Celso García de la Riega

Biografía, Obras, Pinturas, Teorías y Artículos

Historia de una Canallada III

 Faro de Vigo Domingo 25 Nov de 1928

Otra Carta de Casto Sampedro

Sr Director de El Faro de Vigo.

Muy señor mio para rectificar las especies inexactas que se me atribuyen en la crónica de esta capital, fecha de hoy, nada cre más a propósito que la publicación del comunicado adjunto, que vió la luz hace bastantes años en un diario de esta ciudad.

Ruégole, pues, se digne darle cabida en su notable periódico, sin perjuicio, en gracia a la brebedad, de enviarle  otro día algunos rápidos comentarios.

Siempre suyo affmo.                  Casto Sampedro

Pontevedra 22 Noviembre 1928

Sr Director de “El Diario de Pontevedra”

Muy señor mío terminada ya la publicación del prólogo de la obra de D. Celso García de la Riega “Colón Español” que viene apareciendo en el folletón de “La Correspondencia Gallega”, véome obligado, siquiera lo haga muy a mi pesar a pedir a V. amable hospitalidad en las columnas del periódico que tan acertadamente dirige, para una breve aunque importante rectificación.

La cual consiste en que no es exacta, ni completo, ni justo,ni muchísimo menos, lo que se afirma en los primeros párrafos de dicho prólogo, respecto a los móviles de las investigaciones relativas al gran navegante; ni tampoco lo es lo que se refiere al orden de tiempo en que fué cometida y examinada la mayor y mejor parte de los documentos en que se fundan las aserciones.

A la Sociedad Arqueológica que me viene confiriendo el honor de presidirla desde hace muchos años, es a quien corresponde, no sólo el hallazgo de los principales documentos, sino también la indicación primordial de la posibilidad de que tales documentos pudieran tener relación más o menos directa con tan extraordinario personaje; que conste así.

En lo que, sí, no tiene parte alguna, que es lo contrario de lo que algunos creen, es en la ingeniosa y entusiástica labor de deducciones, inducciones y afirmaciones que el autor tiene por conveniente hacer tales elementos; esa labor correspóndele íntegramente al señor García de la Riega; que conste así también.

Y ya que se ofrece esta ocasión de contestar a los muchos e insistentes requerimientos que se me vienen haciendo por particulares y por revistas y periódicos sobre mi opinión en el asunto, diré que sigo creyendo, después de los trabajos del señor García de la Riega, lo mismo que creía antes, cuando le tenía acopiados los documentos referidos; esto es, que no se ha salido de una base y punto de partida para hallar una posibilidad de llegar a conclusiones aceptables; y, por consiguiente, que permanece en pie la substancia del estado histórico constituido sobre el origen y patria de Colón; que esta opinión, aunque no tiene, en efecto, autoridad alguna, es el resultado de la comparación entre lo que sostiene el señor García de la Riega, y sus fundamentos, y el de los recientes y acreditadas investigaciones; visto todo a luz de los rigurosos fueros de la buena crítica histórica, puesto que no se ha pasado aún del período de coincidencias al de identificaciones más o menos definitivas.

Y esto deberá entenderse en el caso de que, como creo, el señor García de la Riega no aporte más y mejores documentos que los ya entregados al público, principalmente al estudioso e imparcial; porque si la nueva obra los presenta, ¡ con cuanto gusto y prisa correríamos a rectificar!

Perdone señor director la molestia, acaso enojosa como para mi lo es que  la causa, y reciba el testimonio y gratitud y de mi consideración personal.

Casto Sampedro

Presidente de la Soc. Arqueológica.

Pontevedra, Enero de 1924

FARO DE VIGO Domingo 9 de dic de 1928

Contestando

Los Documentos de Colón

Una carta de fecha 25 Noviembre último, del arqueólogo D. Casto Sampedro -publicada en el FARO DE VIGO del 29- nos hace el honor de contestar a nuestro trabajo del día 21ene más pretensión que el de ir basado en la Lógica, y a la lógica, cualquiera se puede acercar, aunque le extrañe a D. Casto.

Nos ha fallado antes un poco la memoria, pero nada más que en el detalle. Efectivamente, cuando se publicó la carta de don casto en “El Diario de Pontevdra” del 26 Enero de 1914, no había fallecido D. Celso García de la Riega, pero estaba tan grave, que no pudo contestarla ni siquiera leerla. El fallecimiento ocurrió el 3 de Febrero siguiente.

En dicha carta, incontestada por el mejor que podía hacerla, reclama D. Casto para la Arqueológia que preside, el honor”no solo del hallazgo de los principales documentos, sino también la indicación primordial de la posibilidad de que tales documentos pudieran tener relación más o menos directa con tan extraordinario personaje” Queremos repetir las mismas palabras para puntualizar.

En la carta del 25 pasado, insiste D. Casto y manifiesta que el motivo de decirlo fué el rectificar el prólogo de la obra de D. Celso “Colón español” publicado en aquellos días en la “Correspondencia Gallega”

Lo más curioso del caso es que en dicho prólogo- que se intenta rectificar- dice D. Celso exactamente lo mismo que lo que había hecho público en su conferencia dada en la Soc Geográfica de Madrid el 20 de Diciembre de 1898. la conferencia en  folleto se repartió profusamente.

En ella al hablar del libro “El Río Lérez” de D. Luis de la Riega, publicado en 1982, manifiesta el conferenciante lo siguiente, que copio literalmente:

” En su página he encontrado el primer móvil de mis investigaciones, cual es lo citado en una escritura de aforamiento hecha a principios del siglo XVI por el antiguo Monasterio de Poio, en las cercanías de Pontevedra a Joan de Colón y su mujer Constanza de Colón”.

Nos encontramos pues, aquí con uno de esos hechos inexplicables y contradictorios del proceder de D. Casto en este asunto. Lo dicho por D. Celso García de la Riega en 1898, se le ocurre rectificarlo en 1914 reclamando para sí la gloria de la “indicación primordial” que sirvió para iniciar la tesis.

Esta afán de D. Casto, ahora más acentuado, de reclamar para sí la iniciación de la tesis, está en pugna con su misma carta del 24 de Enero de 1914 y otros escritos posteriores al hablar de la nacionalidad genovesa de Colón. Otra cosa incomprensible de D. casto.

Y por si esto fuera poco a continuación copiamos de las publicaciones de la Sociedad Arqueológica de Pontevedra en el que se hace un elogio a D. Celso, y por el se ve además, que este trabaja e investiga y comunica sus hallazgos a la Soc Arqueológica.

Hablando de los hijos de la Moureira y de la villa dice el Sr Sampedro en la página 160 del tomo II de documentos para la historia de Pontevedra, publicado por la SoC. Arqueológica, lo siguiente

“… Y ha dado un contingente importantisimo para asegurar ensanchar y hacer útil provechosa la conquista del nuevo mundo. Si ya no tomó en su descubrimiento una parte gloriosa como cree y demuestra el Sr. D. Celso García de la Riega en su notabilísimo estudio histórico “La Gallega”, nave capitana de Colón, con muy sólidos y atinados razonamientos.  Precisamente acaba de comunicar a la Soc. Arqueológica la importante noticia de que el sabio italiano Toscanelli con quien consultó el gran “geneovés” sus proyectos, en una segunda carta, llama a Colón “portugués”; y ya se sabe que en aquellos tiempos y desde aquellas distancias, “portugués” y “gallego” eran sinónimos.

La palabra “genovés” subrayada indica duda de quien la escribe. ¿habrá mayor confusión, que las ideas de D. Casto?

Ahora más que nunca vuelve a decir que el es el iniciador de la tesis, y hasta jura demostrar que no es, ni ha sido contrario a ella.

Al pobre D. Celso después de haberlo puesto en tela de juicio todos los documentos en que se basó para sustentar su teoría “Colón español”, quiere quitarle hasta la gloria de haber sido el padre de la idea. Esto ya es mucho y de ningún modo se puede pasar por ello.

Su declaración en la conferencia del 98 incontestada durante 16 años, nos demuestra que “solo” en su privilegiado cerebro germinó la idea de que Colón podía ser pontevedrés y de ello llegó a tener seguridad plena después de muchos trabajos y largos días y noches de estudio, encerrado en su despacho.

Las manifestaciones de Prudencio Otero- del cual otro día nos ocuparemos para elogiar su meritísima e importantísima labor; definitiva, en el Colón genovés- no  tienen fuerza y el bien sabe que D. Prudencio al hablar del asunto en su libro, no le ha hecho con más intención que la de atraer a D. casto a la buena causa.

Queda, portodod firmemente demostrado que “exclusivamente” a D. celso García de la Riega corresponde toda la gloria de la tesis Colón español, desde su iniciación, y esperemos que la posteridad le haga toda la justicia que sus contemporáneos le niegan, o quieren discutir

Interino

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: