Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

La Patria de Colón IV

Progreso 08/07/1917

Nuevamente me veo precisado a intervenir en este asunto de la patria de Colón, no con el objeto de exponer una opinión en lo que la cuestión afecta, y para lo cual reconozco carencia de autoridad; sino para poner las cosas en su lugar, en lo que se refiere a la buena memoria de García de la Riega digna del más alto respeto y del mayor elogio, y tratada hasta sin consideración, en estos días, por algunos de sus detractores y por muchos de sus paisanos.

Avisado de nuestro carácter y temerosos del resultado de nuestras pequeñas pasiones, ya presumí yo a la muerte de aquel ilustre pontevedrés, con el que me unían estrechos lazos de parentesco y afecto, -que justifican mi intervención en este asunto –que muy pronto su obra sería combatida y su labor menospreciada, más por los propios, que por los extraños y conocedor de lo que dijo y de lo que reservaba por decir, concebí un instante el pensamiento, no el propósito, de continuar su labor en lo posible, preparándome en su defensa, que con acierto suponía que lo habría menester; pero ante la magnitud de la obra, ante la suma de conocimientos geográficos e históricos, lingüísticos, paleográficos y de todo orden que para aquella labor se necesitaban, me atemorice de mi pretensión y desisti de realizarla, en espera de que los doctos interviniesen en cuestión tan compleja y debatida y sacasen de ella las consecuencias y las deducciones pertinentes.

Vi después, con asombro, que los que, lo son y los que no lo son intervenían en el asunto, y guardé un silencio respetuoso hasta que el Sr. López de Haro se permitió hacer ciertas afirmaciones inexactas relacionadas, no con Colón, sino con García de la Riega, y publiqué, entonces, unas lineas en su defensa.

De nuevo veo hoy su memoria maltratada; su labor es desconocida o apropiada por otros, su buena fe puesta en tela de juicio; su iniciativa negada y su personalidad discutida; todo ello con datos inexactos, con manifestaciones no pertinentes, y me considero en el deber de hacer algunas afirmaciones en defensa de aquel ilustre gallego, único autor de la hipótesis de Colón Español, que tanto terreno ha ganado en el ánimo de la opinión mundial, con excepción de la opinión gallega y aún parece que de la pontevedresa…

Estas afirmaciones son las siguientes:

1º García de la Riega concibio móvil de sus investigaciones acerca de los apellidos Colón y Fonterosa, no por indicación de nadie, sino por propia inspiración al leer la mención de una escritura de aforamiento hecha en pontevedra a favor de Juan de Colón y su mujer Constanza de Colón en la obra “Río Lérez” de que es autor Luís de la Riega,. Así lo afirma en su libro y no hay razón, ni derecho para dudar de su aseveramineto

2º García de la Riega encontró la matería de sus trabajos e investigaciones documentables en un minotauro que le fué facilitado por D. Casto Sampedro y en unas escrituras que le proporciono D. Joaquin Nuñez, notario, de esta capital

3º Todos estos documentos eran igualmente auténticos y yo los he visto diciendo lo mismo que ahora dicen, antes de ser retocados o avivados por él

4º García de la Riega, avivó algunos de estos documentos ante la necesidad de publicitarlos, con la idea de que lo desvanecido de la tinta no permitiese leer el fotograbado los nombres en que fundaba sus afirmaciones, habiéndome hecho muchas veces preguntas relacionadas con la fototipia y el fotograbado de haber editado Labarta Pose y yo la revista “Galicia Moderna”; preguntas a las que contesté procurando desvanecer sus temores, que sin embargo persistieron, como lo prueba el sobrecargo hecho en algunas escrituras*.

5º García de la Riega no oculto esto, sino que lo confiesa en su obra y quiere justificarlo; y esta es la prueba más palpable y más evidente de su convencimiento pleno de que a nadie se le ocurriría , por ello, tachar de apócrifos dichos documentos.

6º (Y esta ya por mi cuenta). En la obra de García de la Riega lo menos importante, con serlo mucho, son los documentos que aporta. Su admirable labor conjetural; su acabada demostración de que Colón no fué genovés; su institución mayorazga del descubridor del Nuevo Mundo, su estudio de los nombres supuestos por el Almirante a las tierras que descubrió; sus consideraciones acerca del apellido de Colón y Fonterosa; su investigación descubriendo en los escritos de Colón palabras y giros gallegos indubitables; los indicios lingüísticos que aporta, las razones que asume y las doctrinas que expone, dicen más, mucho más ánimo de personas cultas e imparciales, que toods los documentos encontrados acerca del origen y patria de Cristóbal Colón.

Y 7ª García de la Riega a pesar del conocimiento que tenía de la oriundez y acaso del origen pontevedrés del gran Almirante, a pesar de su amor grandísimo a nuestra ciudad, tan poco recompensado hasta el presente, ni en vida ni en muerte; a pesar del entusiasmo que naturalmente despertaba en su ánimo el feliz resultado de sus investigaciones, fué cauto y fué prudente, y ni en su obra casi póstuma, en ninguno de sus escritos afirmó que Colón hubiese nacido en Pontevedra, se limito a exponer la posibilidad de ello fundada en muy atendibles razones y dejo a sus paisanos, no la tarea en que parecen empeñados con impremeditaciones los unos y móviles apasionados los otros, sino la de continuar seria y asiduamente los trabajos de búsqueda y conjetura que tan acertada y discretamente propone el ilustradísimo escritor señor Fenández Gil; y el por su parte dejo marcada la pauta que en esto debiera seguirse, no titulando el libro Colón pontevedrés, ni siquiera Colón gallego; sino cautamente Colón español, lo que quiere decir mucho para cuantos sepan leer y quieran meditar.

Y nada más, porque otra cosa sería entrar ebn terreno para mi vedado. Unicamente, porque esto puede hacerse sin peligro, diré que uno mi voto a la propuesta del señor Fernández Gil, para que sin precipitaciones, con el mejor deseo y la mayor garantía posible se constituya una agrupación de escritores y eruditos gallegos que bajo una dirección acertada que ofrezca garantía de suficiencia y esté exenta de todo apasionamiento continúen la labor de investigación del origen y patria de Cristóbal Colón, buscando documentos, escudriñando los archivos de Galicia, reuniendo indicios y sobre tood estudiando bien la obra de García de la Riega que parece que no se conoce o no se quiere conocer…

 Gerardo Álvarez Limeses

 * Lo del avivado de los documentos es curioso, que ninguno de sus seguidores y defensores, no cayeran en la cuenta de que D. Celso dijo en el libro que solo avivó uno, Bartolomé Colón, el resto no fueron avivados por él, lo fueron por Nicanor García, jefe de imprenta, pero esto se supo muchos años después por Pintos, fotógrafo de los documentos, en una carta privada, publicada en el libro Philippot 1978, y no fue conocido por nadie de la época. Si esto lo hubiese sabido es muy posible que D. Celso no fuera tratado tan vilmente. Tampoco logro entender como el fotógrafo Pintos y Nicanor García no dijeron nada cunado surgió toda la polémica, 1917, ellos estaban vivos, hubieran aclarado muchas cosas

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “La Patria de Colón IV

  1. Fantástica esta carta del señor Álvarez. Además al final de su escrito nombra a dos personas claves para dar por zanjado el asunto: los señores Pintos y García.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: