir una curiosidad y es esta:

Colón copia al pie de la letra en el mismo preámbulo del Diario del primer viaje, unas lineas de la carta de Toscanelli al portugués Martins, donde se explica el significado de la frase 

“Gran Kan, que quiere decir en nuestro romance Rey de los Reyes”.

De lo dicho en el post anterior sobre la falsedad de las cartas, añadir que me resulta un tanto incomprensible que Colón copiara una frase de una carta falsificada por su hermano Bartolomé, más bien parece un homenaje a Toscanelli

Cristóbal Colón en Portugal IV. Cartas Toscanelli

Paolo Toscanelli

Vamos con el último post de la estancia de Colón en Portugal. Lo primero que hay que decir, y no lo he dicho antes, es que la fecha de entrada de Colón en Portugal es arbitraría, el primero que dio la fecha fue Spotorno, 1476, y basándose más en su criterio que en algo objetivo y a partir de su opinión han venido seguidas las demás, aunque hay historiadores y autores que la consideran errónea, especialmente los genovistas, el mismo Fernando Colón se equivoca de fecha en la batalla de San Vicente y de personaje, cita al pirata Colón el mozo, Jean Batispte Griego, en lugar de Colón el viejo, Guillaume Cazanove Coullon, Almirante francés, ambos piratas bajo las ordenes de Luis XI rey de Francia, con lo cual el propio hijo de Colón contribuyó a la confusión sobre su llegada a Portugal. La batalla de San Vicente en la que participó Colón el viejo fue en Agosto de 1476, contra los genoveses, y la batalla de San Vicente en la que participó Colón el mozo fue en 1485 contra naves venecianas.
Hay un dato muy controvertido de la estancia de Colón en Portugal que son las supuestas cartas de Paulo Toscanelli a Colón en Portugal, cuya datación es de Junio 1474. La mayoría de los autores estas cartas las consideran falsas o apócrifas.
Lo primero que habría que preguntarse es ¿para qué querría falsificarlas? Lo primero que se me ocurre es que falsificar algo tiene dos motivos muy claros, principalmente, uno la venta de lo falsificado y dos el aprovecharse de la falsificación para uso personal ya sea para: una teoría, convencimiento de un relato, presentación de un proyecto.. etc. En ningún caso Colón hizo uso de la carta de Toscanelli, que dicho sea de paso se encontró en las guardas de un libro de su propiedad, la carta no la utilizó, que se sepa, para la presentación de su proyecto tanto en Portugal como en Castilla, tampoco la vendió entonces cabría preguntarse ¿para que las tendría que falsificar? Sino hizo uso de ellas nada más que para su conocimiento y uso personal, Bartolomé de las Casas dijo que la tuvo en sus manos, escrita en latín, tampoco hay ningún motivo por el cual haya que dudar de las palabras de Bartolomé de las Casas.
En 1470 Alfonso V de Portugal nombra a su hijo Juan, futuro Rey, jefe de los servicios de las expediciones y descubrimientos. Actualmente correspondería con el Ministro de marina, era el mismo en el que Enrique el Navegante había forjado los cimientos imperiales de Portugal. El destino del país Lusitano estaba marcado por la tradición y los privilegios pontificios.
El príncipe Juan impulsó las exploraciones, estableció reglamentos sobre trafico marítimo y fomentó la construcción naval. El único camino que entonces se consideraba posible era bordear las costas africanas para llegar a la India. Esta era la situación portuguesa cuando aparecieron las cartas de Toscanelli a Cristóbal Colón, y que anteriormente, Toscanelli, había escrito al canónigo Fernan Martins personaje del que también se duda de su existencia.
Antonio Martins era Obispo de Oporto, compañero del cardenal de Cusa en su viaje a Constantinopla Y uno de los representantes más ilustres de Portugal en los concilios de Basilea , Ferrara y Florencia… Antonio Martins era natural de Chaves en la provincia de Traz-os-montes, confinan de la Entre-Douro-e-Minho en la que nació Fernán Martins (en Roritz, villa situada junto al río Vizella).
En el testamento el cardenal Cusa otorgado en Roma el 15 de junio de 1461 aparece firmando como testigo Fernando de Roritz, Canónico y médico, también aparece como testigo Paolo Toscanelli médico, por tanto podemos admitir que Fernando Martins y Fernando Roritz son la misma persona.
La relación entre Toscanelli y Martins, ambos médicos y amigos del cardenal de Cusa queda explicada.
Todo esto lo explica Ballesteros en su tomo IV página 300, 314, 315 y 322.
Por su parte Fernando Colón en el capítulo VII página 46 dice:
Como también que un maestro Pablo, Físico del maestro dominico, Florentino contemporáneo de mismo Almirante, fue causal en gran parte de que él emprendiese este viaje con mayores ánimos. Porque, siendo el referido maestro Pablo amigo de un Fernando Martínez canónigo de Lisboa, Y escribiendo se cartas el uno al otro sobre la navegación que se hacía al país de Guinea en tiempo del rey don Alfonso de Portugal.
Los nombres a los que se refiere Fernando Colón coinciden con los que aparecen testificando en los documentos anteriores.
Una de las traducciones realizadas de la carta, en latín, de Toscanelli a Colón fue la realizada por Humbolt que en uno de sus párrafos dice:
“Os envío la copia de otra carta que escribí algunos días ha a un amigo mío domestico del serenísimo Rey de Portugal, antes de las guerras de Castilla….”
Las guerras de Castilla, 1475-1479, se refiere a la guerra de sucesión por el trono entre la Beltraneja, apoyada por Portugal, e Isabel la Católica. Evidentemente leído así parece claro que la carta de

Mapa de Toscanelli, adjuntado en la carta a Martins y a Colón

Toscanelli a Colón tuvo que ser entre 1479 y 1482 que fue cuando murió Toscanelli. Pero si admitimos un error de puntuación en la coma que aparece después de Portugal el significado cambia y realmente a lo que se refiere es a que Martins era domestico del Rey Alfonso de Portugal antes de las guerras de Castilla, también podría darse el caso de que se refiriera, que es lo más probable, a las guerras de Castilla en el reinado de Enrique IV, hermano de Isabel la Católica y que fue destronado en en 1465 y repuesto en 1468, esta opinión se puede basar en dos argumentos:
Uno que se referiría a la época en que conoció a Martins, en el testamento Cardenal Cusa 1461 en la que Martins ya era domestico de Alfonso V.
Dos que si se referiría a la guerras de Portugal con Castilla por la sucesión lo más lógico sería escribir: ”Antes de las guerras CON Castilla”.
La carta en la que Toscanelli le escribe a Colón hace referencia a la que escribió a Martins, en ella recuerda las conversaciones que tuvo con Martins en 1461-1464, es decir, unos once años antes por tanto esta carta de 1474 no es la que va dirigida a Martins sino la respuesta a la enviada por Colón de otra forma no tendría sentido mencionar las conversaciones de hace 11 años.
En al carta Toscanelli dice como ir a las Indias sin necesidad de ir por la costa de Africa, esteas descripciones realizadas por Toscanelli pudieron ser el punto de partida o la confirmación de la empresa de Colón junto con la propia experiencia que tenía Colón de la navegación. En la segunda carta Toscanelli le dice a Colón:
Que es el dicho viaje, no solamente posible, más el verdadero y cierto…. MAS VOS NO LO PODREIS CONOCER PERFECTAMENTE, SALVO CON LA EXPERIENCIA Y CON LA PRACTICA..”
Pues esto es lo que hizo Colón ponerse a experimentar y practicar de ahí los viajes a Irlanda, Inglaterra, Islandia y a la mina en Guinea para probar que se podía vivir en la zona tórrida y que llegado a un punto el mar no se precipitaba al vacío, creencia de la época, a pesar de que sabían de la esfericidad de la tierra pero lo que no sabían era la ley de gravitación y por ello creían que llegado a un punto el mar caería al vacío.
En otra parte de la carta llama a Colón portugués, a los gallegos les llamaban portugueses, si la carta fuera falsificada por: Bartolomé Colón, Cristóbal Colón o Fernando Colón en ningún caso le pondrían un origen a Colón y si acaso le pondrían genovés, este es otro motivo para pensar que las cartas no están falsificadas.
Podría extenderme más sobre las cartas de Toscanelli pero solo he querido reflejar la parte en que se puede dudar de que han sido falsificadas y de que realmente son cartas de correspondencia reales entre Colón y Toscanelli. Hay que pensar que si vas a presentar un proyecto de exploración ante los consejeros de la Corte, tanto portuguesa como castellana, no puedes basarte en lo que te ha dicho un marinero o piloto sobre tierras desconocidas porque podrían pensar que es un bulo o invención o que el piloto estaría loco, sin embargo, si presentas datos, experiencias científicas es posible que te escuchen mejor aunque duden de tus aportaciones, y, esto es lo que hizo Colón aportar datos con su experiencia de viajar: a Islandia, Guinea, Mediterráneo, Azores, Madeira y Canarias, sin estos viajes, las deducciones y observaciones sacadas de sus navegaciones no podría presentar ningún proyecto de llegar a las Indias por al Atlántico y no por la costa africana.
Toscanelli se equivocó en sus apreciaciones geográficas, en el diámetro de laTierra, en la distancia a las Indias..etc, es decir, Toscanelli no le dio una seguridad científica, pues antes hay que demostrar la base científica de sus apreciaciones y Toscanelli no las demostró, solo teorizo, por tanto Colón lo pudo tomar como una conjetura más y no como una base científica.
Colón lo que hizo fue llevar a la práctica el proyecto de muchos, pero comprobando primero los datos, fue el primero en darse cuenta del error de la teoría de Ptolomeo, tanto en el Norte como en el Sur y deducir que se equivocaba en otros rumbos.
El que Colón llevara a cabo su empresa se basa en sus estudios, comprobaciones, lecturas. etc y especialmente en sus observaciones directas realizadas en Islandia y en Guinea y en pensar que tendría que existir una fuerza central que impidiera el caerse al vacío o sostenerse más allá del limite de los 90ª, es decir, la gravedad. Es curioso pensar que si Colón supiera la verdadera distancia entre Canarias y las Indias no hubiera llevado a cabo su viaje por tanto su descubrimiento podemos pensar que se basa en un error de las distancias.
En mi opinión Cristóbal Colón tuvo que llegar antes a Portugal de 1476, si admitimos el origen gallego de Colón la única forma de que conociera la costa gallega y sus diferentes topónimos solo podría darse si navegó mucho por dicha costa. El gremio de mareantes de Pontevedra tenía relaciones comerciales con el Norte de Europa y con el Mediterráneo, con la venta de sardina, es un motivo más que suficiente para que Colón empezara a navegar desde temprana edad y conociera también la navegación por distintas zonas marítimas, podemos pensar en su frase:
“Yo he andado veinte y tres años en la mar, sin salir della tiempo que se haya de contar, y vi todo el Levante y Poniente que dice por ir al camino del Septentrión, que es Inglaterra, y he andado la Guinea”
Desde 1461 hasta 1484 que es cuando entra en Castilla, periodo que estuvo en el dique seco

Fuente, aparte de las mencionadas en el post, Antonio Fernández Fernández

Navegador de artículos