Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Desde Nueva York

La Correspondencia de España 13/10/1895

Desde Nueva York

Señor director de la Correspondencia de España

                                                                            27 de Setiembre

Correspondencia Esp N.York1 13:10:1895Mi distinguido y querido amigo: Ya tendrá usted conocimiento de la profunda pena que ha causado en los españoles, tanto peninsulares como cubanos leales, residentes en esta población, la dolorosísima catástrofe del crucero Sánchez Barcáiztegui, que ha venido a aumentar la lista de víctimas de nuestra marina de guerra.

Nuevo luto, nuevas lágrimas, nueva aflicción para España, y, triste es decirlo, nuevo motivo de satisfacción para los laborantes y simpatizadores del filibusterismo en esta ciudad de mercaderes. Ellos, ya que no pueden alcanzar ventaja de ninguna clase por el esfuerzo de sus brazos, pues solo se ocupan en alentar el incendio y el asesinato, cogen por los cabellos una desgracia semejante para convertirla…¿en qué dirá usted? Pues en un golpe de ingenio y de audacia de algún cabecilla de insurrectos; nada menos que en un torpedo disparado hábilmente contra el crucero perdido.

Asílo ha dicho el World en una correspondencia enviada desde Filadelfia; siendo lo más gracioso del caso que el destructor proyectil fue disparado…. desde Guantánamo. Así se miente en las columnas de esta prensa; así se disparata; así se mantienen las simpatías que en cierta clase del pueblo norteamericano existe hacia la insurrección; así se sostiene la fe de los incautos que sueltan los dollars.

Ahora tienen, por desgracia nuestra también, otro fundamento de satisfacción: el increíble veredicto del jurado de Wilmington absolviendo a los individuos que constituían una partida filibustera próxima a embarcarse a Cuba. El juez instructor del procedimiento hizo el resumen de las sesiones insinuando a los miembros del tribunal el pretexto legal que podría servirles de base para la absolución… Esta base ha el hecho de que los acusados no constituían expedición organizada militarmente!!!. De manera que en esta nación de libertades, derechos individuales y civilización, es preciso, por lo visto, que una partida destinada a incendiar y saquear en un país amigo se exhiba con uniforme y armas, con charanga y a tambor batiente para que los hombres que lo forman puedan ser declarados culpables..¡Lástima que España no tenga en el momento una docena de acorazados en disposición de presentarse, bien pertrechados, ante este y otros puertos de los Estados Unidos! Seguramente se tendría entonces en estas tierras más respeto a la paz y a los intereses de la nación que hiciera tal demostración. El suceso debe servir de provechosa lección, ya que para que las fracciones y partidos políticos, clases sociales, corporaciones, etc de España no tenga otra preocupación que la de hacer fuerte a nuestra bandera, ya para sustituir la política de cordialidad y miramientos hacia este conjunto de mercachifles con otra energía y de virilidad, aun en los momentos actuales y con los elementos de que disponemos.

Ambos procesos, sin embargo, no aumentarán un ápice la fuerza de los insurrectos, pues los laborantes cubanos y los simpatizadoresCorrespondencia Esp N.York 2 15:10:1895 norteamericanos se hayan ya plenamente convencidos de que España posee recursos sobrados para dominar la insurrección: sigue en su faena de invenciones, calumnias y despropósitos, con el fin antes indicado: el de recoger centavos y gastar la mayor parte de las sumas recogidas en darse buena y alegre vida. El crédito de que gozan, después de todo, la insurrección, se demuestra por el sencillo hecho de que los flamantes billetes del Tesoro de la República cubana figuran en las colecciones de sellos que se exhiben en los escaparates de la calle Broadway.. ¡al precio de diez centavos!.

La detención del Comodoro, con cargamento de cartuchos de 225.000 y otros pertrechos, así como la derrota de Roloff, si llega al confirmarse, son golpes de importancia para la insurrección. La prensa de esta ciudad, no obstante, continuará insertando despropósitos sensacionales…doloroso es, por ejemplo, que en las grandiosas máquinas del Heraldo de Nueva York funcionen para semejante labor, indigna de un pueblo civilizado y de un periódico que envió a Madrid a un redactor para conferenciar con nuestros personajes políticos. ¡La benevolencia de estos personajes no es, por cierto, bien correspondida!.

Debo hacer a usted mención especial de nuestros representantes en los Estados Unidos; tanto los señores Dupuy de Lome y Baldasano Topete, como los demás agentes de España, no tiene momento de reposo: aseguro a usted que no ceso de oir los calurosos elogios que aquí se tributan a la actividad, inteligencia y patriótico celo de tan dignos funcionarios; pero en honor de la verdad, tampoco ceso de oir las varias consideraciones que los españoles aquí residentes hacen, con respecto a los escasos sueldos y consignaciones que aquellos tiene en estos momentos tan extraordinarios como los presentes: la opinión general es que no debe escatimarse sueldos ni dinero para la vigilancia y persecución de los laborantes en este pais de las extravagancias.

Acude esta palabra a la pluma, porque escribo oyendo los cánticos, no me decido a llamarles religiosos, que, al compás del bombo, trombones y panderetas, entonan los alistados y alistadas en el ejército de Salvación, inventado por el general Booht. Al lado de la fonda en que vivo, se haya situada la casa cuartel central de la secta salvadora. Ochocientos mil dollars ha costado el tal edificio de diez pisos, coronado de torrecillas de carácter feudal; este enorme gasto quiere decir sencillamente que la asociación tiene ya muchos adeptos y se halla en excelente estado económico, y también sencillamente que el fanatismo de las gentes es una viña de salvación para los vividores aprovechados. Los sectarios, en su mayoría, usan traje especial, siendo notable la amplia capota de paja negra que se ponen las mujeres, recubierta de bandas de tela de igual color o de azul oscuro y cruzado por una cinta encarnada con la leyenda, en letras amarillas, de <Salvatión Army> Las secciones de distrito acuden a los meetings que se celebran diariamente en el cuartel general, dirigidas por oficiales portadores de banderas, formadas en filas de dos en fondo, hombres y mujeres cantando unos y otras, y tocando ellas la consabida pandereta…Con que figúrese usted, amigo mío, un escuadrón de feas, feas de verdad, que marchan impávidas por las aceras, dando pasos de a metro, abriendo desmesuradamente la boca para cantar, y aporreando las panderetas, los brazos extendidos hacia el vientre, con una gracia…

¡que da ganas de llorar!.

El objeto principal de esta secta es levantar a los caídos; reclutan, pues, gente degradada y la arrancan de la prostitución, de la embriaguez, del robo, etc., fin moral muy digno de consideración; pero, francamente, no sé qué influencia puede ejercer para lograr conversiones de pecadores el despiadado manejo del bombo y de la pandereta. ¡Misterios de la civilización norteamericana!.

Otra extravagancia, a lo menos en mi concepto, es el cementerio del Verde Bosque, situado en Brooklyn. Es indudable que el lugar en que reposan los muertos reclama, no sólo veneración, sino también cariñosos cuidados; el dolor legitimo de las familias que han perdido seres queridos, se traduce en flores, en coronas, en tumbas y mausoleos más o menos ricos y monumentales…

Bajo punto de vista tan respetable, el cementerio de Broonklyn es una maravilla por su extensión, por su disposición en forma de parque inglés, con vallas y colinas cubiertas de césped, siempre verde; con árboles altos, esbeltos y especiales; con grandes Lagos; con grutas y cuevas sepulcrales; tallados, monolitos, estatuas personificando el dolor en muy diversas manifestaciones o representando la profesión del difunto, como la del portugués capitán Correia, que menciono por la singularidad, pues la disposición de la estatua. De tamaño natural, es la de tomar la altura del sol con el propio instrumento que usaba en vida el marino lusitano.

Entre los mausoleos dignos también de mención figuran el de Morse, inventor del telégrafo; el del Gordon, fundador del Heraldo; el de varios bomberos que perecieron en el arriesgado y caritativo hasta de sus funciones; es de 278 personas que murieron en el incendio del teatro; el de la señorita francesa Carlota Canda, que murio a los diecisiete años a consecuencia de haberse desbocado los caballos del coche en que era conducida a la boda, y otros de banqueros y capitalistas que antes de morir quisieron contemplar sus esplendidas tumbas, como son, por ejemplo, la de un fabricante de botones y la de un panadero, con las mejores estatuas del cementerio, por lo clásico de sus ropajes y por lo bello de su expresión.

Entre las sepulturas modestas figura las de seis hermanas que vivieron la que menos ciento un años; la que más ciento diecisiete… y en el punto más elevado del parque de los difuntos se ve un verdadero monumento estilo greco-latino a la memoria de las victimas de varios regimientos en la famosa guerra civil; desde dicha altura se contempla, casi a vista de pájaro, gran parte de la ciudad de Brooklyn con el famosos puente; las riberas del este de New York y de Jersey, algunas islas, el faro de la estatua de la Libertad y la entrada del grandioso puerto: una perspectiva espléndida y bellisima… En aquel punto se olvida uno repentinamente de que se halla en un cementerio, cuya extravagancia consiste en ser explotación que realiza con óptimos resultados una empresa mercantil.

Ni el ayuntamiento, ni el Estado, ni las religiones, interviene para nada en dicha mansión de los muertos; allí están confundidos católicos, protestantes, judíos, etc. Así, al lado de una tumba coronada por la Santa Cruz, se ve otra que ostenta un versículo de la Biblia o una frase del Antiguo Testamento. Se observa la mayor limpieza en las asfaltadas carreras y el mayor esmero en el cuidado de las sepulturas; por doquiera se respira el aire perfumado por las flores y el sano ambiente de praderas y de bosquecillos,, o de las brisas del mar….

La poesía de los santos recuerdos de la familia realizada por una compañía industrial..¡Es cuanto hay que ver!.

Al regresar de New York es preferible hacerlo en uno de los numerosos vapores de pasaje a emprenderlo por el puente colgante, en el cual, las personas que caminan, marchan por el centro, los trenes y tranvías por los lados, no pudiendo disfrutarse por consiguiente, del extraordinario espectáculo que presentan aquel brazo de mar, surcado en todas direcciones por toda clase de buques, y aquellas riberas atestadas de diques y de barcos y bordadas de altas cúpulas y elevados edificios. Vuelve uno a New York, repito, y al penetrar en sus calles, que rebosan de circulación y de movimiento, se siente impresión parecida a la que deben sentir sin duda la persona que se encuentre en inminente peligro de morir aplastada: al contemplar la disparatada altura de las casas en 10,14,18,20 y 24 pisos, acude a la mente la temerosa idea de lo que aquí sería un terremoto o un bombardeo por el Pelayo.

Ayer se ha verificado una numerosa manifestación que patentiza la mencionada extravagancia de este país. Aquí, donde los tribunales no consideran culpables a los individuos que constituyen partidas filibusteros para incendiar, se prohíbe la venta de cerveza los domingos; el objeto de la manifestación, con estandartes y bandas de música interpoladas en una masa de 10.000 personas por lo menos, ha sido reclamar contra un tal prohibición.

Numerosísimos transeúntes se detenían para aplaudir con viveza y aun con entusiasmo el paso de las banderas, porque la cerveza es ya un artículo de primera necesidad… principalmente para los fabricantes y sus obreros y familias, así como para los que dejan de venderlo en dicho día y los que dejan de tomarlo, jugando al a los naipes. Pues bien, la cuestión ha sido hábilmente suscitada para influir en la próxima lucha electoral, y probablemente con resultado para los muñidores.

Con que aquí tiene usted, querido amigo, uno de los ideales que realiza el sufragio universal en un pueblo libre y democrático.

No terminaré esta larga correspondencia sin transmitir a usted una aclaración muy conveniente.

Algunos periódicos de esa corte han hecho ciertas insinuaciones con respecto a que si el famoso conde Hobkirk había declarado en Nueva York en el Aliance llevaba armas para los insurrectos: me consta que me affidavit prestado por aquel caballero, ante un notario de esta población no mencionó, ni siquiera hizo alusión alguna de ello, que aquel buque llevara armas. El industrioso noble se limitó a manifestar o declarar que el vapor se hallaba a menos de tres millas de tierra. Lo de las armas fue invención suya en Madrid, donde sin duda pretendió explotar el patriotismo español y la candidez de algunos incautos.

Se retira de usted afectísimo amigo y atento S.Q.S.M.B

Celso García de la Riega

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: