Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Una Obra Admirable

BIBLIOGRAFÍA

Norte Galicia 10 Febrero 1906

En no lejana fecha, nos ocupamos con toda la extensión merecida, en la notable obra recientemente publicada por el eminente filólogo D. Manuel Rodríguez y Rodríguez.

No obstante esto, insertamos hoy el si­guiente artículo de el Sr. García de la Riega, por la autoridad de la firma y porque deseamos contribuir a que la producción del. Sr. Rodríguez alcance toda la notoriedad merecida.

Una obra admirable

Norte Galicia Celso Garcia de la Riega 10:02:1906Lo es, sin duda alguna, la titulada Ori­gen filológico dd romance castellano,deque es autor ol insigne filológico galle­go Sr, D. Manuel Rodríguez y Rodrí­guez, residente en Santiago, que ya ha­bía demostrado su inmenso talento y su sabiduría en el Estudio clásico sobre el análisis de la Lengua española y en sus Apuntes gramaticales sobre el romance gallego de la Crónica Troyana.

La mencionada obra inspira la mayor admiración, tanto por los profundos co­nocimientos quo revela, como por ol cla­rísimo método con que el venerable autor desarrolla su ardua tarea y por la minuciosidad verdaderamente bonedictina con que clasifica, analiza, estudia y explica todas las condicionas gramatica­les y fonéticas de ¡as palabras que constan en los primitivos documentos de nuestra literatura patria y especialmen­te en el Fuero Juzgo; esfuerzo maravi­lloso, colosal, y que no podrá ser supe­rado por otro ninguno, a pesar de haber sido realizado por un ciego, doplorable condición quo desde hace varios años aflige al eximio orensano: al reflexionar sobre esta triste circunstancia, nuestro asombro llega á su grado extremo, por­que al sentido de la vista ha tenido que reemplazar en el Sr. Rodríguez una can­tidad de memoria y una solidez de ra­ciocinio que parecen imposibles en el cerebro humano.

No podamos entrar, aunque fuera bre­vemente, en el examen de tan portento­so libro, indispensable no sólo para los literatos y lingüistas españoles, sino tam­bién para todos los que ejerzen la abo­gacía y para los profesores de Gramáti­ca. Carecemos de los conocimientos ne­cesarios para hacerlo, y sería preciso, además, un espacio muy extenso, de que no se puede disponer en las columnas de un periódico diario:- únicamente nos li­mitaremos a encomiar, entro otros, los utilísimos servicios que el libro del se­ñor Rodríguez habrá de prestar para el estudio, esclarecimiento o interpretación de los vocablos que contienen los códi­gos redactados en el antiguó romance galaico castellano. Entro las aprobacio­nes y aplausos alcanzados por esta obra, mencionaremos los del sabio Sr. Méndez Pelayo.

Y conformes con el muy notable tra­bajo de crítica del mismo libro, hecho por el Sr. Riguera Montero e inserto en La Vos de Galicia, nos permitimos co­piar dos de sus párrafos, que dicen así:

«Principia por enumerar el ilustre ciego orensano, en la introducción de su obra, los diversos idiomas que progresi­vamente se han hablado en el suelo ibé­rico, y nos demuestra con autoridades y razonamientos de peso que mucho antes de la traducción en romance caste­llano del Liber Judicum (Libro de los Jueces) hecha on el siglo XIII, bajo el nombre bárbaro de Fuero Juzgo, debió existir, por lo menos, una en lengua gallega. Y, trazando en otro capítulo un bosquejo acerca de la edad del lenguaje galiciano, sobre cuya antigüedad tanto han divagado los autores, haciendo re­montar algunos más allá del siglo VI de la era cristiana, y colocándolo otros en el X ú XI, Rodríguez nos convence con muy cuerdas reflexiones que la época do su nacímiento debe fijarse en los siglos VII y VIII»

»Después de expresar la manera como los bárbaros que invadieron la Iberia en el siglo V, adulteraron la lengua del La­cio, que los españoles habían adoptado cuando los romanos los dominaron, y de examinar minuciosamente la alteración o cambio de la estructura de las pala­bras latinas, concluye con la consecuen­cia de que, habiendo sido el gallego el único Idioma romance quo prevaleció como lenguaje corriente hasta princi­pios del siglo XII, en que empezó a con­vertirse al lenguaje castellano, resulta manifiesta la transición natural del latín al romance gallego y de éste al caste­llano, consecuencia que se comprue­ba con los monumentos más antiguos de la lengua gallega y los primeros de la castellana.»

Concluiremos felicitándonos de que Galicia tenga la honra de contar entro sus más ilustres hijos a! Sr. Rodríguez, a quien damos sincerísima y entusiasta en­horabuena por su inestimable libro

Celso G. De La Riega.

a

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: