Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Archivo para la etiqueta “bartolomé colón”

Las 28 Señas de Identidad de Cristóbal Colón

 

Después de unos cuantos meses sin publicar ningún post, mi tiempo me lo ha ocupado otra historia, que he acabado, y que espero llegue a buen puerto.

Mientras tanto y para no olvidarme de los lectores del Blog, he decidido publicar, un post, que servirá de refuerzo para recordar los puntos importantes en los que se basa la teoría gallega del origen de Colón. Lo voy a desarrollar, o intentar, de un modo lo más didáctico posible. Comenzamos:

  • En el encabezamiento de las Capitulaciones de Santa Fe, contrato entre los Reyes Católicos y Cristóbal Colón, la denominación que le dan es “Cristóbal de Colón”, con el mismo apellido aparecen en documentos de los siglos XIV y XV en Pontevedra: Domingo de Colón o vello, Domingo de Colón o mozo, Bartolomé de Colón, Juan de Colón, Alfonso de Colón, María de Colón, Blanca de Colón.
  • Dicha denominación también la da Cristóbal Colón en su Mayorazgo de 1498 y en un documento oficial de los Reyes Católicos
  • Durante los siglos XVII y XVIII vivieron en Pontevedra descendientes directos de Cristóbal Colón con fueros de propiedades
  • Uno de ellos fue el XIII Duque de Veragua, Mariano Colón de Toledo y Larrategui, que vende la finca de la puntada, cerca de la casa natal donde la tradición asegura que nació Cristóbal Colón
  • La finca la puntada esta al lado del mar y acaba en punta, a esa punta se le llama “Punta Aguda”, curiosamente así llamó a una punta en la Isla Tortuga
  • Durante los 4 viajes del descubrimiento, Colón bautizó las: islas, ríos, puntas, cabos, bahías… con nombres gallegos
  • San Salvador, Sta María de la Concepción. Son los primeros nombres dados que curiosamente son los de su parroquia, San Salvador de Poio y los de su Co-patrona de dicha parroquia
  • También bautizó un río con el nombre de San Salvador que curiosamente desemboca en la Bahía, a la que bautizó, como Porto Santo. Porto santo era una ensenada que había cerca de su casa natal.
  • En total figuran unos 50 nombres bautizados que se corresponden con Pontevedra y su Ría: Punta Lanzada, Punta Galea, Punta Con, Isla de Gracia, Sta María la Antigua..etc
  • También hay otros nombres puestos que se corresponden con otros nombres de otras Rías: Mar de Santo tomé, Cabo Campana, Isla San Martín, Punta Corvo….
  • A una isla la bautizó como la Gallega, curiosamente no hay una bautizada como: la genovesa, la mallorquina, la balear, la Ibizenca, la extremeña, la corsa, la italiana, solo La Gallega
  • La única festividad que se celebró en el viaje es la de Virgen María de la O, 18 Diciembre, que es la patrona de Pontevedra desde el siglo X y que sus festividad fue muy celebrada a partir del siglo XV
  • En sus cartas Cristóbal Colón escribe con palabras: Castellanas, portuguesas, galaico-portuguesas y exclusivas gallegas
  • Agora, Ali, congoxa, debuxar , deprender, despois, el nariz, un señal, eses, fame, fisga, foe, forza, levava, lexos, moa, sede, seido, soma…y un largo etc
  • La Gallega o Santa María fue construida en los astilleros de Pontevedra
  • Santa María era la patrona del gremio de mareantes, al cual pertenecían tres Colon de Pontevedra: Juan, Alfonso y Bartolomé.
  • En un contrato de flete en Pontevedra, de una nave llamada “la Gallega, Santa María” aparecen como testigos García Ruiz y Pedro de Foronda, curiosamente estos dos aparecen como tripulantes en la relación de la Santa María
  • También aparece como tripulante de la Pinta un Juan Sevilla, del que no pone origen, pero casualmente en Pontevedra aparecen tres Juan Sevilla, uno como alcalde ordinario y luego como procurador de dicho concejo, otro como alcabalero y otro como mareante.
  • En la pinta como piloto aparece Cristóbal García Sarmiento, gallego
  • Como criado de Cristóbal Colón aparece Diego de Salcedo, gallego, que curiosamente lleva de apellido, salcedo, el mismo nombre que una parroquia situada a dos km de Pontevedra.
  • Johan Day fue un comerciante marítimo, supuestamente inglés, en 1497, la carta esta escrita en castellano con algunas palabras en gallego: logar, másteles, fazen, foradado, texo, longor, descobrir, cabo, delijencia, ovo y escrevir
  • También escribe: Estos pescados se dicen en inglés estroqfis (por stocked fish); lo cual es inconcebible en boca de un empresario relacionado con el comercio marítimo.
  • Que casualidad, El apellido Day figura en la cofradía de San Juan Bautista de Pontevedra. Pues un mareante de aquella ciudad, llamado García Day y su mujer eran foreros, el año 1434, de una casa situada en la Rúa de Larque
  • También aparecen: Jácome y Johan Afonso Day, vecinos del coto de Nogueira.
  • En Córdoba 24 de Octubre de 1489 aparece un testamento de un Pedro González hijo de Bartolomé Colón, gallego.
  • Curiosamente Cristóbal Colón vivió en Córdoba, sin saberse el motivo de dicha decisión, donde conoció a Beatriz de Arana, su amante.
  • En Pontevedra había una colonia significativa de genoveses, aparece un contrato de sardinas para llevar a Santiago de Compostela con el nombre de Nicolao Oderigo, de Génova, curiosamente hay una amigo genovés, embajador, de Colón que se llama igual, al cual le dejó varios de sus documentos.
  • En el Convento de Poio aparece un cura con el apellido Deza, curiosamente Colón tuvo mucha amistad con el Obispo Diego de Deza

Bueno puede que haya algún detalle que se me hubiera pasado por alto, pero creo que los expuestas más arriba son suficientes como para creer en las casualidades, más bien habría que pensar en las intencionalidades de Cristóbal de Colón, y en su empeño en dejar sus huellas de identidad con sus hechos.

El post podría ser un buen motivo de conversación en estas fiestas

Felices Fiestas

 

Bartolomé y Diego Colón, su Origen

Bartolomé Colón, según dibujo de Antonio Herrera

Bartolomé Colón, según dibujo de Antonio Herrera

Es curioso que siempre se hable del origen de Cristóbal Colón y nunca, o casi, del origen de los hermanos, quizás porque ligar los hermanos a un origen y a una misma familia sea tremendamente complicado en ninguno de los supuestos orígenes otorgados a Colón: Catalán, Mallorquín, Ibicenco, Corso, Cogolludo, Extremeño.. etc se habla de los hermanos imagino que un motivo más que suficiente sea que Cristóbal Colón puede ser un noble bastardo pero enlazar a la supuesta madre de un bastardo con los hermanos es complicado, ya es difícil demostrar el supuesto origen imagínense el de los hermanos.
Pero en este post no vamos a hablar de un origen concreto de los hermanos, en particular, y si vamos a desarrollar la españolidad de los hermanos y es que hay detalles en los que solo se puede deducir un origen español para los dos hermanos toda vez que resulta complicado ante ciertos acontecimientos hacerlos extranjeros.
Al repasar la lectura del libro de Enrique ZasGalicia Patria de Colón” me ha hecho recordar ciertos argumentos, nada despreciables, para explicar el origen español de los dos hermanos: Diego y Bartolomé. Enrique Zas era historiador cubano correspondiente de la Real Academia de la Historia Española, entre sus obras más reseñadas esta la historia de Cuba y por supuesto el origen gallego de Colón, seguidor de la teoría de Celso García de la Riega.
Resulta curioso que si tenemos en cuenta la biografía oficial, sobre el origen de Colón, tenemos a tres hermanos nacidos en Genova, hijos de un supuesto Domenico Colombo y Sussana Fontanarrubea que hacía unas veces de tabernero otras cardador de lana, es decir, que los tres hijos estaban alejados de una relación con el mar más bien todo lo contrario su relación era totalmente de comercio terrestre. A mi personalmente me llama la atención que tanto Bartolomé como Cristóbal se manejaran tan bien en el mar y además fueran buenos dibujantes de cartas marinas cuando su educación y su entorno estaba en el comercio terrestre además me resulta muy chocante que procediendo los tres de Genova hayan coincido los tres en Castilla en el momento crucial en que Cristóbal empezó a desarrollar su empresa de las Indias, todavía resulta más curioso que Bartolomé y Cristóbal hayan coincidido en Lisboa en el momento en que Cristóbal aparece en Portugal, 1476, y máxime si tenemos en cuenta lo dicho por Cristóbal Colón que pasó 23 años navegando sin apenas tener descanso en tierra, claro las preguntas surgen enseguida ¿cómo se encontraron estos dos hermanos?, ¿sabían el uno del otro? ¿cuándo decidieron dedicarse los hijos del cardador de lanas a la navegación?. Todavía lo más curioso es que Cristóbal le encargué a su hermano Bartolomé, recordemos después de no verlo desde la niñez y de muchos años de navegación, una misión tan delicada y compleja como la de convencer a Inglaterra y Francia para que apoyen su empresa, me resulta complejo pensar que Cristóbal solo se lo haya encargado por ser su hermano, tendría que tener confianza y seguridad en Bartolomé para asignarle dicha misión, y, vuelve a surgir otra pregunta ¿cuándo adquirió esta confianza y seguridad en su hermano si desde pequeños no se veían ni supuestamente sabían el uno del otro?.
Bueno creo que todas estas preguntas de momento no tienen respuesta pero si podemos conjeturar que para que se diera esta circunstancia no podrían ser extranjeros, tenían que estar más cerca para saber el uno del otro, por eso lo que voy a plantear es la españolidad de Bartolomé y Diego Colón y por extensión la de Cristóbal Colón.
Tenemos un documento en el cual se expresa de manera indirecta la españolidad de Bartolomé que es el de la Merced de Adelantado que le conceden los Reyes Católicos:
Don Fernando e Doña Isabel, por la Gracia de Dios, Rey e Reina de Castilla, de León, de Aragón, de Sicilia, de Granada………., porque a los Reis e Principes es propia cosa honrar e sublimar e facer mercedes e gracias a los SUS SUBDITOS E NATURALES, especialmente a aquellos que bien e lealmente los sirven; lo cual por Nos visto, e considerando los muchos e buenos e leales servicios que vos Bartolmé Colón, hermano de don Cristóbal Colón, nuestro Almirante del Mar Océano e Vosorey e Gobernador de las islas nuevamente halladas en las Indias…..
Los reyes no pueden ser mas explícitos: reconocen al Adelantado, como SUBDITO Y NATURAL. Aquí no caben malas interpretaciones don Bartolomé Colón es para los reyes un súbdito y natural a quien por sus servicios, premia con el cargo y título de Adelantado de las Indias.
Pero esto no es todo. Los Reyes dicen en la merced de su adelantamiento que siendo cosa de ellos honrar y sublimar e facer Mercedes e gracias a los sus súbditos y naturales, especialmente aquellos que bien e lealmente los sirven; lo cual por Nos visto, e considerando los muchos que buenos he leales servicios que voS don Bartolomé Colón….”
De lo que se desprende que Bartolomé Colón había hecho -según los reyes- muchos buenos y leales servicios a Castilla y que por esta circunstancia, como agradecimiento y recompensa, a los muchos, que hay que interpretar, como largos servicios, le hacían merced del título de Adelantado de las Indias.
Bartolomé Colón llega a Castilla en 1494 después de la partida del Almirante en su segundo viaje.
Paso a la corte con sus sobrinos Diego y Fernando que iban a ser Pajes del Príncipe don Juan. Parece ser que fue recibido con especial agrado por los reyes y como éstos supieran que era un hábil marinero, le confiaron el mando de tres buques cargados de provisiones con destino ala Isabella a donde no tardo en llegar el almirante fue nombrado por su hermano Cristóbal con el título de Adelantado. Regreso a España mucho tiempo después en 1500 con sus hermanos por la pesquisa de Bobadilla y volvió con con el Almirante en 1502.
Bartolomé apenas era conocido en la corte hasta entonces, sólo cuando regreso preso y cargado de hierros, su nombre empezó a ser considerado en Castilla.
El 11 de junio de 1496 regresada Cristóbal Colón de su segundo viaje y a instancias del Almirante lo Reyes Católicos libraron el título de Adelantado el 22 de julio del año 1497.
Hasta entonces Bartolomé no se habían distinguido ciertamente en grandes hechos y sus servicios a los reyes hay que catalogarlos en el número de los modestos.
No obstante los monarcas le conceden Mercedes considerando los muchos, buenos y leales servicios el Adelantado.
En cambio a Américo Vespucio, se le decía después de 15 años de servicios en los preparativos de las armadas y viajes:” por hacer bien y Mercedes a vos Américo Vespucio, Florentino, acatando vuestra fidelidad e algunos buenos servicios que me habéis fecho, espero que me haréis de aquí adelante”…
A Bartolomé Colón, que entre viajes y otras dilaciones sólo llevaba dos años de escasos servicios, se le reconocían como muchos, buenos y leales.
Y que conste que Américo Vespucio había hecho ya una famosa expedición con Hojeda y Juan de la Cosa.
Bartolomé necesariamente probó con alguna relación de largos años de servicios en la península y por su calidad de súbdito y natural, todo ello unido al estrecho parentesco que lo unía con el almirante, el derecho a la gracia concedida, aquellos tiempos no eran estos, y las Mercedes no se conquistaban tan fácilmente después de aquella insigne epopeya de la reconquista en qué los nobles españoles habían conquistado a punta de lanza la fama que correspondía tan noble esfuerzo. Aún pesaba sobre la monarquía la celosa animosidad de los ricos hombres pretéritos. ¡Y no digamos y las Mercedes recaían sobre extranjeros!.
Es pues innegable, que la concesión honrosa y retributiva que mereció el Adelantado, no es la que pertenece seguramente a un extranjero que en el año 1494 pone el pie la corte y que dos años después ostenta el título de Gobernador militar y político, no de una provincia, sino de un reino de colosales proporciones y que a más de aquel elevadísimo cargo, poseía el de Justicia Mayor en tiempo de paz y de Capitán General en tiempo de guerra, ¡Bartolomé no era Cristóbal, no había descubierto las islas occidentales, como para otorgarle tales favores!
Visto lo dicho Bartolomé Colón tenía que tener un pasado de honrosos servicios a Castilla y como bien dice la Merced de su Adelantamiento, un súbdito de los reinos de Castilla y nacido en ellos.
Y Diego Colón? A Diego Colón sin embargo se le otorgó la carta de Naturaleza de Reinos. Según el diccionario el significado de naturaleza “privilegio que concede el soberano a los extranjeros para gozar de los derechos propios de los naturales“, Otra definición de diccionario nos dice “la calidad queda derecho hacer tenido por natural de un pueblo para ciertos efectos civiles”, y naturaleza o derechos adquirido a él por linaje.
Así pues la idea expresada por la palabra naturaleza es sumamente compleja y susceptible, Por tanto, de muy varias interpretaciones.
El documento de la gracia dispensada por los reyes a Diego Colón, Que se registra en el Real Archivo de Simancas, Dice así:
Naturaleza de Reinos a don Diego Colón, hermano del Almirante don Cristóbal, que no es lo mismo que Carta de Naturaleza.
Don Fernández doña Isabel, Por la gracia de Dios, etc.: por hacer bien e merced a vos D. Diego Colón, Hermano del Almirante D. Cristóbal Colón, e acatando vuestra fidelidad e leales servicios que nos habéis fecho, e esperamos que nos fareis de aquí en adelante por la presente vos facemos natural de nuestros Reinos de Castilla e de León, para que podáis haber e hayáis Cualesquier dignidades e beneficios eclesiásticos que vos fueran dados..
La naturaleza era pues necesaria, para ejercer ciertas divinidades eclesiásticas.
En el testamento de la Reina Isabel hay una cláusula que dice: que no se concedan empleos a extranjeros.
Entonces tenemos tres hermanos nacidos en Genova hijos de tabernero-lanero, dos ellos se convierten en marineros, los tres salen de Genova y se encuentran en Portugal dos ellos y del tercero, Diego, no se sabe si estaba en Portugal o se reencuentra con ellos en Castilla. No se sabe como se encuentran Bartolomé y Cristóbal en Portugal ni tampoco se sabe si salieron juntos de Genova o por separado.
La cuestión es que un buen día llega Bartolomé Colón por la corte con sus dos sobrinos y los Reyes se enteran que es buen navegante, sin conocerlo de nada lo nombran Capitan de la flota de tres barcos que sale para las Indias y dos años después lo nombran Adelantado de las Indias, con las implicaciones jurídicas del cargo y sin ser natural o súbdito de los Reyes, es raro.
Por tanto lo más lógico es que fuera súbdito y natural tal y como dice el documento de nombramiento y que además lo hubieran conocido antes de 1494.
Hay otro dato del que no hay apenas información, Bartolomé Colón estuvo un año en Galicia desde 1506, año en que su hermano estaba muy enfermo y en el año en el que murió, y esto no deja de ser curioso.

Conferencia de Celso García de la Riega en la Real Sociedad Geográfica Año 1898, Cristóbal Colón ¿Español? II

Celso García de la Riega

Celso García de la Riega

Vióse obligado Colón, por conveniencia propia y por consecuencia de carácter, á sostener la calidad de genovés que ostentaba ante la corte de España; y al entrar en el estudio de tan interesante punto, se me ocurre la siguiente pregunta: ¿era italiano?

Muchos y, por cierto, muy graves, doctos y respetables, son los críticos que han negado al insigne Almirante la nacionalidad italiana, ya suponiéndole griego, ya haciéndole natural de Córcega, perteneciente entonces á la corona de Aragón. Hecho

muy digno de tenerse en cuenta es, en efecto, el de que ninguno de los documentos escritos de su mano que han llegado á nuestros tiempos, esté redactado en lengua italiana: memoriales, instrucciones, cartas y papeles íntimos, notas margina- les en sus libros de estudio, todos se hallan escritos en castellano ó en latín. Para explicar de alguna manera semejante singularidad, se dice que la educación de Colón en su infancia fué muy superficial, y además que abandonó á su patria en la niñez; explicación sobradamente deleznable, porque aparte de las altas cualidades de inteligencia y de aplicación que se le han reconocido, para los estudios elementales que verificó antes de los catorce años, en que empezó á navegar, debió emplear forzosamente la lengua italiana; y puesto que navegó veintitrés años, «sin estar fuera de la mar tiempo que se haya de contar» en barcos genoveses, ya en el comercio, ya al servicio de los Anjou; puesto que sostuvo continuas relaciones de amistad y trato frecuente con mercaderes y personajes italianos, no es posible admitir que hubiese olvidado la lengua italiana hasta el punto de no poder escribir en este idioma la carta que dirigió á la Señoría de Genova. ¿Quién, que se halle expatriado, aunque lleve residiendo largo tiempo en el extranjero, al dirigirse por escrito á las autoridades de su pueblo, no lo hace en el idioma patrio? ¿Quién llega á olvidar hasta ese grado el lenguaje que aprendió en el regazo materno? ¿Es posible, dadas las condiciones morales de Colón, que no hubiera sentido por la lengua italiana, si esta hubiera sido la suya, el instintivo afecto que todos los hombres, de todos los países y de todas las épocas, dedicamos al idioma nativo? No fué olvido, ciertamente, la causa de este hecho. ¿Lo habrá sido el desdén, la indiferencia? ¿Es que, en efecto, ese idioma no era el suyo?

En el preámbulo de su Diario de navegación, al exponer á los Reyes Católicos el objetivo de su empresa, el inmortal Descubridor dice que en el Catay domina un príncipe llamado el Gran Kan, que en nuestro romance significa rey de los reyes. Es, sin duda, sumamente violento creer que, á los ocho años de residir en país extranjero, haya quien llame lengua suya á la de ese país, sobre todo, cuando no existe precisión de estampar semejante expresiva frase, cuya inexactitud saltaría á la vista de Colón en el momento de escribirla, á no ser que se olvidase de que era genovés ó de que se hacía pasar por genovés. ¿Sucedió acaso que Colón, sin darse cuenta de ello, alzó en las tres palabras de en nuestro romance un extremo del velo con que se propuso ocultar patria y origen? No hay autor dramático, ni novelista, ni criminal, ni farsante, ni hombre cauteloso ó reservado, que no deje algún cabo suelto, que no des- cuide algún detalle por donde flaquee la fábula ó se sospeche y descubra lo que se quiso ocultar. ¿Obedeció Colón á esta imperfección humana al llamar suya á la lengua española?

Cuando el Descubridor, perdida toda esperanza y desahuciado en sus pretensiones, volvió á la Rábida, pensando en que se vería obligado á dirigirse al Gobierno de otra nación, los ruegos de Fr. Juan Pérez le decidieron á intentar nuevas gestiones ante los Reyes Católicos. Accedió á ellos, porque su mayor deseo era que «España lograse la empresa que proponía, teniéndose por natural de estos reinos»; así lo dice su hijo don Fernando. Acaso en la vehemencia de sus lamentaciones, deslizó alguna frase que entonces debió interpretarse en un sentido figurado, pero que expresaba una verdad instintivamente manifestada. ¿Qué fuerza íntima le impulsaba á tales demostraciones de afecto hacia España?.

En 1474, Colón se decide á someter su proyecto al sabio italiano Pablo Toscanelli y á solicitar sus consejos; pues bien, Toscanelli, en una de sus cartas, le considera portugués, hecho notable que merece particular examen. Para el estable- cimiento de relaciones entre uno y otro medió Lorenzo Giraldo, italiano, residente en Lisboa. ¿Omitió Giraldo, al dirigirse al célebre cosmógrafo, la circunstancia de haber nacido Colón en Italia, á pesar de lo natural y de lo oportuno de esta noticia? Pues así lo hizo, debe presumirse que desconocía la nacionalidad del recomendado, y si la conocía, era lógico que no la mencionara ni la ostentase como título á la consideración que tal calidad pudiera inspirar, puesto que para nada interesaría á Toscanelli que Colón fuese griego, portugués ó español. Pero admitiendo que Giraldo no hubiese querido participarle que Colón era italiano, ó se hubiese olvidado de ello ¿puede aceptarse que el propio interesado hubiese incurrido en igual omisión y que, en los momentos en que buscaba con el mayor afán la aprobación del eminente sabio para sus grandiosos planes de surcar el temido mar de Occidente, no procurase, en primer término, captarse sus simpatías haciéndosele agradable bajo el título de compatriota?

Es evidente, por lo tanto, que sólo con posterioridad á dicha fecha, Colón conoció la conveniencia de utilizar el díctalo de genovés. Aún no se había apercibido entonces de las graves dificultades que se opondrían á la realización de sus planes y no se le ocurrió fingir ó exhibir semejante calidad, de verdadera importancia en aquella época, en que genoveses y venecianos, por una parte eran auxiliares poderosos en las guerras

marítimas y, por otra, monopolizaban el comercio del Asia y del Mediterráneo, haciendo tributaria de él á toda Europa. Sabéis que los genoveses gozaban en España, desde siglos antes, gran nombradía en los asuntos navales y mucho acogimiento y benevolencia cerca de los reyes de Castilla. ¿Se pro- puso Colón aprovechar esta circunstancia para el buen éxito de sus gestiones y para ocultar á la vez su modesto origen, de cuya manera evitaría dos escollos amenazadores? En este caso, los hechos tendrían plausible explicación.

Desde que se presentó en la Rábida á los generosos frailes franciscanos, el dictado de genovés empezó á circular en noticias, cartas, recomendaciones y gestiones de toda clase. La corte, la nobleza, el clero, los funcionarios y el pueblo en general, fueron recibiendo, aceptando y propagando sin reparo alguno, pues no había razón para ello, aquel dictado; celebróse la memorable estipulación de Santa Fe sin que á los Reyes ni á sus secretarios se les ocurriera exigir de Colón, antes de con- cederle elevadísimos títulos y cargos, demostración alguna de las condiciones personales y de familia que la administración de aquella época requería para el desempeño de empleos in- significantes: ni siquiera se le reclamó la naturalización en España que se impuso á Amérigo Vespucci como requisito preparatorio para obtener, juntamente con Vicente Yañez Pinzón, el mando de una flota de descubrimientos y después el cargo de piloto mayor. Quedó, pues, sencillamente establecido el dictado de genovés, sin otro fundamento que la aseveración del primer Almirante de Indias, á la que no podía menos de concederse completo crédito.

Ninguno de los escritores de la época nos suministra luz alguna acerca de la vida de Colón anterior á su presentación en España; ninguno de ellos le conoció en su infancia ni en su juventud; todos se vieron obligados á consignar lo que afirmaba la opinión general con respecto á su nacionalidad, y os ruego me perdonéis la molestia que voy á ocasionaros recordando la calidad y condiciones de dichos escritores.

Pedro Mártir de Anglería, italiano, que escribió sus epístolas á raíz de los sucesos del descubrimiento, amigo íntimo de Colón desde antes de la toma de Granada, conocedor de todo lo que pasaba en la corte, maestro de los pajes, en gran- des relaciones con la nobleza, con el clero y con los funcionarios, no pasa de llamar á Colón vir ligur, el de la Liguria. No puede atribuirse á Pedro Mártir sobriedad de estilo, porque en sus escritos consigna numerosos detalles relativos, tanto á sucesos de importancia como á verdaderas menudencias, demostrando gran espíritu de observación, de perseverancia y de curiosidad; en nuestros tiempos hubiera sido un periodista noticiero de primera fuerza. Tratándose de un compatriota, es singular que no haya apuntado dato alguno acerca del nacimiento, de la vida y de la familia del Descubridor del Nuevo Mundo.

El bachiller Andrés Bernáldez, cura de los Palacios, amigo también de Colón, que fué depositario de sus papeles y huésped suyo en 1496, se limita á decir que era mercader de estampas: esta es toda la noticia que nos da acerca de la vida anterior del Almirante. Se le tiene y cita como testimonio favorable á Genova, con evidente error, por cierto, porque si bien en el primero de los capítulos que en su Crónica de los Reyes Católicos dedica á Colón, le llama «hombre de Genova», al dar cuenta de su fallecimiento en Valladolid, afirma que era de la provincia de Milán.

Gonzalo Fernández de Oviedo, cronista oficial de Indias, que conoció y trató á Colón y á casi todos los que intervinieron en los acontecimientos, por él también presenciados, que desempeñó altos cargos en la administración de Ultramar, sólo pudo enterarse de que «unos dicen que Colón nació en Nervi, otros en Saona, y otros en Cugureo, lo que más cierto se tiene.-» Esta frase demuestra que Oviedo realizó indagaciones y consultó diversos pareceres, sin resultado positivo, y sin obtener dato alguno en cuanto á Genova, puesto que no la nombra.

El P. Las Casas nada más nos dice que haber sido el Almirante de nacionalidad genovesa, cualquiera que fuese el pueblo perteneciente á la señoría donde vio la luz primera. La ignorancia ó la reserva del P. Las Casas acerca de este punto es muy expresiva, puesto que, aparte de su intimidad con el Almirante, él mismo afirma haber tenido en sus manos más papeles de Colón que otro alguno.

Citados quedan los cuatro escritores contemporáneos y amigos del Almirante que, juntamente con su hijo D. Fernando, sirven de fundamento para su historia. Singulares que hayan coincidido en no puntualizar el pueblo que fué cuna del Descubridor, pues no debe admitirse que ninguno de ellos dejara de interrogarle acerca del lugar de su nacimiento y acerca de otros particulares, como familia, vida anterior, viajes, estudios, etc. Esta. curiosidad hubiera sido tan legítima, que no creo necesario enumerar las diversas razones que la hubieran justificado. ¿A qué ha obedecido, pues, ese tan unánime silencio? En mi concepto, nada más que á la reserva guardada por Colón y por sus hermanos.

Galíndez de Carvajal, que nos ha dejado noticias precisas sobre la estancia ó residencia de los Reyes Católicos en dis- tintas localidades, demostrando así el cuidado con que reunió los datos correspondientes, afirma que Colón era de Saona.

Medina Nuncibay, del cual se encontró una crónica en la colección Vargas Ponce, escritor que examinó los papeles de Colón depositados en la Cartuja de Sevilla, dice que el Almirante era natural de los confines del Genovesado y Lombardía, en los estados de Milán, y añade que se escribieron algunos tratadillos «dando prisa á llamarle genovés.»

En el Archivo de Indias vio Navarrete dos documentos oficiales escritos á principios del siglo xvi; en uno de ellos se dice que Colón nació en Cugureo; en el otro que en Gugureo ó en Nervi.

De manera que ninguna de las referencias que podemos llamar coetáneas designa la ciudad de Genova como patria del Descubridor; circunstancia que resulta más notable al analizar la información realizada ante el Tribunal de las Órdenes militares con respecto á D. Diego Colón, nieto de aquél, agraciado con el hábito de Santiago.

Imprudente sería desconocer la importancia histórica de dicho documento, sacado á la luz pública por el respetable y erudito ministro del mencionado Tribunal, Sr. Rodríguez de Ghágón, académico de la Historia.

No demuestra que Colón nació en Saona; pero, á mi juicio, desvanece toda inclinación favorable á Genova. Tres son los datos interesantes que contiene acerca de la cuestión: 1.° En la genealogía que figura á la cabeza de la información, que los pretendientes al noble hábito presentaban in voce y juraban, se hace constar á D. Cristóbal Colón como nacido en Saona. 2.° En ninguna de las diligencias se menciona la declaración del Almirante, incluida en la escritura del mayorazgo, de haber nacido en Genova. Y 3. Pedro de Arana, de Córdoba, hermano de Doña Beatriz Enríquez, ignoraba cuál era la patria de Colón.

Los dos primeros datos demuestran que la familia legítima del Almirante creía que éste no había nacido en Genova, y, además, contradecía la afirmación contenida en dicha escritura por considerarla inexacta, pues de lo contrario nada le hubiera sido tan fácil y tan natural com® señalar en dicha genealogía á Genova por patria de Colón, confirmándolo con la escritura del vínculo y con los testigos correspondientes. Ni cabe alegar que tales informaciones se verificaban por mera fórmula, pues debiendo prestarse un juramento por familia de tan elevada posición en la sociedad y ante respetable Tribunal, las mismas circunstancias del hecho reclamarían que, fórmula por fórmula, dicha familia escogiera la que tenía á su favor la aseveración del fundador del mayorazgo. El juramento exigía la expresión de la verdad ó de lo que se creía verdad, y por eso la familia legítima de Colón exhibió la declaración relativa á Saona, acompañada de un testimonio de calidad, cual era el de Diego Méndez, á quien no cabe recusar justificadamente. Méndez no fué tan sólo un servidor fiel del Almirante, sino también un amigo íntimo, invariable y afectuoso. Entre los diversos servicios que le prestó en el épico cuarto viaje, descuella el de haber pasado treinta leguas de un piélago proceloso, embarcado en débil canoa, desde la Jamaica á la Española, bajo un cielo abrasador, en demanda de socorro. Acompañóle un protegido de Colón, el genovés Fiesco; en las últimas cartas á su heredero, el ya anciano y doliente Descubridor, menciona varias veces al buen Diego Méndez, ya para pedir que le escriba muy largo, ya para afirmar que « tanto valdrá su diligencia y verdad, como las mentiras de los rebeldes Porras.» Este calificado testigo declara en la información que el Almirante «era de la Saona;» y si bien es cierto, como dice un erudito crítico, que el testimonio de Méndez carece de la condición esencial de exponer que lo aducía con referencia al propio Colón, más cierto é indudable es todavía que jamás había oído á los dos hermanos, D. Cristóbal y D. Bartolomé, ni al genovés Fiesco, ni al segundo Almirante D. Diego, afirmar que el grande hombre había nacido en Genova, porque en este caso Méndez no hubiera abrigado una opinión tan resuelta acerca de Saona, ni la hubiera expresado tan categóricamente; es lo más probable que hubiese oído á los dos primeros hablar con afecto y frecuentemente de Saona, ya por haber transcurrido parte de la vida de ambos en este pueblo, ya por haber residido y fallecido en él sus padres. De manera que esta circunstancia viene también á demostrar la inexactitud de la escritura del vínculo en cuanto á la cuna de Colón.

El tercer dato no es menos elocuente. De Pedro de Arana, hermano de Doña Beatriz Enríquez, dice el P. Las Casas que lo conoció muy bien y que era hombre muy honrado y cuerdo.

Sirvió al Almirante con energía y lealtad, especialmente con motivo de la sedición de Roldan en la isla Española. D. Diego Colón, el segundo Almirante, ordenó en su testamento el pago á Pedro de Arana de cien castellanos que en las Indias había prestado á su padre D. Cristóbal; deuda que patentiza la intimidad que había existido entre el Descubridor y Arana.

Este testigo, no menos calificado, declara en la expresada información que «oyó decir que Colón era genovés, pero que él no sabe de dónde es natural.» No cabe duda de que las palabras «oyó decir que era genovés» se refieren á la voz pública, á la opinión general, así como las de «pero no sabe de dónde es natural» expresan un convencimiento existente en la familia, pues si Doña Beatriz supiera cuales eran el pueblo y el país de su amante, lo sabrían también su hermano Pedro de Arana y su hijo D. Fernando Colón, el historiador: no es posible desconocer la evidencia de este raciocinio.

El hecho de que sus amigos y ambas familias, la legítima y la de Doña Beatriz, coincidan en no estimar, mejor dicho, en desdeñar la afirmación de Colón de haber nacido en Genova, hecha en solemnísimo documento, reviste decisiva importancia. ¿De qué otras causas puede derivarse, sino de la seguridad que aquellos abrigaban, contraria á dicha afirmación, y de la reserva sin duda observada tenazmente por el Almirante sobre éste y otros interesantes puntos de su vida? ¿Puede concebirse que un hombre como él no hubiera hablado con frecuencia de su patria y de sus parientes, ya en las conversaciones, ya en sus escritos, á no alimentar el decidido propósito de ocultar patria y origen? Y ¿cómo ha de merecer fe cumplida, en los tiempos actuales y ante la crítica moderna, el que no la alcanzó de su propia familia, el que ocasionó, en efecto, por su proceder en esta materia, todas las dudas?

¿Cómo extrañar, pues, que el mismo D. Fernando Colón, historiador de su padre, participara de igual incertidumbre? D. Fernando, en el capítulo primero de su libro, reconocido como piedra fundamental de la Historia del Nuevo Mundo, dice textualmente: «de modo que cuanto fué su persona á propósito y adornada de todo aquello que convenía para tan gran hecho, tanto menos conocido y cierto quiso que fuese su origen y patria; y así, algunos que de cierta manera quieren obscurecer su fama, dicen que fué de Nervi, otros de Cugureo, otros de Bugiasco; otros que quieren exaltarle más, dicen era de Saona y oíros genovés, y algunos también, saltando más sobre el viento, le hacen natural de Placencia.»

En primer término se ve en este párrafo que D. Fernando se excluye del número de aquellos otros que tenían á su padre por nacido en Genova; y es verdaderamente imposible que, designado segundo heredero, desconociera la escritura de fundación del mayorazgo. ¿Acaso sabía de labios del propio Almirante que su afirmación en dicha escritura constituía un simple adorno de la fundación del vínculo? ¿Es que D. Fernando era devotísimo amigo de la verdad histórica? Cualquiera de estas dos razones, ya que no ambas á la vez ¿fué causa de que no apreciase la afirmación de su padre? Es de advertir, además, que al empezar el capítulo primero de su libro manifiesta que una de las principales cosas que pertenecen á la historia de todo hombre sabio, es que se sepa su patria y origen; sin embargo, no pudo cumplir este precepto y el propio D. Fernando, contestando á Giustiniani, califica repetidamente de «caso oculto» á tan interesante detalle.

Se ha acudido á ciertos expedientes para descartar las frases de D. Fernando, sin desautorizar su libro. Unos dicen que quiso echar tupido velo sobre el humilde origen de su padre; otros, que D. Luís Colón, duque de Veragua, antes de entregar en Venecia el manuscrito de dicho libro al impresor Alfonso Ulloa, introdujo una alteración en el texto á que me refiero, á fin de que pudiera figurar dignamente unido el linaje de los Toledo con el de Colón.

Desde luego se advierte verdadera inconsistencia en ambas interpretaciones, porque si D. Fernando se hubiera propuesto ocultar el humilde origen de su padre, habría empleado conceptos adecuados ó se hubiera limitado á repetir la afirmación incluida en la escritura del mayorazgo. Y si D. Luís Colón, dado que dispusiera, como de cosa propia, de un manuscrito perteneciente á la Biblioteca colombina, hubiera atendido á la consideración relativa á los linajes para realizar una adulteración en el texto, la habría hecho en términos conducentes á sugerir el convencimiento de que el Descubridor procedía de noble estirpe, no dejando la cuestión en una forma que acusa ese mismo humilde origen, objeto de la supuesta modificación.

En su postrera disposición testamentaria, el insigne Almirante confiesa la existencia de un cargo «que pesa mucho para su ánima» con relación á Doña Beatriz Enríquez, añadiendo que (da razón dello non es lícito decilla.» Claro es que semejante pesadumbre de conciencia se refiere á su conducta personal y no á la de Doña Beatriz: si en esta confesión alude al hecho de no haberse casado con la bella dama cordobesa, es indudable que la razón, que no le era lícito decir, radicaba en él. ¿Por qué no realizó este matrimonio? ¿Por qué no descargó oportunamente su conciencia de aquel peso á fin de que la muerte no le sorprendiese en tal situación? Muchos motivos vulgares, sin conexión con los hechos culminantes de la vida de Colón, pudieron ser causa de que no celebrara dicho matrimonio; pero en el terreno de las hipótesis admisibles y calculando que el Almirante, por la universal notoriedad que había adquirido y por la altivez de su carácter, hubiese juzgado que, ni aun en el trance de la muerte, debía casarse en secreto ni en condiciones que pudieran menoscabar su fama ó desconceptuarle, ¿cabe presumir que la poderosa dificultad que le impidió aliviar la conciencia fué la necesidad de ocultar sus antecedentes? ¿Acaso su hermano D. Bartolomé se vio en situación análoga, pues también falleció sin casarse y dejando un hijo natural? Me permito exponer este raciocinio tan sólo en el concepto de suposición y como materia para discutir.

Continuará

Palabras Gallegas Empleadas Por Cristóbal Colón I

La pretensión de este artículo es acercar a los seguidores del origen Gallego de Colón las palabras utilizadas por el Almirante en sus cartas tanto personales como escritos a los Reyes Católicos, así como anotaciones en los libros de Colón y en el libro de las profecías. Para ello he utilizado las palabras que aparecen en diferentes frases y compararlas o buscarlas con el “Dicionario de dicionarios do galego medieval Corpus lexicográfico medieval da lingua galega

En ningún momento pretendo que esto sea científico, yo no soy Filólogo ni lingüista, simplemente me pareció una manera de acercar a los partidarios, y a los nuevos, a uno de los fundamentos que ya el propio Celso García de la Riega utilizó en el desarrollo de la teoría del origen gallego del Descubridor de América.

He encontrado alguna palabra gallega que no aparecía, hasta ahora, como utilizada por Colón, esto dicho con muchas reservas, lo que esta claro es que las palabras que aparecen en el post aparecen en textos medievales gallegos de los siglos XV y XVI, a mi entender no son castellanas del medievo puede que alguna sea galaico-portuguesa, esto dicho también con muchas reservas.

En cualquier caso pueden escribir comentarios si entre los lectores hay algún profesional o que sepa por afición, también sería una forma de comprobar si merece la pena escribir más artículos pues el tema da para mucho.

Palabras que encontré y que no aparecen referenciadas: Aborrir, ansi, andas, estopa, fasta.

Carta al Ama principe Juan 1500

y á todos resistí fasta agora que no me aprovechó armas ni avisos

FASTA:

La forma fasta, por otra parte, se usa mucho en documentos galls.: a. 1441 “fasta que o feso ençerrar dentro” (Ferro2 p. 268); a. 1447 “fasta este presente dia” (id. 45); a. 1449 “fasta que sejan acabadas” (Sponer 177.13); a. 1454 “morreron logo fasta çento et quareenta et sete” (Ferro2 p. 471); a. 1458 “ençima fasta o ventre” (id. 337); a. 1475 “et eu fasta aqui non quige dar a elo lugar” (id. 363); a. 1484 “duraba fasta des dias” (id. 365); a. 1484 “e mays fasta dia d’ entroydo” (id. 161); a. 1484 “fasta a rua e des la rua fasta a traseyra das ditas casas” (id. 197); 

Cantigas de Santa María de Afonso X o Sábio. Vol IV:

 fasta que chegou a festa da Virgen Santa Maria

Libro de notas de Álvaro Perez, notario da terra de Rianxo e Postmarcos (1457). Santiago de Compostela:

desde oy fasta dja de Sã Johán” 440, “fasta ser vençidos e oýdos por dereyto”

AGORA

Léxico do Libro de Actas do Concello de Santiago (1416-1422). Vol. I

adv. t. Agora, neste momento, nesta ocasión: “Et agora sabede que noso vezinno…”

Cantigas de Santa María de Afonso X o Sábio. Vol IV

adv.: neste tempo, nesta ocasião: 5.175 com’agor’aduz / voss’irmão a mãefesto; 15.34, 16.5, 65.145, 71.23 com’agora diremos.

Vocabulario clasificado de los folios gallegos de la Historia Troyana

adv. ahora; now: esso meesmo vos dizemos aqui agora do seu destroymẽto, 9.28, 15.20, 29.8.

Vocabulario gallego mediaval en documentos del s. XIII anteriores a 1275

 adv. ‘en este momento, ahora’. “e agora por mĩ quitouse do pleyto” (23.10); a. 1261 “que agora logo enpresente

 “de todo no se fizo concepto“.

FIZO

Sobre cronologia do vocabulário galegoportuguês.

e foi o que raedificou e casi fizo con a sua torre

Carta Al Ama “Si yo robara las Indias ó tierra que san face”

FACE

Cantigas de Santa María de Afonso X, o Sábio. Vol. IV

38.74 sol ena face non ll’ousavan mentes tẽer; 149.68 que veja no Ceo a ta face velida

Fragmento Carta a Bartolomé Colón 1497

“á tanto que me hicieron aborrir la vida”

ABORRIR

La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol II

del v. aborrir, “seendo – de Deus et dos omes por seus maos feytos” (en A1 aborrido ). Desde el XIII: CSM 222.29 “ũa aranna grand’ e negr’ e avorrida”

(p. 58); Oficios “o ssõo era doce… em tal guisa que o sseu fallar nom era scuro nem avorrido”

Sobre cronologia do vocabulário galegoportuguês.

.- ABORRIR (33b: XV): CSM 222 “grand’ e negr’ e avorrida”

bien que yo estuviese acá absente

ACÁ

Cantigas de Santa María de Afonso X o Sábio. Vol IV

adv. cá: 62.47 ven acá, meu fillo; 103.40 que buscades acá?; 107.59 Acá / Vĩid’; 147.4 Ei-m’acá; 176.26 leva-t’e sal acá;

 La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol. II

593.5 “vijnde aca”, 629.42 “tiradeuos aca”; 802.43 “chamarõ depoys a aca”, 799.5 “delo mar a aca”,

“como nuestro Señor dello es testigo, ni creo que vos pongáis ni vuestra ánima duda en ello,”

DELLO

A documentación notarial do Concello de Noia (ss.XIV-XV)

prep, Dello, “et fazer dello todas nosas voõtades” 10.95 (1390). Con esta grafía hai 9 ocorrencias vid. listado s.v

La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol II

790.16, 890.8 “gaanou – per conbatemento et – por”; dello 3.14 “trabalouse –

799.4 ” – mar a aca” (id. 895.61), dello 22.12 “

Memorial Sobre Las Cosas Necesarias Para Abastecer Las Indias

Mas, para los navyos ser reparados es menester pez, é estopa é clavos, é sebo, é manguetas

ESTOPA

La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol II

‘estopa’. Una vez: Desde el XIV: a. 1338 “ou pez ou Remos ou madeira ou linho Canaue ou estopa ou fferro”; Tratado Albeitaria “et esto feito deita a estopa nas craras dos ouos” (BCMO XI, 451.17); Aves “he como a estopa que quebra” (p. 45.10); Pero Menino Falcoaria “e toma as estopas da ceda cubrelhe delas aquelle enprasto”

“hũ molho de estopas… aquelle molho de estopas” (BF I, 217.320,321). Véase Morais y M. Pico Terminol. Naval p. 190-191

Carta del Almirante a su hijo Diego 21 Noviembre de 1504

“que aunque yo quisiera non podía excusar de non llegar lo que fué”.

NON

A documentación notarial do concello de Noia (ssXIVXVI).

Hai 289 ocorrencias vid. listado s.v. nõ. Non, “eles conprindo a dita carta, et por non cayer nen encorrer ẽna pena et escomoyón” 28.15 (1412); “et que o non leixasen de dizer por amor nen por dessamor” 28.23 (1412); “outras quatro de Sancha Oanes que non van fóra” 28.55 (1412); ” Martỹ Afonso, contra a parte de çima non foy cõ mjña çerradura tanto como ouvera” 44.75 (1448).

Vocabulario gallego medieval en documentos del sXIII anteriores a 1275.

NON – adv., ‘no’; a. 1228 “non ayan nullo señor senon el Rey” (15.10)

Su cortesía le constringió á facer esto

FACER

Vocabulario gallego medieval en documentos del sXIII anteriores a 1275

.- v., ‘hacer’. Formas: fazer, ffazer, fazerenle, facerlle, facer,

(17.15-16) ; a. 1234-36 “in quo ipsos homines quirian facer morada”

Muy caro fijo: recibí tus cartas de quince deste“.

CARO

  La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla

(Ferro2 p. 38). Acepción ‘querido, amado ‘ : caro 60.18 “muyto amado ffillo et muy caro rrey”

DESTE

A documentación notarial do concello de Noia (ssXIVXVI)

“deue a dar senpre outorgaçõ deste escripto” 1.4 (1332); “Este he trallado deste escrito sobredito” 1.32 (1332); “en presença deste notario” 8.27 (1381); “sen uoso enbargo et deste dito aforamento”

Vocabulario gallego medieval en documentos del sXIII anteriores a 1275

contr. de la prep. de más el adj. {dem.} este, esta, ‘de este, de esta’

1258-61 “deste Rey meesmo” (41.24), 43.20; a. 1259, 44.12, a. 1272, 63.6,10; a. 1273, 64.15; a. 1274, 66.22; a. 1228 “e destes mill solidos”

gracias á Dios nuestro Señor, y estar dellas tan alegres“.

DELLAS

A documentación notarial do concello de Noia (ssXIVXVI).

“conpras que dellas fezemos et ouuemos et por outra qualquer rrasõ”. IFut.

13.48 (1395) “et façades dellas et en ellas toda vosa voentade, así como de vosa cousa propia”

“Camacho me ha aleuntado mil testimonios…”

ALEUNTADO

  La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla Vol II

‘levantado, espantado ‘ , variante del v. leuantar.

En XIV-XV: Dic. Alcob. 634 “consurgo aleuantar”

“e sobre esto se alevantou a trayçom”

“guarda o coraçom livre e alevantado suso a Deus”

alevantou-se contra seu criador” (2, 8d, 86). Es muy frecuente en los ss. XV-XVI literariamente. Hoy sigue en uso como dialectal y popular (un ej. de Aquilino Ribeiro en Morais ); otro tanto ocurre en gall.

Carta Almirante A Su Hijo Diego 1 de Diciembre de 1504.

que non podía errar de quedar en alguna venta. Las andas y todo fue presto

ANDAS

La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol. II 

691.18 “sempre andou en andas et en – dos omes”; colos 722.36 “en andas en – de omes”

Sobre cronologia do vocabulário galegoportuguês.

(1690a: XVI seg. Morais): Gloss. Sá Mir. “só andas, só apacentas”

PRESTO

La traducción gallega de la Crónica General y de la Crónica de Castilla. Vol. II 

1458 “et lles diseron que eran prestos” (Ferro2 p. 159); a. 1440 “que estava presto de o notificar” (id. 264); a. 1475 “soo presto a vosas honrras”

y ansi el tercio y diezmo

ANSI

A documentación notarial do concello de Noia (ssXIVXVI).

(1407). P4 Julgamos, “et por esta sentençia defenetyua ansí lo julgamos et sentençiamos et pronũçiamos et declaramos en estos escriptos

Memorial de letra del Almirante.

ved el proverbio que diz“:

DIZ

Cantigas d’ amigo dos trovadores galegoportugueses. Vol. III

CCCXII, 19, o que diz, fala, conta,

CCCCXLI, 6, acreditar no que alguém diz

 

Estudio ADN De Cristóbal Colón Y Su Posible Origen

El origen de Cristóbal Colón siempre ha sido un misterio, propiciado por él y su familia, incluso aquello que creíamos como ya seguro parece que no lo es tanto, un ejemplo de ello serían los hermanos: Bartolomé y Diego, simple se dio por seguro que Diego era el menor de los tres hermanos, pues bien puede que no sea así. Si nos atenemos a ciertos hechos:
1º Según el informe antropológico emitido por el Dr. Miguel Botella resulta que murió a una edad de 60 años:
Dr. Miguel Botella Profesor del Area de Antropología Física. Director del laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada. Formación en Prehistoria y Medicina. ha realizado la identificación antropológica de personajes históricos como Cristobal Colon, el Principe de Viana, el Infante D. Sancho de Castilla, San Juan de dios y San Juan Grande.
Imparte docencia en Biología, Medicina y Humanidades. Coordinador del Posgrado (Master y doctorado) Evolución Humana. Antropología Física y Forense.
Lineas de investigación seguidas: Prehistoria, Antropología Física, Antropología Forense.
2º En los “PLEITOS COLOMBINOS, PROBANZAS 1512 – 1515”, Leemos:
“Preguntado por las preguntas generales dijo que puede a ver cincuenta años e más e ques tío del dicho señor Almirante- se refería a  Diego Colón, hijo primogénito del descubridor”.
Según estos datos Bartolomé Colón nació en 1462 y murió en Santo Domingo 1514, lo cual indica que vivió unos 52 o 53 años. Por tanto Bartolomé y no Diego sería el hermano menor de Cristóbal Colón.
Con tantas dudas e incógnitas que hay en la vida de Cristóbal Colón, las pruebas que pueda aportar el ADN y Antropológicas serán bien venidas, además, probablemente serán irrefutables.
Antes de meternos en materia creo que será bueno aclarar algunos conceptos genéticos  que no todo el muno tiene que conocer:
Mapa genetico1º En las células humanas, salvo las sexuales, tenemos un número total de 46 cromosomas. Los 46 cromosomas están constituidos por 23 pares de homólogos y cada miembro del par proviene de un progenitor, padre y madre.
Este sería un mapa cromosómico, de un humano, en este caso de un hombre lo diferenciamos por el par 23 que es XY, si fuera mujer el par 23 sería XX.
Algo importante de entender es que las células sexuales, espermatozoides y óvulos, en lugar de tener 23 pares de cromosomas tienen 23 cromosomas, esto si lo pensáis es lógico, ya que para mantener los 46 cromosomas que nos identifican como especie, si los espermatozoides y los óvulos tuvieran los 46 cromosomas, resultaría que la primera generación tendría 92 cromosomas, la tercera tendría 184… evidentemente esto sería inviable para cualquier especie, por tal motivo la células sexuales solo pueden tener la mitad de cromosomas para que los hijos tengan la dotación completa 23 del padre y 23 de la madre igual a 46 cromosomas.

ADN a Estudiar por Forenses y Cientificos:
El cromosoma Y solo pasa de padres a hijos varones, de tal forma, que el hijo varón tendrá, si no hubo mutaciones por el medio, el mismo cromosoma Y que el del padre, que su abuelo……….
Hay un ADN que es exclusivo de las mujeres, que es el ADN mitocondrial, las mitocondrias son unos orgánulos que se encuentra en la mayoría de las células, son como las centrales eléctricas, ya que su función principal es la de aportar energía a las células. Pues bien el ovulo tiene mitocondrias, el espermatozoide también lo tiene, en el cuello y cola, pero cuando el espermatozoide penetra en el ovulo, pierde el cuello y la cola, es decir, las mitocondrias del espermatozoide no entran en el ovulo y con ellos el ADN que contiene, por tal motivo este ADN de mitocondrias identifica a madres, abuelas…… ya que tendrán el mismo ADN mitocondrial, siempre y cuando no haya mutación.
Entonces podemos tener claro que tipos de ADN se pueden utilizar en los diferentes estudios: forenses, antropológicos, paternales, orígenes geográficos…etc:
Un ADN que forma parte del cromosoma Y que estudiaría la linea paterna, hasta la generación lo más lejana posible.
Un ADN mitocondrial, que estudia la linea materna, hasta la generación más lejana posible.
Y una tercera linea sería el estudio del ADN nuclear, que es el ADN que se encuentra en el núcleo de las células, estudia los cromosomas denominados autosómicos, que son todos los cromosomas menos los Sexuales XY, los cromosomas proceden: mitad aportados por la madre y la otra mitad por el padre.
Gen: fragmento de un cromosoma que contiene una información codificada, una proteína.
ADN codificante es el encargado de almacenar la información genética en los genes, aminoácidos, la unión de muchos aminoácidos darán lugar a proteínas
ADN no codificante parte del ADN cuya función específica es desconocida en la actualidad, aunque se sabe que no guarda información genética. La identificación médico-legal a través del análisis del ADN se realiza sobre regiones no codificantes del ADN, es ADN que está formado por secuencias altamente conservadas con muy pocas variaciones interindividuales e intergeneracionales
Una vez aclarado, o intentado por lo menos, veamos como surgió lo del estudio:
En enero de 2002, Marcial Castro Sánchez, un profesor de Historia del IES Ostippo de Estepa (Sevilla), junto con su compañero de Biología Sergio Algarrada Vicioso, propusieron al genetista de la Universidad de Granada, José Antonio Lorente Acosta, la posibilidad de colaborar en el esclarecimiento de enigmas históricos utilizando las modernas técnicas del ADN. De ahí surgió una colaboración para formar un grupo absolutamente independiente de gobiernos, que se propuso como primer objetivo intentar esclarecer la ubicación de la auténtica tumba de Colón, puesto que existían dos lugares oficiales en Santo Domingo y en Sevilla; todo ello de cara al quinientos aniversario de su muerte que se celebraría en 2006.
El grupo era consciente de que de esta investigación podrían obtenerse muchas otras conclusiones que pudiesen dar luz a variados enigmas sobre la vida de Colón y de sus familiares más inmediatos. Por tanto surgieron otras vías de investigación, como por ejemplo intentar averiguar su lugar de origen, para intentar confirmar o descartar su naturaleza genovesa, mallorquina, catalana o de cualquier otro lugar, en función de las diferentes teorías que sean susceptibles de ser estudiadas genéticamente. Este grupo científico es totalmente ajeno a cualquier interés patriótico, y sólo pretende el conocimiento de la VERDAD HISTÓRICA y el triunfo de la CIENCIA, con mayúsculas, huyendo de consideraciones pasionales tan perniciosas como ajenas al espíritu que nos anima.

¿Qué han aportado de momento los estudios del ADN?
Para intentar resolver el dilema de las tumbas del Almirante Cristóbal Colón, por existir dos tumbas atribuidas a Cristóbal Colón, una en Santo Domingo y otra en Sevilla, se ha procedido a efectuar diversos análisis de ADN comparando los restos humanos que contienen la tumba de la catedral de Sevilla con los de su hermano menor Diego de Colón enterrado en la Cartuja.
El 23 de mayo de 2005 el conservador del Museo Pickman, Carlos Bayarri, recogía los restos de Diego de Colón después de que hubieran acabado los estudios de autenticación de los mismos. De dichos estudios, llevados a cabo por el Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada (UGR), se desprende que Diego Colón:
DIEGO COLÓN . HERMANO DE CRISTÓBAL COLÓN
(1455 – 1515 )
Estaba muy enfermo, poseía unas condiciones físicas lamentables, por lo que probablemente no acompañara al Almirante en su último viaje (en 1502 para explorar Cuba, Honduras, Costa Rica, Panamá y Jamaica)… y que el hermano de Colón, degenerado desde relativamente joven, tenía unos 60 años de edad, padeciendo en vida muchos problemas de salud debido a la osteoporosis tan grave que padecía, así como a una artrosis muy avanzada y a una artritis que le anquilosaba la mano derecha y por la que tenía soldados los huesos de dicha articulación.
Los restos, que no están completos ya que faltan el cráneo y la mandíbula que se perdieron en los años 50 del siglo XX cuando fueron llevados a Madrid para realizar otro estudio, indican que
Diego Colón fue un hombre que pasó muchas penalidades porque las vértebras muestran hundimientos considerables.
Los estudios para confirmar que en la tumba de Sevilla se hallan los restos del Almirante dieron resultado positivo al ser comparado el ADN de los mismos con el procedente de los restos autentificados de Diego Colón. En cuanto a los que están en América, no se han podido efectuar las pruebas por diferentes problemas. Se estima que seguramente ambas tumbas contengan restos auténticos de Cristóbal Colón, ya que los que reposan en Sevilla son muy escasos.
Las conclusiones de los análisis acaban de ser reveladas por el Dr. Lorente. (Estudio comparativo de ADN mitocondrial).
– Los huesos tienen exactamente una antigüedad de 6.002 meses, es decir, 500 años de antigüedad, no que Colón tuviera 500 años, al comparar la secuencia de su ADN con la de los restos de Diego Colón, hermano del Almirante, la conclusión no ofrece la menor duda: son hijos de la misma madre y, por tanto, la sepultura de Sevilla es auténtica.
-Por comparación del cromosoma Y de Hernando Colón, hijo del Almirante y cuyo ADN es idéntico al del descubridor, Cristóbal Colón, “no permiten diferenciar los orígenes de Cristóbal Colón” tras haber llegado a un punto donde se han empleado al máximo los procedimientos científicos “en uso”.
Lorente explicó que los marcadores, usados en este momento (STRs y SNPs), que son los que la comunidad científica internacional tiene como validados y aceptados, y que por lo tanto son los únicos aplicables con garantías, “no tienen la suficiente capacidad de encuadrar a Cristóbal Colón dentro de un marco geográfico determinado”.
El marcador genético STRS descubre cuantas veces se repite esa secuencia singular.
El marcador genético SNIP permite detectar la composición singular de la cadena de nucleótidos, que integra el ADN de cada persona.
La cadena del ADN, aunque única en cada individuo se repite de una manera idéntica en el caso de los familiares, por lo que la coincidencia en el número de repeticiones de las secuencias del ADN de dos personas confirmarían que pertenecen a la misma familia.
Por ello, es necesario, según el investigador, y en ello trabajan desde hace varios años junto con otros muchos grupos internacionales, desarrollar dos nuevos tipos de marcadores, que serían nuevos SNPs de cromosoma Y que permitan mayor individualización, y mini-STRs para el uso en muestras degradadas y de bajo número de copias (LCN).
“Es importante que se entienda que la cantidad de ADN extraída de los restos de Hernando Colón y de Cristóbal Colón es muy limitada”, subrayó Lorente, y que es “responsabilidad” de los investigadores usarla en los análisis “sólo cuando haya garantías científicas de éxito con técnicas validadas y aceptadas universalmente”.
El director del estudio sobre Cristóbal Colón matizó que éste es un trabajo científico y por lo tanto es “riguroso” y a la fuerza “lento”, por lo que en ningún momento “se van a adelantar conclusiones que no cumplan con los más estrictos criterios científicos, aunque ello origine –como de hecho lo hace– retraso en la obtención de conclusiones”.
El estado de los huesos, de Cristóbal Colón y de su hermano Diego, era mucho peor del esperado por el tiempo transcurrido, los distintos viajes del féretro de Colón y la poca cantidad de material encontrado en la tumba de la Catedral de Sevilla. Igualmente los restos de Diego, debido a las filtraciones de agua, se encontraban en un estado muy deteriorado. De todos los laboratorios participantes en el proyecto, solo en algunos se obtuvieron resultados. Se encontraron coincidencia en los resultados, pero los fragmentos de ADN mitocondrial obtenidos fueron muy pequeños, con lo que fue difícil afirmar una inclusión, es decir, alguna zona exactamente igual. La suma de los datos obtenidos por todos los participantes antropólogos, historiadores, fueron los que nos permitieron afirmar que los restos encontrados en la catedral de Sevilla, pertenecían al almirante. De todas formas este proyecto no se finalizará hasta que las autoridades de la República Dominicana no permitan contrastar estos datos con los restos del mausoleo levantado en Santo Domingo. La cantidad de huesos encontrados en la catedral de Sevilla no descarta que ambas tumbas compartieran la posesión del los restos de Colón, algo que sucedía frecuentemente en los traslados de cadáveres de personajes famosos y reliquias.
ADN Cristóbal Colón:
ADN mitocondrial para identificar los restos
El profesor Lorente ha despejado el misterio de los restos óseos hallados en la catedral hispalense «Los huesos de Sevilla son los de Colón», asevera el científico. Una concienzuda investigación, donde se analizaron los restos de Cristóbal Colón, su hijo Hernando y su hermano Diego, ha llevado a esta conclusión. En el genoma existe un ADN nuclear heredado del padre y la madre al 50%, diferente en cada ser vivo. Además, el ser humano tiene un ADN mitocondrial, idéntico al de la madre.
Aunque en 2004 ya se había apuntado que la comparación de los restos de Cristóbal y Diego Colón mostraba compatibilidad con su condición de hermanos, al profundizar en este estudio del ADN mitocondrial, el material heredado de la madre, esa primera impresión se ha consolidado. «En los fragmentos de ADN mitocondrial de Diego Colón que hemos podido analizar –en una región que se denomina HV1 y en otra región de referencia que se denomina HV2–, hay una identidad absoluta, lo cual es propio de una relación maternofilial, es decir de dos hermanos», afirmó Lorente en una conferencia pronunciada en la Fundación Juan March.
Este estudio se complementa con análisis antropológicos y edafológicos. El primero, acometido en colaboración con el equipo liderado por Miguel Botella, evidenció que los huesos de Colón fueron descarnados en Valladolid, el lugar de su fallecimiento, antes de trasladarlos a Sevilla. Asimismo, esta parte de la investigación apunta las características fisonómicas de Colón que, en el momento de su muerte lo describen como una persona de entre 50 y 70 años, de estatura y tamaño medio.
Cromosoma Y para establecer su origen
El equipo del profesor Lorente intenta resolver también este enigma, basándose de nuevo en la identificación genética. En este caso utilizando otro elemento importante en la dotación genética, el cromosoma ‘Y’, que caracteriza al ser humano como varón y es idéntico al del padre. Este cromosoma ‘Y’, junto con el ADN nuclear y el mitocondrial, constituyen los resortes fundamentales para establecer relaciones de parentesco entre los sujetos con apellido Colom/Colombo/Colón y con antecedentes generacionales de haber habitado en Génova/Liguria, Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana, y Portugal. En total, han recolectado 350 muestras ofrecidas voluntariamente que ahora analizan.
La finalidad es conocer la variabilidad genética y características de los -STRs y SNPs- del cromosoma ‘Y’ de las personas con estos apellidos, en esas áreas y deducir la relación que puedan tener con los STRs y SNPs de los restos de Hernando y Cristóbal Colón.
Ahora, los científicos están agrupando los ADN según zonas geográficas.
«Luego, compararemos el material genético con el de Colón y los resultados pueden ser sorprendentes», apunta Lorente. Todo depende de la «rareza» de los genes de Colón. Si cuenta con un ADN muy poco común que coincida con alguno de los grupos, por ejemplo el de muestras de individuos italianos, el origen del navegante estará cantado. Por el contrario, si el ADN de Colón es bastante común y coincide con el de Cataluña e Italia, el enigma continuará.
Según Europa Press: “El director científico José Antonio Lorente declaró (5-8-2010), tras analizar 477 muestras de ADN del cromosoma Y de posibles descendientes de Cristóbal Colón en Cataluña, Valencia, Baleares, Francia e Italia, que no ha sido posible concluir los trabajos porque faltan técnicas genéticas capaces de analizar el ADN del cromosoma Y de hace cinco siglos, y no se tiene la suficiente capacidad de encuadrar a Cristóbal Colón dentro de un marco geográfico determinado. Es necesario desarrollar dos nuevos tipos de marcadores, que serían nuevos SNPs de cro- mosoma Y que permitan mayor individualización, y mini-STRs para el uso en muestras degradadas y de bajo número de copias (LCN).
De toda esta información que Conclusiones obtendremos:
Que parte de los huesos que hay en Sevilla son de Cristóbal Colón
Que Diego Colón y Cristóbal Colón, son hermanos por parte de la misma madre, análisis ADN Mitocondrial.
Que no han podido analizar el cromosoma Y de Cristóbal y de su hermano Diego, ya que se podría deducir de dicho estudio si eran hijos del mismo padre, la composición de dicho cromosoma Y debe estar deteriorado para que no pudieran realizar la comparativa.
Que Hernando Colón es hijo de Cristóbal Colón, por el cromosoma Y que dio resultados positivos
Por los estudios Antropológico
Que salvo error en la información o en los resultados, que Cristóbal Colón y Diego Colón eran de edades parecidas, lo cual va en contra de todos los datos históricos, que siempre creyeron que Diego Colón era el menor de los tres.
Que a Cristóbal Colón le dan una edad entre una horquilla de 50-70 años, esto hay que entenderlo bien si dan esta horquilla quiere decir que no tenía cuando murió ni -71,72,73 o 74 años-
Que Diego Colón murió con una edad de 60 años, que era mayor que Bartolomé Colón, cuando los datos históricos apuntaban a todo lo contrario
Que para hallar algún descendiente tiene que ser mediante la comparativa de los marcadores -STRs y SNPs- del cromosoma Y de Cristóbal Colón.
Aclaración
De nada vale hacer comparativas privadas entre dos personas que se creen de la misma familia, que podrían estar emparentadas con el Almirante, el estudio tiene que ser entre, ADN de la persona, presuntamente familiar, y el ADN del Almirante. por ejemplo, un señor Álvarez que cree que podría estar emparentado con un Colón, encuentra a un Colón en su zona geográfica, incluso que los dos estuvieran en America desde el inicio del descubrimiento. Si a los dos, Álvarez y Colón, se les ocurriera hacer un estudio genético del cromosoma Y, se estudiarían algunos marcadores del Y, y que del estudio se pudiera concluir la posibilidad de estar emparentados, los dos, en generaciones que pueden llegar hasta las mismas fechas del descubrimiento, este estudio no significaría nada para relacionar a las dos familias con Cristóbal Colón, ¿Por qué? por no tener claro:
1º Si el Colón podría descender de Cristóbal, ya que podría descender de: Bartolomé, Diego hermano, Hernando y Diego hijo, ya que los 5 tendrían el mismo cromosoma Y, Cristóbal, Bartolomé y Diego por ser hijos de mismo padre y Diego hijo y Hernando por ser hijos de Cristóbal, aparte de otros Colón que estuvieron en el descubrimiento en dichas fechas.
2º Tampoco sabríamos si el Álvarez descendería de la familia con la que hipotéticamente se pretende relacionar a Cristóbal, Álvarez hay muchos y no necesariamente de la misma familia.
Lo que si se podría determinar, si se utilizan los marcadores adecuados, es que podrían ser de una misma zona geográfica, España o  Galicia, pero eso no implica que sean familia.
Llevar a cabo este ejercicio de tratar de demostrar una posible familiaridad de una familia con los Colón, sin pasar por analizar ADN de Cristóbal Colón, es especulación, casualidades en la vida, aunque no lo parezca, hay muchas probablemente si uno de ustedes realiza un estudio de ciertos marcadores genéticos, ADN nuclear o cromosoma Y, y lo comparara con otra persona de su zona, es posible que resultara que los dos tienen parientes comunes en 16 generaciones anteriores.

Entrevista a Ángel Carracedo, en el Correo Gallego:
Angel Carracedo Catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago: “Será muy difícil de demostrar”
– El instituto de Medicina Legal participó junto a la Universidad de Granada en las pruebas de ADN realizadas a los restos de Colón hace unos años ¿A qué conclusiones se llegó?
– Recuerdo que el ADN que nos llegó aquí era de muy mala calidad. Lo que nosotros hicimos aquí…, teníamos dudas. Sin embargo había piezas distintas, que podrían estar mejor. En la Universidad de Granada, sí que lograron llegar a la conclusión de que los restos correspondían a Cristóbal Colón tras cotejarlos con los de su hijo Hernando.
– ¿Es posible cotejar el parentesco de Colón con los descendientes del linaje de Soutomaior después de cinco siglos?
– Teóricamente, si el ADN de los huesos estuviera bien sí sería posible. A mí lo que me parece es que tal como estaban esos huesos sería muy difícil de demostrar.
– ¿Influye que se vaya a analizar la línea paterna del parentesco?
– Sí, siempre sería más fácil de analizar el ADN de la línea materna. La línea paterna nos daría más problemas.
En el estudio de ADN de Cristóbal Colón participan: Universidad de Granada , Santiago, Roma, “Max Planck” de Leipzig, Barcelona , Estados Unidos (miembros forenses del FBI) y las empresas Celera y Applied Biosystems, coordinado por el director del departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Enrique Villanueva

Ángel Carracedo: Licenciado en Medicina por la Universidad de Santiago  y Doctor en Medicina por la misma Universidad,

Director de la Fundación PúblicaGallega de Medicina Genómica (Consellería de Sanidade – Xunta deGalicia), Catedrático de MedicinaLegal y Director del Instituto de Medicina Legal de Santiago

Colón y Toscanelli

La Ilustración Española y Americana 15 de Agosto 1903

Colón y Toscanelli

Colón y Toscanelli 1Una de las cuestiones suscitadas recientemente acerca de los hechos que produjeron el descubrimiento de América, es la relativa á la autenticidad de la correspondencia habida entre Colón y el cosmógrafo italiano Pablo Toscanelli. El distinguido diplomático norteamericano Mr. Enrique Vignaud la estudia en su notabilísimo libro titulado La carta y el mapa de Toscanelli sobre la ruta de las Indias por el Oeste, enviados en 1474 al portugués Fernán Martins, y trasladados más tarde á Cristóbal Colón, en el cual, aparte de ciertas débiles reservas, Mr. Vignaud se inclina ostensiblemente á la solución de que la mencionada correspondencia es apócrifa, á cuyo efecto hace dos afirmaciones esenciales: que al embarcarse para su magna empresa, Colón no poseía ninguna teoría científica, y que es verdaderamente cierta la leyenda del piloto náufrago que comunicó al inmortal marino noticias seguras y positivas acerca de la existencia de tierras al Oeste del Atlántico. Para el examen detenido de este curioso libro no bastaría el corlo espació del presente artículo, que sólo tiene por objeto informar al público y llamar sobre tan interesante materia la atención de los doctos

 II

Mr. Vignaud no demuestra, en mi concepto, la calidad de verdadera que atribuye á la historieta del piloto náufrago. Sería muy presuntuoso por mi parte el intento de apoyar los razonamientos concluyentes, incontestables, de los diversos sabios escritores que han dado por resuelto esto punto, después de analizar y repudiar los cuentos do López do Gomara y de Garcilaso de la Vega. El ilustrado crítico interpreta á Oviedo y á Las Casas, y le basta apreciar que ambos historiadores no hacen unanegación absoluta para afirmar que apoyan en cierto modo aquella leyenda. Sin embargo, el primero dice categóricamente que la tiene por falsa, calificándola de novela, y el segundo viene sencillamente á declarar quo no quiere ocuparse en rechazarla. Pero Mr. Vignaud no ha querido, sin duda, aquilatar los orígenes precisos del cuento, que, en el caso de ser verdadero, tan sólo podrían haber consistido en la locuacidad ó declaración del propio intoresado, y no puede concebirse que Colón hubiera dado publicidad á hechos que desconceptuarían sus méritos y desvanecerían su gloria: semejante solución es inaceptable, aunque Mr. Vignaud suponga que el gran navegante era persona sumamente expansiva, calificativo que no corresponde al hombre que sólo habló una vez de su mujer, nebulosamente por cierto, y que reservó con tenacidad los antecodentes de su vida, de sus padres y su familia y de su origen. Semejante novela es, en resumen, análoga á la de la Cava ó Florindadel rey godo don Rodrigo (1): el Silence y Pedro del Corral dieron vida y nombre á sus personajes, exactamente lo mismo que Garcilaso do la Vega hizo con respecto a la del piloto náufrago. Y gracias á que el descendiente de los Incas encontró la historieta en el. Perú, y á qne «no lo prestó gran atención por ser mozo cuando la oyó a su padre», pues, en otro caso, nos hubiera dicho la edad del naufrago, si era rubio ó moreno, y hasta los nombres do sus abuelos. Lástima es qne Mr. Vignaud, quo penetra en las más recónditas intenciones y analiza minuciosamente las causas posibles de los hechos, no haya fijado su atención en un detalle muy adecuado para que aplicase sus profundos conocimientos científicos: el de si pudieron reinar en el Atlántico, con la fuerza y la constancia indispensables, la borrasca y los vientos necesarios para quo el fantástico piloto arribase, contra su voluntad, á las islas ó tierras del nuevo continente, hecho muy dudoso, por no decir inverisímil.

III.

Muy aventurada es la aseveración de que el inmortal descubridor, cuando se embarcó en Palos, no poseía ninguna teoría cientílica. Para evidenciar su inexactitud noColón y Toscanelli 2 es preciso examinar menudamente los raciocinios de Mr. Vignaud. Bastará consignar que el distinguido crítico prescinde en absoluto de las memorables conferencias de Salamanca, en las cuales Colón discutió con teólogos, matemáticos y cosmógrafos, habiendo obtenido las simpatías y el apoyo de algunos de ellos: pero no so trata de las fantásticas sesiones de que habla con la mayor arbitrariedad, lo mismo quo de otros pormenores de la historia del descubrimiento, Mr. Rosselly de Lorgues, quien confundiendo y amalgamando la junta du Cordoba, opuesta á los proyectos de Colón y presidida por el prior del Prado, Fr. Hernando de Talavera, con las conferencias de Salamanca, promovidas posteriormente por el P. Daza y favorables á dichos proyectos (confusión en que también incurrieron Hunboldt, Irving y varios escritores de cuenta”) , dio rienda suelta á su imaginación y á su pluma, refiriéndose á unas actas qae no existieron ni existen en ninguna parte, á unos colegios salmantinos que no habia, pues fueron creados en el siglo XVI, al nombramiento de un vicepresidente para la junta, y á la presencia en las discusiones de damas eruditas que á, la sazón residían on diversos lugares del reino. Basta, repito, la mención de dichas conferencias para destruir la afirmación do Mr. Vignaud, aunque se pudiera añadir otras pruebas de que Colón al embarcarse para su empresa no era un lego. Por ejemplo: en el preámbulo de su diario de navegación del primer viaje, dice que se dirige al pais del oro y de las especias, á Zipango y al Catay, que. es la enunciación clara de la teoría científica de llegar á las tierras del Oriente por el camino del Occidente; y aquí es oportuno consignar la observación de que Colón copia al pie de la letra, en el mismo preámbulo, unas lineas de la carta de Toscanelli al portugués Martins, donde se oxpliea el signiiicado de la frase «Gran Kan, que quiere decir en nuestro romance Rey de los Reyes».

Leer más…

Navegador de artículos