Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Etimologías Gallegas VII

GALICIA ANTIGUA

Diario de Pontevedra 27 Enero 1905

(Continuación)

Pero ¿hay quién no se quede mudo de asombro, y hasta sin respiración, ante la etimología que V, hace del vocablo alme­ja? he vuelto a leerla y a releerla y cada vez, amigo mío, se me figura más inusita­da y más rara. Dice V. que salió del bajo latín mélola (qué?) y se modificó en mexa; en cuanto estuvo así arregladita, sale el castellano, vaDiario Galicia Antigua CELSO 27:01:1905 y ¿qué hace? Zas! A falta de otro articulo, le agregó… ¡el árabe al! Las gentes de las comarcas de Galicia donde abunda tan extraordinariamente el prolífico bivalvo, en cuanto el caste­llano hizo tal enjendro, bendijeron al Señor y cantaron un alalá! Siquiera, los arabistas, tan filólogos para España como los romanistas, presentan completo, cuan­to a la forma, la etimología de al-medjdja, con un verbo de significado asqueroso, verdaderamente inaceptable; pero -perdóneme V. la franqueza— no hay por donde coger la de V,, ni en la forma ni en el fondo. Métola, de métula, diminutivo de meta, no ofrece asidero en ninguna de sus acepciones para dar nombre á dicho marisco. En cambio, el griego almeeis, que significa salado, salobre, excitante, tiene el femenino almeessa, que hubo de aplicarse al mismo marisco, por ser uno de los más nutridos en las sales del mar, pronunciándose almeixa por los galaicos, convirtiéndose en almeja por los castella­nos. No es posible encontrar en esto vio­lencia de ninguna clase, ni ver en ello empleado un fórceps con como el latinista que V. maneja peligrosamente.

Sacho. He fundado mi etimología en el verbo psao, que significa no sólo podar, limpiar, sino también desmenuzar, des­moronar y cultivar (que V. omite sa­ludablemente). He atendido a las circunstancias elocuentísimas de que todavía son usuales en varias comarcas galle­gas los nombres de besar (bsar) y besadouro o besadoiro (arar y arado respecti­vamente) y a que bessa era azadón aún en la Edad Media; calculó que habiendo reemplazado el be al elemento p del psí griego de psao y siendo la h un diminutivo vasco-ibérico usado en Galicia en otras voces claramente helénicas (berbericho, bazuncho, tinicho, etc), hubo también de formarse besacho (bsacko, psachoj para la azada pequeña, reducido a sacho por el trascurso del tiempo. V. ha querido ocultar todos estos antecedentes a los ilustrados lectores de El Diario, limitándose escuetamente a decir que he inven­tado la palabra besacho y eso que V. sin explicación, inventa aquellas que le aco­moda, como usufructuario legal y ungido del dogma romanista. El cual le lleva a decretar para sacho el origen de sarculo y aquí es donde por fin de fiesta se resbala V. lastimosamente: allá va la prueba. Palabras de V.: «el verdadero intermedie fué sarkio, que el italiano conserva, sarchio (sarquio)». Alabado sea Dios! Sólo él es grande! Después de tantas vueltas y revueltas acerca de la regla Pidalina sobre los grupos gT y cT, precedidos de consonante (sarculo), presenta V. el dato elocuente de que esa consonante se conserva en el italiano sarquio, lo mismo que ei troncho, cincho, cercho, concha… y ci- cerch! Este último procede de ci-cércula que tiene el miembro sercula no es así Pues siendo cercula, productor de cercha en el castellano cicercha; si el italiano sarquio salió de sarculo, igual a sercula, si a la vez se ofrece el mismo hecho en cercho, derivado según V., de circuílo serclo, ¿como es posible sostener que sacho, que carece de la consonante característica de la silaba tónica de sárculo proviene de. esta voz latina?

Un hecho análogo tenemos en mancha que el Sr. Pidal, juntamente con la Academia, deriva de mácula. V., convencido que la n de aquella palabra castellana no nació espontáneamente, opta por mi insinuación y conviene en que procede máncula, lo cual quiere decir que concede V. importancia esencial a la presencia de la consonante precedente al grupo c´l´ y ¿es posible que no la conceda igualmente a su ausencia en el vocablo sacho, después de confesar que el verdadero intermedio fue sarkio? ¿Por ventura las ley de la Filología consienten semejantes veleidades de juicio a sus sacerdotes? Quedamos, pues, en que sacho es voz galaica derivado del griego, a lo menos, y hago esta reserva en consideración a V. mien­tas no aparece otra etimología más lógica y más aceptable que la de sárculo.

Pairado. Hágame V. el obsequio, querido amigo, de ver en la página 240 de mi libro, la prueba de que no he oculta­do que el P. Sarmiento concede a esta palabra un origen griego. Que peirado es lo mismo que construcción de piedra; no me parece exacto, porque entonces sería y habría sido en Galicia voz, general para las abundantísimas obras de fábrica con material de piedra. Que peirao procede de un derivado petranus; creo que no, porque todos o casi todos los documentos antiguos de Pontevedra traen peyrado. Que peiroa es aumentativo de peira; tam­poco, porque en Betanzos se da el nombre de peiroa a las escaleras de la ribera, no como aumentativo, (pues tales escaleras no son grandes construcciones), sino como residuo lingüístico del concepto de muelle puerto o dique.

Pai (no pay) y mai o nai. De paian, Apolo -dice V. perseveramente en el sistema de las omisiones; yo he propuesto el origen de paian y paion, o de paidogonos, engendrador de hijos, para pai; de naileira que usada hace treinta siglos por los griegos, parece peculiar, por todas sus condiciones, del actual dialecto gallego, para nai, porque significa la madre como señora de la casa, de la vivienda. Y sepa V. que en nuestra historia tenemos el dato interesante, que no tienen las de otras regiones españolas, de la preeminencia que en lo antiguo disfrutaban las mujeres, pues sin su consejo no se resol­vía ningún negocio importante, así como las madres, según lo revela la lápida re­lativa a las divinidades llamadas Madres galaicas. Pero V. exhibe a mi favor datos no menos preciosos.

Si V. se hiciera cargo de que la Proven­za es región que fue antes de su conquis­ta por Roma, una de las más importan­tes colonias griegas en el Mediterráneo y de que su población ha hecho siempre grandes alardes de sus orígenes helónicos, de que también blasonaban antigua­mente los Aquítanios (según S. Jerónimo), seguramente concedería V. la debida atención a las afinidades que frecuentemente se encuentran, y V. indica no pocas veces, entre voces gallegas y provenzales. ¿De donde proviene este hecho? ¿Qué otras causas, sino los fuertes sedimentos filológicos, procedentes de la colonización griega, pudieron originar aquellas afinidades, al formarse los dos idiomas? Si paire y maire provenzales son semejantes á pai y nai galaicos, como lo son por asimilación (sigo las indicaciones de V. en otras etimologías) los de fraire y frai. como son también idénticas, por ejemplo, noite, oito, peito, proveito, leito del lenguaje de Galicia, a las del de Provenza, noit, oit, peit, profieit, leit, (las catalanas correspondientes, nit, vyit, pit profit, llit, acusan otras influencias); si e quater y el allero latino por ejemplo, son en provenzal catre, autre, y en gallego catro, outro, semejanza que no hay en otras partos, ¿no es verdad que resulta contraproducente aducir formas provenzales para justificar una caprichosa opinión contraria al helenismo gallego? Y el hecho de que V. encuentre en países apartados de Galicia voces semejantes a algunas nuestras ¿puede probar acaso que no tiene origen griego?

Dice V. que las palabras paire y maire son muy antiguas y se conservan en el provenzal. ¡Tanto mejor! No se comprende que V. les conceda gran importancia y en cambio niegue valor a las de mai nai del gallego. ¿A V. le estorban? Se me figura que sí, porque mai puede proceerí de máia, que en griego es abuela, ama de leche y madre que amamanta a su hijo, tres entidades de suficiente importancia a mi juicio, para que en la población antigua de Galicia se hubiese arraigado aquella palabra.

Cuanto a la de frater, podemos conjeturar, sin ofensa para la escuela romanista que por asimilación en el vocabulario eclesiástico, se desenvolvió con las formas fraire y freire, repetidas por el pueblo! pero el de Galicia, bueno es que V. se entere, siempre llamó frades a los frailes: En la familia, o para referirse a ella en concepto de «hermano», no usa, como los de pai y mai o nai esa forma fraire, freire frai, que V. exhibe, ni hay noticia de que la haya usado y, por lo tanto, no es contraproducente que yo hubiese incluido a frater entre los vocablos no modificados por la voz popular con el diptongo ai de pai y mai ó nai. Por último, el hecho de que en la familia gallega no se usa el frai, fraire o freire para el concepto de herma­no, demuestra sin duda que no tiene en ella la antigüedad de pai, mai y nai, y, además, que éstos provienen de otro ma­nantial, del de paion o paidogonos, maia y naiteira, respectivamente.

Magoar. Me parece adecuada la acep­ción de maco-mai y no así las de macula­re, aunque lo diga el portugués Viterbo, a quién antes de ahora no daba V. autori­dad ni valor ninguno. Por razones expuestas en otros lugares, prefiero la eti­mología griega.

Cotra, cotre, mugre ó suciedad. V. decre­ta que es el crusta latino. Aparte de que el gallego, quo no es por cierto pobre en voces, tiene costra y crosta (como el pro­venzal) para ciertas cortezas (a otras lla­ma caropas), lo cual acusa diversidad de orígenes, desde luego es más directa la acepción del kutreas helénico, pues uno de los oficios en que más se ensucian los obreros es el de alfarero. Y en esta etimología ha deslizado V. la palabra crotte, que en francés significa lodo, acusando tam­bién un origen (probablemente el de aquel vocablo griego) distinto del de croûte, que es el que tiene para costra. So olvidó V. además del castellano cutre, tacaño, sin duda tomado de cotre gallego, por traslación de la idea de suciedad a un concepto moral; supongo que a dicho cutre no dará V. procedencia del crusta latino.

Celso García de la Riega.

(Continuará).

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: