Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Informe de la Real Academia Gallega

Informe de La Real Academia realizado por Oviedo y Arce sobre los documentos aportados en la Tesis de D. Celso García de la Riega “Colón Gallego”.

Extraña púrpura el tema Colón español, recientemente zurcido a la preciosa tela de nuestra Historia, debe ser, desde luego, considerado como ridícula invención y por lo mismo, silenciado en los círculos cultos de nuestro país y en nuestra culta prensa. Tal es el propósito de este Informe”.

Leyendo esto a uno le da la impresión de que Oviedo y Arce no tenía ningún interés en realizar un trabajo serio y objetivo y añadir que nunca fue silenciada, seguimos. 

Ha sido don Celso de la Riega quien creó, por decirlo así, el tema Colón español, casi de la nada. Unos viejos manuscritos de los archivos de Pontevedra, dos únicamente, en los que aparecía grafiado el apellido Colón, bastaron para que un buen día del año de 1892 se le ocurriera la abracadabrante idea de la oriundez y cuna pontevedresa del marino insigne que descubrió America”.

Para empezar en el diccionario no aparece la palabra “abracadabrante” ni ahora ni nunca, por tanto inventada por Oviedo, pero da la sensación de que lo que pretende es descalificar a D. Celso. Oviedo parece no darse cuenta de que todas las teorías tienen un comienzo y conforme se va investigando se va desarrollando más, pero para Oviedo el realizar un informe significa descalificar y humillar, sigamos con el informe.

Estaba reservada concepción tan peregrina a García de la Riega, y a él también el sacarla de su original imprecisión protoplasmática, corno nacida de tan humildes y, en parte, contaminados principios, y nutrirla cuidadosamente y levantarla, en fin, al estado de opulencia erudita y documental con que la ofreció a las gentes en el libro Colón español, cifra y precipitado de una asidua. labor, de ingenio y química, de veintitantos años”.

Volvemos a lo mismo no hay mención a los documentos, solo hay un criterio tan resbaladizo como el de dar opiniones personales de D. Celso, habla de concepción peregrina como si fuera un estudio de un momento de improvisación y posteriormente habla de 22 años de trabajo, ingenio y química dando a entender que fue una invención y maquinación de D. Celso.

Pero ¿por qué secretos caminos psíquicos ha llegado a punto de madurez histórica la elaboración coloniana de nuestro autor? El examen de la producción literaria de García de la Riega nos lo representa con cualidades mentales, éticas y culturales muy adecuadas para dar cima feliz a aque- lla empresa. Atraído tardíamente, por sugestión externa, más que por propia inclinación, a los estudios históricos, y sin la preparación conveniente en el estado actual de la ciencia, entróse con el fervor del neófito en el templo de la Historia, sin comprender su magestad. Para él no había escrito Cicerón el ne quid falsi dicere aucleat, ley del historiador; y debió creer, como los sofistas griegos, que la Historia es un modo de poesía, un canto en prosa, en el que caben las licencias otorgadas al artista en la Epístola ad Pisones, de Horacio. Galicia Antigua y El Amadis de Gaula son claro testimonio de la devoción de su autor a los temas sugeridos y no de propia investigación, y a los temas de índole conjetural, accesibles a las voluptuosidades de la fantasía, y que sólo los entendimientos próceres y cultivadísimos pueden tratar sin caer en vulgaridades y sin que se pueda pensar en que la erudición acopiada ‘en sus trabajos es absolutamente refleja, como lo es la de G. de la Riega. La Gallega, nave capitana de Colón, otro libro de G. de la Riega con ciertas ínfulas de original, representa una nueva faceta de la personalidad literaria de este autor, quien, pretendiendo tratar su tema, a fuer de investigador sereno, que antepone los documentos a la erudición libresca,
resulta, no un científico, como podría creerse, sino un invencionero. La Gallega no es una obra histórica: es una ficción amañada con documentos sospechosos y documentos falsificados”.

En este párrafo hay mucho que aclarar.

1º ¿por qué secretos caminos psíquicos ha llegado a punto de madurez histórica la elaboración coloniana de nuestro autor?

Esta pregunta es insultante, mezclar los caminos psíquicos con una labor investigadora de un autor, roza la paranoia de Oviedo hacia la persona de García de la Riega

2º Atraído tardíamente, por sugestión externa, más que por propia inclinación, a los estudios históricos, y sin la preparación conveniente en el estado actual de la ciencia

Oviedo no dice quien/es son los de la sugestión externa, e insinúa que D. Celso nunca haría las investigaciones en el campo de la Historia por propia motivación, lo cual es un desprecio a su personalidad

3º “Galicia Antigua y El Amadis de Gaula son claro testimonio de la devoción de su autor a los temas sugeridos y no de propia investigación, y a los temas de índole conjetural, accesibles a las voluptuosidades de la fantasía, y que sólo los en- tendimientos próceres y cultivadísimos pueden tratar sin caer en vulgaridades y sin que se pueda pensar en que la erudición acopiada ‘en sus trabajos es absolutamente refleja”,

Vuelve a mencionar temas sugeridos y no de propia investigación, es curioso que Oviedo no se acuerde que Galicia Antigua fue declarada obra de interés nacional y de relevante mérito por parte de Sociedad Geográfica de Madrid, el capitulo referente a Oestrymnis Ophiusa se publicó en el «Boletín de 1a Sociedad Geográfica de Madrid». Correspondiente al tercer trimestre de 1905. Galicia Antigua se publico en 1904 y el informe de Oviedo es de 1917, ¿Cómo es posible que el Oviedo omita semejante información? Solo se explica por la misma naturaleza del informe, desprestigiar y humillar al autor y a la teoría.

4º “como lo es la de G. de la Riega. La Gallega, nave capitana de Colón, otro libro de G. de la Riega con ciertas ínfulas de original, representa una nueva faceta de la personalidad literaria de este autor, quien, pretendiendo tratar su tema, a fuer de investigador sereno, que antepone los documentos a la erudición libresca, resulta, no un científico, como podría creerse, sino un invencionero. La Gallega no es una obra histórica: es una ficción amañada con documentos sospechosos y documentos falsificados”.

Pues el tiempo le ha dado la razón a D. Celso ya que casi nadie discute hoy en día que la Gallega fue construida en Pontevedra y parece que tiene mucho interés en mostrar que en D. Celso todo es falsificado, tomando por tonto a todo aquel que opine lo contrario. Aparte deben saber que el informe que le encargo la Real Academia a Oviedo y Arce era sobre los documentos de Colón, no era un informe sobre D. Celso y su obra, sigamos

Informe de los Documentos:

Oviedo y Arce los 21 documentos que analizo los dividió en dos series: Serie A y Serie B

Serie A: Los de esta serie los dio todos por válidos

Compuesta por 5 documentos 4 en papel o pergamino y uno en piedra, 4 pertenecen a Juan de Colón y uno a Alonso de Colón. De los pertenecientes a Juan de Colón uno de ellos esta escrito en piedra en la Basílica de Santa Maria la Mayor de Pontevedra, los otros tres son de diferentes años y en documentos diferentes.

En el documento de Alonso se equivoco, D. Celso creyó que el nombre que aparecía en el documento era Antonio, Oviedo le rebatió con toda su sabiduría de paleografo, y dijo que el nombre no era Antonio sino que era Alonso, pues bien Oviedo se confundió no era Alonso sino Alfonso

Serie B: La componían 16 documentos, de los cuales admitió uno como válido, Cristobo Colón, no puso reparos la apellido y si lo puso al nombre.

De los otros 15 hubo 3 que no pudo analizar ni en fotograbado ni en directo con lo cual no emitió ningún informe sobre ellos.

De los 12 restantes 8 los analizo por fotograbado y los otros cuatro en vivo, sigamos

Sólo los cinco documentos de la serie A, es decir, los hallados por D. Telmo Vigo y D. Casto Sampedro, que en esta investigación se anticiparon dos años, por lo menos, a García de la Riega, son totalmente genuinos”,

1º Esto es una mentira más de Oviedo, Telmo Vigo no investigo nada, le dio los documentos de Juan de Colón y Constanza de Colón a Luis de la Riega, tío de D. Celso, cuando estaba escribiendo un libro titulado “El río Lérez”. Casto Sampedro nunca investigo nada sobre Colón, facilito unos documentos a D. Celso, al igual que Castiñeiras, cuando él ya estaba investigando sobre Colón, los tres pertenecían a la Sociedad Geográfica de Pontevedra. Por otra parte le otorga a Casto Sampedro el descubrimiento de la capilla del Carmen en Sta María, otra falsedad ya que fue descubierta por casualidad cuando estaban realizando unas obras

De los de la serie B, descubiertos por García de la Riega, el B’ es igualmente genuino en parte de su supuesto contenido coloniano, es decir, en el apellido de Colón (Lámina I, B’, línea 10), pues el nombre de ese de Colón ha sido ánima vil de las manipulaciones de nuestro invencionero, como veremos. Doy, por lo tanto, a los textos de esos seis Documentos, en que se lée el apellido de Colón, todo el valor que merecen ante la Crítica los do- documentos sinceros e inmaculados; esto es, la total autenticidad diplomática. Pero ¿qué valor histórico con relación al tema: COLÓN PONTEVEDRÉS”
1º Oviedo olvida, intencionadamente, que la teoría se basa en tres fundamentos: Documental, toponimia y Lengua. La prueba documental por si sola no dice nada, pero con las otras dos si y si la prueba documental era lo que hacía falta con los 6 documentos que el da por válidos ya estaría avalada

B2 (Lámina I, B 2, línea 6). Dice: bartolameu de colo e a° da nova.

García de la Riega dice que estas palabras y otras aleñadas «fueron recalcadas por aparecer algo desvanecidas y por desconocer el arte de la fotografía, pero sin que el documento sufriese alteración alguna». Por lo visto Garcia de la Riega ignoraba que un documento recalcado, (avivado, revivido, dicen con extraña técnica los continuadores de su obra), es un documento, por lo menos, inutilizado, sin la menor garantía de integridad y genuinidad, y que sólo sería admisible en el caso de que bajo las grafías recalcadas se percibieran claramente las primitivas. El recalcador ha tenido gran cuidado en raspar las primitivas grafías, en forma tal que no quedase de ellas ninguna huella.”

1º Oviedo primero dice “es un documento, por lo menos, inutilizado, sin la menor garantía de integridad y genuinidad, y que sólo sería admisible en el caso de que bajo las grafías recalcadas se percibieran claramente las primitivas”. Por un lado ya da por hecho que han sido falseados, no hace ni caso de que D. Celso ya advirtió en le libro que este documento había sido avivado, pero sin cambiar lo que había escrito por debajo, lógico nunca se mostró partidario de creer en nada D. Celso

2º Dice gran cuidado en raspar, como se nota que el análisis de este documento lo hizo en fotograbado, o igual cree que su palabra es un acto de fe, para poder raspar un documento tiene que ser de pergamino y el documento de referencia es de papel, con lo cual si lo raspas lo rompes, aparte hay que tener una vista de Halcón para poder diferenciar en un fotograbado de 1913 una raspadura. Es tomar por tontos a D. Celso, al fotógrafo, al editor, al jefe de imprenta o quizás es que todos estos señores estaban también en el montaje de falsear la teoría.

Para finalizar con esta primera parte, con el fin de no alargar demasiado el artículo y lo incomodo que pueda resultar, añadiré lo siguiente:

1º Oviedo solo analizo en vivo los documentos aportados por Casto Sampedro, de los 5 que aporto solo dio uno por bueno, Alonso Colón.

2º Casto Sampedro NUNCA DEJO SALIR LOS DOCUMENTOS DE SU DESPACHO, D. Celso los estudio en su despacho

3º Oviedo vio en directo los documentos en la exposición regional de 1909 realizada en Santiago de Compostela, Oviedo era uno de los organizadores, la pregunta se me antoja obvia ¿Por qué Oviedo y Arce espero 8 años para informar a los gallegos y españoles que los documentos eran falsos? y ¿por qué Casto Sampedro, muy amigo de Oviedo, nunca dijo nada de la falsedad? Casto Sampedro ya los conocía desde 1894

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Informe de la Real Academia Gallega

  1. Pingback: Bartolomé de Colón Documento Estudiado Por El IPCE | Celso García de la Riega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: