Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

La Patria de Colón VI

Comunicado  Progreso 12 Julio 1917
Señor director de Progreso

Progreso Gerardo. 12:07:1917pdfMuy señor mío: también yo me veo precisado a importunar a usted – y lo que es aún peor a sus lectores-  para insistir en mis afirmaciones y reforzar algunas de ellas contestando al comunicado del señor Sampedro: y también yo sentiré muchísimo que lo que tengo que decir pueda molestarle, por las mismas razones de consideración y estima con que él me distingue y que yo, a mi vez, siento hacia su persona, digna de muchos títulos del aprecio y del reconocimiento de los pontevedreses, aunque en este asunto de Colón con García de la Riega se halle un tanto obcecado y no corresponda su actitud a lo que hay derecho a esperar de sus conocimientos, de sus méritos y sobre todo de su ecuanimidad.
Y dicho esto paso a examinar sus afirmaciones y a contestarlas lo más concretamente posible:
1º He dicho y he sostenido, y en ello me afirmo y ratifico, que García de la Riega encontró la inspiración de sus teoría acerca de Colón en el libro <<El río Lérez>>de su tío Luis. Esto lo dice él, no solo en el su libro, publicado días antes de su muerte; sino en la conferencia dada en Madrid el 20 de Diciembre de 1893, el señor Sampedro, a pesar de conocer su afirmación no la ha desmentido públicamente que yo sepa, en los quince años de vida que a partir de esta fecha tuvo el señor García de la Riega.
2º Minutario, o libro del Concejo, es igual que sea una cosa u otra los documentos que el señor Sampedro facilitó a A García de la vida para sus investigaciones, siempre que ellas tuvieran por base la busca y estudio de apellidos Colón y Fonterosa; como tampoco que aquel tuviese uno conocimiento de los escritos facilitados por don Joaquín Núñez, para que éstos existan y digan o no digan algo pertinente a la teoría sustentada por el autor de <<Colon español>>.
3º el señor Sampedro podrá dudar de la autenticidad de los documentos aportados y de que estos expresasen o no lo mismo que ahora expresan. Yo, que los había visto antes y que también los he examinado, aunque claro está que sin la competencia del señor Sampedro, aunque quizás igualmente sugestionado por él por una idea diametralmente opuesta, he hecho esta afirmación, Que reitero, sin perjuicio igualmente de lo que en su día digan las academias cuyo fallo acatare.
4º Creo también que ha llegado la hora de hablar con claridad y decir cuánto se opina de lo hecho y dicho con relación a los documentos aportados, y como para esto es preciso un examen detenido de los mismos, espero a tenerlos en mi poder para decir algo acerca de todos ellos, en relación con el trabajo del señor Serrano, publicado en la REVISTA DE ARCHIVOS BIBLIOTECAS Y MUSEOS; al cual tuve el propósito de contestar, que abandone convencido de mi falta de autoridad; pero del cual tomé notas que entregue al ilustre médico de la Coruña señor Rodríguez, las que sirvieron, por cierto, para qué se publicarse en Orense un artículo firmado por don Benito Fernández Alonso acerca de dichos documentos.
5º en efecto, el señor la Riega limita su manifestación al hecho de haber avivado algunos documentos. Si llevado de ese noble entusiasmo que el señor Sampedro le reconoce por las glorias locales, dio por bueno algún escrito que merezca tacharse de apócrifo, cosa que yo desconozco al presente su obcecación, o su error merecerán todos los respetos y todos las piedades de los buenos patriotas nunca censuras mordaces ni apasionados comentarios; y esto no obsta tampoco para la legitimidad y valor indudable de los restantes escritos no tocados.
6º el señor Sampedro en su primera y sexta manifestación atribuye la teoría del señor García de la Riega respecto a la patria y origen de Colón a su fantasía extraordinaria, a su ingenio y a su buena fe. Así podrá creerlo el señor Sampedro; pero permítame que le diga que a eso que él llama producto de fantasías y de ensueños le manan otras muchas personas igualmente doctas y acaso más imparciales conjeturas acertadas, razonamientos profundos y convincentes a documentos; y que mientras el señor Sampedro no razone su opuesta teoría, los que nos sentimos convencidos por la de don Celso; seguiremos opinando que él estaba en lo cierto como seguimos afirmando que su labor no ha sido destruida ni siquiera averiada, ni aun por ese minucioso estudio de las avivaciones, retoques Y ¿porqué no decirlo? falsedades, que se ven o se quieren ver en parte de los documentos publicados en su libro.
Por último permítame el señor Sampedro y con toda sinceridad y sin propósito de ofenderle le diga que su actitud en este asunto no es explicable, ni lógica. Por una parte, se manifiesta convencido de que Colón fue, indudablemente genovés, y ciertos en este sentido su origen y patria; y por otra pretende reservar para si la gloria de haber dado el aviso y aún la idea de ser varios documentos por él hallados tendrían relación con el feliz Descubridor.
No puedo yo creer que el señor Sampedro, convencido de que Colón era italiano, hubiese impulsado, ya que él dice que lo hizo así, al señor García de la Riega a estudiar este asunto, orientándolo en sentido contrario, porque esto sería una deslealtad, de la cual afirmo es incapaz el señor Sampedro. Luego si hizo esto era por que en su ánimo había surgido, por lo menos, la duda, y no consideraría tan fantástica la hipótesis por García de la Riega sostenida.
Y si esto es así, si el ilustre cronista pontevedrés no profesa en absoluto la doctrina de que Colón era genovés ¿por qué empeñarse en sostenerla restando a la causa el peso de su competencia?
Yo, sin autoridad alguna; pero animado del mismo amor que García de la Riega sentía por Pontevedra, y que estoy seguro siente también el señor Sampedro, a pesar de que ello haya podido ocasionarle algunas amarguras, le invito desde aquí a meditar serenamente en este asunto y a no volver hablar de él si no después de bien meditado; porque si el señor Sampedro no podemos atribuirle la gloria de ser el iniciador de esta cuestión, que tanto nos interesa todavía puede lograrla l muy cumplida contribuyendo a su afianzamiento y a su propaganda, si hay en su espíritu algún lugar a vacilación y a la duda, y al estudio del asunto, sin preocupaciones muevo a su ánimo en un sentido distinto del criterio que hoy sustenta. Y si su convencimiento es íntimo e invariable una de dos; o sosténgalo serena y abundantemente, con razones opuestas a razones, y estos a datos; o no estorbe la difusión de una teoría que tanto camino se ha abierto en el juicio de las gentes y que tanta importancia envuelve para España toda.
Yo, que nada hecho ni dicho que molestar pueda al señor Sampedro, si no es la vindicación que estime obra de justicia del buen nombre de García de la Riega, y el recibimiento de su iniciativa, así se lo ruego en estas líneas y estoy seguro de que en este ruego me acompaña el pensamiento y el deseo de la casi totalidad de los habitantes de Pontevedra.

Gerardo Álvarez Limeses

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: